SUSCRIBETE

19 Agosto 2022, Puebla, México.

Es una apuesta arriesgada proporcionar a Ucrania información de inteligencia sobre generales rusos

Mundo | Opinión | 29.MAY.2022

Es una apuesta arriesgada proporcionar a Ucrania información de inteligencia sobre generales rusos

Revista Sin Permiso

Peligrosas ideas sobre Putin y Rusia (Dossier de la revista Sin Permiso)

Revista Sin permiso. Anatol Lieven es periodista y analista británico de asuntos internacionales, profesor visitante del King´s College, de Londres, miembro del Quincy Institute for Responsible Statecraft y autor de "Ukraine and Russia: A Fraternal Rivalry". Formado en la Universidad de Cambridge, en los años 80 cubrió para el diario londinense Financial Times la actualidad de Afganistán y Pakistán, y para The Times los sucesos de Rumanía y Checoslovaquia en 1989, además de informar sobre la guerra en Chechenia entre 1994 y 1996. Trabajó también para el International Institute of Strategic Studies y la BBC.

 

Es una apuesta arriesgada proporcionar a Ucrania información de inteligencia sobre generales rusos

Anatol Lieven

Una información del New York Times, según la cual los Estados Unidos han estado proporcionando información de inteligencia en tiempo real al ejército ucraniano con el propósito específico de matar a generales rusos, acerca a los Estados Unidos con una larga zancada a una guerra de verdad con Rusia. 

Esto significa asimismo un riesgo de guerra nuclear que es ahora mayor que nunca, quizás incluso que más durante la crisis de los Misiles de Cuba. El gobierno de Biden y el estamento de poder norteamericano deben hacerse una sola pregunta: si la situación fuera al revés, ¿cómo reaccionarían los Estados Unidos ante un tercer país que ayudara deliberadamente a matar a comandantes estadounidenses? 

Si Rusia fuera ganando en Ucrania, el Kremlin podría ignorar este tipo de ayuda estadounidense a Ucrania. Pero la invasión rusa del norte de Ucrania se ha visto derrotada y abandonada, y hoy las fuerzas rusas consiguen sólo un progreso glacial en el este de Ucrania. Según se ha informado, las bajas rusas han sido enormes, debido en gran parte al armamento de la OTAN proporcionado a Ucrania. Entre estas bajas se incluye una docena de generales muertos, según ahora parece con ayuda directa de los Estados Unidos.

El artículo del NYT contiene el siguiente pasaje

 "Algunos funcionarios europeos creen que, a pesar de la retórica del Sr. Putin de que Rusia está luchando contra la OTAN y Occidente, hasta ahora se le ha disuadido de iniciar una guerra más amplia. Los funcionarios norteamericanos están menos seguros y llevan semanas debatiendo por qué Putin no ha hecho más por intensificar el conflicto”.   

Como esto indica, hay de hecho muchas maneras en las que Rusia puede abandonar la contención observada hasta ahora y tomar represalias por el asesinato de sus generales: ataques cibernéticos contra infraestructuras occidentales clave (ampliamente predichos, pero hasta ahora inexistentes), ataques con misiles y aviones no tripulados a oficinas y personal de los Estados Unidos en Kiev, asesinato de diplomáticos, personal militar y oficiales de inteligencia estadounidenses en otros países, y disparos de advertencia dirigidos a las líneas de suministro de la OTAN en Polonia.

Cualquiera de estas acciones provocaría una feroz reacción en los Estados Unidos y, sin duda, renovaría los llamamientos a favor de una zona de exclusión aérea, reforzada por cazas que salieran de las bases de la OTAN en Polonia. Estas bases serían entonces objeto de ataques con misiles por parte de Rusia, aun cuando los aviones estadounidenses sobre Ucrania fueran derribados por misiles con base en la propia Rusia. También es muy probable que Rusia declarase su propia zona de exclusión aérea sobre gran parte del Mar Báltico. Probablemente ocurrirían entonces dos cosas: Estados Unidos y Occidente irían a trompicones hacia una aniquilación nuclear mutua; y viendo esto, Francia, Alemania y otros miembros de la OTAN romperían filas con Washington y buscarían un acuerdo de paz.

Para alejar esta amenaza, la administración Biden debe actuar inmediatamente para asegurarle a Rusia que la estrategia de Estados Unidos consiste en ayudar a defender a Ucrania, pero no a imponer una derrota completa a Rusia y utilizar esto para debilitar o destruir el Estado ruso.

El primer paso debe consistir en que Washington declare públicamente que apoya una solución diplomática a la cuestión del estatus de Crimea y el Donbás, y que si Rusia cesa en su ofensiva en Ucrania y acepta un alto el fuego, los Estados Unidos respetarán ese alto el fuego. Por supuesto, esto no debería implicar el reconocimiento por parte de los Estados Unidos de las reivindicaciones rusas sobre estos territorios. Simplemente implicaría que la administración Biden diera su apoyo público a la declaración previa del gobierno ucraniano de que está dispuesto en principio a "compartimentar" las cuestiones territoriales y dejarlas para una futura negociación.

Esta medida de la administración Biden sería recibida con los habituales gritos de "apaciguamiento" por parte de los loritos halcones. Pero estos críticos deben preguntarse lo siguiente: ¿fueron "apaciguadores" Eisenhower, Kennedy, Nixon, Reagan y otros presidentes estadounidenses de la Guerra Fría? Sugerirlo resulta absurdo. Sin embargo, todos estos hombres, a la vez que actuaban con gran firmeza contra la agresión y el expansionismo soviéticos, se preocuparon por dar una respuesta norteamericana que minimizara el riesgo de guerra nuclear. Lo hicieron no por ninguna simpatía o debilidad hacia la Unión Soviética, sino porque habían jurado preservar y defender los Estados Unidos.

ACTUALIZACIÓN, 5 de mayo: El Pentágono ha negado la información según la cual los EE.UU. están proporcionando información a Ucrania destinada a matar a generales rusos. Durante la sesión informativa del jueves, el portavoz del Departamento de Defensa John Kirby declaró lo siguiente:

"No proporcionamos información de inteligencia sobre la ubicación de los líderes militares de alto rango en el campo de batalla ni participamos en las decisiones sobre los objetivos de los militares ucranianos...”

"Ucrania combina la información que nosotros y otros socios proporcionan con la inteligencia que ellos mismos están reuniendo, y luego toman sus propias decisiones y emprenden sus propias acciones".

Cuando se le preguntó si el informe del NYT era inexacto, declinó hacer comentarios, diciendo: "Desde este atril no voy a referirme a lo que es compartir datos de inteligencia".

Responsible Statecraft, 5 de mayo de 2022