SUSCRIBETE

14 Junio 2021, Puebla, México.

La operación electoral en Teziutlán (segunda parte) / Dinero ilegal, elecciones en Puebla - PCCI

Política | Investigación | 10.ABR.2021

La operación electoral en Teziutlán (segunda parte) / Dinero ilegal, elecciones en Puebla - PCCI

Sergio Mastretta

LLa existencia de una estructura subterránea, con vida propia, la de los llamados “operadores políticos”

Esta investigación forma parte del libro Dinero ilegal, elecciones y OPERACIÓN DE ESTADO EN PUEBLA / Episodio 3: 1988 – 2019, realizado en el 2020 por Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad

 

El dinero ilegal, Moreno Valle y el costo de los seccionales

 

OPERADOR 2: El dinero llegó con Moreno Valle. Ahí está lo interesante. Por eso decimos que ahí está el parteaguas Moreno Valle en la vida del PAN. Su intervención. Aquí en Teziutlán vivimos ambos procesos. Antes el partido estaba a la buena de dios, “ándele, comadrita, vamos a votar”, así puerta por puerta, “ándele, vamos”.

OPERADOR 1: Así ganó el PAN en el 2000. Sí es posible ganar sin dinero. Pero eso es cuando se encuentra el canal de comunicación con la población general, cuando lo que propones lo tome la gente como propio. No se necesita dinero para ganar la elección presidencial. Las emociones, la congruencia entre el candidato y la gente. (Ricardo) Anaya es el reflejo de la falta de comunicación. La gente de abajo no lo agarró. Y si le pegas a su credibilidad, como le pasó con la campaña sobre la compra de terrenos, le partieron la madre.

 

El pago a los seccionales

 

OPERADOR 1: La lana fluye de la siguiente manera. Arranca con merecimiento. Lo de las fiestas de 15 años es válido. No, esto arranca con que tú le vas a dar al seccional 1,500 pesos semanales para detectar… Les tienes que dar una lana.

OPERADOR 2: Pero en promedio sí podemos hablar de 1500 pesos semanales para cada seccional. Y lo que dura la campaña. Tres meses. Así para las 270 secciones más o menos en el distrito. 405 mil pesos a la semana, por 12 semanas: 4.86 millones de pesos. Más rural la sección, más es el costo. En la ciudad nada más es tocar la puerta, y vámonos, difícilmente le metes billete. Pero también depende de la cantidad de votantes que tenga la sección. En Teziutlán la chamba la sacas muerto de risa. Pero ese caserío allá en el cerro…

OPERADOR 1: Cuando Moreno Valle empieza a involucrarse en esto, como senador, empieza a ver que fluya el dinero, cuando casa a los diputados federales con algunos cuates de él, con constructoras y demás.

OPERADOR 2: Esto empieza en la elección federal del 2009, antes no ocurría; sí en el PRI, aunque a lo mejor con menor cantidad de lana, pero ahí empieza la profesionalización de los seccionales del PAN.

 

Los detectados

 

OPERADOR 2: El seccional trabaja en función del número de votos que le exijan. El número de movilizadores dependerá de la meta que le pongan. En promedio, de seis a ocho movilizadores por sección. Pero en las juntas auxiliares puede haber hasta 21 movilizadores, por la zona en la que están. Y esos ya van más caro, ya van sobre la misma meta. Ellos primero van y detectan, recorren y elaboran la lista de detección, que es la que tienen que entregar.

OPERADOR 1: Por ejemplo, aquí en la ciudad de Teziutlán a lo mejor son treinta o cuarenta mil detectados en las listas que se entregan. Ellos ganan por detectado. Trabajan con hojas, cada una con diez detectados. Y con eso les pagan.

OPERADOR 2: Ahora ya se están manejando hojas con quince detectados.

