Universidades

Universidades

Suspendisse at libero porttitor nisi aliquet vulputate vitae at velit. Aliquam eget arcu magna, vel congue dui. Nunc auctor mauris tempor leo aliquam vel porta ante sodales. Nulla facilisi. In accumsan mattis odio vel luctus. Fusce egestas, augue in fermentum euismod, quam ante mattis lorem, a tempor ipsum mi sed elit.

Mundo Nuestro. La mañana de este miércoles 8 de enero los universitarios de la BUAP han defendido en un desplegado público la autonomía de la institución frente los poderes del Estado, el Congreso y, sin nombrarlo, el gobernador Miguel Barbosa. Y lo han hecho con expresiones severas contra el órgano de fiscalización del congreso estatal, la llamada Auditoría Superior del Estado: la "auditoría preventiva", como la denominó dicho órgano, es un acto inusual e ilegal, que usurpa funciones y tiene fines ajenos a los de la fiscalización. "La universidad --dicen los líderes de los 43 cuerpos académicos--, está abierta al escrutinio, pero no a la arbitrariedad." Es su facultad y es su responsabilidad gobernarse a sí misma, afirman en una primera frase, y enfrentan así la agresión contra la autonomía universitaria.

No es cualquier asunto el que se dirime, y vale acudir a la historia para entender lo que se juega la sociedad poblana con este proceso desestabilizador de la más importante institución de educación superior en Puebla, y las consecuencias que puede tener esta intervención de la autoridad estatal en los meses por venir. Ahí están los hechos de 1989-1990, con el asesinato de un profesor universitario en el contexto de la intromisión ilegal del gobierno de Mariano Piña Olaya en la vida de la universidad. La discusión por el rumbo de la más importante institución pública que tenemos, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, resuelto no por la vía democrática sino por la intromisión ilegal de un gobierno autoritario.

La pregunta en la superficie: ¿qué busca el gobernador Miguel Barbosa con este acto? ¿Por qué utiliza una vez más el garrote de la fiscalización como instrumento de control político? A la vista está que, como lo indican los directores en su desplegado, hay un fin político ajeno al ánimo serio del escrutinio del uso de los recursos patrimoniales y financieros de la institución, que son públicos. ¿Cuál es ese fin? La pregunta no la hacemos al instrumento --Gabriel Biestro y los diputados afines al gobierno, cuyo comportamiento reciente bien que recuerda la vergonzosa etapa morenovallista--, sino al propio gobernador Miguel Barbosa. ¿Cuál es el propósito de minar así un campo político, de suyo complejo y contradictorio, como el de la universidad pública?

La pregunta de fondo: ¿cuál es el papel de la universidad pública y cuáles deben ser los términos de una relación inteligente y democrática con los poderes del Estado y con la sociedad? ¿No debería ser esa la discusión estratégica a promover por un nuevo gobierno como este, que se planta como promotor de un cambio histórico de régimen? Nunca esperamos una iniciativa así de parte de un personaje de vena antidemocrática como Moreno Valle, pero sí de un gobierno que tuvo su origen en un movimiento de transformación social expresado en la elección presidencial del 2018. El gobierno de Miguel Barbosa, con acciones como la denunciada por los universitarios, recuerda más a lo que parece ser su matriz fundamental:el priismo autoritario representado en su momento por gobernadores como Manuel Bartlett, Melquiades Morales y Mario Marín.



Creemos que nuestra labor como periodistas debe respaldar acciones de defensa de la universidad pública contra los actos autoritarios del Estado representado por el gobernador de Puebla. La sociedad poblana se merece una mejor discusión de los asuntos públicos.

Mundo Nuestro. Mario Patrón entrevistado por Sergio Mastretta. El tema, la construcción de un proyecto de Estado colectivo, visualizado en la Agenda Institucional dada a conocer en agosto pasado, recién arrancó el nuevo rectorado a cargo de Mario Patrón Sánchez, un laico que toma el mando para los siguientes años en la historia de la universidad jesuita en Puebla. Y el planteamiento es directo: la universidad tiene que incidir en la realidad, tiene que proponer alternativas. Frente a una sociedad replegada no hay otra ruta para las universidades que su repolitización.



Resaltados de la entrevista:

+ La universidad jesuita se explica en la trascendencia de incidir en la realidad. Esa es la idea: incidir en el espacio público.

+ La Ibero jugó un papel relevante en el morenovallismo, fue prácticamente la única universidad que revindicó su autonomía acerca del poder público.



+ Tiene la agenda una vocación, primero, de dirigirse al poder público, sobre todo advirtiendo que en un cambio de gobierno puede haber oportunidades y márgenes de acción para trasformar la realidad.

+ Ante la idea de programa de gobierno planteamos una ruta de transformación.

+ Del programa de gobierno de Miguel Barbosa no vemos un esbozo creado, no vemos hasta ahora un plan de gobierno que conjunte todas las piezas.



+ Nuestro enfoque de la pobreza es que la estrategia tiene que ser combatir la desigualdad.

+ No sólo el diagnóstico, también propuestas de cambio. ¿cómo construimos el medio y como generamos alternativas desde nuestra identidad universitaria?

+ La sociedad está replegada, los empresarios, las universidades, publicas y privadas, están replegadas.

+ Quiero jóvenes conscientes del mundo en el que viven, y desde cada trinchera, que ellos escojan, que sepan que lo pueden hacer sin ser corruptos, que lo pueden hacer con igualdad social.

+ El sector educativo en México puede irse convirtiendo paulatinamente en una plataforma social y política. Hay que repolitizar las universidades, no desde la perspectiva de los partidos políticos y de los mafiosos de la política,sino desde nuestra perspectiva universitaria.

