Poder y Política

Vida y milagros

De lo mejor que he leído en estos días acerca del controvertido operativo de Culiacán del día 17 de octubre, es la crónica y el recuento de hechos y declaraciones que se documentó en el portal de la revista Nexos, cronología que arranca con la premonición presidencial de que ese día "se trataría de una jornada importante". Sí que lo fue. La crónica es un recuento exacto y por horas de ese día y el día siguiente, 18 de octubre, crónica que no va acompañada de opiniones a favor o en contra de nadie, solo la voz de los principales actores, permitiendo que sea el lector el que haga su propio análisis y llegue a sus muy personales conclusiones. Me gustó porque no viene cargado de ideología, ni de filias o fobias. Simplemente va documentando en orden cronológico los comunicados oficiales, los videos de algunos espectadores civiles de Culiacán, las declaraciones del imprudente y parlanchín abogado de la familia Guzmán, al más le valdría callarse un buen rato, los informes de noticieros con las declaraciones de los funcionarios involucrados, y lo más importante, las declaraciones del presidente López Obrador en entrevista antes de salir rumbo a Oaxaca, cuando ya estaba en curso la operación de detención de Ovidio Guzmán, sus declaraciones al llegar al aeropuerto de Oaxaca, sus declaraciones en la mañanera del día siguiente, los comunicados de la Secretaría de Relaciones exteriores y las declaraciones en dos distintas conferencias de prensa del secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo y el secretario de Defensa Nacional, General Luis Crescencio Sandoval. Se los recomiendo mucho. El enlace es https//www.nexos.com.mx Culiacán: Cronología de la derrota.



Desde el día 17 de octubre he tenido dos preguntas para las que no encuentro respuestas lógicas. La primera es ¿por qué el presidente López Obrador, como Comandante Supremo de las Fuerzas Amadas decidió seguir su viaje a Oaxaca en lugar de regresar a Palacio Nacional a dar seguimiento a hechos en los que estaba altamente comprometida la seguridad, no solo de la ciudadanía, sino de los soldados que él comanda, así como el prestigio de su plan de seguridad? No es su estilo evadir este tipo de conflictos de alto impacto, al revés. ¿No le informaron realmente de la gravedad del asunto? Durazo ha argumentado que, en la reunión del gabinete de seguridad, a las seis de la mañana del día 17, no se le informó al presidente del operativo. Leyendo la crónica de Nexos aparece la confesión de esa supuesta omisión, no sé si real o inventada al calor del desastre. Por otro lado, y más adelante, el presidente diría que sí se contaba con una orden de aprehensión, y Durazo diría después que, desde septiembre, aunque de inicio, en la primera conferencia de prensa, dijo que el encuentro de Ovidio había sido por casualidad, durante un patrullaje. ¿Le querían dar el regalo de la sorpresa de una importante aprehensión solicitada por los gringos? Hay sorpresas que son espantosas. Si no le avisaron de la sorpresa al presidente, al otro día debió sorprender a los responsables con su despido inmediato.

La pregunta que se hacen muchos acerca de la liberación de Ovidio es qué hubiera hecho uno mismo dadas las circunstancias. ¿Retener a Ovidio Guzmán a costa de una matazón de soldados y civiles? La verdad es que en la misma circunstancia casi todos dicen que lo hubieran dejado ir, aunque lo increíble es que estuvieran en esa terrible disyuntiva. ¿Por qué hicieron un operativo que ellos mismos describen como precipitado y falto de inteligencia, logística y prevención de escenarios que los colocó en una posición de perder/perder?

Lo que uno lee en la crónica de Nexos en boca de los actores principales, no de interpretaciones periodísticas, es que realmente no planearon bien el operativo, no se coordinaron las fuerzas de Inteligencia, Marina, Defensa Nacional y el secretario Durazo, jefe del gabinete de seguridad. Lo dijo claramente el general Sandoval el día 18 de octubre en Culiacán, en la conferencia de prensa de las nueve de la mañana, acompañado por Alfonso Durazo, el secretario de Marina, el Comandante de la Guardia Nacional y el director del Centro Nacional de Inteligencia, y lo cito:



"El grupo responsable de esta acción policiaca, en su afán de obtener resultados positivos actuó de manera precipitada, con deficiente planeación, así como falta de previsión sobre las consecuencias de la intervención, OMITIENDO ADEMÁS OBTENER EL CONSENSO DE LOS SUPERIORES, ES DECIR, EL GABINETE DE SEGURIDAD."



La orden de aprehensión si existía, ha dicho el presidente López Obrador en la mañanera del día 18, contradiciendo la versión de Durazo del día 17, en que señaló que el encuentro fue por casualidad. Si existía la orden desde antes, entonces ¿quién tomó la decisión de actuar sin informar al gabinete de seguridad? ¿O el gabinete sabía y no se lo dijeron al presidente?

El que coordina ese gabinete es Alfonso Durazo. El Centro de Inteligencia Nacional ya depende de él. Si no le avisaron de lo que pasa en la cocina en un guiso de ese tamaño, debiera irse. Si le avisaron y no supo ejecutar y coordinar algo de esa importancia, debiera irse.

Mi segunda pregunta es: ¿por qué no se ha ido?

Mundo Nuestro. ¿Con qué preguntas iniciar un mínimo análisis sobre lo ocurrido en Culiacán el jueves pasado? Hay dos fundamentales.

La primera aborda el conflicto en lo inmediato: ¿hizo bien el gobierno de Andrés Manuel López Obrador al liberar a Ovidio Guzmán López cuando, como todo parece fundarlo, el cártel amenazó con matar a civiles si no se cumplía su exigencia? La respuesta de mi parte, desde el propio jueves por la tarde en que se sucedieron los acontecimientos, es de contundente respaldo a la decisión tomada por López Obrador.

La segunda apunta al fondo: ¿cómo fue posible que se intentara una detención de un delincuente como éste, sin que que se respaldara por una muy compleja logística que asegurara el cumplimiento del objetivo? Esta respuesta obliga a contemplar con herramientas de información y crítica el largo plazo de la existencia de las mafias de narcotraficantes en Sinaloa y lo que en este 2019 significan para la estructura del crimen organizado en el mundo.

Entre ambos cuestionamientos se ha producido una marea de posiciones encontradas, muchas de ellas en crítica absoluta a la decisión tomada por el llamado Gabinete de Seguridad y respaldada el mismo jueves por la noche por el presidente de México. Y más allá, el hecho concreto de la consternación general por lo ocurrido en la capital de Sinaloa.



La primera, sin más, obliga a un sí o un no fundamentado, y no puede dejarla sin respuesta cualquiera que sobre este tema externe una opinión, pues esta tragedia mexicana, para decirlo fríamente, lo que ha dejado en los últimos quince años son más de un cuarto de millón de muertos. Para los que alistan los tambores de guerra y afirman que la salida militar es la correcta, hago un recuento de los frentes de guerra generalizada que están a punto en nuestro país:

Sinaloa-chihuahua-Durango.

Jalisco, el vecindario montañoso de Guadalajara y la frontera con Michoacán.

Michoacán, la tierra caliente y sierra.

Guanajuato, la región automotriz.



Guerrero: todo el estado, incluyendo Acapulco.

Tamaulipas, su frontera entera.

Veracruz, norte y sureste.



Puebla, el corredor huachicol.

La segunda obliga a un conocimiento de fondo de una realidad histórica que al país le estalla en las manos, exige mirar para atrás para entender una jornada en la que, por un operativo equivocado del ejército, pudimos constatar la capacidad bélica que la mafia encabezada por el Mayo Zambada y los hijos del Chapo Guzmán ha logrado construir en Sinaloa. Fui para un reportaje a Surutato en 1984, una aldea kilómetros arriba de Badiraguato, en las inmediaciones de la sierra del narco. Era todavía plena Operación Cóndor. Los helicópteros rociaban los montes con herbicidas. Decían los muchachos del pueblo: "El ejército controla todo, sólo quema los campos de amapola de los que se salen del huacal". Y luego me contaban sus padres cómo treinta o cuarenta años antes ellos lazaban a las mujeres indígenas en las cañadas, como vacas. Esos rancheros criollos del tipo que hoy aparece fotografiado como Ovidio Guzmán. Esa trayectoria larga es la que tenemos que entender para analizar el narco-estado que sí existe en Sinaloa.

Pero las dos preguntas, para mí, de profesión periodista, llevan de manera radical a una tercera: ¿cual es el papel del periodismo en un proceso tan complejo como el que vive nuestro país en esta coyuntura? Las opiniones sobran. Los hechos investigados, bien narrados, comprendidos en su dimensión histórica y en su complejidad coyuntural, dispuestos para ayudar a construir un mejor país. Esos faltan.

Hoy estamos muy lejos de ese periodismo. Y sí muy adentro, en el abismo.

Mundo Nuestro. En las últimas semanas el periódico en línea e-consulta.com ha sufrido una serie de agresiones de diverso tipo que atentan contra la libertad de expresión en Puebla. En este documento promovido por Article 19, el Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) y el Observatorio de Transparencia de la Universidad Iberoamericana de Puebla y la Red de Periodistas de Puebla, y respaldado por un importante número de periodistas y activistas de la sociedad civil de México y Puebla, se describen y se señalan hechos concretos que ameritan un respaldo absoluto de la ciudadanía.

