SUSCRIBETE

15 Julio 2024, Puebla, México.

El operador político priista Estefan Chidiac, próximo chapulín morenista

Política | Investigación | 10.ENE.2024

El operador político priista Estefan Chidiac, próximo chapulín morenista

En Chietla, tres hombres nos ayudan a entender el voto al mejor postor y la operación de un poder fáctico regional

Mundo Nuestro. El gobernador Salomón Céspedes describe al político todavìa priista Jorge Estefan Chidiac: "Al diputado local Jorge Estefan Chidiac le tengo un gran respeto, es un político de mucho puño y bueno a mi no me toca hacer recepciones, ni invitaciones, pero si tiene que ver con la competitividad que el partido lo analice en la cancha electoral".

Hablamos entonces de que es muy posible que el partido Morena le de entrada a uno de los políticos más representativos de la operación electoral priista en los últimos veinte años. Algo así ha sido en Tepeaca el propio Céspedes Peregrina.

Como parte de la investigación Dinero ilegal, elecciones y operación de Estado en Puebla. Episodio 3:
1988–2019 que realizamos para Puebla contra la Corrupción y la Impunidad, A:C., intentamos responder  a la pregunta concreta sobre las características del llamado clientelismo electoral desde las regiones, los municipios, las organizaciones económicas, políticas y sociales, para identificar y describir los mecanismos desarrollados por personas y grupos de poder fáctico que manipulan para su beneficio una elección. 

La siguiente conversación sobre lo ocurrido en las elecciones del 2018 y 2019 en Chietla, al sur del estado, expone de cabo a rabo al político priista próximo a convertirse en chapulín morenista.

En Chietla, tres hombres nos ayudan a entender el voto al mejor postor y la operación de un poder fáctico regional

 

Es la tierra de la azúcar y la democracia amargas. Tres personajes ilustran la realidad de la política en la región de Izúcar de Matamoros. El municipio de Chietla, con la existencia histórica del Ingenio de Atencingo como elemento fundamental para entender la degradación económica y política de la región cañera, es el marco de una conversación que parte de un cuestionamiento simple: ¿por qué la gente vende su voto?

Un productor Cañero de Viborillas de Hidalgo, un cortador de caña en los campos cañeros en el pueblo de Don Roque y un ingeniero constructor, cañero él también, en Atencingo, conversan en torno al significado de la palabra democracia en una región que ha cimentado su historia en la esclavitud del monocultivo para la producción de azúcar.

 

La dictadura de los Ponce

Cañero: Ya hay varios grupos establecidos y todos controlan o tienen a un cierto tipo de personas ¿no? Entonces, algunos han pensado: “yo estoy, me aviento para ver qué consigo, aunque sea una regiduría o algo”. O alguien de mi grupo, pero casi siempre el más beneficiado es el que maneja el grupo, y si no logra consolidar algo le pasa su gente a otro y hacen como una alianza, por así decirlo, y ya van juntando más gente, van aglomerando más, pero ahorita aquí en el municipio, ya el año pasado, las elecciones pasadas fueron ganadas por Edgardo Ponce Cortés, y ahorita fueron ganadas por su hermano, por Olaf Ponce Cortés.Y ya se dice por ahí que para las próximas las quiere su hermana Yara Ponce Cortes.

Cañero: Son cinco hermanos ellos.

Constructor: Ya tenemos una dictadura aquí. La compra del voto Cañero: Salieron a comprar dando despensas…

Cortador de caña: Pagando votos. Dieron a 500 y a otros le dieron de a trescientos, y a otros, los más humildes, cien. Los engañaron, la persona que representaban los partidos, pues. Venían con ella y a unos les daban trescientos y a otras personas les daban cien.

Cortador de caña: Pongamos que llegaban con la representante, y decía el presidente, aquí están tantos. Ya agarraba el dinero la señora y ya nos lo daba. Porque a varias personas les hacían así, porque ya sabes la política cómo es, porque andábamos con Leonardo Cabrera, el candidato de Compromiso por Puebla, y luego venía el otro y dice: “Te vamos a dar tanto por voto por parte del pri, te voy a dar tanto de dinero y le pagas a los demás”. Y, pues, digo pues: “Échenlos, es de la política, échenlos”, ya veremos por quién vamos a votar, y agarra lo que te den, a mí, y lo repartió a la gente: “Ustedes nos están dando quinientos y los otros nos dieron cien, y del mismo partido”. Ustedes voten por quien quieran, no es obligatorio, les digo, no es obligatorio, nosotros agarramos el dinero pero ustedes voten por quien quieran, porque el pri de por sí sabemos cómo es ya. La política así es, pues.

Contratista: A ver, ¿cómo es que te dan el dinero y cómo saben que vas a votar? Cañero: Lo dan ellos porque se supone que ya hay una confianza más grande con ellos, como por ejemplo se llevan con gente de aquí del pueblo, se supone que ya están convencidos de votar. Cortador de caña: Ellos ya tienen la copia del credencial. Sí, ves que salen y “quiero tantas copias de credenciales”; tenemos que dejarlas y nos entregan el dinero. Con todos los que entramos. Quiero tantas credenciales, necesitamos veinte o quince. Ah, bueno, entonces esas quince son cien pesos para quince votos. Y ya tengo que llevar la señora y ya entrego credenciales. Como despensas, te voy a dar una despensa pero vota por este, cada despensa quiere una credencial… Aquí vemos ahora que están viniendo a dejar hartas despensas. Ahorita no se está votando, pero yo las veo que están dando hartas despensas. Y copia de la credencial, y copia de la credencial. Ahorita siguen, mucha gente sigue ¿verdad?

Cañero: Ya se están apoderando desde ahorita… ¿No serán las despensas que reparte el dif?

Cortador de caña: No, porque cuando llegan las despensas del dif les tiene que llegar a entregar el dif a todos. Esas no llegan por el dif.

Contratista: Una pregunta que yo quiero hacer: ¿Cuándo se arreglan lo del dinero del voto, tratan contigo como autoridad?

