Fórmula 1

CORTOS DEL GP DE LA RUSIA 2020

⭐️⭐️

1028º de la Historia de la F1



10o de la Temporada

Una carrera sin emoción, sin competencia real por la punta, llevó al Gran Premio Ruso a ser el más aburrido de lo que va de la temporada. Solo la primera vuelta, las sanciones al favorito y para los aficionados mexicanos, el muy buen desempeño del de Guadalajara, fueron los factores que nos mantuvieron despiertos.



Las Prácticas Libres 1 y 2 se las llevó BOTTAS, la 3 fue para HAMILTON y en la Calificación el Campeón Reinante tuvo problemas en la Q2 que pudieron dejarlo fuera de la siguiente ronda. Solo el susto porque el Piloto de Mercedes la libró para pasar a la Q3 y ya en esta, impuso su ley consiguiendo la Pole Position, su 8ª en la temporada de diez posibles y la 96ª en su carrera. VERSTAPPEN se encargó de dividir a los Mercedes, dejando a BOTTAS en la segunda fila a lado de PEREZ que consiguió de forma sobresaliente el cuarto cajón.



Domingo con algunos nublados, pero nada de qué preocuparse. Inicia la vuelta de calentamiento o de reconocimiento y en ella se le ocurre a HAMILTON hacer dos prácticas de arrancada, acción prohibida por las reglas. Todos los autos se acomodan en la parrilla de salida, bandera verde en la parte trasera, cinco rojos que se apagan e inicia la competencia.

Muy buena salida de BOTTAS que le quita el 2º a VERSTAPPEN antes de la primera curva. PEREZ pierde el 4º a manos de los dos Renault que arrancaron muy bien. Al inicio de la curva 2, SAINZ que iba 7º se pasa de frenada, se sale de la pista y se dirige al escape autorizado en esa curva para reintegrarse a la competencia. Golpea el muro de contención con su llanta delantera izquierda, la destroza, cruza la pista y termina su carrera. En el mismo segundo, pero metros atrás, STROLL es embestido por LECLERC y el canadiense se estrella con la contención derecha. El Racing Point No. 18, otro abandono muy prematuro.

Safety Car a la pista. HAMILTON, BOTTAS, VERSTAPPEN, OCON, RICCARDO, PEREZ, GASLY, LECLERC, MAGBUSSEN y GROSJEAN los diez primeros tras del auto de Seguridad. En la vuelta 2 los Comisarios anuncian que HAMILTON está bajo investigación y en la vuelta 7 es sancionado con 5 segundos por partida doble, por sus dos prácticas en la vuelta de formación. El Safety Car se va al inicio de la vuelta 6.

El líder de la carrera entra a pits en la vuelta 15, paga sus 10 segundos, cambia sus rojas por blancas y se reincorpora a la carrera en el 10º lugar y a remontar. En esa vuelta PEREZ asciende al 5º y en la vuelta 18 recupera el 4º de su posición de salida.

Cuarto lugar para Pérez en Sochi: "Lo máximo que podíamos dar" - FASTmag

En la vuelta 26 VERSTAPPEN y su RBR No. 33 entran a pits y marca un tiempazo en el recambio de neumáticos, con un suspiro de 1,9 segundos. A partir de la vuelta 32 ya no hubo cambios en los ocho primeros lugares y así llegaron a la meta. Solo hay que mencionar que en la vuelta 42 se encendió el Virtual Safety Car para dar tiempo a reparar las barreras de la curva 2 que fueron destruidas por GROSJEAN.

Así, con bostezos, terminó el Gran Premio de Rusia.

-Gana BOTTAS su segunda carrera en la temporada, su novena en su historial en la F1, gracias a las imprudencias de su coequipero, pero el finlandés aprovecho bien la oportunidad y no la dejó ir.

-Al igual que el ganador, VERSTAPPEN no desperdició la circunstancias para subirse al podio en el 2º lugar. Muy buena carrera.

-Al contrario de los dos primeros, HAMILTON cometió dos errores increíbles en un séxtuple Campeón con 14 años en la F1. Lo pagó caro, pero con su tercer puesto minimizó los daños.

-Mercedes gana por séptima ocasión el GP de Rusia con siete ediciones. Dueño absoluto de Sochi.

-Muy buena carrera de PEREZ recuperando los dos lugares que perdió en la salida, corriendo sin presión y sin las mejoras que le pusieron por segundo GP consecutivo al Racing Point No. 18. Anda embalado el mexicano y está recuperando lugares en el Campeonato de Pilotos, ya está en 9º y con dos carreras menos.

-Pésima celebración de VETTEL en su 250º GP terminando 13º. Vaya temporada la del alemán.