Mundo Nuestro se suma a esta exigencia directa al gobierno de Luis Miguel Barbosa

Luis Miguel Barbosa Huerta



Gobernador del estado de Puebla

Omar Siddhartha Martínez Báez

Presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos



Luis Raúl González Pérez

Presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos



Quienes firmamos este pronunciamiento brindamos nuestro apoyo y solidaridad al director del portal e-consulta, Rodolfo Ruiz Rodríguez, y su equipo de trabajo en el estado de Puebla por las agresiones de las que han sido objeto en fechas recientes.

De acuerdo con sendas documentaciones realizadas por Artículo 19 y la Red Puebla de Periodistas, las agresiones en contra de Rodolfo Ruiz y el portal e-consulta incluyen bloqueo informativo, descalificaciones, campaña de desprestigio, amenazas de acciones legales y ataques cibernéticos.

Enumeramos algunas de las más recientes:

• 3 de septiembre. Verónica Vélez Macuil, coordinadora de Comunicación Social y Agenda Digital, envía una carta aclaratoria donde acusa a Rodolfo Ruiz de “intentar descalificar” al gobierno y donde señala que sus columnas son “maliciosas e incluso llenas de intriga”.

• 4 y 5 de septiembre. Se registraron dos ataques cibernéticos contra el portal e-consulta, donde se borraron dos notas del servidor referentes al despido de trabajadores sindicalizados por parte de Luis Miguel Barbosa y sobre una solicitud de que se investiguen bases irregulares en la Secretaría de Salud.

• 12 de septiembre. Eric Cotoñeto Carmona, exdirigente del PRD estatal y excoordinador de giras de Barbosa Huerta durante la campaña, hizo pública una carta aclaratoria dirigida a e-consulta, donde acusaba a Rodolfo Ruiz de difamación y manipulación de la opinión pública, dejando además manifiesta su intención de proceder en su contra por la vía civil.

• 23 de septiembre. Un medio de comunicación publicó en su versión impresa y en línea unas supuestas capturas de pantalla de mensajes entre Rodolfo Ruiz y Pedro Gómez, entonces director de Puebla Comunicaciones, donde hablarían del lanzamiento de una campaña negra en redes sociales contra Verónica Vélez Macuil.

• 26 de septiembre. Comenzaron a circular en grupos de mensajería instantánea GIFs humillantes, en los cuales se utilizó el rostro de Rodolfo Ruiz y se hace referencia a que solicita dinero público.

• 2 de octubre. Se reportó la cuenta de Twitter del reportero Héctor Llorame, esto después de la publicación de un reportaje sobre las Casas de Gestión de diputadas y diputados locales, debido a una supuesta publicación de información privada.

• 7 de octubre. Gabriel Biestro Medinilla, coordinador de bancada de MORENA en el Congreso de Puebla, advirtió de acciones legales en contra del portal por la publicación de una columna y una nota informativa, las cuales revelan irregularidades para obtener una candidatura.

Asimismo, Patricia Méndez y Héctor Llorame, ambos colaboradores de e-consulta, fueron descalificados por el gobernador de Puebla, quien los acusó de ser panistas y “amarra navajas”, durante eventos públicos.

El portal de noticias ha sido objeto de acoso y agresiones en este y anteriores gobiernos. En el sexenio de Rafael Moreno Valle e-consulta sufrió dos robos en sus oficinas, el allanamiento al domicilio del director, la intervención de sus comunicaciones, campañas de desprestigio y descalificaciones.

De igual manera, en el periodo electoral de 2018 hubo mensajes intimidatorios y amenazantes a una de las colaboradoras por parte de personajes vinculados al Partido Acción Nacional.

Ante esta situación exigimos al gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta, al diputado Gabriel Biestro Medinilla y a la coordinadora de Comunicación social, Verónica Vélez Macuil, respeto a la libertad de expresión y medios de comunicación en Puebla, en especial para quienes son críticos de la actual administración.

FIRMAS

Article 19, Red Puebla de Periodistas, Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad A.C, Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) Capitulo Puebla, Conferencia Nacional de Empresarios de Medios (Coneme), Nodo de Transparencia, Colectivo Nacional de Alerta Temprana de Periodistas y Activistas (Conapa), Comunicadores por la Unidad AC, Asociación Nacional de Locutores de México A.C, Con los Ojos Abiertos, Observatorio de Transparencia de la Universidad Iberoamericana de Puebla, Unión Popular de Vendedores 28 de Octubre, Red Nacional de Periodistas de a Pie, Propuesta Cívica, Unión de Periodistas del Estado de Tlaxcala (UPET), Red Sonora de Periodistas, Voces Irritilas AC. Periodistas de la Laguna, Consejo Consultivo del Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, Puebla Vigila, Colectivo por la libertad de expresión de Guanajuato, Red Nacional de Periodistas, Red Internacional de Periodistas con Visión de Género, Red de Periodistas Guerrerenses con Visión de Género, Red de Mujeres Periodistas de San Luis Potosí, Ojos de Perro Contra la Impunidad, Unión Popular de Vendedores Ambulantes 28 de octubre.

Balbina Flores Martínez, Representante en México de Reporteros Sin Fronteras, Lucia Lagunes Huerta - Directora de Comunicación e Información de la Mujer AC (Cimac), José Luis Uribe, Presidente del Club Primera Plana, Teodoro Rentería Arróyave, Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, Jan-Albert Hootsen, Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) Teodoro Raúl Rentería Villa, Presidente de la Asociación de Periodistas de Morelos, Carlos Ramos Padilla, Presidente de la Academia Mexicana de Periodistas de Radio y Televisión Juan Ramón Negrete Jiménez, Presidente del Club de Reporteros de Colima, Claudia Martínez Sánchez, Colectivo Nacional de Alerta Temprana de Periodistas y Activistas (Conapa), Rosalía Buaun Sánchez, presidente de la Asociación Nacional de Locutores de México A.C, Colilá Eguía Tonela, presidente de la Federación de Asociaciones de Periodistas de México.

Humberto Padgett, Álvaro Delgado, Ernesto Villanueva, Roberto Rock L., Víctor Barrera Ramírez, Raymundo Rivapalacio, Fátima Monterrosa, Marco Lara Klahr, Francisco Rodríguez, Alberto Aguirre, Olga Carranco López, Miguel Ángel León Carmona, Témoris Grecko, Senadora Nancy de la Sierra Arámburo, Lorenzo Rivera Sosa, Roxana Luna Porquillo, Eduardo Rivera Pérez, Alejandro Rojas Díaz Durán, Diputada Verónica Juárez Piña, Xitlalic Ceja García, Humberto Fernández de Lara Cajica, Fernando Belanzuarán Méndez, Francisco Fraile García, Diputado José Juan Espinosa Torres, Vladimir Luna Porquillo, Humberto Aguilar Coronado, Diputada Rocío García Olmedo, Marisol Calva García, Juan Carlos Espina von Roehrich, Hilario Gallegos Gómez, Pablo Fernández del Campo Espinosa, Ana Teresa Aranda Orozco, Ángel Ávila Romero, Miguel Ángel de la Rosa Esparza, Adela Cerezo Bautista, Enrique López Hernández, Camerino Eleazar Márquez Madrid, Magaly Herrera López.

Ernesto Aroche Aguilar y Mely Arellano, codirectores de Lado B, Israel Velázquez, director editorial de Datamos, Sergio Mastretta Guzmán, director de Mundo Nuestro, Carlos Gómez Marín, director de Contrastes Puebla, Emilio Trinidad Zaldivar, director de Relevante MX, Julio Leopoldo de Lara Varela, director de Espiral Comunicaciones y Factor Radio.

Ruby Soriano Ramírez, Jorge Rodríguez Corona, Raúl Torres Salmerón, Ana Lidya Flores Marín, Jorge Machuca Luna, Lucero Hernández García, Rodrigo Rosales Escalona, José Alberto Vázquez Benítez, Alejandra Xilotl Solano, Xavier Gutiérrez Téllez, Liliana Flores Arizmendi, Francisco Villagran Rosas, Laura Ruiz Godoy, Kara Castillo Jiménez, Luis Cardona Galindo, Luis Alberto González González, Claudia Lemus Hernández, Abel Cuapa Barrientos, Elmer Ancona Dorantes, Andrés Sánchez Pasten, Berenice Martínez Guerrero, Verónica de la Luz Crisanto, Diana Juárez Martínez, Arlette de la Torre Tobón, Maribel Velázquez Ortega, Vera Fernández Monterrosas, Silvino Cuate Escalona, Eduardo Quiterio, José Mendoza, Frida Guerrera, Romina Valeria Romero, Lizeth Mejorada, Claudia Orea, Hilario Cruz, Carolina González, Tuss Demián Fernández.