Cortador de caña: No, tratan a otras personas. A la autoridad en general. Y a esas personas: mira métete en la política, te invitamos, como ya en lo económico muchas veces llegan así, mira, aviéntate, júntame gente y ahí te doy unas despensas y ahí les das a cada quién. Porque ya nos ha pasado a nosotros así, yo voy pa´más de seis años de inspector, me reeligieron, y me dan las despensas como inspector; pero se avienta uno así porque como uno es inspector ya pone la otra persona y ya me van dando otra despensa, y le digo, yo las respeto, ustedes voten por quien quieran, cada quien es cada uno, porque yo no puedo obligarte porque van a decir obliga torio, no. Yo agarro las que me den. No están para preguntármelo, aquí hay unas señoras que están dando despensas, cada mes, cada mes, desde que votaron se comprometieron, yo voy a estar dando cada mes, y así están dando, a lo mejor les ofrecen una despensa ahí como va, lo más seguro es que los que votaron por el pri, su despensa se les dio.

Cañero: Es una señora de aquí de este pueblo.

Cortador de caña: Ahí arriba. Se llama María Elena. Ella ha andado en la política más bien como juntando gente, mediando el voto. Como la gestora aquí en el pueblo.

Cañero: Ella es la que va y toca la puerta de la gente… Contratista: Le llegaron a ella. Cortador de caña: A ella le traen las despensas, así es, pues. Estaba viendo, sí, unas cincuenta o setenta despensas. Tienen sus credenciales y van pidiendo la copia.

Cañero: Esa señora está vinculada al pri, a los que están ahorita gobernando en la presidencia municipal de Chietla, estos señores Ponce de León.

Contratista: Son los Ponce Cortés.

 

La mecánica de la compra

 

Cañero: Esa señora recibe el dinero o las despensas, como ahorita, nada más despensas. Cortador de caña: Pongamos que se juntan tantas personas, tanto le entregamos de dinero y a reserva de los resultados. Dos días antes andan dando el dinero. Entonces, antes de las elecciones, va la gente a la casa de ella, tráemelo a mi casa, nos dice. Y así con el dinero. Sí, van para la casa de la señora. No más de los que invitó, de los que tienen copia del credencial. Asegún la persona, a mí me dijeron que a unas personas le dieron cien, cuando tocaba de a 300, a otras más de 100, otras de arriba setecientos… La señora se queda con lo que no les da. Contratista: ¿Del mismo partido, del pri?

Cortador de caña: Del mismo partido, sí, estábamos en el mismo partido, usted sí sabe, vino otro muchacho pero no se lo podemos dar a usted porque este dinero es del PRI. Como eran amigos les dio y también quedaron. Ustedes voten por quien quieran, no los vamos a obligar.

Contratista: ¿Aquí no ha llegado otro partido? C

ortador de caña: Sí, hay más partidos. Cortador de caña: Pero ahora no tienen dinero, porque pensaron que se lo iba a llevar el otro.

Cañero: Es un mecanismo, ya el otro mecanismo es que el mero día andan por ahí algunos carros y conocidos del pueblo ¿no? Andan por ahí carros: ¿ya fuiste a votar? No, no he ido. ¡Vota por nosotros, te vamos a dar! Y ese día les suben más, a mil pesos. Quieren asegurarse, ya en la última.

Contratista: Sí, lo pagan.

Cañero: Pero ahí ya aplican otros mecanismos, traen un celular y ya le dice: sabes qué, tómale a una foto cuando ya hayas rayado la boleta y saliendo me entregas el celular y ahí está el billete. Ya es como te vayan dejando. Yo supe que algunos hasta de mil quinientos. Ya empiezan a corretearlos más después del mediodía. Y ya para eso como de las tres de la tarde, ya a la hora del cierre, ya es cuando empiezan a corretear más, hasta la presión de que a los que hayan visto por ahí, a los que saben que no votan, con esos se concentran.

Cortador de caña: Y ya el mero día, antes o el mero día, ya, ahí te van las despensas, ahí te va el reparto.

Cañero: Sí, mandan combis y pasajeros, para que no dejes de votar, y a´i llevan las despensas, y a´i va la gente por la despensa.

Cortador de caña: Vota por él, por el pri. La gente se enoja, pero hasta ahí llega Contratista: Así como te digo, ya el mero día andan unos comprando y otros vendiendo el voto.

Cañero: Pasan los carros: “vamos al voto” y vamos. Y sí, la verdad. Y cuando se peleaba esto a los expresidentes, decían los Ponce: “no a la imposición, compañeros, no dejen que se impongan”, y ahorita están con que “el progreso sigue, señores, por eso, nosotros, para que el proyecto siga, viva Olaf Ponce”.

Cañero: En todo el estado ese Olaf Ponce fue de los únicos presidentes que en su primer año de gobierno no hizo absolutamente nada. Ni una obra. Está empezando ahorita en su segundo año. Atencingo lleva un mes sin agua. Y los de la comunidad de El Capire llevan un año casi sin agua. La gente se enoja, pero pues hasta ahí llega.

 

Promesas que no se cumplen

 

Contratista: Ellos se aprovechan de la situación económica del municipio. Porque toda esa gente que le envían las despenas, que reciben todo eso, son jornaleros, que muy allá tienen chamba cuando hay corte, y otros meses no hay nada. Y entonces aquí me están dando y yo como. Aunque sea. Y échale, que a lo mejor te siguen dando, y todo eso lo aprovechan.

Cañero: Los mantienen con la promesa de la fidelidad, sigue siendo fiel, yo te estoy ayudando con una despensa, con un dinerito de vez en cuando…

Cortador de caña: Sí, y ofrecen obras, pero si llegamos a ganar, dicen los candidatos. Y luego… Ahorita no ha hecho nada… Bueno, hizo como cien metros… unos pedacitos de pavimento. Y una bomba que se nos descompuso y nos compró.

Cañero: ¿Y el presidente actual?