-Excelente logro de RAIKKONEN. Alcanza a Barrichello con 323 Grandes Premios en veinte años en F1

CARRERA

53 vueltas en 1h 34m 00.364s (197.697 Km/h)

Vueltas en cabeza: HAM: 15 – BOT: 38

Vuelta Rápida: BOT Vuelta 51, 1’37’’030 (216.972)

Safety Car: 1 (1 a 5) Virtual: 1 (42)

PROXIMO

11 de octubre del 2020

GRAN PREMIO DE ALEMANIA 2020

FORMULA 1 ARAMCO GROSSER PREIS DER EIFEL 2020

Circuito: Nürburgring

60 vueltas

Longitud: 5.148 Kms

Distancia: 308.617 Kms

Récord de Vuelta: Null

Hasta la próxima Autopista

Del fogón a la boca

Utensilios y Recipientes de Cocina: el pastelero de Abuelita Tere

Las familias acostumbraban visitar mercados y tiendas en busca de novedades, y compraban los trastos de moda para uso en el servicio de mesa y cocina o simplemente para sustituir aquel que ya estaba demasiado usado o roto, por el diario trajín en el hogar. Las bases para pastel o también llamados pasteleros fueron una de esas piezas que encontraron rápida aceptación en nuestra Ciudad, ya que en muchas casas se hacían todo tipo de pasteles, bizcochos y galletas para agasajar a propios y convidados. Y exhibían en estas peculiares piezas, fabricadas con una base metálica con cubierta de cerámica o porcelana y que recibía encima domos de cristal o mosquiteros artesanales, para protegerlos de insectos y moscas.



A finales del siglo XIX y principios del XX una gran cantidad de objetos de mesa fueron importados a México directamente de los fabricantes europeos, y enviados a la Ciudad de México y otras ciudades del país, como Puebla, donde fueron ávidamente comprados y usados en los hogares. Los fabricantes se localizaban principalmente en Austria y Alemania; y los objetos fueron comercializados por tiendas especializadas, encabezadas por ‘La Sorpresa’, en la capital del país ,y en Puebla, en las famosas ‘Fábricas de Francia’ en la esquina de la actual 2 norte y 2 oriente.

Muchos de estos objetos de mesa fueron muy gustados en Puebla, y así, juegos de pasteleros, charolas y portavasos, fueron incluidos en numerosas listas de regalos de boda de los 1920’s a 1940’s. La base metálica y en su caso las agarraderas, fueron fabricados en latón plateado o en un metal muy novedoso para la época en nuestra Ciudad: el pewter. Este metal era una aleación hecha principalmente de estaño, añadido de una mínima cantidad de cobre para darle dureza y de plomo, para darle un color azulado. Sin embargo, por la toxicidad de este último, fue sustituido prontamente por antimonio o zinc.

La superficie de contacto con los alimentos era una placa de porcelana o de cerámica, muy fácil de limpiar y mantener, decorada con motivos en los estilos imperantes en la época de su fabricación, ya sea Art Nouveau desde finales del XIX y las dos primeras décadas del XX, usando motivos frutales o florales, plenos de roleos y líneas redondeadas, o Art Decó - a partir de los 1930’s y 40’s - con motivos más bien geométricos y usando líneas rectas.

Mi abuela materna había recibido de regalo para su boda en 1939 varios objetos elaborados con estas características, entre ellos, un pastelero con su juego de seis portavasos y los usaba en la mesa de comedor, cuando recibía a sus amigas por las tardes, en su casa frente del Paso Bravo. Cuando la Abuelita Tere recibía a sus amigas, los niños no podíamos interrumpir y nos mandaban al patio a corretearnos y jugar al Toro, llenando la tarde de gritos y carcajadas. Con la algarabía de los juegos, el hambre acechaba y solo nos restaba a los niños espiar que la reunión de señoras acabara, para poder asaltar el pastelero repleto de galletas y mantecadas, y la abuela nos daba sendos vasos de leche fría para acompañar, y así regresar a nuestras casas ya merendados.

Al poco tiempo de la muerte de la querida Abuelita Tere, recibimos parte del menaje de su casa, y para mi fortuna, empacados muy cuidadosamente en papel, venían el pastelero y sus seis portavasos. Así, esas tardes de juegos en la casa de los abuelos de la trece sur con mis hermanas y primos, quedarán para siempre en mi memoria.



¡Charlemos más de Gastronomía Poblana y’a darle, que es Mole de Olla’’!