Juan Luis Hernández Avendaño, Enrique Cárdenas Sánchez, Julio Eutiquio Sarabia, Ignacio Arbesú Verduzco, Miguel Ángel Pérez Maldonado, Lilia Vélez Iglesias, Israel Arroyo García, Martín López Calva, Matías Rivero Marines, Miguel Ángel Rodríguez, José Antonio Bretón Betanzos, María de Lourdes Rosas López, Roberto Ignacio Alonso Muñoz, José Ramón Eguibar Cuenca, René Valencia, Guillermo Nares Rodríguez, Samuel Tovar Ruiz, Rosa María García Téllez, Víctor Manuel Reynoso Ángulo, Alberto Pacheco Márquez, José Luis Estrada Rodríguez, Sergio Andrade Covarrubias, Cuauhtémoc Cruz Isidoro, José Luis García Aguilar, Nadia Castillo Romero, José Manuel Ramos Rodríguez, Claudia Magallanes Blanco, Miriam Carrillo Ruiz, José Alberto Calles Santillana, Noé Castillo Alarcón, Miguel Calderón Chelius, Germán Sánchez Daza, Rubén Alberto Curiel Tejeda, Arturo Romero Contreras, Elena Ayala Galí, Gabriel Mendoza Zárate, Nora Espinoza Córdova, Fidencio Aguilar Víquez, Francisco Javier Almanza Terrazas, Rocío Couoh Sánchez, Teresita de Jesús Rodríguez Sánchez, Paula del Carmen Menéndez Guzmán, María Soledad Domínguez Ríos, Liliana Rivera Alaniz, María Magdalena Fabre Moreno, Jorge Navarro Campos, Marcela Cabezas, Juan Manuel Mecinas Montiel, Óscar Barrera Sánchez, Fernando Vázquez Rigada, Patricio Eufracio Solano, Nyx Dihann Sánchez Fierro, Martín Michel Rojas, Marcelina Romero Vargas, Ana Teyssier, Norma Angélica Cuéllar, Ivanna Torrico Escobar, Ignacio Callejas Rosas, Kate del Castillo, Pablo García Migoya, José Manuel Rodoreda ArtaSánchez, Verónica Mastretta Guzmán, Eduardo García Anguiano, Lourdes Marín Quintero, Alfredo Martínez Sánchez, Mónica Rodríguez Álvarez, Tonatiuh Sarabia Reyna, Brahim Zamora Salazar, Luis Soriano Peregrina, Bárbara Lora, Jaime Arizmendi González, Migué Ángel Vargas Quiñones, Isabel Ortega Guerrero, Raymundo González Cervantes, Francisco García, Esteban Durán Acosta, Jaime Contreras Salcedo, Luis Francisco Repper Jaramillo, Coizta Grecko, Julio Mendoza Arias, José Eduardo Luna Monzalvo, José Raúl Vera Rodríguez, Alejandro Valladares Almanza, José Manuel Rojas Fierro, Socorro Valdés Guerrero, Luis Leonardo Rosas Ramírez, Gloria E. Orozco Morales, Ramón Nonato Barrera Barbosa, Sergio Rafael Pérez Sarrelangue, Mario Iván Bautista García, José Gabriel Larraguibel Amaya, Mario Iván Bautista García, Juan Carlos Martínez Nava, Antonio Valerio Delgado, Norma Muñoz Morales, Crispín Barrera Ponce, Daniel Gómez Trejo, Euler Gerardo Pérez Araujo, Angélica Beltrán Morales, Mauro Flores Ledesma, Brenda Melisa León, Mayra Guarneros, Bonilla, Aranzazú Ayala, Marlene Martínez, Ámbar Berreda, Jerónimo Villa, Dawn Marie Paley, Claudia Aguilar, Mario Galeana, Marisol Córdoba, Yessica Ayala, Guadalupe Juárez, Diana Juárez, Maribel Velázquez, Magali Tercero, Beatriz del Castillo García.

Tlaxcala: Gil Pérez Soto, Informativo Independiente, Juan Flores Pérez, Enfoque Noticias, Martha Águila Cuatalapantzi, Ojo Águila, Rogelio Lara Rodríguez, Quinque, Gerardo Santillán Pérez, Línea de Contraste, Felipe Meza Temoltzin, El Pregonero, David Dan Perezarate, Nexos TXT, Roberto Nava Briones, Ahora infórmate, Yaneth Ortega Jiménez, ABC, Juan Flores Pérez, Enfoque Noticias, Misael Nava Corona, Pincel de Luz, Arturo Tecualt Hernández, Tlaxcalaonline, Javier Quiñones, Código Tlaxcala, Carmen González Altamirano, Agenda Tlaxcala, Gamaliel Jiménez Zamora, Lucia Pérez Zarate, Miriam Laura Marroquín, Lucía Pérez, Elizabeth Muñoz Vásquez.

Veracruz: Víctor Manuel Toriz, Jesús Ruíz García, Isabel Ortega, Brisa Gómez, Sandra Segura, Alma C. San Martín.

Sonora: Reyna Haydee Ramírez. Nayarit: Karina Cancino. Jalisco: Priscila Hernández, Analy Nuño. Coahuila: Juan Noé Fernández, Camelia Muñoz. Chihuahua: Luz del Carmen Sosa. Sinaloa: Miriam Ramírez, Cecilia Barrón. Nadia Sanders. San Luis Potosí: Marcela Del Muro. Ginette Riquelme. Guerrero: Vania Pigeonutt, Guadalupe Cabañas, Scarlett Arias. Quintana Roo: Alejandro Castro, Adriana Varillas. León: Fabrizio Lorusso. Guanajuato: Raymundo Sandoval, Alfonsina Ávila, Arnoldo Cuéllar, Alfonso Machuca, Karla Silva, Rosario Patricia Rodríguez, Carlos Alberto Guzmán, Esaú González, Verónica Espinosa. Yucatán: Socorro Chablé. Morelos: Estrella Pedroza. Campeche: Aurora Sansores. Hidalgo: Elsa Ángeles. Oaxaca: Diana Manzo, Argentina Casanova, Jovana Espinosa, Erika Cervantes Pérez, Minerva Oseguera, Mary Chávez. Tabasco: Cecilia Vargas.

Comunicadores Por la Unidad A.C.

Tomás González Corro, Agendamx, Edgar Morín, Alfredo Gris, Eduardo Rascón, Armando Loria, Araceli Montaño, Revista Aspectos Yucatán, Melvin García, Víctor Robledo Torres, Samuel García, Agencia Quintanorroence de Noticias, Norma Cardoso, Verónica Ramírez, Lulú Mercado, Arcelia García, Lorena Meza Reyes, Colegio de Periodistas de Nayarit, Cecilio Baltazar Miranda, Razón de Veracruz, CBM Noticias, Mucio Gómez Reyes, La Tribuna del Estado de México, Rogelio Martínez Sarabia, Cuarto poder de Tamaulipas, Soledad Jarquín Edgar, Red de Mujeres de Oaxaca, Andrés Hondall, Periódico Proyectos, Mario Arviz, Bamba Política, Radiofónica Bamba, La noticia al son de Veracruz, Juan Álvaro Zaragoza Lomelí, director general de Express metropolitano de Querétaro.

Mundo Nuestro. Presentamos aquí la introducción del libro "La trama Audi. Componendas de un gobierno autoritario".

Image result for la trama audi

El poder de los gobernadores inmobiliarios.

Impunidad la marca; corrupción, la consecuencia

Los procesos económicos, políticos y sociales en la historia reciente de Puebla han estado determinados por el papel fundamental que han jugado los sucesivos gobernadores. Impunidad ha sido la marca. Corrupción la consecuencia.

La construcción social que conocemos como “gobierno del estado de Puebla,” dependiente siempre de los poderes económico y político foráneos, al grito de “reordenamiento y modernización” ha sido la gran empresa impulsora, administradora, centralizadora, controladora del crecimiento económico industrial y urbanístico, concentrado en gran medida en el entorno metropolitano de la ciudad de Puebla. Ha sido así en el largo plazo con Aarón Merino Fernández en los años sesenta, con la llegada de la armadora automotriz Volkswagen como punta de lanza de la industrialización no textilera y la inversión en infraestructura urbana; con Manuel Bartlett en los noventa con el Programa de Desarrollo Angelópolis y el posicionamiento hegemónico del capital inmobiliario-comercial, y ha tocado el extremo con Rafael Moreno Valle en la segunda década del siglo XXI con la implantación de la empresa Audi de México S.A. de C.V. y el desarrollo territorial e inmobiliario de la región donde se ubicó.

Esta investigación de Puebla contra la Corrupción y la Impunidad, a.c. recorre la ruta de la implantación de la armadora alemana Audi y la nueva urbanización llamada Ciudad Modelo en San José Chiapa entre 2012 y 2019.

Intenta responder los interrogantes abiertos sobre el futuro del proyecto mismo –la confirmación desde el Estado de la apuesta por la industria automotriz como motor fundamental del modelo de desarrollo capitalista para la región–, en buena medida determinado por los procesos de poder autoritario que identificaron una era, la de Rafael Moreno Valle en el control absoluto de las instituciones públicas.



La investigación quiere plantear la perspectiva histórica para una sociedad que ha mirado inerme –sin capacidad de análisis crítico y debate democrático– el comportamiento de quienes han tenido bajo control las estructuras de poder y han tomado decisiones unilaterales que determinan absolutamente la vida de la colectividad.