Cortador de caña: El de ahorita no nos quiere. Yo soy franco. Una vez estaba toda la gente por lo del agua aquí y llegaron, y que querían abrir en un lugar y les decimos ahí no, no está macizo, más allá; y no, que acá, y se enojó, no quieren la obra o qué, y nosotros: estás bueno pa´pedir el voto, y tres personas que andan en la política con él se las llevó. Y ahora ya llevamos un año sin agua. No tengan miedo, le digo a la gente, pero la gente aquí no dice nada, se queda con miedo, son los políticos así.

Cañero: Se les descompuso la bomba, el pozo tenía algunas anomalías en contratos y esa cosas de permisos y eso, y no estaban bien asentados los permisos, y entonces vino Comisión y como que les pidió esos permisos y no los tienen, quitó la luz; dijo: arreglen los permisos, la sección de derechos del pozo, el permiso de Conagua, pero que esté arreglado eso y yo los conecto. Y, pues, todo eso según el presidente lo hizo, le pidió aquí a la comunidad treinta mil pesos, la comunidad se cooperó para darle treinta mil pesos, se lo dio, y dijo que él iba a poner lo demás…

Cortador de caña: Sí, pero no sé si el trámite lo lleva en las rodillas o no sé. Llama a la pipa ahora la gente, y compran pipa. De a 700 pesos la pipa de diez mil litros. C

añero: De hecho, ahorita el municipio tiene las obras paradas así. Trabajo por allá, tengo unas tierras que tengo por allá y me llevo con la gente de las comunidades, y en ninguna comunidad casi ha hecho nada este presidente, nada nada.

 

Divide y vencerás

 

Contratista: ¿Y cómo fue que ganó de nuevo su hermano? Compra del voto, dividió Chietla, esa es la respuesta. Mira, sumas la cantidad de votos que hubo en Chietla de otros candidatos, cuadriplican los votos que hizo él. Si no se hubiera dividido esto, ni comprando el voto gana. Pero dividieron.

Cañero: Lanzaron muchos candidatos… Contratista: Había dos de Atencingo, pero acabó cediendo a favor del otro.

Cañero: Eso pierde a Atencingo, siempre se ha dado todo así, y al final se vende al mejor postor. Contratista: Se lanzan de candidatos y al final le pasan la gente al otro. Lo hacen para fastidiar al que les puede ganar.

Cortador de caña: Él les da dinero, por eso de aquí de Ahuehuetzingo puso dos, y ahora tiene a uno de regidor.

 

La venta de cargos

 

Contratista: O la dirección de Obras, porque ahora se compran las direcciones, se compran las regidurías.

Cañero: Como ochenta mil pesos, cien mil una regiduría. A mi primo el grupo de los Ponce lo invitó a formar parte de las regidurías. Se lleva con ellos desde antes que fueran políticos, con uno que está de regidor de gobernación, se lleva con él desde hace muchísimos años, antes de que anduviera en la política. Y como de repente ahí nos llegamos a juntar y todo, cuando se formó el grupo del primer presidente, que fue Edgardo, le dice su amigo que ahorita es regidor: vente con nosotros y tienes una regiduría, métele dinero y ya sabes. Le dijo: de entrada le entras con cincuenta y ya. Por ejemplo, tú tienes que organizar tu pueblo y otros dos o tres pueblos más, todo lo que se gaste ahí va a correr por tu cuenta. Y ahí no entra la compra del voto, nada más entran cuando va a ser un mitin. Nada más cuando va a ser el mitin tú te encargas de darle de comer a la gente que se acerca. No, en la compra de los votos sí es directamente ellos. El dinero de los Ponce, de la presidencia

Contratista: Se trata de ubicar de dónde sale ese dinero para pagar los votos.

Cañero: Ahorita, la vez pasada, sí salió de la misma presidencia porque su hermano fue el que inyectó todo el dinero, porque cuando Edgardo se lanzó de candidato en 2013 no compró el voto, no tenía el dinero para comprar el voto.

Contratista: Sí, él fue de Movimiento Ciudadano, Jorge Tenorio Rosasle dio el registro.

Cañero: Porque representaba el cambio, porque el candidato del priya había estado una vez, y el otro que se lanzó de Ahuehuetzingo, el pueblo que sigue de acá, también ya había sido presidente. Y él buscaba un cambio para todos, entonces la gente, ya cansada de eso, decía “va a quedar él; no, vamos por el cambio; él, que es el contador, él es el bueno… Jorge Tenorio Rosas Contratista: Y luego lo puso Jorge Tenorio Rosas, quien hizo mucho por la gente de Chietla, así que por la confianza a Tenorio mucha gente de Chietla votó por él. Entonces tuvo gente en Atencingo y tuvo en Chietla. Y les ganó a los dos expresidentes.

Cañero: Por eso ahí no le metió dinero, lo hizo fuerte Tenorio.

Contratista: Sí, muy fuerte.

Cañero: Ahora Tenorio ya se quemó, ya perdió. Contratista: Pues a lo mejor él esperaba otra cosa de este Edgardo, pero no sé bien. Y ahora ya se enquistaron, y ya hicieron a un lado a Tenorio.

 

Jorge Esefan Chidiac

 

Cañero: Luego tuvieron muchísima amistad, de eso no sé mucho, pero tuvieron muchísima amistad con Chidiac, ese siempre andaba por acá, por donde quiera andaban ellos con él.

 

Presidentes neoempresarios

 

Contratista: La constructora con la operan es nueva, cuando ellos ganaron la presidencia vieron la manera de levantar esa constructora. Ellos no eran constructores, ellos son contadores, pero esa constructora es de ellos. No sé cómo se llama.

Cortador de caña: Se lo podemos investigar.

Contratista: Le investigo el nombre. Construyó la unidad deportiva, ligada a Estefan Chidiac, porque cuando estaba como diputado federal le bajó las obras del parque, la presidencia esa que costó cien millones de pesos y que parece unidad habitacional. Lo buscamos en el Google, son casi quinientos metros cuadrados.