La entrevista en texto:

Sergio Mastretta: Tienes una trayectoria larga de derechos humanos y muy cerca de la compañía de Jesús, me parece que es una noticia muy importante que la universidad a la hora de decidir por un rector no jesuita, histórico también, tenía tiempo que no sucedía, pues trae a una persona con tu trayectoria, me parece importante decirlo. Pero el tema fundamental hoy es el de la agenda institucional y hay un lado que la leí y me llamó mucho la atención. Ustedes utilizan tres palabras: descripción, comprensión, acción y es justo lo que yo pienso debe ser el periodismo. Es decir, escribir muy bien la realidad, comprenderla y actuar en consecuencia, no quedarse no más viendo, sucede con esta agenda. Con esta agenda, si ves un papel interventor de la universidad.

Mario Patrón: Esa es la idea. La agenda no se hace en cualquier momento, se hace en un momento en donde Puebla había tenido un tránsito de dos procesos electorales en un año, cinco gobernadores en un año y finalmente asume el poder Miguel Barbosa. Los cambios políticos pueden ser tiempos para generar oportunidades y también riesgos. Entonces la Ibero, tu sabes que nuestra identidad jesuita nos hace entender la calidad académica como la pertenencia social y eso nos lleva a generar estrategias de incidencia en el mundo de la realidad más allá del gabinete académico, entonces lo que hacen los académicos de la Ibero es poner sobre la mesa el acerbo y trabajo de muchos años atrás, hacen una definición de ejes temáticos que no son todos, sólo los que conocen la universidad y son los que ubicamos nosotros que en orden de prioridad se deberían de ir atendiendo pero no quiere decir que son los únicos y que la agenda es taxativa ni nada de eso. ¿Qué buscamos? No generar estrategias que puedan ser calificadas como orgullo académico, por eso surgen, por eso es una publicación simple, sencilla, concreta, en dónde como tu dices, viene un diagnóstico de esfuerzos que no está enciclopédico. Nuestra posición institucional sobre ese diagnóstico y luego vienen alternativas de cambios. Lo que busca la Ibero es: ocupar un espacio en el debate público en dónde somos congruentes con nuestra identidad jesuita y entonces entendemos que el trabajo de docencia, el trabajo de investigación, el trabajo académico es para los estudiantes en principio, pero es para la sociedad en su conjunto en la medida en que queremos transformarlo, bien decía Ellacuría, justo en el contexto de los mártires de la EUCA, decía que la universidad jesuita se explica así, solo así, en la trascendencia de incidir en la realidad. Como tu sabes, la Ibero jugó un papel relevante en el morenovallismo, fue prácticamente la única universidad que revindicó su autonomía acerca del poder público.

SM: Así es.

MP: Y en ese sentido fue un espacio para muchas personas que fueron perseguidas Sergio, para defensores comunitarios, para abogados que defendían causas legítimas, que en algún momento fueron perseguidos, entonces también para mi era ser congruente con la trayectoria que deja el rector anterior, tiene todos mis respetos, pero sobre todo con la trayectoria que han construido mis colegas de la institución. Yo soy muy consciente de los logros obtenidos, y que la universidad no se explica por los seis meses que llevo. Se explica históricamente la universidad en sus 36 años. Esa es la idea: incidir en el espacio público.

SM: Estoy de acuerdo contigo en que la universidad tiene que cumplir ese papel, y creo que sí es un paso adelante porque en la sociedad poblana estábamos a la defensiva, con un gobernador autoritario que le quita tal cual, las agendas ¿no?

MP: Exacto.

SM: Ese paso, la universidad lo dio delante y aquí es lo que hay que atender. ¿En qué medida esto ha sido asimilado por la institución, es decir, por sus maestros, por los estudiantes, por los intelectuales de la universidad? Porque tienen que salir a la calle a alegar por su agenda. Entonces ¿qué defiende tu idea?

MP: Es un producto de un proceso de los propios colaboradores de la universidad, entonces también digamos representa parte de nuestro ADN e identidad académica, quiero decir. Ahora, tiene la agenda una vocación, primero de dirigirse al poder público, sobre todo advirtiendo que en un cambio de gobierno puede haber oportunidades y márgenes de acción para trasformar la realidad. Estuvo aquí el gobernador, es la única universidad que ha visitado Miguel Barbosa. Le presentamos un extracto y a partir de ahí se generó un mecanismo de seguimiento en dónde el secretario de educación juega como lazo de la universidad para presentar la agenda a los secretarios de los ejes temáticos que desarrollamos ¿no? Tenemos un desarrollo sobre violencia e inseguridad, sin duda nos queremos sentar con el vicealmirante Amézaga para presentar el plan. Hicimos lo propio con la Secretaria de Medio Ambiente, tenemos un capítulo de política ambiental, por ejemplo, ¿no? Entonces digamos que eso sigue su curso y en realidad es eso, que esto sea útil para el público que en determinado momento quisiera subir de manera seria una agenda de trasformación. Ahora, hay temas que son complejos Sergio, como la inseguridad, que no solo necesitas al poder público, necesitas que se sume el poder privado, necesitas que se sume la sociedad civil, necesitas que se sumen otros sectores preponderantes como la iglesia, por ejemplo. Nuestra intención ha sido preservar la agenda también, del poder privado ¿no? Es algo que un día conoces. Con la COPARMEX, con el club de empresarios de Puebla, por ejemplo, tenemos ya fecha para el consejo de club de empresarios para febrero del próximo año, estaremos presentando la agenda. Se ha hablado con Don Víctor, el arzobispo de Puebla, en donde su idea es presentársela a su pastoral ¿no? No sólo a él, y eso tipo contacto, sino a toda su plataforma pastoral porque es una oportunidad a través de los párrocos de que esto llegue a la gente de aquí, y no sólo la gente de aquí, también la gente que está viviendo las realidades que vivimos aquí, Sergio. Entonces, marca un camino de inicio, la agenda, en donde la idea es ir profundizando paulatinamente en la medida en que los factores se quieran ir sumando.