La investigación sigue la pista de un proyecto estratégico de Estado, complejo en su proyección y en su desarrollo, impuesto por un gobierno que usa todos los recursos legales e ilegales que tiene a la mano. Se propone describir el proyecto Audi y Ciudad Modelo desde la perspectiva de la estrategia de poder desarrollada por Rafael Moreno Valle y sus implicaciones sobre presuntos actos de corrupción e impunidad.

La investigación identifica y describe a detalle los principales procesos involucrados, y sus actores, en la acción de gobierno: la expropiación y compra de tierra ejidal y privada a través del poco transparente Banco Estatal de Tierra y validada por el Registro Agrario Nacional (Capítulo 1); el “Contrato de Trabajo” firmado entre el Gobierno de Puebla y la empresa automotriz alemana en el marco del proyecto económico-político de Rafael Moreno Valle (Capítulo 2); la construcción de la plataforma Audi, los esquemas de operación de los mecanismos financieros conocidos como proyectos de prestación de servicios (pps) y asociación público-privada (app) desarrollados en alianza con poderes fácticos nacionales como Pedro Aspe Armella, la adjudicación de obra pública a particulares por miles de millones de pesos en adjudicaciones directas y operaciones blindadas al escrutinio público, y la radical transformación de la realidad de la región rural de San José Chiapa (Capítulo 3); la creación de un nuevo centro de población al margen de las poblaciones existentes, con un gasto superior a los 2,200 millones de pesos y con la creación de un organismo controlado por el gobierno estatal para la administración regional (el Organismo Público Descentralizado (opd) Ciudad Modelo) por encima de los derechos y obligaciones constitucionales de los municipios (Capítulo 4); la existencia del cluster automotriz en la zona metropolitana de Puebla-Tlaxcala y su vinculación con el proceso propio de la armadora Audi, con el interrogante último sobre el sentido que tuvo su instalación en San José Chiapa, un municipio apartado del cluster _ya existente (Capítulo 5).

Finalmente, se presentan una serie de conclusiones que muestran cómo un proyecto estatal de esta envergadura tuvo finalmente consecuencias trascendentales para la región y el estado, con costos y beneficios, y deja ver procesos de corrupción e impunidad que envolvieron este proyecto gubernamental.

El esquema” Moreno Valle” y el proyecto Audi en San José Chiapa. La apropiación de la tierra

De entrada, la variable tierra se trata en el Capítulo 1. El proyecto Audi supuso la liberación por la vía de la compra de alrededor de 1,667 hectáreas divididas en el área de la planta armadora, Ciudad Modelo y el conjunto de obras de infraestructura energética, telecomunicaciones, agua-saneamiento y vialidades construidas. De ahí surge la interrogante de por qué se decidieron por San José Chiapa, por qué ese valle, quiénes y cómo son los beneficiarios de la especulación inmobiliaria en la compraventa de terrenos ejidales y particulares, y finalmente, qué consecuencias tiene para el largo plazo y para la realidad socioambiental de la región. Precios. Costos. Cómo compró y cuánto pagó el gobierno a través del Banco Estatal de Tierra y de la Secretaría General de Gobierno, a cargo, entonces, de Fernando Manzanilla. La manipulación de las asambleas ejidales, las violaciones a la Ley Agraria. Al final, la adquisición de al menos 680 hectáreas –440 de ellas adquiridas ilegalmente a cuatro ejidos de la región– para un proyecto que en el papel supone el traslado de dominio de más de 1,450 hectáreas (alrededor de 900 has. para las tres etapas de Ciudad Modelo y 460 para la Plataforma Audi).



Un proyecto de desarrollo, entonces, que se funda en la apropiación por el Estado de la tierra de ciudadanos que la detentan legalmente, ejidatarios o propietarios privados. Un acuerdo entre la corporación trasnacional y el gobierno de Puebla que supone un traslado de dominio, probado por esta investigación, de 680 hectáreas (440 ejidales y 240 privadas), 460 de ellas vendidas en dos millones de dólares (30 millones de pesos de 2013, es decir, 65,217 pesos por hectárea) a Audi de México, pero por las que el gobierno pagó 355.7 millones de pesos (523 mil pesos en promedio por hectárea –más de 10 veces lo que pagó por ellas–) a seis particulares, dos de ellos funcionarios públicos de la Dirección de la Tenencia de la Tierra en la Secretaría General de Gobierno, convertidos en ejidatarios con derechos y Dominio Pleno para este proceso, sin dejar de ser los operadores de la compra-venta con los ejidatarios originales. Una operación probablemente ilegal, según lo establecido en la Ley Agraria, para 440 hectáreas en las que se involucran estos dos funcionarios del gobierno estatal y una familia de agricultores chipileños que hace unos años compraron en el sitio y cuyos miembros, por la magia burocrática del gobierno estatal, se convirtieron también en ejidatarios. Una operación por la que a los ejidatarios propietarios originales se les pagó, por fuera de toda escrituración, a 8.50 pesos el metro cuadrado.

Un contrato para entender la implantación de Audi en San José Chiapa

El Capítulo 2 se concentra en el Contrato de Desarrollo firmado entre el gobierno del estado y la empresa armadora de capital alemán Audi. Su implantación en San José Chiapa ha supuesto para la historia de Puebla la mayor transferencia de recursos del Estado hacia la operación de una empresa de capital trasnacional a través de una compleja urdimbre de acciones políticas, legislativas y financieras bajo control absoluto del gobernador del Estado entre 2011 y 2017, Rafael Moreno Valle. Los términos del contrato Audi, sus condiciones, los interrogantes sobre los costos y beneficios. La escrituración de la tierra. La relación de la armadora con los municipios. La condonación de impuestos municipales y de nómina, entre otros.



Contra la inversión de la empresa alemana de 1,300 millones de dólares, los poblanos hemos transferido al proyecto por la acción del gobierno en seis años alrededor de 1,321 millones de dólares contados en territorio y obra pública en infraestructura, impuestos condonados y una retahíla de condiciones firmadas con el consorcio VW-Audi el 5 de septiembre de 2012. Este contrato, con el proyecto añadido llamado Ciudad Modelo determinará para las siguientes generaciones el derrotero socioambiental y económico de la región central del Estado de Puebla, una región que no había visto mayor acción desde la época de las haciendas en el siglo xix. Tal movimiento involucra una gran variedad de actores y le permite a Rafael Moreno Valle conformar una compleja red de intereses económicos y políticos locales, regionales, nacionales e internacionales para su propio proyecto político.

Un contrato que ejemplifica, por igual, la debilidad económica y política de una sociedad como la nuestra frente al capital extranjero y la actuación impune de un gobernante que lo firma –por la vía de sus secretarios Fernando Manzanilla (Secretaría General de Gobierno) y Roberto Moya (Secretaría de Finanzas)–.

Este contrato, entonces, montado en la irregularidad e ilegalidad en el traslado de dominio de la tenencia de la tierra que lo sustenta, que compromete a la empresa a generar al menos 3,800 empleos de tiempo completo para el 31 de diciembre del 2018, provoca una compleja trama jurídica, financiera, económica y política urdida entre 2011 y 2017 con leyes, reformas y decretos, convenios políticos, licitaciones, adjudicaciones y contratos privados, nuevos organismos y fideicomisos para la habilitación de la obra pública requerida para la construcción de la plataforma Audi y la Ciudad Modelo.

También puedes leer: Hasta ahora, la llegada de Audi a Chiapa es «la gloria y el infierno»

La cuenta es larga: una nueva ley y tres reformas constitucionales, diez decretos, tres nuevos fideicomisos, cinco convenios, dos nuevos organismos estatales, seis contratos, siete escrituras, siete permisos, cuatro estudios. Y contra lo que pudiera pensarse, sólo tres amparos ante la justicia federal contra este aluvión de procedimientos legales.

La implantación de la plataforma

El Capítulo 3 analiza el proceso de licitación y construcción de la obra, así como el esquema financiero del gobierno del estado con Audi para cumplir con el contrato firmado con la empresa alemana el 5 de septiembre del 2018.

En el capítulo se considera el papel de los funcionarios Roberto Moya Clemente (antiguo empleado de Aspe Armella en Protego) y Antonio Gali en la adjudicación directa (presuntamente ilegal) a una empresa constructora queretana y la creación del Fideicomiso 0144 que otorga a la empresa Evercore, de Pedro Aspe Armella, la administración a través de un contrato irrevocable del impuesto estatal sobre la nómina para el pago de la app creada para la obra.

También se considera el papel del dirigente de la ctm, Leobardo Soto, su cacicazgo en la región de Lara Grajales, su participación como gran contratista del movimiento de 20 millones de metros cúbicos de tierra.

Y en ese ámbito del movimiento de miles de camiones materialistas, la proliferación del huachicol a partir justamente de ese año 2013 y el presunto involucramiento de las autoridades. Y lo ocurrido después en Nopalucan, un proceso claramente pervertido por la realidad del crimen organizado que se ejemplifica con el asesinato en septiembre del 2018 del alcalde electo, Félix Aguilar Caballero.