Cañero: Y le bajó, según, varias obras. Hay una procesadora de sábila en San Carlos en donde bajaron un apoyo federal. Era de los campesinos de por allá, pero Edgardo metió a su hermano Ladislao, lo metió porque les dijo: saben qué, les vamos a bajar un apoyo de tantos millones, pero voy a meter a mi hermano, lo van a citar como socio, y el chiste es que ahorita le metió ese dinero, pero lo metió como propio y casi ya toda la sabilera es suya, o sea, tiene el ochenta por ciento ya de todo.

Contratista: Sí, ese dinero se lo dio Chidiac para eso, y también supuestamente se llevaba el 25 % de todo. Ese Ladislao andaba al frente de las maquinarias que compraban, porque ya se hicieron de retroexcavadoras, concreteras, camiones de volteo.

Cañero: No, del municipio no, la empresa es de ellos, el municipio no tiene nada.

 

La democracia

 

Cortador de caña: ¿Qué pienso de la democracia? Pienso que está mal, en lugar de que vayamos bien, vamos para abajo. Que nos apoyen bien. Si quieren el voto, hay que votar, pero que hagan obras a nuestra comunidad.

Contratista: Es que verdaderamente la democracia existe aquí nomás de nombre, no se aplica. Y no se aplica gracias a todos estos mecanismos que ellos implementan, con los que realmente están comprando a la gente, todo eso. Pero no muy lejos, ya no hay confianza en la política porque se están aprovechando de la necesidad de la gente.

 

La democracia cañera

 

Cañero: Nosotros en las organizaciones cañeras, también votamos por un presidente, nuestro representante de la organización cañera, la cnpr. Ya estábamos cansados de todos, todos robaban a manos llenas, y dijimos: mejor hay que votar por alguien diferente, y en eso aparece un campesino hecho del trabajo, que se ha forjado desde abajo.

Contratista: Hugo Rosas Quiñones, el actual presidente de los cañeros. Y resultó igual.

Cañero: No, peor. Ahora es millonario. Él siempre andaba con su camioneta, con un carrito sencillo que tenía los vidrios abajo, a todos saludando y todo, se ganó a la gente, la gente lo apoyó para que él llegara. Él llegó, y luego luego se compró, pues para la módica de andarse paseando, una Tundra, una camioneta de un millón cien mil pesos, una Tundra; y su casa estaba pequeña, ahora no sé, yo creo que es un palacio, no sé si le quiera copiar el diseño a un emperador romano. Compró diez tareas1 cerca de su casa y ahí se mandó a hacer todo bardeado, una mega casa.

Contratista: En la carretera a Izúcar, en donde está la fábrica de Levadura, enfrente hay un camino que va para un pueblo que llama Derramadero, ahí vive. Cañero: Se mandó a hacer una mega casa ahí, dice que, como es de ahí del pueblo, que tiene muchos adversarios, anda con su gente malosa y todo; y tú ni para que vayas a decirle: “oye, quiero la devolución de mi seguro”, por así decirlo, porque si te le pones insistente ya para allá sus maleantes ya te quieren pegar y eso. El dinero se apoderó de Rosas Quiñones

Cañero: Yo a Hugo lo veía muy con ganas de trabajar, pero yo siento que el dinero lo corrompió, se apodero de él, yo siento que fue eso. Al tener millones en sus manos lo hizo diferente.

Contratista: El dinero corrompe.

Cañero: La cnpr nacional está cerca de la zona Rosa, casi siempre están por allá aprovechando que están cerca de la zona Rosa.

Contratista: Claro, él es cañero a lo grande, tierras, ganado que trae de Monterrey, los trajo en tren, creo, unos búfalos de África; para él ha de estar muy bonito y temático, nunca he ido; no ¿para qué? Terratenientes, Rosas Quiñones, Galicia, Marín, Islas

Cañero: Creo que el señor Hugo Rosas tiene doscientas hectáreas…

Contratista: O el señor Mario Marín.

Cañero: Como doscientas hectáreas. Ah, y los Galicia, ahí en Cuexpala. Ellos ya tienen el monopolio de todo, de los pozos y todo. Entonces ahí se mandan solos, pues. Los señores Galicia le promocionaron la campaña a Quiñones.

Contratista: Sí, claro. Es que Cuexpala pertenece a Tilapa, igual que Derramadero. Ellos son los que hicieron fuerte a Hugo. Y no les interesa la presidencia municipal, es un municipio muy pequeñito que no reciben algo representativo.

Cañero: Rosas Quiñones se metió en política, él ahorita fue el segundo de Gerardo Islas, cuando Gerardo Islas pidió un tiempo, creo, para ver si quedaba de candidato y él es el suplente. Contratista: Sí, de Gerardo Islas. Y estuvo un tiempo, mientras estuvo Gerardo por ahí de secretario de Desarrollo Social con Moreno Valle y Gali. Otra fichita ese Gerardo. Cañero: Estuvo un tiempo él, y ya dejó aquí un encargado y ya él estaba por ahí. Contratista: Regresó Gerardo y regresó acá a lo suyo.

 

Mario Marín

 

Cañero: Sí, ese Mario Marín también, de siempre.

Contratista: Tiene tierras por los Amatitlanes, rumbo a Cuautla. Él pura cebolla. Dueño de pozos, no pelea con nadie. Vi una parte ayer que pasé por ahí, como diez ahí, las que están en la orilla de la carretera son como diez hectáreas. Aunque esté perseguido por la vía de Estefan Chidiac se sigue metiendo por aquí en la política, y puedes no creer, pero por aquí lo vas a encontrar en Viborillas.

Cañero: Son temas delicados ¿no? Pero siempre estaba con gente de Viborillas… Son políticos, les ayudó muchísimo, y siembre estaba ahí, le hacían comidas, el gobernador, es que está prófugo.

Contratista: Se rumora que por ahí está.