 

Costo de detectados

 

OPERADOR 2: Si es al principio de la campaña, a diez pesos. Si es intermedia, si la campaña va a la mitad, se paga de a cien. Y ya para poquito antes de la elección, de a 500 y hasta 800 pesos la hoja. De a peso el votante, de a diez o de a ochenta… Las hojas tienen varios requisitos: la cabeza del área, el nombre del seccional, el nombre del movilizador y la zona que te toca. Así no te pueden dar gato por liebre, ni se pueden duplicar los datos, porque todo se cruza con la base de datos. Por eso nosotros debemos revisar muy bien para que las hojas lleguen lo más filtrado posible. Y ahí es donde nos especializamos los que estamos en medio. Porque ya conocemos a la gente, ya conocemos el territorio. Ya sabemos cuáles hojas son válidas, cuáles están inventadas, porque hay vivales, hasta llegan a copiar el directorio telefónico. Las ves, 200 hojas de detección, y dices “nombre, ya contigo gané”, y ves luego a, b, c, d… “nombre, ya valí”. Los seccionales finalmente son los que dan el aval de las listas, su cabeza va en juego, si dan o no bien la información que les entregan los movilizadores. Si no, van pa´fuera. Por eso, cuando te llegas a profesionalizar, cuando te cuelgan la medalla de seccional, es porque ya eres un cabrón con experiencia. Ya caminaste, ya tocaste

 

La rentabilidad electoral, los coordinadores y el búnker

 

OPERADOR 1: La mayor capacidad en estas es de tanto, aquí tengo que cuidar que no me las inflen, acá tengo que cuidar que no tenga yo menos de tanto. Aunque me ganen, pero que no sea por tanto.

OPERADOR 2: Lo que llamamos “rentabilidad electoral”, por ejemplo, se trabaja con las secciones electorales más importantes. Decíamos, con setenta municipios ganas el país en sí, con veinte casillas en los diferentes municipios, pero de veinte casillas ¿cuáles son las más rentables?, las que mayor flujo de votantes tienen, las más cercanas o las más grandes, en este caso. Es como si estuviera viendo un mapa de guerra. Nosotros llegamos a tener un lugar que se llama el búnker, donde llevamos la casa de campaña; normalmente nunca hacíamos casa de campaña, eso es lo chistoso. Donde se reúne el equipo cerrado y es donde se mapea, efectivamente, donde está el mapa. Pero no porque tengas la tecnología te va a ayudar a hacer las cosas, mucho del tema es por la experiencia del campo que traes, porque a la hora que te sientas a hablar en la mesa, empiezas a hablar, la sección tanto, la sección tanto, y ya todos traen el mismo lenguaje y das por hecho lo que necesitas.

 

Los coordinadores

 

OPERADOR 1: En ese búnker se llega a reunir la estructura creada, los coordinadores…

OPERADOR 2: Y arriba de los seccionales están los coordinadores.

OPERADOR 1: Cuatro, de cuatro a seis en el municipio.

OPERADOR 2: Esos no ganan dinero, con ellos ya es por compromiso.

OPERADOR 1: Ellos ya saben que van a ir a una regiduría o van a ir a una dirección, ellos normalmente no ganan dinero en la elección. Bueno, no ganan, pero tampoco pierden, no les das un sueldo…

SM: ¿Y eso lo sabe el candidato?

OPERADOR 1: No y sí; asume que sí, pero espera que no. O sea, llegas y me dices, oye, y mi seccional tanto, y este me pidió 2,500 pesos, y no tengo dos mil quinientos pesos en la bolsa. Y tú, ai´te van tanto y tanto… ¿Ya?

 

La estructura, la información. Omar Blancarte

 

OPERADOR 1: Finalmente no son técnicamente todas las 41 secciones, tienes que atacar las metas que necesitas. Ya sabes que hay secciones que nunca ganas, o al revés. La pregunta es por la meta que tienes para cada sección. Omar Blancarte organiza la implementación de las acciones en función de la información, y eso termina siendo lo más importante. Saber qué pasa, que sepas qué hacer con la información que tienes.

OPERADOR 2: Para eso está la información del estatal. Partes de la información que le da el INE a todos los partidos. Omar Blancarte implementa a partir de ahí. Él implementa el sistema: saber cuántos votos necesitas, en dónde y a quién vas a ir a ver, con una base de datos. Blancarte hace el trabajo fino, le quita la paja a toda esta información que sale del INE. No sé si eso se hizo para todo el estado, pero sí lo hizo por lo menos aquí en Teziutlán.

