SUSCRIBETE

15 Julio 2024, Puebla, México.

Alcances, contradicciones y faltantes en la COP 28 según The Guardian

Naturaleza y sociedad /Mundo | Opinión | 13.DIC.2023

Alcances, contradicciones y faltantes en la COP 28 según The Guardian

“Este texto plantea el espectro de que las naciones ricas paguen para restaurar o proteger los bosques en los países en desarrollo en lugar de reducir sus propias emisiones.”

Mundo Nuestro. La descripción del periódico The Guardian sobre lo ocurrido en la reunión COP 28 es certera: “Algunos dicen que el acuerdo es histórico, otros que es débil.” Nuevamente el resultado es contradictorio. El periódico inglés revisa el texto final de la reunión de la última semana en Dubai y desmenuza sus alcances pero también las ambigüedades y lagunas contenidas en él.

“El texto de la decisión de la Cop28 –dice The Guardian en su edición de este miércoles 13 de diciembre-- ha sido recibido como “histórico” por ser el primer llamado de las naciones a una “transición” hacia los combustibles fósiles, pero también por ser “débil e ineficaz” y contener una “letanía de lagunas” favorables para la industria de los combustibles fósiles.”

El diario realiza un examen del texto para ayudar a explicar esta contradicción. Aquí lo presentamos.

Cop28 president Sultan Ahmed Al Jaber on stage with delgates

 

Reducir el uso de combustibles fósiles

El texto final de la COP 28 plantea el enorme desafío con claridad meridiana:

 

Limitar el calentamiento global a 1,5 °C [por encima de los niveles preindustriales] sin sobrepasarlo o hacerlo de manera limitada requiere reducciones profundas, rápidas y sostenidas en las emisiones globales de gases de efecto invernadero del 43% para 2030 y del 60% para 2035 en relación con el nivel de 2019 y alcanzar emisiones netas de carbono cero. emisiones de dióxido de carbono para 2050. [Los países] reconocen además la necesidad de reducciones profundas, rápidas y sostenidas de las emisiones de gases de efecto invernadero en línea con las trayectorias de 1,5C.

 

El problema es que las emisiones de carbono no están cayendo como se requiere: siguen aumentando. Por eso el texto sobre la acción es vital. El borrador anterior sugería medidas que los países “podrían” tomar. El acuerdo final es algo más fuerte y “llama” a los países a hacer lo siguiente:

 

Triplicar la capacidad de energía renovable a nivel mundial y duplicar la tasa anual promedio global de mejoras en la eficiencia energética para 2030.

 

Esto es bueno pero, debido a las objeciones de China e India, no logra cuantificar los objetivos. Eso significa que los países podrían elegir cualquier línea de base que les convenga, socavando el objetivo.

 

Acelerar los esfuerzos para reducir progresivamente la utilización incesante de la energía basada en carbón.

 

Esto no es más contundente que el texto de la Cop26 de 2021, que es decepcionante ya que, sin duda, el combustible fósil más sucio debe eliminarse rápidamente. A continuación en el texto de la decisión viene el párrafo fundamental:

 

Hacer una transición que abandone los combustibles fósiles en los sistemas energéticos, de manera justa, ordenada y equitativa, acelerando la acción en esta década crítica, para lograr el cero neto para 2050, de acuerdo con la ciencia.

 

Por extraordinario que parezca, esta es la primera vez que la causa fundamental de la crisis climática (los combustibles fósiles) se cita en un texto de decisión en casi 30 años de conversaciones sobre el clima de la ONU. Pero “hacer la transición” es más débil que “eliminar gradualmente”. Este último contó con el apoyo de 130 países, pero con la feroz oposición de los petroestados. En el mundo real, los combustibles fósiles se están eliminando progresivamente y se están explotando muchos campos nuevos. ¿Es la “transición” una señal lo suficientemente fuerte como para detener estas inversiones? Probablemente no, pero al menos la dirección del viaje finalmente está clara.

 

La “letanía de lagunas”

Acelerar las tecnologías de emisiones cero y bajas, incluidas, entre otras, las energías renovables, la energía nuclear, las tecnologías de reducción y eliminación, como la captura, utilización y almacenamiento de carbono (CCUS), particularmente en sectores difíciles de reducir, y la producción de hidrógeno con bajas emisiones de carbono.

 

Los estados de combustibles fósiles como Arabia Saudita presionaron mucho para incluir CCUS, ya que lo ven como una forma de continuar con su lucrativo negocio, con las emisiones atrapadas y enterradas. Pero la gran mayoría de líderes y científicos ven un papel extremadamente limitado para CCUS: es costosa, actualmente está lejos de la escala requerida y ni siquiera atrapa todas las emisiones. La idea de que pueda permitir que las empresas de combustibles fósiles continúen como de costumbre es una “fantasía”, dice el jefe de la Agencia Internacional de Energía.

 

Subsidiar los combustibles fósiles que impulsan el calentamiento global se ha comparado con echar gasolina al fuego: el carbón, el petróleo y el gas reciben 7 billones de dólares al año en apoyo, es decir, 13 millones de dólares por minuto.

 

Eliminar gradualmente, lo antes posible, los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que no abordan la pobreza energética ni las transiciones justas.

 

Esta es la primera vez que un llamado de este tipo aparece en una decisión global de la ONU, pero “ineficiente” se considera una palabra ambigua que permite a las naciones hacer en gran medida lo que quieran. El G20 prometió lo mismo en 2009, sin avances hasta la fecha.

Otra palabra ambigua es “combustibles de transición”: es un código para referirse al gas fósil.

 

Reconoce que los combustibles de transición pueden desempeñar un papel a la hora de facilitar la transición energética garantizando al mismo tiempo la seguridad energética.

 

Esta es la mayor victoria para la industria de los combustibles fósiles: casi equivale a una píldora venenosa en el acuerdo. Legitima la quema de gas basándose en que es menos contaminante que el carbón, aunque el gas natural licuado (GNL) en realidad puede ser incluso peor que el carbón debido a las fugas de metano. Vale la pena señalar que Estados Unidos, el mayor productor de petróleo y gas del mundo, está planeando una enorme expansión del GNL. El tiempo de los combustibles de transición ya pasó; Las energías renovables son más baratas, más rápidas y más seguras.

 

¿Qué no hay ahí?

Lo que falta en el texto es tan importante como lo que contiene, sobre todo en materia de finanzas. Se necesita dinero para desarrollar energía limpia (mitigación), preparar a las comunidades vulnerables para los crecientes impactos climáticos (adaptación) y para la recuperación después de los desastres (pérdidas y daños). El texto reconoce que se necesitarán billones de dólares de inversión, pero no proporciona cifras sobre qué se proporcionará y cuándo. Sin financiación, todo discurso sobre acción climática es barato.

 

Un plan global de adaptación, en lenguaje de la ONU, era la máxima prioridad para algunos de los países más vulnerables. Pero el texto es débil y carece de detalles.

 

Una última preocupación tiene que ver con poner fin a la destrucción de los bosques.

 

Pagos basados ​​en resultados para enfoques políticos e incentivos positivos para actividades relacionadas con la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal, y el papel de la conservación, la gestión sostenible de los bosques y el aumento de las reservas de carbono forestal en los países en desarrollo.

 

Este texto plantea el espectro de que las naciones ricas paguen para restaurar o proteger los bosques en los países en desarrollo en lugar de reducir sus propias emisiones.