#tipdeldia: Mi Abuelita Tere alegremente gustaba cantar un corto verso de la comedia musical ‘Canelita en rama’ estrenada en 1942 y que decía: ‘…andando a la Sacristía, ni hablar del peluquín…’ queriendo decir que, si alguien viene con buenas intenciones, no veamos defectos en la persona. Traigo esto a colación, porque los utensilios de la Cocina Tradicional son desechados por las jóvenes generaciones de Chefs recién salidos de las Escuelas de Gastronomía, porque prefieren los modernos artilugios usados en los restaurantes de postín: vale la pena se detengan a observar la magnífica calidad de materiales y diseños con que fueron elaborados los antiguos, para que aprendan a valorarlos.

Vida y milagros

Una de las páginas más eróticas y románticas de la literatura la escribió García Márquez en El amor en los tiempos del cólera. *

La trama de esa perfecta novela ya la saben, la larga historia de amores contrariados a lo largo de más de 50 años entre Fermina Daza y Florentino Ariza, cuyas coincidencias aparentemente desafortunadas son marcadas primero por la extrema juventud de ambos, cuando se conocen y enamoran por primera vez y los separan los prejuicios de clase, y 50 años después, por un amor impedido por los prejuicios existentes hacia el enamoramiento entre viejos.



Florentino conoce a Fermina cuando ella acaba de cumplir doce años y él tiene dieciséis. Ella es una floreciente belleza de ojos almendrados, larga trenza color miel y voz ligeramente ronca. Le gustan las flores y los animales y es capaza de identificar el olor de cualquier persona en cualquier lugar. Vive cercada por los ojos vigilantes de un padre viudo y ambicioso que desea para ella un matrimonio conveniente que pueda darle la corona social que él cree que su hija se merece, no solo por su belleza e inteligencia, sino para complacerlo a él. Florentino es pobre, extremadamente flaco, miope y de vestimenta sombría, por lo que su edad siempre será difícil de descifrar. Su enorme afición a la poesía y su gusto por escribir cartas lo ayudarán a conquistar a Fermina con la ayuda de la tía que la cuida, y que acabará ayudando a que los jóvenes se escriban y se miren durante cuatro largos años. Cuando Lorenzo Daza se entera, ordena que la tía se vaya de la casa para siempre y a Fermina la aleja mandándola a una hacienda lejana. Después de muchos meses regresará, pero el tiempo ha puesto un velo en los ojos de Fermina, quien aparentemente ha perdido la pasión que sentía por Florentino. Conocerá y se casará con el doctor más célebre y rico de la comunidad caribeña, el Doctor Juvenal Urbino, con el que sostendrá un largo duelo de poder, amor, odio y control dentro del matrimonio, uno de los tantos placeres peligrosos del amor domesticado.

Florentino, un romántico empedernido, decide esperar a Fermina y serle fiel hasta que la vida vuelva a juntarlos. Su fidelidad será solo emocional y mental, pues para superar el abandono de Fermina cultivará una sensualidad empedernida por medio de una intensa vida sexual y emocional formada por una variada lista de mujeres de todas las edades, condiciones, cuerpos y talentos, aunque en el rincón más secreto de su alma el altar es para Fermina. Durante 50 años él permanecerá soltero y desde lejos la verá vivir, tener hijos, madurar. Sabrá de su vida muchas cosas mientras él permanecerá distante y discreto. La conoce como a nadie, aunque no crucen una sola palabra. En medio de esa larga espera, Florentino prospera como empresario de la compañía fluvial del caribe y adquiere un lugar sólido, confiable y enigmático en la ciudad.

Todo esto que recuerdo y mal cuento es solo para narrarles la escena que tanto me gustó:

Una tarde, 25 años después de separarse, los dos coinciden en el restaurante más concurrido del lugar. Ella nunca lo miraba a los ojos, -"Aquella indiferencia hacia él no era más que una coraza contra el miedo". Florentino siempre está a solas en público, porque su intensa vida amorosa era secreta, al grado de que en la comunidad han llegado a creer que le gustan los hombres; esa noche se sienta en la discreta mesa que suele usar, desde donde puede observar sin ser visto. Fermina y su marido llegan acompañados por un grupo de notables y ocupan una larga mesa, que tiene como fondo un hermoso espejo antiguo. Fermina se sienta justo frente al espejo, en el que su rostro se reflejará durante toda la velada. Sus gestos, su sonrisa, la forma de mover las manos e inclinar la cabeza, todo lo que Florentino amaba en ella fueron solo para él esa noche.

Al día siguiente se presentó con el dueño del restaurante y le compró el espejo antiguo en el doble de su valor. Lo colocó en su cuarto, y desde ahí recordó a Fermina y se hizo fuerte para esperarla los 20 años que faltaban para volver a encontrarse a solas. Contra todos los prejuicios, Florentino y Fermina volverían a quererse y a entenderse, y claro, a amarse, al empezar la alta vejez. -Le enseñó lo único que tenía que aprender para el amor: que a la vida no la enseña nadie. Fue como si hubieran saltado el arduo calvario de la vida conyugal, y hubieran ido sin más vueltas al grano del amor.