Cañero: Aquí anda en la Mixteca, escondiéndose. Pa´que lo agarren. ¿Ves el cerro ese? Esa gente conoce, te encierras en el cerro, no lo van a encontrar. Sí, siempre entraba por ahí, nunca entraba por acá.

 

El líder cañero y el ingenio, amañados

 

Contratista: Rosas Quiñones saca el dinero de la organización.

Contratista: Sí, de la organización, nos lo descuentan de la liquidación por la caña, manejamos cuotas de, por ejemplo, de por tareas, de cada diez pesos, por tonelada. Aquí así funciona, para la cnc y la cnpr, de la que seas te quitan para la nacional y para la regional. En su tique, es como si la mujer te estuviera quitando la pensión.

Cañero: Sí, no te preguntan, no te dicen “vente a pagar”, te lo bajan de la liquidación. Algo de lo que más más nos roba es que ellos hacen convenios con la empresa: sabes qué, les vamos a robar a los productores, les vamos a decir que no estuvo tan bueno el azúcar, la caña, les vamos a robar unos dos, tres puntos de sacarosa, eso representa cientos de millones.

Contratista: Sí, eso es lo que pasa en esta región. La de por aquí es la azúcar más buena que hay de caña, tenemos muchísima; entonces, si se roba se lleva una millonada, él tiene más dinero o maneja mucho más dinero que la presidencia municipal.

Cañero: Por tres años dura de líder, pero aquí sí hay reelección. Y ese día nos dijo: vamos a ver qué hay compañeros, miren que, pues, yo ahora sí he estado trabajando para ustedes… Y como siempre, ya hasta aprendió a hablar como político el cabrón. Hay un documento que se tiene que firmar, dice, y yo no lo firmé, pero todos los firmaron. Los campesinos, señores, no leen nada, muchos ni saben leer, agarran y le firman, se reeligió otros tres años. Y ahí ya sin asamblea, es que mientras le firme el 50 %, ah, y le dio de comer a la gente y les invitó unas chelas. Y órale, sí, que quede el compañero de nuevo, y todos, bravo… Ya te regalan una pala por ahí, y un machete y unos tacos de barbacoa, unas dos o tres cervezas, y órale, compañeros…

Contratista: Así se reeligió, su periodo acaba hasta el 2021. Eso es entre el Cañero y la organización, añade lo que hace el ingenio.

Cañero: Uno es lo que nos roba la organización, y lo que nos roba la empresa, de antemano eso es cierto, en el peso de la caña, en el porcentaje de basura y todo eso que ya viene en el tíquet. Para eso había de estar la organización, para que nos defienda, pues. Siempre todas las organizaciones dejan de defender al productor. A lo que voy es que Rosas Quiñones significaba la esperanza de los campesinos, la democracia, porque él era fuerte, era el de sombrero, un campesino que iba a ver por un campesino, porque sabe todo lo que es trabajar… ¡Jamás! Ese señor está millonario, la verdad. Hay muchos que se han querido revelar por ahí. Ahí tienen a sus golpeadores, por ahí, para eso. No que maten a alguien, no, pero como la gente ya ni se quiere meter en problemas.

Contratista: Sí, lo dejan pasar. Otro ejemplo: a todos los cañeros les cobran seguro social, pagas tu seguro social, creo diez mil pesos o algo así, al año, te descuentan mes por mes, te lo descuentan, pero si tú no tuviste el servicio, te lo devuelve el seguro social, la mitad, cierto porcentaje, toneladas, te devuelve el seguro social alrededor de la mitad. La cnc creo ya lo devolvió, pero la cnpr se supone que es una lana que devuelven la empresa y el seguro, y se las da a las organizaciones juntas, pero pasan meses para que te lo devuelvan. Cañero: Yo fui a pedir mi devolución, y que me dicen: “no, sabes qué, ya se te pasó el tiempo”; les digo, pero si ni avisaron, cómo se va a pasar el tiempo. “No, es que ya se te pasó el tiempo”. Total, le hablé a un amigo que tengo ahí, oye, no me quieren devolver nada, y ya mi amigo vio, le habló a alguien y ya me dicen: “oye, no hagas líos, no vayas a andar por ahí, ten, ya nada más así, pero no digas nada porque a los demás no se les va a depositar”. Imagínate cuánta lana. Contratista: Son millones.

Cañero: Ahora, es que nadie las audita, ni siquiera a los sindicatos. Acá nada más dicen en palabra lo que se gastó y punto, si quieren creer, bien. De todos modos no me pueden hacer nada.

Contratista: No hay ningún control fiscal.

 

Las casas sin techo de la reconstrucción

 

Contratista: Lo acusaron por lo de las casas sin techo, por lo del sismo. Cortador de caña: Tengo una casa, la mandaron a hacer, la reconstruyeron pero ya no le pusieron la cadena y así la dejaron, ya no quisieron acabarla, y con la lluvia se rajó pa´arriba, desde las ventanas. Y llegó el viento y con todo el castillo se cayó. Y le hablamos a la empresa, mandamos fotos y nunca vinieron. Los ladrillos ya los guardé, ya están. Ciento veinte mil pesos fueron para la constructora que vino a hacerla.

Contratista: Sí, fue lo de la mia, 2 3 andaba, fíjense que chistoso, cuando me vinieron a entregar el apoyo de los ciento veinte mil pesos, se trajeron a esa constructora, mia y por ahí le pusieron un escritorio aparte para que el que quería le pasaba la lana de su tarjeta a la constructora y la constructora se encargaba de parar la casa. Cortador de caña: Ya salió mi esposa y le dijo que sí a la constructora.

Contratista: Pero imagínate, se metían ahí y le decían a los de sedesol ¿pero por qué?, se supone que ustedes no construyen, y dicen: “no, es que eso es indepen diente, ellos se ponen ahí y ya la gente si quiere se anota, no es a fuerzas”. Y aparte de la otra lana de la reconstrucción que ya viene asignada ¿quién le asigno a la constructora mia? Era la misma. Eso es algo de un político. Aprovechan las oportunidades donde hay un chingo de lana, y a los de aquí no les dejan nada.