 

El control de los Consejos Distritales y Municipales

 

OPERADOR 2: Otra cosa es lo que ocurrió en lo interno del consejo electoral estatal. Eso no tiene que ver con esta estructura, eso ya es otra cadena. Eso lo operó Blancarte, los consejos distritales electorales.

OPERADOR 1: La manipulación con los consejeros.

OPERADOR 2: Eso es otro esquema, el electoral, tal cual. Moreno Valle no dejaba nada suelto, no

había títere sin cabeza.

OPERADOR 1: Eso empieza desde la selección de los consejeros estatales. Lo primero que hizo fue cambiar a todos.

OPERADOR 2: Y después imponer a los consejeros distritales. Por eso nosotros, en el esquema de coordinación donde yo estaba, veíamos la calendarización de los consejos electorales, las convocatorias, ya las estás cazando, ya tienes los requisitos, ya tienes a la gente. Y ya vamos directamente con ellos, con compromisos económicos y políticos. Ellos ya saben que van a ser consejeros y que tienen la obligación. No todos lo hacen, pero otros sí. Entonces, ¿quieres controlar lo electoral? Tienes que empezar por poner a los consejeros.

SM: Tienes que tener el control del consejo distrital.

OPERADOR 2: Sí, ahí tienes que hacer ganar a tu partido. Ahí va a ocurrir todo, ¡ah, puta! Empezando por Toño, que no pierda el control del partido. Para poder hacer su trabajo perfectamente tiene repartida su gente en las tres instancias electorales, en el consejo municipal, en el consejo distrital y en el del INE. Lo que pasara en el consejo distrital ya estaba yo en acuerdo con los consejeros. ¿Y para qué? Oye, se me está saliendo de control esto… Yo tuve la oportunidad de acercarme con dos o tres supervisores del INE: “oye, estás contando mal”, “¿cómo crees?”; “estás contando mal”, “no sea que consiga yo que te vayan a pasar para otro lado”. ¿Y qué pasó? que empezaron a contar a mi favor. Pero estas cosas se van trabajando, se van preparando.

 

El fraude en los consejos distritales

 

OPERADOR 1: En la ciudad de Puebla Lalo (Rivera) le jugó derecho, Lalo le jugó derecho, él le metió los votos que le tenía que meter, el cabrón fue Rafael Moreno Valle, a la hora de meterse al tema cibernético lo hizo perder; Lalo ganó Puebla, se la chingó Rafael y nunca lo ha dicho Lalo, pero Lalo sí ganó Puebla, iba diez puntos arriba, que se lo chinga. Eso fue asunto totalmente cibernético. Eso ocurre en los consejos distritales, ahí se puede modificar una votación.

OPERADOR 2: ¿Y cómo no? ¿Quién la vigila? Hay varios puntos, hay varios tiempos muertos, el traslado es un tiempo muerto, la manipulación entre la bodega electoral y entre la revisión de cada uno de los paquetes; digo, insisto, hay un montón de puntos muertos. Entre cámara y cámara intercambias los paquetes, tan sencillo como eso. Fueron los que cacharon en las camionetas ahí en Puebla.

 

OPERADOR 1: Ahora todo está en función de que lo quieras creer o no lo quieras creer y en función de que los magistrados tomen la decisión de abrir bien el tema y darle sentido. Y no es tanta la gente que participa en esto, eh, no es tanta, porque al final de cuentas es la que captura la información en el consejo.

OPERADOR 2: Gente que al final de cuentas ya está de este lado.

OPERADOR 1: La estructura es un ejército, eso sí, es un ejército bien establecido, bien ubicado.

OPERADOR 2: Todo el mundo sabe lo que sucede. Cada quien sabe lo que tiene que hacer: te corresponde esto, esto es lo que te toca y esto es lo que tienes que hacer, punto.

 

Operación entre mapaches

 

OPERADOR 2: Manejamos encuestas Internas. Si a ciertos niveles y en cascada, o sea, no las tenías de primera mano, por ejemplo el Lobo, que era el que a esa reunión asistía él o a ese nivel jerárquico le tocaba asistir, le entregaban los resultados y él nos los procesaba y nos decía “a ver, pasa esto, pasa aquello, tenemos que apretar aquí, tenemos que apretar allá”.