La vocación inducida

El proceso llamado “Nuevo Núcleo Urbano Ciudad Modelo” se analiza en el Capítulo 4. En el capítulo se revisa el estudio para el Plan de Ordenamiento Territorial, realizado por el Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la buap que fue contratado en un inicio por el gobierno como consultor para el ordenamiento territorial de la región Audi.

Dicho estudio propuso un proyecto de crecimiento planificado a partir de las fortalezas de las comunidades existentes, una ruta contraria a la idea de una “ciudad modelo”, el cual fue desechado. La participación de la empresa española idom y sus estudios ocultos hasta el día de hoy a la opinión pública, hechos bajo la premisa de ordenamiento a partir de una nueva “ciudad rural” con una “vocación inducida”.

También se revisan los contratos y las adjudicaciones que siguieron para la construcción de infraestructura, vivienda y edificios públicos que superan en gastos comprobados por esta investigación los 2,198 millones de pesos.

La realidad fantasmal de Ciudad Modelo (apenas el 2 por ciento de las 25 mil viviendas contempladas en el proyecto de idom ha sido construido, y no hay más de 97 viviendas habitadas), que obliga a cuestionar el planteamiento mismo de la existencia de Audi como fuerza motriz para el desarrollo socioambiental de la región.

El gobierno ha tratado de impulsar la región a través del establecimiento de instalaciones de la Secretaría de Marina en Ciudad Modelo y las fábricas de la Secretaría de la Defensa Nacional en Oriental.

La lógica de la industria automotriz

Nuestra investigación analiza también en el Capítulo 5 la ubicación de Audi México en San José Chiapa desde la perspectiva de lo que significa la existencia del cluster automotriz en el entorno metropolitano de la ciudad de Puebla: ya sea por razones de mercado, localización o política pública, entre los alemanes y Rafael Moreno Valle se tomó la decisión de implantar a la armadora en una zona económicamente atrasada y alejada del cluster automotriz de la zona metropolitana de la capital poblana.

Se vislumbró a Audi como la unidad motriz generadora del desarrollo, pero San José Chiapa queda fuera de la zona donde ya se había formado previamente un cluster de empresas de la industria automotriz y eso, en la práctica, ha hecho difícil que nuevos proveedores se hayan instalado alrededor de Audi México.

Sólo aquellos proveedores obligados a entregar en secuencia sus productos a la armadora se instalaron desde un principio en la propia plataforma Audi. Desde entonces no ha habido nuevas empresas que se hayan instalado en el lugar previsto para ello.

La red y la mecánica construida por Moreno Valle

Tres líneas estratégicas configuran el mecanismo de poder generado y desarrollado por Rafael Moreno Valle en las últimas dos décadas: el control del dinero, el sometimiento de los poderes y la oscuridad absoluta de los procesos. La investigación, con el análisis de lo ocurrido con la implantación de la armadora Audi en San José Chiapa, se propone entonces alumbrar el proyecto de Estado más importante de las últimas décadas desde la perspectiva de los procesos de poder en la era Moreno Valle. La compleja red de relaciones tejida para el fortalecimiento de su proyecto político personal, que estuvo acompañado de actos de corrupción y evidente impunidad.

Contra la inversión de la empresa alemana de 1,300 millones de dólares, los poblanos hemos transferido al proyecto por la acción del gobierno en seis años alrededor de 1,321 millones de dólares contados en territorio y obra pública en infraestructura, impuestos condonados y una retahíla de condiciones firmadas con el consorcio VW-Audi el 5 de septiembre de 2012.

La instalación de Audi fortalece la relación histórica de la ciudad de Puebla con la corporación trasnacional Volkswagen ag. Para Audi misma, la ubicación mexicana forma parte de su estrategia de penetración en el mercado norteamericano. De paso, aumenta la importancia del Sindicato Independiente de Trabajadores de vw, al otorgarle el contrato colectivo.

El proyecto Audi afianza la relación de Rafael Moreno Valle con el gobierno de Enrique Peña Nieto y grupos de poder fáctico vinculados a él. Con Audi, Moreno Valle fortalece los vínculos con las élites político-financieras de trayectoria priísta como las que representan Pedro Aspe Armella y Carlos Hank Rohn; impulsa también alianzas particulares con grupos políticos nacionales ligados al pan –como el que representa en su momento el gobernador Francisco Domínguez en Querétaro–, siempre con la mirada de convertirse en un actor principal en la ruta de la carrera presidencial del 2018. Y ese tipo de alianzas se producen también en ámbitos regionales y locales, sin prejuicio por la filiación política del vínculo. El mejor ejemplo de ello es el que representa la participación de la ctm priísta en la operación del movimiento de tierra para la construcción de la plataforma Audi. Con Audi, Moreno Valle se posiciona también en el entorno vital de cualquier político, el de la industria de la construcción y el desarrollo inmobiliario ligados a las adjudicaciones de la obra pública.

El proyecto coincidió con la explosión del llamado huachicol en la región de Tepeaca-Tecamachalco entre el 2013 y el 2014, y sus presuntos vínculos con las autoridades municipales y el gobierno estatal.

* *

¿Cómo se produce este proceso?
¿Qué consecuencias tiene en los ámbitos políticos, sociales y económicos de la región y del estado?
¿Quiénes son los beneficiarios y quiénes los perdedores principales?
¿Cómo debería llevarse a cabo un proceso de esta naturaleza?

Esta investigación apunta a las consecuencias que tiene para el largo plazo de la vida de la sociedad poblana esta apuesta total por la industrialización automotriz a cualquier costo. En San José Chiapa se ha impuesto una vez más un modelo de desarrollo sin el más mínimo atisbo de análisis crítico y debate colectivo, porque tal es el grado de opacidad, de indefensión de la sociedad, incapaz de generar desde los grupos civiles organizados una respuesta informada, crítica, democrática contra una acción impune del Estado. Es por ello necesario abrir al debate democrático sobre el Estado que tenemos y la posibilidad de construir políticas públicas verdaderamente fundadas en el interés colectivo.

Día con día

Pocas cosas hay tan insufribles en la llamada “izquierda mexicana” como el tonillo de superioridad moral. Su fiel compañera, la grandeza autoproclamada, crece como la verdolaga en estos días.

La superioridad moral tiñe el ambiente público con un acento pretencioso, íntima y públicamente autoritario, inclinado a decretar cambios épicos y logros irreversibles.



El episodio de Porfirio Muñoz Ledo renunciando con gran gesto a una reelección en la presidencia de la Cámara de Diputados, reelección a la que no tenía derecho, es un episodio revelador. Falló en su intento de saltarse las reglas y los acuerdos parlamentarios, fue derrotado en la batalla y renunció en gran formato a su derrota presentándola como una prueba de la grandeza de sus convicciones democráticas.

No se ahorró elogios para sí mismo ni altas calificaciones sobre el pequeño problema de su paso a la historia. Dijo: “Se puede tener poder y no pasar a la historia. Se puede no tener poder y pasar a la historia”.

Entendemos que no ha tenido poder pero pasará a la historia, entre otras cosas, por haber renunciado a una reelección parlamentaria a la que no tenía derecho. He aquí un episodio menor pero significativo de la sensación de grandeza que acompaña a algunos de los personajes que hoy gobiernan la República.

La certidumbre de estar pasando a la historia que hay en la renuncia grandiosa de Muñoz Ledo es un juego de niños frente a la idea, toda del gobierno, de ya haber “hecho historia”, de estar encabezando en tiempo real una transformación del tamaño de la historia misma de México.

Se trata de un propósito cumplido antes de ocurrir, una transformación de la historia anterior a la historia que pasa. No somos iguales, dice una y otra vez el presidente Andrés Manuel López Obrador, queriendo decir: somos mejores. Somos el cascarón de proa de la historia. En realidad, según sus discursos, el barco entero.



Yo prefiero la frase de mi madre: “No hay nada tan parecido a un político mexicano como otro político mexicano”.

Pregunta a los nuevos dueños del poder en México: ¿podrían dejar de hablar en gran formato histórico? Sería más amable la conversación.

I

La trama Audi[1] expone la irreparable destrucción patrimonial y ecológica que Rafael Moreno Valle heredó a futuras generaciones de mexicanos



Sintiéndose el elegido para demostrar en Puebla lo que podía lograr para el país cuando accedía a la presidencia de la nación, Rafael Moreno Valle provocó un demencial ecocidio en el valle de san José Chiapa: en menos de un año y para entregar a tiempo pactado a la armadora de automóviles Audi 460 has. de suelos para su plataforma industrial, RMV contrato el rellenó de un suelo que fue recarga natural de acuíferos en el llano de San José Chiapa y en un sitio que los lugareños nombraban tradicionalmente como El Jagüey. Millones de metros cúbicos de arena, grava y piedra obtenidos de la excavación, mediante jornadas de veinte horas diarias durante ocho meses, redujo el cerro de Nopalucan a tepetate estéril, destruyendo de paso sitios arqueológicos y expulsando (engañados sobre sus derechos y estafados sobre el valor comercial de sus tierras) a los campesinos que se dedicaban al cultivo de milpas y pastoreo en lo que alguna vez fue el ejido de Santa María Ixtiyucan sobre ese cerro. La construcción de esa plataforma sobre el acuífero estaba estipulada en el contrato con Audi y era de entera obligación del gobierno del Estado de Puebla. Audi solo entregó las dimensiones y otros datos técnicos y Rafael Moreno Valle invirtió en su construcción miles de millones de pesos (están registrado en documentos la cifra de 2.015 millones de pesos) que, a metro cuadrado, igual cómo sucedió con sus ciclovías elevadas, resultaría en una plataforma industrial más cara que si se hubiera construido en Alemania.