Cortador de caña: Y ya no me la construyeron, se cayó, ya mejor me traje todos los ladrillos pa´cá; ‘ora yo la reconstruyo por mi cuenta, se afectó por el sismo, me salí, salió mi esposa. Y bueno, ya me dan dinero, le pusieron el piso, y te ponen ladrillo; y ya no la terminaron y la dejaron, no le pusieron arriba la cadena, y con la lluvia se fue ablandeciendo, y se cuarteó, y ya después que llega el aire y la tira. Y hasta la fecha.

Contratista: Sin castillos, sin cadenas, una casa como de los tres cochinitos. Se supone que es por el tipo de construcción que no tiene teja.

Cortador de caña: No se cae si la acabas. Jodidos por todos lados: la ley del más fuerte Contratista: Todos nos chingan, los líderes, los políticos, el ingenio, no hay otro medio aparte del ingenio.

Cañero: Aquí la gente o va a trabajar al corte, que es lo más seguro, o si sabe manejar agarra un camión y se pone a acarrear la caña…

Contratista: En la zafra ¿y cuando acaba?

Cañero: Ahorita se paró la zafra, porque se supone que no daba el punto de sacarosa.

Contratista: Y al no dar el punto de sacarosa el precio de la unidad de caña que se paga a los productores disminuye.

Cañero: El ingenio de todos modos la muelen y vende la melaza. Por que como él tiene su laboratorio, él dice: sabe qué, está a tal punto y ya. Se supone que hay que esperar un tiempo más, pero después dice: se va el tiempo y no, no sube, no sube, y ahí la sigue manteniendo por punto bajo. Y no la paga, eso no, porque si no da el punto todo eso él lo vende a las empresas que hacen vinos, es melaza. Como no está buena para azúcar nada más lo vende para fermentación. Y no la paga porque en las reglas establecidas desde hace mucho tiempo, en las leyes así de las cañeras, pues así se quedó y es así, por eso no lo pagan. Contratista: Por eso digo ¿cuándo un gobernante va a voltear los ojos para acá y se va a dar cuenta que el sistema económico que nos heredó el difunto Jenkins nos tiene en la miseria, en la pobreza y en la indefensión? Porque para dónde volteas. Y tenemos recursos y material desde antes de que Jenkins hiciera lo que hizo: jitomate, sandía, melón, jícama, chile…

 

La ley del monocultivo: azúcar amarga

 

Cañero: Todo se producía. Mañosamente, los químicos que han metido para la caña y todo eso no puedes sembrar tú otra cosa porque se seca. Y también, pues no se puede sembrar otra cosa, los comisariados de los ejidos no te dan el agua. No podemos sembrar melón o cebollas, aunque queramos. No, porque no te dan agua para regar; si no siembras caña no te dan agua. Si no siembras caña, no hay agua y punto. Aunque te rebeles, no ha pasado que se maten o algo, no ha llegado a esos extremos, pero no te dan el agua, y como son la mayoría y ellos controlan las compuertas, pues a ver cómo. Son los ejidos, pero en coordinación con las organizaciones. Porque también el comisariado se queda con un porcentaje. Hacen una asamblea, pero como la mayoría de los que van a esas asambleas nada más van a levantar la mano, pues puedes argumentar tus derechos, pero dicen: no, compañeros, es que miren este señor siembra cebollas, melones, lo que sea, y sale el agua y si perjudica sus tierras, o sea, que se les voltee el agua a sus tierras, a´i ustedes; no, decimos, pero lo voy a tener limpio. Y ellos, no, pero si se le llega a voltear su caña se llegara a quemar, no la van a poder sacar y entonces el señor no le va a poder pagar, si votan así, ustedes saben.

Contratista: Esa es una. Y otra se refiere a los químicos que le meten a la caña, si tú estás de un lado con tu melón o tu chile, las friega; a la caña le meten lo más barato, que es el glifosato.

Cañero: Acá se vende a 60 pesos el litro, es lo más barato que hay. Deshace la tierra y la desmorona. Desde que salió se usa el glisofato. Y la gente no opta por otras opciones porque son más caras. Hay otros químicos que son más buenos y caros, no son tan dañosos, pero como son más caros, compran de lo barato; las cebollas es a lo que más se le echa pesticidas. Por ejemplo, yo he sembrado cebollas y si no le aplicas pesticidas poderosos la plaga te lo mata. Pero le tienes que dar unos pesticidas que te enferman, la gente de acá no usa, pero debes usar máscaras y eso porque son venenos muy fuertes. Estados Unidos los tiene prohibidos, pero ellos los fabrican y los mandan para acá.

Contratista: Lo clásico ¿no?

Cañero: Estado Unidos allá los tiene prohibidos, por ejemplo: ¿cómo se llama ese veneno poderoso? El furadán, que es el más peligroso. Pero ya está prohibido. Lleva veinte años prohibido por allá. La esclavitud de la caña Contratista: No te van a dar agua y no puedes ganar nada hasta que siembres algo o te sales. Cañero: Aquí sólo que tengas diez hectáreas te costea sembrar caña.

Contratista: ¿Pero quién tiene diez hectáreas? Solo Mario Marín. A lo mejor no habías visto todo esto, imagina la gente en Puebla que aquí es la abundancia. Todos los campesinos lo que están haciendo es mantener a los obreros, son los únicos beneficiados, los obreros, porque esos tienen el empleo todo el año: reparación de maquinaria, operación de maquinaria y plazas. ¿Pero cuántos son? No pasan de 700 en plazas, y en tiempos de reparación bajan en plazas. Hay que hablar con Barbosa para que nos eche la mano por acá. Mucha gente piensa que por la caña aquí hay abundancia, pero no es así. Cañero: Ya he andado por Acatzingo y todos esos de la zona norte, carajo, sacan dos o tres cosechas al año.