*El Amor en los tiempos del Cólera



Gabriel García Márquez

Editorial Diana, 1a. edición, diciembre de 1985

Mundo Nuestro. un cuadrito ayuda para comprender el contexto del conflicto entre el gobierno federal y un medio de comunicación como la revista Nexos. No hay que decir mucho, simplemente contemplar los cuadros grandes, medianos y chicos para la complejidad de la trama y, al mismo tiempo, su insensatez. El año es el 2018, todavía Peña Nieto como presidente.



Revista Sin Permiso. Julio Rodríguez es científico, biólogo, doctor en medicina molecular, psicólogo, escritor y divulgador.

Un nuevo estudio sugiere que el uso de mascarillas podría estar reduciendo la gravedad del virus y creando inmunidad, al igual que hacen las vacunas.

El uso de mascarillas podría estar creando inmunidad a la COVID-19 de manera indirecta. También podrían favorecer el contagio de un menor número de personas, así como la aparición de síntomas más leves tras el contagio. Esta semana, la revista New England Journal of Medicine publicaba estas interesantes conclusiones.

La afirmación es sorprendente, pero la explicación es totalmente lógica. El SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19, tiene la capacidad de causar innumerables manifestaciones clínicas, que van desde la ausencia total de síntomas, hasta neumonía, síndrome de dificultad respiratoria aguda y muerte.



Los datos virológicos, epidemiológicos y ecológicos han demostrado que el uso de la mascarilla protege de la infección. Pero además, en el caso de que esta se produzca, hace que los síntomas de la enfermedad resulten más leves. Esto es así porque uno de los factores que condiciona la gravedad de la enfermedad es la carga vírica recibida. Es decir, la cantidad de partículas víricas que producen el primer contagio.

En las infecciones víricas en las que las respuestas inmunitarias del hospedador desempeñan un papel predominante en la patogénesis vírica, como es el caso del SARS-CoV-2, las dosis altas de inóculo vírico pueden colapsar y desregular las defensas inmunitarias innatas, hecho que aumenta la gravedad de la enfermedad e incluso provoca la muerte.

Así pues, como el inóculo vírico es importante para determinar la gravedad de la infección por SARS-CoV-2, las mascarillas, al actuar como un filtro que reduce la carga vírica que llega a las vías respiratorias, atenuarían el impacto clínico posterior de la enfermedad, en caso de contagio.

De confirmarse dicho supuesto, el uso universal de mascarillas podría contribuir a aumentar la proporción de infecciones asintomáticas por SARS-CoV-2 o bien que la infección cursara con una sintomatología muy leve. A mediados de julio, se estimó que la tasa de infección asintomática con SARS-CoV-2 era del 40%. Sin embargo, ahora parece que las tasas de infección asintomática son superiores al 80%, en entornos con uso de mascarilla. Ello confirmaría esta hipótesis. Asimismo, los países que han adoptado el uso de la mascarilla en toda la población han reportado menores tasas de casos graves, hospitalizaciones y fallecimientos, hecho que sugiere un cambio de infecciones sintomáticas a asintomáticas.

Otros ejemplos



En un brote ocurrido en un crucero argentino cerrado, los pasajeros recibieron mascarillas quirúrgicas y el personal mascarillas de tipo N95. La tasa de infección asintomática fue del 81% (en comparación con el 20% en brotes anteriores en cruceros sin mascarillas). Además, en dos brotes recientes en plantas procesadoras de alimentos en Estados Unidos, donde todos los trabajadores recibieron mascarillas todos los días y se les pidió que las usaran, la proporción de infecciones asintomáticas fue del 95%, con solo un 5% de contagiados con sintomatología leve o moderada. Finalmente, las tasas de letalidad en países con mascarilla obligatoria en de toda la población se han mantenido bajas, incluso con en aquellos que han sufrido la segunda ola.

Mientras esperamos los resultados de los ensayos con vacunas, las medidas de salud pública que puedan frenar las infecciones graves y hacer que la proporción de infecciones asintomáticas por SARS-CoV-2 sea mayor contribuirán a aumentar la inmunidad de toda la población, con un menor número de casos graves y muertes. Tras más de 8 meses de circulación en todo el mundo, la reinfección por SARS-CoV-2 parece ser poco común. Por consiguiente, es probable que esta inmunidad creada por asintomáticos o con síntomas leves acabe por tener el mismo efecto que la vacunación, hecho que constituye una gran noticia.