RELACIONADA

Nopalucan, lo que el gobierno y AUDI no quieren ver/Ana María Ashwell, junio del 2013



En junio de 2013, dos antropólogos y un periodista nos trasladamos a Nopalucan, por invitación de unos lugareños, para atestiguar lo que era un saqueo ambiental y patrimonial de dimensiones dantescas (ver, A Ashwell, Lo que el gobierno y Audi no quieren ver. Mundo Nuestro). Miles de camiones materialistas con el logo de la CTM y de Audi, más de dos mil operarios provenientes de comunidades de la zona además de Tehuacan, Teziutlan. Xicopetepc, Chignahuapan, San Martin Texmelucan y Puebla, con el cuerpo cubierto de polvo y bandanas cubriéndose el rostro, removían la vida campesina milenaria con todo y cerro para construir la plataforma sobre suelos del acuífero que Rafael Moreno Valle entregaría ocho meses después a la armadora alemana Audi. Javier Puga, joven antropólogo y periodista reportó[2] entonces que CODESA era la constructora contratada para llevar a cabo esa destrucción ambiental en favor de Audi. Documentamos ese año cómo avanzaban las afectaciones al medio ambiente, llamamos a cuentas al INAH que no detenía la destrucción del patrimonio arqueológico y exigimos con un grupo de ciudadanos de Nopalucan que CODESA se detuviera en la destrucción del cerro porque el daño ambiental era irreparable y destruía la vida de miles de familias de un pueblo antiguo y originario de esa región. Ninguno de nosotros, entonces, nos imaginamos siquiera del entramado legal e ilegal que Rafael Moreno Valle ya tenía funcionando, mediante empleados y secretarios de su gobierno, para asegurarse que ninguna de sus obras faraónicas y en particular su proyecto insigne Audi (como también puentes viales innecesarios, ciclovías elevadas, tren para turistas y vialidades que eliminaban derechos del peatón y ciclistas, museos sin acervos y la comercialización de zona arqueológica de las Cholulas entre otras) dejaran resquicios legales mediante los cuales ciudadanos pudieran impugnar sus obras y manchar con protestas su imagen pública.

Le llevaría al periodista Sergio Mastretta varios años demostrar con documentos irrefutables el procedimiento legal e ilegal que le permitió a Rafael Moreno Valle y sus asociados comprar y despojar a los campesinos de sus tierras en el valle de San José Chiapa para cumplir en tiempo y clausulas con un contrato leonino negociado en lo oscurito con Audi. Su investigación además descubre que RMV recurriría el mismo entramado legal e ilegal cuando pretendió expropiar predios por razones de “utilidad pública” (después de obligar a propietarios a vender predios y prácticamente robándole el Hospital a la Orden Juanina) para iniciar la construcción de un centro comercial en las inmediaciones de la gran pirámide de las Cholulas. Únicamente el amparo de algunos propietarios que rehusaron vender pudo detener una destrucción mayor de la zona arqueológica cholulteca (por lo cual RMV y su empleado Leoncio Paisano ordenaron el encarcelamiento del abogado y su hijo que habían interpuesto el amparo). En el valle de San José Chiapa los ejidatarios en 2013 ya habían vendido sus parcelas por la vía de contratos de cesión de derechos parcelarios a dos funcionarios del gobierno de RMV incluso antes de que Audi hiciera pública su intención de asentarse en Puebla. Esas tierras milperas fueron incorporadas como reservas territoriales en el Banco Estatal de Tierras que “donaría” después al Estado del Puebla quien vendería 460 has. a Audi para su plataforma industrial en El Jagüey de San José Chiapa. Hubo engaño e ilegalidad que en los hechos “desapareció” a los campesinos ejidatarios en el traslado de dominios de sus parcelas y así también “desaparecieron” como sujetos legales que hubieran podido ampararse por una venta o expropiación impuesta. Refiero a la documentación puntual de Mastretta para comprender la enajenación de predios en San José Chiapa que empieza con el despojo de campesinos ejidatarios y otros con dominio pleno para favorecer a la empresa Audi y también a especuladores inmobiliarios. Solo el amparo promovido por la familia Maurer cuando RMV intento apropiarse de las 715 has. de la ex hacienda Tamariz en 2014 logró salvar de la expropiación la propiedad familiar pero después de dos años de litigios llevados fuera de Puebla a juzgados federales por un equipo de abogados y una familia con infinitos más recursos de los que disponían campesinos pobres del ejido de Santa María Ixtiyucan.



La investigación de Mastretta demostró que el proyecto Audi de RMV dejaría una deuda no tan oculta de alrededor de 10,800 millones de pesos que los poblanos vamos a pagar a lo largo de 15 años (una deuda pública que con otras obras faraónicas de RMV está resultando escandalosamente mayor). Enrique Cárdenas en su introducción a la edición que recoge la investigación de Mastretta recaló con justicia que las ilegalidades y el abuso de poder del proyecto Audi, insignia del gobierno de RMV, no puede quedar impune y Puebla contra la Corrupción y la Impunidad AC procederá en consecuencia para que nunca más el Estado pueda reincidir en prácticas de endeudamiento oculto como sucedió en la trama RMV/Audi.

Pero el costo real del proyecto Audi es irreparable porque el crimen ecológico cometido permanecerá trágicamente impune. La destrucción del ecosistema de un valle y sus pueblos originarios en el entorno de San José Chiapa, donde quedaron obstruidas barrancas naturales que transportaban agua de las zonas cerriles hasta el subsuelo de la planicie; además de la destrucción de acuíferos naturales sellados por toneladas de cemento que necesitó Audi para que en el Jagüey no se inunden sus naves nos dejó a los poblanos una destrucción ambiental irreversible. Además, desaparecieron suelos de milpas y pastoreo y formas de vidas asociadas, se alteró la paz social en las comunidades y el crimen organizado y huachicolero se cobró incluso con la vida del presidente municipal de Nopalucan. Hubo, en resumen de Mastretta “una transformación absoluta del espacio y al estructura social de una sociedad rural provocada por la imposición a rajatabla de la industria automotriz”.

El día que presentaron al público y la prensa la investigación de Mastreta el único que al final le dio la dimensión correcta a la estafa Audi no fueron ni los comentaristas ni el propio Mastretta, sino Don Concho Colotla cuando tomando el micrófono y ajustándose el cinturón y el sombrero dijo: “¿Y quién nos va devolver la milpa? ¿Quién nos va a devolver el agua?”

II

La trama Audi[3] expone la irreparable destrucción patrimonial y ecológica que Rafael Moreno Valle heredó a futuras generaciones de mexicanos.

Tengo demasiados años de experiencia como antropóloga en comunidades campesinas como para no saber por qué la mayoría de los campesinos de los ejidos de Santa Maria Ixtiyucan o de San José Chiapa, o de San Hipólito Soltepec no pelearon sus predios y cedieron sus derechos ancestrales: defender la milpa en un entorno crecientemente urbanizado, cuando los terrenos ya tiene valor comercial para inmobiliarias y detrás del comprador está un gobernador que públicamente dijo que le prometió a los alemanes “Voy a hacer lo que tenga que hacer para que Uds vengan a Puebla…”, cualquiera entendería que resistirse a vender sería no solo condenarse a la pobreza sino convertirse en sujeto de la ira de un gobernador represor. 278 ejidatarios de San José Chiapa recibieron 8. 50 pesos por metro cuadrado por sus tierras y otros, cuando Audi ya había anunciado que se trasladaba a Puebla, lograron negociar hasta 20 pesos el metro cuadrado. Eso es muchísimo dinero para una economía familiar campesina y en momentos cuando el salario obtenido por otros miembros de la familia, más que la producción de la milpa o el pastoreo, era ya el ingreso que mantenía sobreviviendo al núcleo familiar.

Además, había entonces una suerte de ambiente eufórico y esperanzador que contagió a todos con la venida del rey Midas teutón a Puebla. En Nopalucan familias tenían planes para abrir tiendas de abarrotes, negocios de comida rápida, se disponían cuartos para hospedajes porque representantes del Gobernador les informaban que Audi iba a invertir millones de dólares y se comprometía a contratar más de 3.800 trabajadores creando empleos que serían los mejores pagados del país. Eso les prometía el Secretario de Secotrade Pablo Rodríguez Regordosa cuando visitaba los pueblos del valle y en reuniones de comisariados ejidales les explicaba que estaba allí en representación de un iluminado Gobernador para “impulsar el desarrollo en la región”. Casi todos se apuntaron para participar de la fiesta y recibir los beneficios que prometían las nuevas inversiones. Y el júbilo por la venida del rey teutón se traducía entre los lugareños en algo así como una esperanzadora resurrección de lo local frente a las tendencias de una industrialización global que más bien se expandía cobrándose con el empobreciendo y dejando sin porvenir la vida campesina y pueblerina que era la suya en ese valle rural.