Contratista: Hay trabajo para la gente.

Cañero: ¿Te digo que es lo que veo? Traen carros, le digo a mis compañeros cañeros, todos los de allá siembran otras cosas que no son cañas, y andan con camionetas semi nuevas, y les digo: ¿compañeros y nosotros? No pasamos del puro carro viejo. Por allá que cilantro, que zanahoria, que la col, que todo eso y puros camionetones del año. Y dos o tres cosechas al año. Contratista: Lo que nos tiene fregados por décadas es la caña, yo no veo otra solución así tan drástica para que esto cambie, que quiebre el ingenio y sembramos otra cosa.

Contratista: A lo mejor los que no están jodidos pues somos algunos que tenemos dos hectáreas de caña, a lo mejor ahí se desvirtúa algo, pero los que tienen cinco tareítas.

Cañero: Pero para que la caña reditúe debes tener por lo menos unas cinco hectáreas. En promedio, aquí en tierras casi cada persona tiene diez tareas, quince, cada ejidatario. Los ejidatarios que supieron cuidar su ejido por ley deben tener veinticinco, pero han ido vendiendo.

 

Violencia

 

Contratista: Es un hartazgo, una ineficiencia ¿pero qué hace la gente? No van allá por las represalias, el miedo, y como se han disparado mucho los homicidios por acá, entonces la gente tiene miedo.

Cortador de caña: Miedo para brincar, pues.

Contratista: Muchas personas han muerto, unas por drogas, pero muchas eran personas muy tranquilas, honradas, trabajadoras, y el mismo modus operandi ¿no? Gente en moto. Y antes pues se esperaba que anduvieran por allá; no, ahora a plena de luz del día, y no se sabe por qué, porque yo que sepa no es gente que tiene dinero, amigos que tienen dinero, ellos no les ha llegado cobro de piso, ni extorsión, ni nada de eso. Esto tiene algo personal entre ellos, no sé, la verdad. Antes siquiera se disparaban en el campo, ahora no. Ya saliendo de sus casas, pasan en la moto y pas pas.

Cañero: Y cuál vigilancia. Antes eran una vez a la semana o dos veces por semana, mandaban a las patrullas. Así como Juan por su casa, una vuelta y vámonos, pero ya se perdió el apoyo ¿no? Y ahora no vienen. Y la verdad el presidente se ha vuelto muy soberbio, quieres hablar con él y nunca está. Él vive en Cuautla y nomás viene, lo van a traer varios y ya.

Cañero: ¿Y Edgardo en dónde vive? Contratista: Edgardo en Puebla. Yo te digo que Edgardo está pegado a Chidiac; cuando estuvo en Finanzas, Edgardo estaba con él.

 

Cuál democracia

 

Contratista: Por eso te digo ¿cuál democracia? No la hay en el municipio, no la hay con los cañeros, con los ejidatarios.

Cañero: Cuando entraron los Ponce, la verdad eran otras personas muy amigables, muy todo, pero no sé, el dinero, dicen que corrompe a todos el dinero, el poder los acabó corrompiendo de una manera tal, pues ahorita se sienten que tienen muchísimo dinero, hasta tienen rutas de combis en Morelos, en Cuautla, tienen varias combis que van de Chiautla a Izúcar. Claro que no están a nombre de ellos, pero son de ellos.

Cortador de caña: ¿Cuándo va a cambiar esto? Dijera que fuera fácil, ya no seamos así, ya no nos engañen.

Contratista: Necesitamos mejorar la situación económica ¿eh? Para no tener las necesidades que tienen a la gente dependiendo de una despensa. Pero si nos van a seguir explotando.

Cañero: Ese es el problema. Tienen una expectativa aquí, acabar la secundaria y ya entran a trabajar. ¿Y qué es lo más fácil acá? Porque se pueden ir a Izúcar de Matamoros a trabajar a una empresa, a una industria por allá ¿pero cuánto pagan? Les pagan bien barato. Les pagan ciento cincuenta o cien pesos por todo el día, y acá pues el trabajo es informal y todo; o sea, no, pero un cortador de caña se anda llevando mil quinientos o mil pesos por semana. La gente prefiere trabajar en el campo o la construcción por aquí cerca que irse a una empresa donde le van a pagar el mínimo.

Contratista: Aquí un peón de albañil no te trabaja por menos de 200 pesos. Cañero: Pues así está, todo lo que venga de afuera es bienvenido, por eso fácil se vende el voto.

Contratista: Voy a platicar algo que sucedió cuando yo fui candidato. Mucha gente nos seguía y todo eso, entonces había estado Tenorio de presidente, en un pueblo, concretamente en La Soledad, les hizo el pozo de agua, les llevó su toma hasta su casa, con su llave y su tanque, siempre por ahí se sufre de agua; y un tiempo después proyectó su camino, bueno, apoyó al pueblo. Entonces se vino la elección y él salía y toda esa gente pues apoyándolo ¿no? Y descubrieron a una en la casa de don Fernando, del Negros, el que era candidato de Atencingo, que estaba recibiendo ropa y dinero, y la confrontaron, oye, le dijeron, se supone que estabas con nosotros, si ya se les apoyó con el agua y con las carreteras ¿por qué tienes que vender tu voto? Y ella dice: pues sí lo reconozco, pero discúlpenme, pero si mi hijo tiene hambre no le puedo decir: muerde el tubo de agua, o cómete un pedazo de pavimento... Entonces, mientras no cambie la situación económica, eso se va a seguir prestando a abusivos.

Cañero: Sí, lo batallamos. Por ejemplo, ahora que fueron las elecciones federales, que hubo también mucho recurso de por medio, para el pri, para el pan y todo esos. Yo les decía a mis familiares ¿por qué vas a los mítines? No vayas. Y sí iban por los quinientos pesos. O sea, como que por lo que leían o lo que veían en la tele de que ellos son la única esperanza que hay ¿no? Como que la gente se cierra a eso. De que ellos son lo único que hay, y si ellos se van, lo poco que te dan, se va también.