SM: Entonces, la universidad esta planteando un programa de gobierno, en la práctica.

MP: De cualquier manera, planteamos una ruta de trasformación.

SM: ¿Suena bien en el actual gobierno?

MP: No veo aún que este gobierno se asiente, ciertamente es poco, estará cumpliendo cuatro meses ¿no? Este gobierno.

SM: Yo no veo un documento escrito así.

MP: No, incluso entiendo que apenas están trabajando el plan estatal de desarrollo. Aún no hay un esbozo creado, por ejemplo, en políticas públicas de seguridad, por ejemplo ¿no? Tampoco hay un esbozo de una agenda democrática, ciertamente hay la construcción de una ley de participación ciudadana que concentra una buena base, pero digamos no vemos hasta ahora un plan de gobierno que conjunte todas estas piezas.

SM: A mi si me llama la atención porque Barbosa quiso ser gobernador desde el año pasado, debería tener él una agenda clara, yo no la veo que la presente. ¿En qué medida, concretamente el gobernador Barbosa está asimilando esta agenda de ustedes?

MP: Fue un buen signo político que viniera a la universidad, creo que es un buen signo político que pudiéramos generar un mecanismo de seguimiento del procesamiento de la agenda, pero tú sabes que en política las cosas se pueden quedar en el aire o pueden ir a la realidad de los hechos, entonces yo te diría que las monedas están en el aire.

SM: A ver, estoy buscando aquí la lista que ustedes hicieron porque si algo necesita una sociedad como la nuestra es encontrar rutas de salida a problemas muy graves…

MP: A problemas muy complejos. De progreso y desigualdad. Nuestro enfoque es Puebla está en los cinco primeros estados más pobres ¿sí? Y no necesariamente porque no se genere ingreso y riqueza sino por la desigualdad, entonces nuestro enfoque de la pobreza es que nuestra estrategia tendría que ser combatir la desigualdad. Además de que esta en el ranking de los cinco estados más pobres, pero es cierto que tenemos la ciudad más desigual en todo el país. Eso es un reflejo de todo el estado en su conjunto. Hablábamos hace unos minutos antes de empezar la entrevista de la Sierra Norte, que es clave, pero con una perspectiva de desarrollo sustentable, con una perspectiva que no mercantilice el desarrollo común de los pueblos en dónde haya mercancía y producción del mercado sino con estrategias de economía solidarias y aquí viene: En donde la idea es focalizar y electrizar el crecimiento a partir de las propias capacidades y herramientas de las personas.

SM: Ya que planteas el problema de la Sierra, una de las preocupaciones que tengo yo tiene que ver con ella. Y son los proyectos industriales. ¿En qué medida oponerse a un proyecto industrial te puede generar a ti problemas como universidad con los empresarios que los respaldan? ¿Cómo te encargas de esa contradicción?

MP: Justo tiene cuestiones institucionales que el gobierno tiene que apostar por el concepto del a justicia ambiental. Es un proceso amplio, complejo porque si incorpora una visión de desarrollo, pero una visión de desarrollo que parte de los mismos pueblos, que no es impuesta desde afuera hacia adentro y que privilegia a las ganancias de inversionistas. Nos parece que seguir poniendo la disyuntiva en que solamente pueda haber desarrollo privatizando el agua que es un bien común, pegándole a los bosques que es un bien común, pegándole al subsuelo que es un buen común ¿no?, estoy hablando de la industria excesiva. Me parece que eso hace el desarrollo sea efímero y que sea solo para algunos cuantos. Y tenemos hoy problemas de degradación globales: cada vez más hay escases de agua, menor calidad de aire, menos remansos y reductos que son pulmones no solo del país sino a nivel global. Entonces nuestra perspectiva es el enfoque de desarrollo o en aras de justificar el desarrollo, no pueden afectar al bien común. En febrero el Padre Arturo Sosa, nuestro padre general de la Compañía de Jesús, sacó las preferencias apostólicas que como tu sabes son preferencias pero que marcan de alguna manera un rumbo para los siguientes diez años de toda la organización. Bueno, una de esas preferencias apostólicas es el cuidado de la casa común. Porque estamos convencidos de que si no cuidamos la casa común, lo que van a vivir estos muchachos que hoy están estudiando en la Ibero, pero los que vienen detrás de ellos también, pues va a ser en condiciones mucho más complejas. Lo mismo hablamos con el tema de la inseguridad. Los chicos que hoy entran al primer semestre de la Ibero nunca vivieron en un mundo en paz como vivimos tu y yo ¿sí? Que se podía viajar de noche, que se podía socializar con los amigos en la calle, que se podía jugar en la vía pública como pata de perro, era otro mundo ¿No? Hoy pareciera que en Puebla se vive seguro en fraccionamientos cerrados. ¿No? ¿Cuál es el problema? Que tenemos grandes retos de formación y solo las ocupamos en el apartado de seguridad y violencia. Porque estos chicos que hoy entran a nuestras carreras en realidad ya han ido normalizando la violencia. En realidad, han ido viviendo en un entorno que fue muy distinto al que vivimos nosotros. Entonces eso es muy perjudical porque cuando tú los expones a la realidad, es una realidad muy cruel. Todavía en 2006 teníamos una tasa de 11 homicidios por cada cien mil habitantes. Hoy tenemos 25. Y estamos a mas de mil homicidios por año. Es una locura. De 2007 a abril del 2018 tuvimos más de ciento cincuenta mil muertes violentas en este país. ¿No? Entonces ¿qué es lo que pasa? Los estudiantes y los jóvenes se retraen, porque es una realidad muy caótica, es una realidad muy compleja. Por eso es por lo que la Ibero asume la responsabilidad, haciendo el diagnóstico, pero también asumiendo una posición, pero también haciendo propuestas de cambio porque entendemos que lo nuestro es: ¿cómo construimos el medio y como generamos alternativas desde nuestra identidad universitaria? Por que todos estos jóvenes que estamos formando, como tú te formaste hace años, se van a tener que topar con esas realidades. Probablemente a ti y a mi no nos tocará ver algunas de estas trasformaciones, pero a ellos sí.