La euforia por la venida de Audi contagiaba además a prácticamente todos los sectores sociales y políticos de Puebla. El mismo Enrique Cárdenas en 2017 declaró que AUDI era el único proyecto rescatable del gobierno de RMV y auguraba importantes inversiones y generación de empleos bien renumerados a mediano y largo plazo. Seguramente Fernando Manzanilla Prieto, mientras se mantuvo como Secretario de Gobierno y de quien dependía la Dirección de Tenencia de Tierras compartió esa misma opinión y en su función dentro del gobierno de RMV hasta 2013 cumplió con facilitar esa inversión extranjera directa que nadie dudaba haría crecer la economía del estado de Puebla. Seguramente el mismo Miguel Barbosa, actual gobernador de Puebla, quien desde el PRD y hasta 2017 fue un importante aliado de RMV estaría también en la misma sintonía. Aunque eso no indica que ellos conocían, aprobaban, alentaban ni se beneficiaban con las ilegalidades y corrupciones de la oscura negociación entre Audi y RMV. Era sabido que RMV imponía sin contrapesos su voluntad. Corrían reportes anónimos que el gobernador recurría incluso a la agresión física ante un insubordinado o un encargado de alguna tarea cuando le reportaban resultados negativos. La venida de Audi prometía ser una fiesta que impulsaría al gobernador hasta la presidencia de la república, pero también una fiesta con abundante derrame de riquezas para algunos untados a quienes él les permitiría acceso al botín.

Nadie reparó ni consideró que la vida de esos campesinos, que todos asumían de cultura y economía “atrasadas”, no iba a mejorar como obreros asalariados de Audi; ni lo que Audi implicaba para la vida de los pueblos originarios del valle de San José Chiapa. Esos pueblos no eran ni sujetos de inversiones de dinero público porque pensados como hombres y culturas de un ayer estaban ya superados por una economía que se modernizaba en Puebla con salarios de la industria automotriz. ¿Por qué invertir en la vida local, por qué impulsar proyectos agropecuarios o apoyar la creación de micro y pequeñas empresas regionales? Generaría empleos y retendrían a los pobladores en sus tierras, pero los empleos de Audi, todos convencidos, serían más y mejor pagados y prometía derramas tecnológicas en empresas locales transformando exitosamente la vida económica en Puebla como lo había logrado la VW desde años atrás. Si el costo de alentar las inversiones relacionadas con empresas trasnacionales del ramo automotriz era el endeudamiento público; si había que recurrir a prácticas ilegales para introducir en el mercado inmobiliario tierras de milpas y pastoreo, si había necesidad de destruir cerros y acuíferos naturales todo se justifica cuando se partía de una concepción que ve en el mundo rural campesino un “polo económicamente atrasado” con “nivel de vida cultural bajo”, mientras que la inversión industrial realizada por Audi aportaría un alza a la tasa de crecimiento y al PIB en el estado de Puebla.

¿Alguien reparó en considerar que el endeudamiento, la corrupción y la ecología sacrificada para que Audi se instalara en San José Chiapa, con todo y los 11,100 empleos no tan bien pagados que generó, no valían un cerro? No valían los acuíferos destruidos ni el ecosistema natural contaminado que heredó Audi a los poblanos en el Valle de San José Chiapa.

Solo unos pocos en 2013 cuestionamos que Audi auguraba algún “progreso” para Puebla y denunciamos el autoritarismo y la corrupción que alentaban las obras publicas del Gobernador en su afán por “modernizar” no solo la vida en el valle de San José Chiapa sino en otros lugares como las Cholulas; y que destruir por Audi el patrimonio cultural y ambiental en el municipio de San José Chiapa ni siquiera iba a incidir en reducir los índices de pobreza que efectivamente persisten en ese valle. Y con esa convicción unos pobladores de Nopalucan interpusieron un oficio el 23 de mayo de 2013 dirigido a la presidencia municipal de Nopalucan, así como a las secretarias de gobierno encargadas de la inversión para la ejecución de la plataforma para la Planta Automotriz, reclamando la imparable destrucción ambiental en Nopalucan que tocaba ya las puertas de sus casas.

III

La trama Audi[4] expone la irreparable destrucción patrimonial y ecológica que Rafael Moreno Valle heredó a futuras generaciones de mexicanos.

El que contestó el oficio de esos pobladores de Nopalucan fue el entonces Secretario de Infraestructura y supervisor de la plataforma Audi que acababa de ocupar el puesto cuando Antonio Gali Fayad iniciaba su campaña por la presidencia municipal de Puebla. Por ese oficio, y dirigido a CODESA, nos enteramos que la construcción de la plataforma y las afectaciones ambientales en Nopalucan eran responsabilidad del contratista y que este, por contrato firmado con el gobierno del Estado, debía reponer los daños provocados al medio ambiente. ¿Cómo se reponía un cerro reducido a arena y trasladado para compactar los suelos de la plataforma para las naves de Audi? Firmaba ese oficio señor Cabalán Macari, un ex bailarín de Televisa según reportaje de la revista Proceso, quien citando leyes se lavaba las manos burlando de paso toda posibilidad de que nuestra denuncia fuera siquiera investigada por el gobierno y así la destrucción ambiental siguió su curso hasta que literalmente desapareció el cerro de Nopalucan.

Mastretta concluyó su investigación preguntándose por qué San José Chiapa. Y ofreció algunas hipótesis que creo todas jugaron algún papel en la decisión que tomó el gobernador RMV para llevar a Audi al Valle de San José Chiapa. Tenía el gobernador la obsesión de dejar su impronta con la construcción de “ciudades modelos” siempre en lugares que consideraba “atrasados” y que casi siempre eran territorios de pueblos originarios.

Pesó en su ánimo también, quizás, que su esposa, a quien perfilaba para que continuara su poder en Puebla mientras él perseguía una futura candidatura a la presidencia de la República, era dueña de 122 has. en ese valle.

Pero, ¿por qué Audi aceptó construir su fábrica en San José Chiapa? Los parques industriales de Guanajuato y Querétaro fueron considerados originalmente. VWAG había instalado una planta de motores en el parque industrial de Guanajuato y los costos de logística en la integración de partes de proveedores instalados hacían de ambos parques lugares idóneos para iniciar la fabricación de Audi. Pero en Guanajuato se expresó un conflicto que obligó al gobernador tanto de Querétaro como de Guanajuato a no perseguir la instalación de Audi ni a Audi a contemplar instalarse allí: el contrato colectivo en esos parques industriales lo tenían la CTM y no aceptaron la entrada del Sindicato Independiente de VW con Audi y esa era una condición no negociable para la IG Metal. Audi se encontró orillado a consecuencias a buscar instalarse en las cercanías de VW Puebla. Hay que recordar que RMV le ofrecía a Audi 460 has. a ocho pesos y veinte centavos el metro cuadrado, con plataforma subsidiada y suelos compactados con tierra saqueada al cerro de Nopalucan; más mil has. con adicionales habilitadas en sus inmediaciones; más 40 millones de dólares para el Centro de Capacitación y Adiestramiento como otros 7 millones para transporte aéreo y gastos de viaje de constructores; y además exención de impuestos sobre la nómina (incluyendo a VW), y ni así alcanzo a completar la lista regalos y subsidios que Mastretta reproduce con el “Contrato de Desarrollo” firmado el 5 de septiembre de 2012 entre el gobierno de Rafael Moreno Valle y funcionarios de Audi. El sentido común nos dice que ni los ejecutivos de Audi se podían imaginar cómo un Estado pobre se ofrecía a subsidiar de esta manera tan espléndida a una armadora de coches de lujo de uno de los países más ricos del planeta. Un conocido que presenció una reunión en Wolfsburg me resumió así una de esas “negociaciones”: RMV se tiraba de tapete dejando boca abiertos a los de Audi. En una entrevista que recogió Mastretta RMV se describe a sí mismo y sin rubor como político, empresario y banquero, “una fusión de todo”, para explicar cómo las negociaciones con Audi le permitieron “ponerme los zapatos de la empresa” y así “entre comidas, cenas y desayunos” demostrarles que personalmente haría cumplir todo lo pactado. Audi seguramente ya no vio impedimentos para ampliar exigencias y aceptar establecerse en el valle rural de San José Chiapa. Instalar la fábrica en una zona (“polo” es la palabra a la cual recurren sus teóricos) “económicamente atrasada” debió ser también una idea agradable y probada con éxito en Europa en los oídos de los directivos de Audi y VWAG. Audi ya no consideraría otro parque industrial, por ejemplo el de Xicotencatl II y III en la cercanía de VW en Tlaxcala, estado gobernado por el PRI que no podía ofrecer los subsidios federales que ofertaba Puebla. El Presidente de la Republica tenía un gobernador de su mismo partido en Puebla y, como lo admitió el mismo Rafael Moreno Valle, su gobierno procedió a abrirle las arcas de fondos para inversiones a fondo perdido en su negociación con Audi.