Al final parece que el uso de la mascarilla resultará mucho más importante que lo que parecía al inicio de la pandemia.



Referencias:
Facial Masking for Covid-19 — Potential for “Variolation” as We Await a Vaccine. Monica Gandhi, M.D., M.P.H. y George W. Rutherford, M.D en The New England Journal of Medicine, 8 de septiembre de 2020.

Científico, biólogo, doctor en medicina molecular, psicólogo, escritor y divulgador.

Fuente:

https://www.investigacionyciencia.es/blogs/medicina-y-biologia/27/posts/nos-estamos-haciendo-inmunes-al-coronavirus-gracias-al-uso-de-mascarillas-19023

Enero de 2015

Amo mi patria. Los volcanes espléndidos cuando amanezco. Un parque florido. Andar en bicicleta en el Parque lineal, hasta sentir que alcanzo la copa de los árboles. Amo a aquéllos que trabajan por un río Atoyac limpio. A las mujeres de la Sierra Norte de Puebla que bordan a mano las blusas de chaquira y a las que hacen del barro su oficio. La piñata que tuve por árbol navideño. La fuente iluminada de Nochebuenas. El colibrí de aleteo infinito frente a mi ventana. Una niña ya adolescente que se mece dichosa en una cuerda. El maguey que es una diosa y que ofrece esplendida el aguamiel. El muchacho que convirtió una tasa de baño en un jardín. El artesano que todavía hace balones de futbol de cuero. El maíz en sus variables rojo, amarillo y azul y las historias que de él se cuentan. La bendición de una tortilla. Amo las comidas en el jardín y el sol radiante, un poco de sombra bajo el pino. Y el mar: las mantarrayas que brincan entre las olas sin saber porqué, los delfines a un lado de la lancha, una gaviota que se posa en el lomo de una tortuga en medio del océano. Cuántos besos en esta tierra he tenido.

Amo mi patria. Y sin embargo, nos faltan 43. Cuarenta y tres jóvenes desaparecidos, presumiblemente asesinados, quemados vivos, hace cuatro meses, este 26 de enero del 2015. A un año también del fallecimiento del poeta y amigo José Emilio Pacheco, genial y apocalíptico. Pero no sabíamos, en aquél triste día de su muerte, que estábamos en efecto en las puertas del infierno. Inimaginable para él, ni para nadie, el asesinato colectivo. Quizás, me imagino, no lo hubiera resistido.

Ayotzinapa, memoria y olvido. La pelea por la historia.



–La verdad histórica --dirá el procurador de la república Jesús Murillo Karam--, es que los estudiantes están muertos, asesinados por un grupo de narcotraficantes, los Guerreros Unidos, que los confundieron como miembros de otro grupo. Fue un caso atípico.

El hecho histórico, dirán los padres de familia, es que los jóvenes están desaparecidos y que las declaraciones de algunos de los asesinos no pueden ser concluyentes. Más aún cuando no se ha querido seguir la línea de investigación sobre la participación en los acontecimientos de la policía municipal, el presidente municipal y su esposa, así como del gobernador e incluso del propio ejército, que cerró caminos y amenazó a algunos de los estudiantes que lograron escapar. El celular de uno de los jóvenes sonó después del presumible asesinato de los muchachos, dentro de las instalaciones del 27 batallón del ejército. Y no es un caso atípico, dijeron, en México hay miles de desaparecidos. E irán en febrero los padres de familia, campesinos pobres la mayor parte de ellos, a demandar al gobierno de México en las instancias internacionales por la desaparición forzada de los muchachos.

En mi opinión, el hecho histórico es que éstos jóvenes y sus padres no buscaban protagonismo alguno en la historia nacional. Sólo querían ir a un mitin y mejoras para su normal. Nadie hasta ahora duda de su inocencia. Su desaparición, muy probablemente su muerte, destapó sin embargo el gran drama del país: el posible involucramiento del Estado, por lo menos de algunos sectores del mismo, con el narcotráfico. Un sistema de justicia que se tambalea: sin juicios penales contra policías y políticos involucrados en el caso Ayotzinapa y con la impunidad ante los ojos de todos de un Raúl Salinas de Gortari que se pasea en un BMW, para recordarnos quién manda ahora. Pareciera que la imagen certera de la justicia en México, en aquél mural de José Clemente Orozco en la Escuela Nacional Preparatoria, con la balanza de la Ley prostituida, vuelve a repetirse. Porque no es posible que el negocio de la amapola en Iguala, de miles de millones de pesos, desfile por México, sin el conocimiento e incluso contubernio de las autoridades, por lo menos locales.