OPERADOR 1: se debe tener en todo momento la intención real del voto. No nos podemos inventar una historia.

OPERADOR 2: Hay quienes sí la inventan, pero ya cuando estás en cierto nivel, ya tienes cierto compromiso y de veras ya quieres ganar, ya no le juegas al…, tienes que saber lo que estás haciendo y con inventarle no aseguras nada. Lo que platicamos, llega un momento en que te vas profesionalizando; insisto, nos sentamos a platicar entre mapaches, y entonces ya sabes decir: ah no, pues sí, aquí me ganó fulanito por tanto; no, es que aquí a perenganito, aquí me chingaste a fulanito y eso me representó tanto. Entonces tienes información, real o: “ah, tú fuiste él que no llegó, la combi de Pedrito no llegó porque tú le ponchaste las llantas; huy, sí, sí, se te poncharon las llantas”.

 

El viejo PAN caza mapaches

 

OPERADOR 1: O sea, dejemos de hacer esas tarugadas. Yo siempre fui enemigo de esos caza-mapaches, ya lo cazaste, ya lo encontraste ¿Y? ¿Y? ¿Vas a quitar una camioneta con despensas? ¿Si llegas a encontrar el portafolio? No manches, ya te la hiciste, para que te lo encuentres, es más fácil que te saques el melate, estás corriendo un riesgo enorme, subíamos aquí la calle Hidalgo, la principal, en sentido contrario correteando la gente, estás corriendo el riesgo de tu vida… A mí se me hacía mejor eficientar el tema de la movilización, porque son votos que cuentan, aquellos no saben ni qué onda. Pero fue una época para el PAN, eran cuatro acciones: detención, movilización, inhibición y caza mapaches. Así funcionaba, el caza mapaches era corretear a aquellos que estaban regalando despensas, porque en aquel entonces la despensa era la dádiva, no había dinero, entonces había despensas para que la gente que iba a votar. “Tienes que ir a votar por ellos”, era la despensa para motivarse a ir a votar, era el caza mapaches, la inhibición era ir a los lugares a donde era más fuerte y llevaban despensas, y empezar: “Los vamos a cachar y los vamos a meter a la cárcel, van a ver, porque si los vemos entonces se van a la cárcel”. Aquí era inhibirlos a que no salieran a entregar despensas, y luego la detección era lo que ya te había dicho, que vas con tus hojitas y “tú sí votas, tú no”; la movilización es irlos a ayudar sin dinero, sin nada, no. Ese era lo que era el PAN, eran las bases.

 

El PAN se hace mapache

 

OPERADOR 2: El PRI sí tenía construida su propia red, y una parte de esa red o gran parte de esa red se combinó; pero al PAN le faltó experiencia, al PAN le faltó conocimiento, al PAN le faltó maña, pero no todos la saben explotar.

OPERADOR 1: Al PAN le faltó experiencia, ahí aprendimos, nos enseñaron, pues ahora hagamos las cosas.

OPERADOR 2: Experiencia, maña y  conocimiento porque, efectivamente, nosotros los azules, los azules viejos, pues era tocar la puerta, invitar y el día de la elección, “acuérdate que hay que ir a votar”, y dábamos vueltas, porque nos daban atole con el dedo, en ese entonces nos decían del mapache: “¡ahí está el mapache comprando votos!”, y ahí íbamos varios pendejos corriendo para allá, “no, no, ya se fue el mapache, tú te encargas de allá, tú te encargas de acá y me avisas”. ¡Qué vas a andar correteando al mapache que ya anda comprando votos!, mejor ten y cómpralos tú…

Ah sí, es cierto, verdad… Dejemos de corretear al chingado mapache. Aquí en Teziutlán tenemos una brigada que se llama la Brigada nocturna, es como un mal vicio del PAN porque creen que se recibe; antes, en sus buenos tiempos, se creía que se repartían cosas en la noche, en la noche iban a dejar el centavito por la credencial. Unos días antes bajaban los tinacos, bajaban las despensas, entonces el PAN creó su caza mapaches; y ahí los tenías toda la noche, desvelados, todos adormilados, ahí va una camioneta que acaba de entrar y lleva propaganda, y ahí vamos todos de pendejos correteando al bendito mapache. Y así nos daban atole con el dedo, esas nos tocaron, muy bonitas, es que caímos en la corretiza del mapache.