SM: Entonces la universidad da un paso adelante y dice: señores y señoras hay que exigir los temas públicos. Da una perspectiva que no la están ofreciendo otros ámbitos. El gobierno no lo ofrece. Yo me volteó y digo: “Quién sabe que quiera este gobierno” ¿No? Los empresarios van más o menos igual.

MP: Están replegados ¿no? Y las universidades, las públicas y las privadas están replegadas.

SM: ¿En qué medida ustedes como actores que elijan, la universidad quiere involucrarse, quiere intervenir?, ¿Le están dando el peso suficiente para verdaderamente construir una discusión pública de vista a lo ajeno? ¿Cómo lo están haciendo?

MP: Como yo te decía, hemos invertido…

SM: Me hablaste de algunas reuniones ¿Cómo va a aterrizar eso? Por ejemplo, con el gobierno, con la propia universidad pública, con las otras instituciones.

MP: Mira yo creo que la identidad de la Ibero primero nos tendía que vincular con la Universidad Pública, parte del problema histórico con la Universidad Pública es que ha sido cooptada por el poder político. No estoy diciendo que hoy eso sucede con la BUAP, incluso hay una diferencia, pero incluso también lo ubicamos con las Universidades privadas, la Anáhuac, la UDSLA, el propio TEC, que a pesar de ser competidores sanos en un mismo mercado hay ejes trasversales que nos deben de vincular como la seguridad o el cuidado del medio ambiente, en fin. Entonces la idea por lo menos de la Ibero si es participar en el entorno de espacio público, yo creo que todavía es muy pronto para hacer sumas y restas de este nuevo gobierno, yo todavía tengo esperanzas de que esta agenda haya posibilidad de presentárselas sino a todos, a casi todos. Por ejemplo, tenemos un capítulo de revisión de cuentas y anticorrupción. Tu has hecho investigaciones que tienen que ver con estos temas. Eso sería clave para presentársela a la secretaría de finanzas ¿verdad? Es muy importante porque ahí establecemos propuestas de como fortalecer a los organismos autónomos que hacen su participación y que en otros momentos fueron cortados por el poder público. Pero hay otros temas como el envejecimiento poblacional. Dirás: ¡Qué tema tan raro! Nosotros vemos que, si este tema no se empieza a tratar ahora, no vamos a estar preparados cuando tengamos más adultos mayores que jóvenes en esta ciudad. Y eso significa repensar en trasporte, repensar la accesibilidad a servicios como salud, educación y claro que eso tendríamos la intención de presentárselo al secretario de obras, al secretario de infraestructura. Ojalá haya esa oportunidad. Y ojalá también el poder privado, los empresarios asuman una posición energética, que acudan al espacio público.

SM: Te pongo un ejemplo que ilustre bien lo que estamos discutiendo. Este conflicto que se ha dado recientemente en el ámbito de Huejotzingo, en el municipio de Juan C. Bonilla, y los industriales que hace treinta años que existe la ciudad textil. ¿Cómo se resuelve sin que el gobierno acuda sin que recurra a lo que recurrieron los otros gobiernos: ¿a los garrotazos, a las expulsiones de los que no aceptan las propuestas del gobierno? ¿Puede la universidad convertirse en un interlocutor ahí? “Paremos el carro y discutamos a fondo”

MP: Mira, en ese conflicto en particular no lo hemos hecho, tuvimos la semana pasada, esta semana, un congreso sobre recursos hídricos del Atoyac, y tuvimos las dos perspectivas, la de los textileros y la de las personas de las comunidades. Ahí hubo un acto diferenciador, que hubo una persona, una mujer que hizo pasar la definición de la universidad distorsionó un poco el ambiente sobre el papel que podría jugar la universidad. Te pongo otro ejemplo, hay comunidades que revindican su derecho al agua frente a una posible hidroeléctrica de Walmart. Hemos estado al tanto del tema y activamente la universidad, asesoramos, pero también hemos jugado un papel público frente al poder y entonces hemos logrado que la Secretaría del Medio Ambiente les abra las puertas, los reciba y generen un proceso de trabajo, o el secretario de cultura, también porque están en juego patrimonios de la humanidad.

SM: No puedes tocar el tema de las industrias de la Sierra Norte sin tratar el tema del medio ambiente y biodiversidad, cultura y pueblos originarios. Podemos encontrar todos los temas que ustedes plantean en la agenda. Nada más para un conflicto así, entonces cerrando la conversación. ¿En qué medida la universidad está siendo consciente de la Caja de Pandora que abrió? Es decir, ¿Tiene los recursos la universidad? ¿Puede atender a todo eso? No el gobierno, la universidad. ¿Dónde va a poner las prioridades? ¿Con qué fuerza va a poner una cosa sobre otra? ¿Por dónde?