José Clemente Orozco (1833-1949) La ley y la justicia, 1923-1924 Fresco. Escuela Nacional Preparatoria (Antiguo Colegio de San Idelfonso)



Crimen que no se aclara y se castiga debidamente, se repite, dije en mi artículo anterior. Y sí, ahí tenemos de nuevo al periodista veracruzano Moisés Sánchez asesinado por órdenes del director de la policía municipal de Medellín, Martín López Meneses y por instrucciones del presidente municipal del PAN, Omar Cruz Reyes. Y a los policías del estado de Tlaxcala, dirigiendo a las bandas de secuestradores.

De actuar con justicia en el caso Atoyzinapa, el presidente Enrique Peña Nieto (quizás con minúsculas) puede convertirse en un líder moral, que lo ayudaría incluso a la aplicación de sus reformas, a las que apuesta su popularidad. De lo contrario Peña Nieto pasará a la historia con un pie en la ignominia. Pero no parece importarle, preso en su propio espejo que no lo deja verse a sí mismo, salvo en las declaraciones de sus allegados.

Foto de Emma Yanes Rizo



Amo mi patria. La marcha en la ciudad de México de miles y miles de compatriotas este 26 de enero (a pesar de que estaban cerradas las estaciones aledañas al zócalo y Reforma del Metro y Metrobus), sin mayor objetivo que negarse al horror. Son muy jóvenes las muchachas que una a una, llevan a la altura del pecho colgada a su vez la foto de cada uno de los 43 jóvenes. Y no hay mejor pancarta que aquélla de una figura que busca abrazar un cuerpo inexistente. ¿Dónde están?, las cenizas, las ropas, las mochilas, los teléfonos, algo más que un diente.

Memoria y olvido. Y aquéllos que nunca pensaron entrar en la historia nacional, seguirán vivos. Tal vez como los protagonistas de la rebelión de Tomochic, durante el porfiriato, que inmortalizó el escritor Heriberto Frías. Y un nuevo mural quizás se dedique a su vez a la atrocidad del Estado.

Memoria y olvido. Siempre podremos elegir recordar día a día a los 43 muchachos desaparecidos y a nuestro gran literato José Emilio Pacheco.

(En nuestra siguiente colaboración volveremos a contar la historia de cada uno de éstos jóvenes).

David Alfaro Siqueiros, detalle.

Mundo Nuestro

Ayotzinapa: cómo duele esta noche México

Se cumple un año de los sucesos ocurridos en Iguala con el asesinato y desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal rural Isidro Burgos, en Ayotzinapa, Guerrero.



En Mundo Nuestro unos días después, en aquel otoño ingrato de en México:

Tuvieron tiempo. Una por una, casi trazada por un rotulista. Es la manta del escarnio del Estado que nos identifica. No es la manta escrita por unos sicarios para dejarla colgada en un puente cualquiera. Han escogido la pintura: en rojo el destinatario (GOBIERNO FEDERAL Y ESTATAL Y A TODOS LOS QUE…), en negro la demanda precisa (SE LES EXIGE QUE LIBEREN A LOS 22 POLICÍAS QUE…) y la consecuencia de no cumplirla (EMPEZAREMOS A PONER NOMBRES DE LA GENTE QUE NOS APOYABA DEL GOBIERNO…). Ya matar es lo de menos, su ultimátum va para nombres y apellidos adivinados en escritorios y en abonos mensuales de funcionarios y políticos involucrados.

Y la firma atentamente GU (Guerreros Unidos), que por la manta ya no es un grupo más del crimen organizado. Le ha dado un toque histórico muy de la región a ese concepto iluminado que no resuelve batallas ideológicas ni disputas nacionales.

“Ya empezó la guerra”

¿De dónde esta violencia inaudita? Se vive una guerra civil a fogonazos, y no queremos verla. Hace mucho que el país se levantó en armas, y no para la revolución imaginada en los sesenta, allá mismo en Guerrero, aniquilada sin vacilación por un Estado mexicano implacable y cruel. Cuarenta años después despertamos para comprender que las guerras civiles no necesitan causa. Cómo duele esta noche México.



Domingo, 27 Septiembre 2020 00:00

Hasta encontrarles: seis años sin 43

Ibero Puebla

  • yotzinapa representa todas las causas que creen en una verdadera transformación del país, donde la macrocriminalidad y la violación a los derechos humanos deje de ser un imperativo en el diario vivir.

Los pasillos silentes de la IBERO Puebla comienzan a acostumbrarse al murmullo propio de la vida después del encierro. La COVID-19 tendrá estragos que tomará años sanar, pero la hipervelocidad del día a día nos obliga a dar celeridad al duelo y retomar la vida en el espacio público. De a poco, una fracción de la Comunidad Universitaria regresa al campus para averiguar cómo vivir juntos otra vez.