 

2018: Moreno Valle se aleja, la estructura se cae

 

OPERADOR 1: En el momento en donde Moreno Valle delegó todo esto fue dónde se perdió. Se fue a hacer campaña para la presidencia de la república.

OPERADOR 2: En el momento en que él dijo: a ver, ahí te encargo, ahora me voy a Veracruz, ahora me voy a ver a Monterrey, se empezó a perder, porque entonces este ya se creyó en este lugar y pocos se mantuvieron, dijeron sí señor. Y no lo querían cerca de Martha Erika, y entonces nada más: “¿oye, cómo va esto?, ¿y cómo el otro? Luego, cuando se da cuenta, “espérame, no”, y regresa y llega el Lobo: “espérense cabrones, están metiendo las patas”. Y ahora hay que corregir las pendejadas que ya hicieron y es en dónde se les complica el asunto. De hecho, la diputada local de aquí, en algún momento nos platicó que le dijo hasta de lo que se iba a morir, por los números que traía, y entonces el Lobo se encarga de decir “hay que hacer esto, hay que hacer aquello”, y ya él acomoda las cosas, cuando a Martha Érika la daban por perdida.

 

Toño bloqueó a los seccionales en el 2019 en el corredor azul

 

OPERADOR 1: Para ganar la elección a presidente de la república, se puede decir, a lo mejor me falla por algunos, pero necesitas 70 municipios en todo el país. Si logras arrasar en 70, ganas. Lo mismo es en el tema de las secciones: si a Toño no le bloquean el corredor azul del PAN, a los seccionales del PAN, gana Teziutlán.

OPERADOR 2: Les dice a los seccionales: no salgan.

OPERADOR 1: No operan. Así de simple. Pero hay que ser cuidadoso con lo que les dices. A ver, es que este (el candidato) no es nuestro, es que ya está vendida, ¿entonces a qué vamos? No sale la gente, toda esa gente que normalmente va a tocar el corazón del corredor azul, lo que había logrado Toño, Guadalupe Victoria, Teziutlán, Chignautla, Xiutetelco, Hueytamalco, Tenampulco, no sale. Todo eso lo había logrado Toño, por eso se ganaban las diputaciones, pero no salen.

Pero ya se comenzaba a ver un desgaste. Toño se desgasta. Y si no implementas cosas, se va a ir pa´bajo. Es como la película de Rocky, se prepara, va con todo, a lo burdo y gana, pero luego se deja, la comodidad le gana, se relaja y pierde, le rompen la madre; ya no tiene la mirada del tigre, la ambición de ganar. Eso le pasa a Toño, empieza a maltratar a su gente sin darse cuenta.

 

Las dos estructuras en 2018

 

OPERADOR 1: En 2018 Carlos Peredo se lleva una parte de esa estructura.

OPERADOR 2: Y los dos tienen la misma estructura.

OPERADOR 1: Para entender a Carlos Peredo: él tiene sus gentes desde el PRI, por decir, cien, pero cuando contiende con otro partido, su estructura cae a setenta gentes, porque son priistas, no todos se van con él. Y Toño tiene sus cien gentes, están con él, pero a la hora de ir con Corona  Salazar, las trata mal, también pierde:  tiene ahí veinte de Rafael, treinta del PAN y cincuenta de él, pero pierde las de Rafael, que les dice, a ver, ahora para allá, porque en eso Rafael era un artista, hacía el juego mediático; a él no le importa, con él o con él, no le importa, pero tienen que estar con Martha Érika, a uno o a otro le corta la pinche ubre; los otros treinta son panistas, y la señora Corona se encarga de patearlos, así que dicen: “ah, pues me voy pa’cá”.

Hay partido, hay historia en el corredor azul, si Toño va por el PRI, no votan por él. Hay códigos, hay límites. Habrá algunos, a los que ayudó directamente en un momento de dificultad y lo que tú quieras, los que tienen un compromiso moral con él, esos dicen “no me queda de otra”, él y su familia votan por Toño. Pero fuera de eso, es el corredor azul. Lo más que pudo hacer Toño es que no salieran, y con eso ayudó a Barbosa.