MP: Lo que pasa es que son sectores Sergio. Yo creo que frente al poder público nuestro papel sigue siendo convocar, criticar, no necesariamente desde una perspectiva contestaria, cuando haya que ser reactivos somos reactivos, pasó con el tema de las tarifas de trasporte. Fuimos nosotros los que propusimos que hubiese tarifas diferenciadas, luego se logró y tuvimos que ser contestatarios. Pero sobre todo somos críticos propositivos respecto del poder público. Ahora, frente a la sociedad y entorno al despojo y la injusticia social, nuestra identidad universitaria, nos invoca que tenemos que acompañar, en la medida de nuestras posibilidades, siendo responsables con los actores sociales ¿no? Y poniendo sobre la mesa qué sí podemos hacer, que no podemos hacer. Somos conscientes de que no podemos hacer todo, y en ese sentido construir unas relaciones respetables y trasparentes con la ciudadanía. Lo que no hay duda es que hoy la Universidad Iberoamericana tiene una vocación de incidencia en la realidad, y de vinculación con la realidad. Te pongo dos ejemplos que podrían ser muy disonantes: nos dieron el premio nacional del Servicio Social ¿Por qué? Porque somos la única universidad que manda a sus estudiantes seis meses a proyectos de inserción de la realidad. Y donde los sacamos del conocimiento áulico, y los llevamos al conocimiento situado en la realidad. No son seis meses donde pierden el tiempo, son materias y asignaturas que están vinculadas con la realidad. O lo otro, ganamos 14 premios en Diseña México, es el premio nacional más importante, dentro de esos 14 está el premio al mayor impacto social, porque uno de nuestros estudiantes de diseño industrial, plantea que las jeringas en la hospitalización han sido claves para asegurar la salud de las personas, en eso en desecho industrial tremendo, entonces plantea la sustitución de las jeringas de tal manera que se siga cuidando la salud, pero también ahora el medio ambiente. Esa es la vocación de la universidad jesuita, esa es nuestra perspectiva. Realmente sí queremos formar jóvenes que sean conscientes del entorno en el que viven, pero sobre todo que sí se crean que son sujetos de cambio, de trasformación. No quiero yo un pelotón de Sergios Mastrettas que son luchadores sociales, lo que quiero son jóvenes conscientes del mundo en el que viven, y desde cada trinchera, Sergio, que ellos escojan, que sepan que lo pueden hacer sin ser corruptos, que lo pueden hacer con igualdad social ¿sí? Y que lo pueden hacer trasformando su entorno, eso es como nuestro anhelo o nuestra utopía. Para hacer eso desde luego que tenemos que ser críticos y tenemos que reivindicarnos junto con nuestra autonomía.

SM: Para cerrar esta conversación voy a ver hacia dentro de la universidad, es prácticamente tu primer acto de gobierno, arrancar con esta agenda. ¿Cómo te recibe la comunidad? ¿Cómo te reciben los patronos y los empresarios, empresarias que han apoyado este proyecto desde hace muchos años, la comunidad académica? ¿Cómo recibe una decisión de la Compañía de Jesús de impulsar, dar un paso adelante en la línea que ha llevado adelante a la institución de comprometerse con la realidad social?

MP: Mira, es una decisión que toma el gobierno de la provincia que se traduce en un proyecto con perspectivas políticas y así que habrá que decirlo. Las universidades en Centro américa, sobre todo del Salvador y Centro América, terminaron siendo las plataformas de los jesuitas, ellos ubican que hoy el sector educativo en México puede irse convirtiendo paulatinamente en una plataforma social y política. Ellos ubican que hay que repolitizar las universidades, no desde la perspectiva de los partidos políticos y de los mafiosos de la política Sergio sino desde nuestra perspectiva universitaria. En donde entendemos que tenemos un papel histórico frente a una realidad social, entonces ese es el mensaje de nombrare a mí viniendo de dirigir sus obras sociales más relevantes como es el Centro Pro de Derechos Humanos. Es el mensaje de tener como rector a David Fernández como rector de la Ibero Ciudad de México, que también fue director del Centro Pro DH, o de Luis Arriaga en la Universidad Jesuita de Guadalajara. Es la idea, que vayamos vinculando cada vez más. Ahora, yo me encuentro una universidad sólida, una universidad con equipo de trabajo maravilloso, con una universidad ya con una vocación muy clara hacia la realidad, me gusta que no hay que inventarle el agua tibia ni el hilo negro en esta universidad. Claro, hay que moverla, ¿verdad? Pero es el reto de mover a toda una institución. ¿No? Las instituciones no son lineales. ¿No? Se van construyendo momento a momento, y se van inaugurando etapas, ¿no? Esa es mi mayor convicción. La verdad es que estoy convencido de lo que estamos haciendo porque he encontrado colegas maravillosos, colegas con los que se puede trabajar y hoy la Ibero tiene puestas sus energías en nuestro trabajo docente, en nuestro trabajo educativo, en nuestro trabajo en investigación, en nuestro trabajo de agenda incidencia. No está la energía en los grupos de poder, ni en las grillas, no, la energía está muy bien encarrilada. Yo creo que es de los grandes activos que ha dejado el anterior rector, una condición de solidez institucional que permite generar procesos de profundidad, pero lo otro también es una institución que es autónoma en su entorno.

SM: Muy bien Mario Patrón, te agradezco esta entrevista para Mundo Nuestro y mucho éxito en los años que vienen. Muchas gracias.

MP: Muchas gracias.

Mundo Nuestro. La semblanza de un joven estudiante de la BUAP nacido en San Miguel Canoa. Su fundamento de vida la encuentra en las raíces de su pueblo originario.

BUAP, Historias de vida



Gerardo Uriel Pérez Rojas es alumno de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP. Originario de San Miguel Canoa, Junta Auxiliar del municipio de Puebla, es también un estudiante bilingüe, pues además del español domina el náhuatl, una lengua aprendida en el seno familiar, de la cual dice sentirse orgulloso, pues significa raíces.

“Lejos de sentir vergüenza, me siento muy orgulloso de mi pueblo, de dónde soy, porque como mexicano y originario de un pueblo indígena soy una persona con más conocimientos que quiero compartir con los demás”, expresa el estudiante del tercer semestre de la Licenciatura en Física, hablante de náhuatl, el segundo idioma con más número de hablantes en México, y el que más ha influido en el español mexicano, como puede apreciarse en numerosos vocablos de la lengua castellana: tomate, petate, metate, aguacate, chocolate, atole; otros que se refieren a utensilios, comida, nombres de personas, ciudades y animales, así como expresiones cotidianas.

Su abuela materna solo hablaba náhuatl y de ella, sobre todo, aprendió este idioma, del cual –según le han dicho- emitió su primera palabra: atl, agua. Más tarde, recuerda, esta misma abuela le recomendó no hablarlo más, debido a la importancia de los idiomas extranjeros en la escuela y en el mundo contemporáneo.