Desde las oficinas del tercer piso, una pequeña comitiva se dirige al Foro de las Artes Guillermo Cabello. El seno de la tertulia universitaria se ha convertido en el escenario ideal de la expresión humana que denuncia lo injusto, reclama lo esencial y reivindica lo comunitario.

Por ese motivo, el espacio coloquialmente conocido como el cenicero (mote otorgado por su constitución en cuadrilátero a profundidad) fue elegido para acompañar la lucha de madres y padres que, desde hace seis años, exigen respuestas sobre el paradero de sus hijos desaparecidos.

La nueva normalidad abraza las viejas luchas. México, un país cuya historia encarna el conflicto permanente, tiene muchas deudas con sus hijas e hijos sistemáticamente olvidados. La numeraria nacional ha convertido el número 43 en un icono polisémico: hartazgo, temor, represión, impunidad y violencia; pero también memoria, lucha, unión y luz.



Cinco colaboradores de la Universidad Jesuita se encargan de que la fecha no pase de largo en una época en la que el tiempo significa poca cosa. Con flores coloridas que se rehúsan a asumir que el otoño ha llegado, las y los integrantes de la comitiva forman el número insignia de una causa que emanó de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero.



El reencuentro entre el personal evoca unas cuantas palabras de camaradería que la frialdad del Internet no es capaz de soslayar. En otros tiempos, el acto de memoria hubiese sido distinto. Con las y los estudiantes como protagonistas, el fatídico aniversario ha sido recordado con instalaciones, lecturas, testimonios, consignas y una vocalización reverberante propia de quien piensa: ese pude haber sido yo.

__________________________________________________________________________________________________

Abel, Abelardo, Adán, Alexander, Antonio, Benjamín, Bernardo, Carlos Iván, Carlos Lorenzo, César Manuel, Christian Alfonso, Christian Tomás, Cutberto, Dorian, Emiliano Alen, Everardo, Felipe, Giovanni, Israel, Israel, Jesús Jovany.

__________________________________________________________________________________________________

Tan sólo el año pasado, doña Hilda Hernández Rivera y don Mario César González, padres de César Manuel González Hernández, fueron recibidos por la Comunidad IBERO Puebla para conmemorar el quinto aniversario de la desaparición forzada. El padre, conmovido, pronunció una sentencia que caló hondo en el auditorio: Nos unió un dolor desesperante. No sé si existe dios, pero hoy creo nos merecemos la esperanza de encontrarlos vivos.

Los primeros cuatro años posteriores al siniestro representaron un intento empedernido de los poderes fácticos por imponer una verdad histórica para vetar el caso como se ha hecho con incontables crímenes impunes. Ahora, a dos años de la llamada Cuarta Transformación, el discurso oficial se inclina a favor de la verdad verdadera, pero las acciones sustanciales no salen más allá de Palacio Nacional.

Con nubes clausurando la tarde soleada, la comitiva se disuelve con solemnidad. La jornada laboral de viernes vive sus últimos instantes y la Universidad vuelve a quedarse vacía, a la espera de que sus estudiantes vuelvan. Que todos los estudiantes vuelvan. Mientras tanto, las primeras gotas de lluvia acarician las flores que sobresalen del frío concreto.

__________________________________________________________________________________________________

Jhosivani, Jonás, Jorge, Jorge Aníbal, Jorge Antonio, Jorge Luis, José Ángel, José Ángel, José Eduardo, José Luis, Julio César, Leonel, Luis Ángel, Luis Ángel, Magdaleno Rubén, Marcial, Marco Antonio, Martín Getsemany, Mauricio, Miguel Ángel, Miguel Ángel y Saúl.

__________________________________________________________________________________________________

Las fotografías; las butacas vacías; las instalaciones con ropa; los tendederos; la intervención en los árboles; las infografías; los pases de lista; el grito, y el silencio. Todo existe y vive en el campus de la IBERO Puebla y en cada rincón del país donde alguien haya dicho basta al miedo.

Al día siguiente, los actos de memoria se reanudan desde el escenario característico de la covidianidad. En una videoconferencia, un nuevo grupo de académicas de la Universidad Jesuita se suman a las actividades con la intención de recordar que los crímenes son mucho más que gráficas, porcentajes y tinta deleble en los tabloides.

La Dra. Marcela Ibarra Mateos lee un poema de su autoría: Mamá, si desaparezco, ¿a dónde voy? Nadie sabe con certeza lo que aguarda al otro lado del rapto, pero la directora del Laboratorio de Innovación Económica y Social (LAINES) de la IBERO Puebla sabe lo que haría: Gritaría los nombres de todos aquellos que sí han desaparecido () Y querría, hijo, que todos ellos no tuvieran miedo, porque todos los buscamos.