Cortador de caña: Ya no, ya no voy a confiar, ya ni confianza pongo en nadie.

Cañero: Ya la gente ya no cree. Cortador de caña: Ya no creemos… Creemos porque ya nos están engañando con 500. Y ellos se dan cuenta de que no fuiste a votar: “no votaste –dicen–, porque te busqué, cabrón”. Ella estaba ahí en la casilla, estuvo viendo todo, y voten por este. Una vez se peleó… Aquí van a votar bien, decía, si vas a mandar gente a votar, bien, cabrón. Entonces le brincó uno, no, aquí van a votar lo que es. Como representante de casilla estaba ella, ajá, y le mandaron su diploma de allá del ine. Y ella ponía y veía a los demás y les decía: vote por este.

Contratista: Y llegaba con sus gentes.

Cortador de caña: Pues este, este, y la obligan a ir.

Cañero: Por ejemplo, aquí hay una persona que no podía caminar bien, y su esposa, vinieron en un carro hasta su casa y ya se los llevaron. Cortador de caña: Así hicieron. Ganó el pri en la casilla.

 

Las elecciones del 2018 y el 2019

 

Contratista: Sí, de hecho casi no se fueron, por el pri, el pri comprando y todo, la gente le dio como la mitad y fue por mitad casi. En la elección de federales, casi López Obrador se lo llevó.

Cañero: Sin dar dinero.

Contratista: Sin dar dinero se lo llevó. Cortador de caña: En la municipal ganó el pri.

Contratista: Pero muy cerca quedó morena a nivel municipal. En la gubernatura se la llevó morena. Cañero: Desde que perdió contra Martha Érika, Barbosa también arrasó. El mismo pri apoyó a Barbosa para la gubernatura. De hecho, aquí los Ponce no apoyaron a su candidato, apoyaron a Barbosa. Y organizaron todos los mitines a Barbosa.

Cañero: Apoyaron a Barbosa, siendo pri ¿eh? Cortador de caña: Ya no me dan idea. ¿Cómo que el pri apoyando al otro partido?

Contratista: Son los conflictos de intereses.

Cañero: Cuando llegó Merino aquí a Izúcar, yo por ahí pasé, y sólo tenía un puesto, yo creo que estaba vendiendo chiles, tenía como cincuenta personas. Tenía su mesa y nada más, como que un puesto de chiles, ´taban contando chistes, porque había como cincuenta personas ahí.

Contratista: Por eso aquí ganó Barbosa.

Cañero: Sí, cuando vino Barbosa, todos los municipios aquí le pusieron como unas diez a veinte combis de los municipios, para acarrearle gente allá, tuvo como cuatro mil personas, cinco mil.

Cortador de caña: Hasta despensas mandaron, del pri, para que apoyáramos a Miguel Barbosa.

Cañero: El pri se encargó de menearle para que aquí fuese electo en este municipio, para que fueran a votar a Barbosa y todo.

 

Una explicación

 

Contratista: Lo que se está platicando así es, el voto al mejor postor. ¿Por qué? Habría que analizar la situación de la región. Porque esto es regional. No es privativo de Chietla. Es toda la región. Toda la región cañera está en la misma situación económica, con el mismo problema. ¿Cuántos ejidatarios te gusta que hay? En toda la región. Les hablamos de liquidación, les hablamos de todo eso, pero los ejidatarios y los jornaleros, no más terminan y paran, ya no hay trabajo. Cañero: Cuando se acaba la zafra se empiezan a disparar un poco más los robos. Contratista: Y así la gente va al día, al día.

Cañero: He visto que se ha desatado bastante la adicción de los jóvenes al cristal, algo que he visto por acá, tengo un amigo que es profesor de bachillerato de Ahuehuetzingo. ¿Y oye, el bachillerato cómo está? No, no, no, las chavitas que entran, jóvenes, todos fuman cristal, un ochenta por ciento de los que vienen a esta escuela fuman cristal.

Contratista: Sí, claro, los mafiosos están bien metidos. Son de por ahí de Morelos y Guerrero.

Cañero: Es un secreto a voces. Todos sabemos quién es, el que trae, el que vende y el que reparte, pero nadie dice nada. La autoridad lo sabe y no hace nada.

Cortador de caña: Y no más traen problemas contra uno.

Contratista: Sí, meterte con estos capos sí estás hablando ya de asuntos de muerte. Puedes meterte en otras cosas, puedes decir, y no te hacen nada porque no quieren que se empiece a desatar ¿no? Pero si te metes en esos asuntos de drogas, esos asuntos, son totalmente de muerte.

Contratista: No es muy grato el panorama. Y no es Chietla, es la región, toda la región cañera desde Atlixco hasta Morelos. Todo eso. Aquí los Ponce Cortés, ahorita fue el hermano, después el otro, y ya van por la hermana. Son de los mismos grupos, por ejemplo, no hermanos, pero sí de los mismos grupos, pero no en todos, por ejemplo, en Izúcar no fue el caso, ahí quedó Melitón por morena. Y así. Pero hay casos en que sí, no necesariamente hermanos pero sí del mismo grupo, nomás se la van pasando.

Cañero: Por ejemplo, yo tengo entendido que Hugo Rosas, tan pronto acabe su periodo se va a lanzar como presidente de Tilapa.

 

Al mejor postor

 

Cortador de caña: Claro, aquí estamos al mejor postor. Contratista: Así es. Cortador de caña: Así es, así fue.

 

 1 Tarea, que también se llamó “cuerda”, es una superficie de 10 varas conuqueras o 30 varas castellanas de lado. Es la medida usual en los trabajos de campo y equivale a 628.86 metros cuadrados.

2 Se refiera a la constructora Mejoramiento Integral Asistido, mia, denunciada como ejemplo del fracaso del programa de reconstrucción coordinado en el 2018 por el entonces secretario de Desarrollo Social del gobierno del estado de Puebla, Gerardo Islas Maldonado