En su opinión, esta recomendación tiene su origen en el temor por la discriminación que puede vivir un hablante de lengua indígena. “He visto compañeros que han vivido estas situaciones, que si por hablar náhuatl eres ‘indio pata rajada’. Mi abuela materna me dijo que ya no lo hablara, no sirve para nada, pero no me importó porque no comparto esa opinión; me sentí triste que ella me lo dijera”.

Alguien que habla una lengua indígena, precisa, es alguien que merece admiración, no discriminación: “Es un tesoro, una riqueza que hay que preservar”.

En el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas reivindica la importancia de las lenguas originarias de México y el mundo como “una riqueza cultural que se está perdiendo” y por la cual es importante emprender una defensa y acciones de preservación.



“Desde bebé hablo náhuatl, es mi lengua materna, mi origen, por eso sigo hablándola, con mis padres, mis hermanos, pues si no sabes de dónde vienes, no sabrás adónde vas”, expresa este hablante de náhuatl, un idioma cuyo origen se remonta a más de 4 mil 500 años y cuya variante dialectal, la suya, una de las 30 que existen en México, solo contiene palabras graves.

BUAP, Historias de vida

El Doctor Enrique Soto Eguíbar es investigador nivel III del SNI y es titular del Laboratorio de Neurofisiología Sensorial, del Instituto de Fisiología-BUAP- Dirige, además, la revista Elementos.

En sus 35 años de trayectoria, Enrique Soto Eguibar, titular del Laboratorio de Neurofisiología Sensorial del Instituto de Fisiología de la BUAP, ha publicado 94 artículos en revistas internacionales, 25 capítulos de libros y 70 trabajos en español. Nivel III en el Sistema Nacional de Investigadores, ha desarrollado tres patentes internacionales y una nacional, incluyendo el diseño de una prótesis vestibular. Además de la academia, complementa su trabajo con actividades de divulgación: ha escrito 57 artículos y desde 1991 ha sido director de la revista Elementos.



-Yo no pensé ser científico.



-¿Qué sucedió?

-Que la desgraciada vida...Bromea, ríe.

Cautivado por el pensamiento, esa cualidad que hace única a la especie humana, el fundador del Instituto de Fisiología de la BUAP ha sobresalido por sus aportaciones a las neurociencias, principalmente en los campos de neurofisiología sensorial. Quien de joven no se imaginaba con bata blanca en un laboratorio, hoy celebra que uno de sus proyectos ayudará a individuos con daño vestibular a recobrar la estabilidad postural y a los astronautas a no perder el piso, en el espacio exterior.



Tras parar de reír, el doctor Soto recuerda que son muchos los fracasos que lo condujeron a la ciencia. Un día, relata, durante una cirugía en el Hospital Universitario de Puebla en la cual amputaron la pierna a una niña, los médicos tardaron horas en la reanimación plena, pero de él, pues cayó súbitamente en la sala de cirugía. El personal se sorprendió al ver cómo el joven pasante se había golpeado, tras desmayarse por la conmoción que le generó la intervención en la menor.

Supo que atender pacientes no era su fuerte, pero que generar problemas en el quirófano, sí. Vio en la fisiología una oportunidad de desarrollo y decidió bien. En sus 35 años de trayectoria, Enrique Soto Eguibar ha publicado 94 artículos en revistas indizadas con reconocimiento internacional, 25 capítulos de libros, 57 artículos de divulgación y otros 70 trabajos en español. Un investigador prolífico.

La mayoría de sus aportaciones en neurociencias corresponden esencialmente al área de neurofisiología sensorial: auditivo y vestibular. Sin embargo, también ha abordado problemas sobre neurotoxinas, desarrollo de materiales para sensores y más recientemente aplicaciones de tecnología al desarrollo de una prótesis vestibular.

El titular del Laboratorio de Neurofisiología Sensorial recuerda que optó por estudiar medicina en la BUAP, porque en ese entonces la Universidad no ofertaba la Licenciatura en Biología. Decisión aparentemente desacertada, pero que lo encaminó a su realización. La desgraciada vida...

Recuerda que de niño interactuaba con los animales que habitaban la granja adjunta a la casa de su familia, en la colonia Bugambilias de Puebla, un hogar en el cual se tenía un alto aprecio por ser profesionista. Perros, gatos, faisanes, pavorreales… Se llevaba bien con ellos, recuerda. De ahí su amor por la vida, de ahí su inclinación infantil por las ciencias naturales.

Desde hace 35 años “no he cambiado de línea de trabajo, profesión, ciudad, universidad, ni de esposa. Toda mi vida he estado en la BUAP. Soy un hombre de hábitos”, expresa Soto Eguibar, con especial énfasis en su esposa.

Confiesa que una vez que supo que el trabajo de clínica definitivamente no era lo suyo –durante un periodo breve en el área de neurocirugía desarrolló muy rápido una úlcera por estrés-, decantó por la fisiología y se aventuró a la maestría y el doctorado en Ciencias Fisiológicas, en la UNAM, donde obtuvo la más alta distinción que esta otorga a sus estudiantes: la Medalla Gabino Barreda.

Entre anécdotas evoca su motivación más genuina para estudiar cómo funciona la vida: el amor a la misma. Más tarde, lamenta la ironía de su labor: tener que sacrificar animales para la experimentación.

El cerebro no es indispensable para la vida

-¿Considera que el cerebro es el órgano humano más poderoso?

-El cerebro no es indispensable para la vida. Los niños anencefálicos, por ejemplo, pueden vivir sin él, aunque poco tiempo. Es conveniente tenerlo, pero no indispensable.

-¿Por qué decidió encaminar su estudio a las neurociencias, particularmente a neurofisiología sensorial?