Es solo justo recordar también que los corruptos y las corruptelas en la Trama Audi no ocurrieron solo de parte del gobierno poblano y sus socios empresarios. Y considerar que cuando estuvo decidida la creación de una fábrica de Audi fuera de Alemania para producir modelos para el mercado de EEUU al consorcio VWAG llegaban tiempos de cambios generacionales en su alta dirección de empresa.

En dos ocasiones estuve presente en reuniones que reunía al “top managment” en Polonia y la Republica Checa y escuché a Ferdinand Piëch (1937-2019) no solo exponer ambiciosos planes de mercadotecnia que buscaban expandirse en los mercados de China y EEUU sino mencionar que en esas zonas “económicamente atrasadas” de Europa el consorcio aceptaba la invitación de la Comunidad Económica Europea para ubicar allí fábricas del consorcio que contribuirían a elevar los salarios generando a su vez desarrollos de industrias y actividad comercial regional. No me puedo detener en describir lo que observé del proceso de toma de decisiones, ni sobre el papel central que el sindicato de trabajadores (la IGMetal) así como los estados accionistas tenían en las decisiones sobre las ubicaciones de fábricas del consorcio, pero basta decir que toda su alta dirección entonces parecía convencida que las regiones locales ganaban a través de la actividad manufacturera que VWAG desarrollaba en zonas económicamente “atrasadas”. Es más, se acostumbró en esas reuniones el ritual de darle la palabra a las esposas de los altos directivos de fábricas fuera de Alemania para que dieran las gracias a VWAG por haberse asentado en sus países. En esos tiempos atestigüé también la impronta, convicción y liderazgo, como ingeniero y estratega comercial que representaba Ferdinand Piëch en el consorcio, así como su incuestionable autoridad en los más puntuales diseños de ingeniería de todas las marcas que él integró a VWAG, incluso creando en algunos casos plataformas compartidas. Piëch alentaba cierta cultura más cosmopolita y de mayor apertura global en un ambiente germano muy cerrado y xenófobo en Wolfsburg, y el consorcio designó no el alemán sino el inglés como la lengua oficial de la empresa.

Pero paralelamente, con su liderazgo, los ingenieros alemanes, muchos con cultura muy provinciana y si acaso solo con el inglés como segundo idioma, tomaban cada vez mayor control de las decisiones en el consorcio. En 2015 la cultura industrial que había implementado Piëch se empezó a reemplazar por nuevos estilos directivos y los ingenieros del área de producción, todos germanos, tomaron la riendas en el consorcio. Y VWAG regresó al alemán como el idioma oficial del consorcio. Todo esto ocurría mientras crecían las presiones y los reglamentos cada vez más estrictos sobre contaminantes de los motores de combustión interna que empezaban a obligar al consorcio a buscar producir motores menos contaminantes. Los ingenieros de VWAG habían apostado al motor a diésel y, según reportó Der Spiegel, casi en la clandestinidad y ya a partir de finales de 1990s un comité de ingenieros quedó encargado de introducir cambios que reducirían los contaminantes del motor a niveles regulados. Sin embargo, ese comité que incorporó ingenieros de Audi, VW, Porsche, VMW y Daimler no solo implementó estrategias para regular el mercado en violación a la ley de competencia en Europa, sino que más bien trucaron con un software los índices de emisiones contaminantes de 11 millones de motores incluyendo el de los Q5 ensamblados en San José Chiapa como también los motores y coches que VW producía en Puebla y exportaba a EEUU. Una ilegalidad que la prensa investigó y bautizó como el “dieselgate”.

La cultura empresarial casi puritana que regía en los procesos de producción del consorcio VWAG hasta entonces parecían relajarse con la complicidad y participación de sus más altos directivos. En San José Chiapa el 26 de Agosto de 2016 Audi anunció que rescindía el contrato del jefe de personal Mattias Rust y la prensa difundió que fue por causa de unas supuestas irregularidades en el contrato de su chofer personal. Unos días después se rescindía el contrato de tres directores más, entre ellos el Director de Relaciones Laborales de nombre Horacio Garmendia Salman y la prensa nuevamente asociaba el despido a un fraude de 10 a 30 millones de pesos que Audi debía a contratistas. No fue, sin embargo, del dinero para el pago a contratistas de donde estos directivos se apropiaban una parte sino de las cuotas sindicales en un momento cuando aún no habían acordado la cantidad de los montos que debía recibir el Sindicato.

El 18 de junio de 2019 el Presidente de Audi que negoció con Rafael Moreno Valle la fábrica Audi en San José Chiapa, Rupert Stadler, fue detenido y acusado por la fiscalía alemana por su responsabilidad y participación en el “dieselgate”.

El público, sin embargo, solo refiere que Audi en San José Chiapa ha sido todo un “éxito”, con un total de 158,500 unidades producidas en 2017 que en 2018 aumentó a 173,500 vehículos, y que Audi está planeado abrir un cuarto turno para incrementar su capacidad de producción.

Pero aquí seguimos algunos, con Don Concho Colotla, que tenemos la obligación de recordarles que Puebla pagó con acuíferos y cerros y la devastación ecológica radical de un valle que sostuvo culturas desde tiempos mesoamericanos ese “éxito” de Audi y todos los salarios allí creados.

[1] Mastretta Guzman, Sergio y Maria Eugenia Silva Celma, La Trama Audi: Componendas de Un Gobierno Autoritario.

Ed. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad. México. 2019.

[2] Ver, J. Puga, “Arrasa CODESA con las tierras de cultivo de Nopalucan” y “CODESA tiene que reponer la tierra,” La Jornada de Ote, junio 2013.

[3] Mastretta Guzman, Sergio y Maria Eugenia Silva Celma, La Trama Audi: Componendas de Un Gobierno Autoritario.

Ed. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad. México. 2019.

[4] Mastreta Guzman, Sergio y Maria Eugenia Silva Celma, La Trama Audi: Componendas de Un Gobierno Autoritario.

Ed. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad. México. 2019.

Mundo Nuestro. El próximo martes 3 de septiembre se presenta el libro "La trama Audi, componendas de un gobierno autoritario", editado por la organización civil Puebla contra la Corrupción y la Impunidad. La investigación de Sergio Mastretta y María Eugenia Silva Celma de cuenta del proceso de implantación de la armadora alemana Audi en Puebla.

En los más de 18 años de campaña, el ahora presidente López Obrador tuvo mucho tiempo de pensar lo que haría si llegaba a la presidencia de la República. En ese tiempo, a veces con lenguaje críptico y otras muy claro, dijo lo que se proponía hacer una vez que estuviera en el poder.

El presidente actúa bajo los señalamientos de un Plan maestro que es la guía que conduce la acción del nuevo gobierno. No hay, como algunos piensan, improvisación u ocurrencias. Existe claridad de propósito y de los medios para lograrlo.

López Obrador trabaja en la restauración del presidencialismo y el regreso del régimen de partido de Estado. Es el esquema que aprendió como militante del PRI y en el no solo se siente cómodo, es su referente ideológico, sino que está convencido que el país lo necesita.

En ese modelo el titular del Ejecutivo controla a los otros poderes y no tiene ningún contrapeso. Implica también que el partido en el gobierno vuelva a ser partido de Estado. Fuera de su gravitación no debe moverse ninguna fuerza política y social.

El presidente plantea que se requiere ese poder centralizado solo en él, para poder regenerar y salvar al país y también, para redimir al pueblo bueno y pobre que siempre ha sido víctima de los poderosos. Para definir su propósito y animar la acción utiliza el lenguaje propio de las iglesias evangélicas pentecostales.

A nivel político el proyecto requiere acabar con los órganos autónomos del Estado y las organizaciones de la sociedad civil. Para él ambas son una amenaza a su autoridad centralizada. En estos meses se ha dedicado a descalificar y desmantelar estas estructuras que son fundamentales en la democracia.

Controla ya la Cámara de Diputados, pero no la de senadores. En ambas cámaras hay un trabajo sistemático, para por diversos medios (compra, dádivas ...) seguir ampliando la base del partido hasta obtener la mayoría calificada en el Poder Legislativo, para sujetarlo al Ejecutivo.

El presidente tiene bajo el brazo una iniciativa de ley, para ampliar con cinco magistrados más la SCJN con objeto de garantizar la mayoría de los votos. Hasta el momento la iniciativa se ha detenido en espera de que surja el momento adecuado para enviarla.

La soberanía de los estados, es parte del plan, está siendo socavada. La dependencia de éstos a los recursos de la Federación es total. Cierto que en algunos estados más que en otros. Al mismo tiempo, con dinero del gobierno, se construye en todo el país la nueva base electoral de Morena, el partido fundado por el presiente.

La operación del Plan maestro está en marcha. Queda por ver si López Obrador logra su propósito o las fuerzas políticas y sociales que no están de acuerdo con la restauración del viejo régimen son capaces de frenarlo. Lo que está en juego es la democracia y el futuro del país.

Twitter: @RubenAguilar

Página 9 de 51