Los 43, como las más de 73,000 personas desaparecidas en México, son una antología de sueños, anhelos, esperanzas y metas truncadas por un sistema que les ha dado la espalda. Por eso se les nombra: para reivindicar su humanidad. Las catedráticas llaman a cada uno de los normalistas por sus nombres de pila y apellidos; acto seguido, dicen presente.

Termina el pase de lista y toda la audiencia congregada virtualmente repite las consignas emblemáticas de una nueva generación en resistencia. Se enumera del 1 al 43 con la intención de rememorar cada una de las veces que el suelo ha retumbado ésta y más causas sociales en poco más de media década. Con las gargantas semienmudecidas y un ligero escalofrío, llega la exigencia epítome de la jornada sabatina: “¡justicia!.

Seguiremos hasta encontrarles.

Ver cápsula conmemorativa en el siguiente link: https://www.youtube.com/watch?v=N_9dyA9NQuA&feature=youtu.be

BUAP Investigación



Mundo Nuestro. Ella es Karla María Rubio Nava, joven científica mexicana egresada de la BUAP. Aquí un resumen de su trayectoria.

La Doctora Karla Rubio con su mentor el Doctor Guillermo Barreto, del Instituto Max Planck de Investigación del Corazón y los Pulmones (MPI-HLR).

Por su desempeño y contribuciones científicas para futuros enfoques traslacionales en enfermedades pulmonares humanas, la doctora Karla María Rubio Nava, egresada de la Maestría en Ciencias Fisiológicas de la BUAP, fue distinguida como ganadora única en Investigación Básica del Premio de Neumología 2020, el cual se otorga anualmente a un investigador de entre todos los países germano-parlantes, por parte de la Sociedad Alemana de Neumología y Medicina Respiratoria (Deutsche Gesellschaft für Pneumologie und Beatmungsmedizin, DGP, por sus siglas en alemán).

Con este reconocimiento, la científica de origen mexicano, quien se formó en la BUAP desde sus estudios de educación media superior hasta posgrado, ha sido premiada en los últimos seis meses por tres veces consecutivas por fundaciones científicas y médicas de Alemania.



Su trabajo “Inactivation of nuclear histone deacetylases by EP300 disrupts the MiCEE complex in Idiopathic Pulmonary Fibrosis”, publicado en 2019 en la revista Nature Communications, con el cual ganó el Premio de Neumología 2020, también fue distinguido con el Von Behring-Röntgen Young Talent Award 2019, de la Fundación von Behring-Röntgen, en octubre de 2019, con el cual se convirtió en la primera mexicana en ingresar al grupo de 20 científicos sobresalientes que han obtenido el reconocimiento de la fundación germana. Así también, en diciembre de ese mismo año fue galardonada con el Premio a la Mejor Investigación en Innovación Médica, en Giessen, Alemania.

Karla María Rubio Nava, quien estudió en la preparatoria Emiliano Zapata, la Licenciatura en Biomedicina, en la Facultad de Medicina, y la Maestría en Ciencias Fisiológicas, en el Instituto de Fisiología, de donde egresó en 2011 con honores, obtuvo su doctorado en Ciencias Naturales, también con honores (Dr. rer. nat. Magna Cum Laude), en la Universidad Justus Liebig de Giessen, Alemania, en 2018.

Actualmente trabaja como investigadora postdoctoral en el laboratorio del doctor Guillermo Barreto, en el Instituto Max Planck de Investigación del Corazón y los Pulmones (MPI-HLR), y la Unidad de Investigación Gly-CREET de la Université-Paris Créteil (UPEC), en Francia. En su laboratorio se ha centrado en los mecanismos epigenéticos, es decir, los cambios patogénicos en la expresión génica que no implican modificaciones en la propia secuencia del ADN, responsables de las enfermedades humanas, con una implicación social relevante en Europa y en América.



La experiencia científica de Karla María Rubio Nava incluye el establecimiento de modelos in vitro, in vivo y ex vivo de enfermedades pulmonares humanas, así como enfoques de secuenciación de próxima generación que han proporcionado paneles únicos de blancos terapéuticos en el núcleo de las células que aún no han sido objeto de enfoques farmacológicos.

BUAP Investigación

III Foro de Desarrollo y Medio Ambiente en México / "Políticas Ambientales en la 4ta. Transformación".12-14 horas, 23 de septiembre 2020.Pueden verlo en la página Facebook del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades o en la plataforma Zoom en la liga indicada en el cartel. Los que hagan uso de la plataforma favor de entrar a las 11.55.



Página 1 de 161