-La idea del pensamiento, la cognición, eso que nos hace humanos.

El estudio del sistema nervioso tiene cinco niveles de análisis. El más básico, el molecular; después, el celular, que se centra en las neuronas y células gliales; el de sistemas, para saber cómo un conjunto de neuronas se relaciona en una red y produce un módulo funcional en particular; el conductual, en el que se indaga el origen de las conductas integradas; y, finalmente, el nivel cognitivo, en el que se estudia cómo el cerebro da origen a los procesos mentales, al “yo”.

“Esto es como pensar en un edificio. Si se desensambla, hay ladrillos y varillas. Si se va más allá, es posible conocer los componentes de cada ladrillo y varilla. Los arquitectos consideran irrelevante eso, pues ellos ven el conjunto. El dueño, solo su amplitud y comodidad. Estas visiones se tienen en las ciencias. La conciencia humana es como un gran edificio formado por millones de neuronas y células gliales que son como los ladrillos y el cemento de los edificios”.

Las tareas del doctor Soto se centran en el nivel celular, en las neuronas: estudia las propiedades de estas células y sus tipos de receptores en las membranas, para conocer cómo responden a estímulos y cambios químicos en el cerebro.

-Las neurociencias han hecho muchos descubrimientos en los últimos años, pero aún continúan los desafíos ¿Cómo ha evolucionado desde que usted incursionó en el campo, hace 35 años?

-La cantidad de trabajos publicados anualmente debe rebasar los 25 mil. Hemos avanzado en la comprensión de los procesos cognitivos superiores. Antes, cuando estaba en la facultad, el conocimiento de las enfermedades neurodegenerativas era muy pobre. Aunque no hay curas claras, hoy en día las soluciones a enfermedades como la esclerosis múltiple, que es devastadora, están a la vuelta de la esquina.

En el área neurobiológica, continúa el académico, se desarrolla el conectoma humano: un sorprendente proyecto con el que se busca determinar con exactitud cómo están conectadas cada una de las neuronas del cerebro, una idea muy similar al del genoma humano, gracias al cual se conocen todos los genes de la especie. El proyecto avanza lentamente pues el cerebro tiene tantas conexiones, cientos de millones, que los sistemas de cómputo actuales podrían ser insuficientes para analizar los datos de la conectividad cerebral.

-¿Cuál considera que son sus principales aportaciones?

-Demostrar que el glutamato es el neurotransmisor entre las células ciliadas y las neuronas del oído interno. Esto permite diseñar estrategias farmacológicas para tratar problemas relacionados con la neurobiología del oído y del equilibrio. En el campo de las neurotoxinas hemos descubierto algunos péptidos que bloquean canales de sodio y los hasta ahora poco conocidos canales sensores de pH.

En el Laboratorio de Neurofisiología Sensorial se ha hecho un laborioso trabajo de modelaje matemático e investigación básica, una actividad que se ha desarrollado de forma multidisciplinaria con colegas de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP. Este trabajo los llevó a proponer la patente del diseño de la citada prótesis vestibular (en los sensores internos del oído) ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos. Una de las muy escasas solicitudes de la BUAP ante el organismo estadounidense otorgadas en los últimos años. El doctor Enrique Soto celebra el hecho, pues es una incursión de México en el desarrollo de neuroprótesis.

Cabe destacar que parte del diseño es utilizado para un prototipo que se probará en la Estación Espacial Internacional, con el objetivo de contribuir a devolver a los cosmonautas la sensación de la dirección normal y de los desplazamientos lineales y angulares (giros) de la cabeza. En otras palabras, la sensación de “lo que es arriba y lo que es abajo; estabilizar la mirada mediante estímulos con electrodos en la región periauricular, para devolver la sensación de dirección”.

Ser científico en sus tres dimensiones

Además de un prolífico investigador, Enrique Soto es un divulgador científico apasionado y activo. Esto tiene que ver con su aprecio por el arte, la literatura y la fotografía. Con experiencia en la escritura de textos para medios impresos de Puebla, comenzó a colaborar en la revista Elementos, de la que es su director, desde 1991.

-Muy pocos científicos se toman un tiempo para divulgar ¿por qué lo hace?

-Es muy grato, aunque se valora relativamente poco en la comunidad científica. Es bien visto pero no tiene valor alguno para las trayectorias científicas. Usualmente participaba hasta en 20 conferencias al año en preparatorias, lo he dejado de hacer porque es un trabajo poco valorado.

Elementos es, hasta donde sabemos, la única publicación de la BUAP inscrita en el Índice de Revistas Mexicanas de Divulgación Científica y Tecnológica. Enrique Soto Eguibar confiesa que algunos colegas le han cuestionado porqué “pierde tiempo en la revista”. Él no objeta; “O se defiende sola o que desaparezca”.

-Usted es investigador, docente y divulgador, ¿cuál faceta disfruta más?

-Estas son categorías de una actividad que es nata del ser humano: ser curioso. Lo más natural sería hacer las tres actividades. Pero el científico usualmente escribe solo para sus pares, cuando debería publicar para quienes realmente le pagan: la ciudadanía.

-¿Cuáles son las gratificaciones de ser científico, en sus tres dimensiones?

-En el laboratorio festejamos todos los logros, grandes o pequeños, en ciencia y en la academia. Festejamos cada que un estudiante se gradúa, un número de Elementos se imprime, el artículo de un libro es aceptado o un paper se publica. Por otro lado, la vida cotidiana es bastante grata. Debo decir que los institutos nos permiten una vida privilegiada. Eso hay que reconocerlo y agradecer.

Voluntad política para invertir en ciencia

-¿Por qué un país como México necesita de la ciencia?

-Un país tiene problemas, y los tiene que resolver. México necesita de los científicos para atender los suyos.

-¿Hacia dónde debe ir el país para afianzar la ciencia?

- Más vale que el poder político no se meta, ni en la academia, ni en la ciencia. La academia lo que menos necesita son problemas legales, contables y políticos. Lo que debe haber es la voluntad política de inversión en ciencia a través de Conacyt o programas de distribución de segundo nivel. El poder político se tiene que limitar a poner recursos. Por su parte, las universidades deben decidir localmente, con base en sus fortalezas académicas, el rumbo de sus investigaciones. Si en Puebla se destaca la física, las grandes inversiones deber ir hacia ahí, pues intentar ser buenos en todo, nos lleva a ser buenos en nada. Donde hay más fortalezas se debe invertir más y suele ser al revés.

-¿Cuál debe ser entonces el papel de la universidad pública en este proceso?

-El que se le asignó desde un inicio: formar cuadros académicos para formar a los profesionales que se necesitan para que el país pueda vivir en paz y haya desarrollo social... No creo que se deba reinventar a la universidad pública, pues sus funciones son claras. Soy egresado de la BUAP, tuve beca Conacyt, mis hijas estudiaron en la BUAP, tienen doctorado, viven bien. La universidad funciona. La pregunta debe ser sobre la función de la universidad privada, porque le han dado un gran espacio para ser un negocio enorme.

La maceta

Desde que estudiaba su preparatoria, Enrique Soto desarrolló una fascinación por la fotografía, una actividad que sigue vigente entre sus hábitos, ya que a diferencia de muchos otros científicos, no ha abandonado su vida privada. “Hay quienes se alejan de su familia y pasiones, por la ciencia. No es mi caso”.

De ser un pasatiempo, ahora la fotografía es parte de sus logros profesionales: ha montado algunas exposiciones y ha publicado libros individuales y colectivos como Paraíso Barroco de Tonanzintla, La Casa de Minerva (Arte e historia en el patrimonio edificado de la BUAP), Rodando y Gráfica Popular Mexicana, entre otros trabajos. Recientemente, en colaboración con el profesor Gauchat y otros colegas de Ciencias Sociales, publicó Construir, habitar. En dicho impreso se exhibe la arquitectura de este inmueble patrimonio de la BUAP, ubicado en el Centro Histórico de Puebla.

De entre las imágenes destaca una de una maceta. Cuando la fotografió, hace dos años, le pareció particular. Se trata de la misma maceta que se alcanza a distinguir en una fotografía de su padre cuando era pequeño, acompañado de sus padres y hermanos. La Casa de las Culturas Contemporáneas en la década de los 20 fue el hogar de los Soto Paz. Retratarla fue recordar algún domingo por la tarde, hace ya muchos ayeres.

Mundo Nuestro. Organizaciones de la sociedad civil, encabezadas por la Mesa de Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales de la Clínica Interdisciplinaria de Derechos Humanos en el estado de Puebla, se pronunciaron ante las autoridades del país este 14 de octubre de 2019 por la cancelación de los proyectos hidroeléctricos en Puebla que violan el derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas en Puebla. En particular, los grupos civiles denuncian lo que ocurre en la región de la Sierra Negra, en el municipio de Coyomeapan, y en la Sierra Norte de Puebla, con los protectos Sistema hidroeléctrico Coyolapa-Atzalan y Proyecto Hidroeléctrico Puebla 1.

Aquí el pronunciamiento.



Mundo Nuestro. Descripción, comprensión, acción. Un pensamiento muy jesuítico, muy a la manera del fundador de la orden religiosa Ignacio de Loyola. Así entiendo lo presentado hoy en rueda de prensa por la comunidad académica de la Ibero Puebla, encabezada por su nuevo rector, el Maestro Mario Patrón. Es la Agenda Institucional Ibero Puebla, con una frase que lo explica: de la reflexión a la acción.

La puedes leer aquí:

De la reflexión a la acción: la Agenda Institucional Ibero Puebla



c/3 parrafos

La agenda arranca con una idea muy clara de lo que busca: enfrentar la compleja realidad que nos agobia:

"Puebla ha vivido tiempos de inédita complejidad. Los procesos electorales de 2018 y 2019 marcaron con su enorme carga de ambivalencia política y disputa por el poder un año tenso, lapso en el cual hubo cinco gobernadores. A esto se suma el aumento alarmante de la violencia y la crueldad; el crecimiento de la corrupción, la destrucción del medio ambiente..."

Es esa realidad la que se estudia para comprenderla y para transformarla. Son catorce ejes los valorados, y para cada uno se ofrece un diagnóstico, una postura y unas propuestas para pasar a la acción. La universidad, así, se entiende antes que cualquier cosa como una comunidad para el conocimiento comprometida con su entorno, y apunta a dos dinámicas fundamentales con las que quiere contribuir desde la creación de conocimiento: la construcción de instituciones públicas sólidas y transparentes y el respaldo a la participación ciudadana en la transformación de la realidad. Así lo expresó Mario Patrón este martes



“Buscamos vincular nuestra profunda calidad académica con la pertinencia social. Todo cambio establece retos y posibilidades. Por ello, como Universidad consideramos 14 prioridades. Es una agenda que no solo hace un llamado al poder público (quienes toman decisiones) sino también al sector privado, organización civil, academia, iglesia, esta suma de actores puede dar proyectos efectivos para resolver problemas complejos.

Describir, comprender, transformar. Así, por cierto, entendemos el periodismo en esta revista digital Mundo Nuestro.



c/6 parrafos

Aquí puedes conocer y descargar esta agenda presentada por la Ibero Puebla:

De la reflexión a la acción: la Agenda Institucional Ibero Puebla

Ibero Eventos

Invitación

La Universidad Iberoamericana Puebla tiene el placer de invitarle a la presentación del informe



Procesos migratorios en México

(Nuevos rostros, mismas dinámicas)

Presentan la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes y el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría SJ. (IDHIE).



Miércoles 9 de octubre de 2019



12:00 horas

Salón B - 206

(Transmisión en vivo)