SUSCRIBETE

18 Mayo 2024, Puebla, México.

En defensa del pintor Arturo Elizondo y contra el maltrato a los creadores por el IMAC

Cultura |#ffcc00 | 2020-12-11 00:00:00

En defensa del pintor Arturo Elizondo y contra el maltrato a los creadores por el IMAC

Sergio Mastretta

(Imagen de la portadilla: Diles que no me maten | Oleó sobre tela | 2019 | Arturo Elizondo)

 

VIDEO: Sergio Mastretta entrevista a Arturo Elizondo

Este es un llamado de auxilio para respaldar la exposición Desplazamiento, afectada como tantas dinámicas públicas por el cierre provocado por la pandemia. Este es un llamado para exigir que el Instituto Municipal de Arte y Cultura del ayuntamiento de Puebla cumpla con los tres meses de exposición comprometidos con el creador de una obra que rompe y para bien con los moldes tradicionales de la relación entre el arte y la sociedad.

Una idea de lo que nos perderemos de valorar como una de las más importantes obras en la historia reciente de las artes plásticas en Puebla está en la pieza que hemos presentado arriba: Diles que no me maten, uno de los diecisiete cuentos de Juan Rulfo en su Llano en llamas y que provocó una reflexión colectiva entre el pintor y algunos pobladores de una comunidad rural en la zona metropolitana de la ciudad de Puebla que participaron en un taller de creación colectiva con el pintor Elizondo.

Qué le ocurre al pintor Arturo Elizondo:

Lo invitan a exponer en la Galería de Artes del Palacio Municipal. Le ofrecen y convienen con él en el IMAC tres meses, del 13 de marzo al 22 de junio de 2020. El día 14 de marzo se desata el vendaval de la pandemia y la galería se cierra y no abre sino hasta el 24 de noviembre. Y ni siquiera le avisan que la han reabierto. Y en los primeros días de diciembre le dicen que se acabó, que saque sus cuadros y el conjunto de los elementos que conforman la exposición y se vaya con tu música a otra parte.

Este maltrato por parte del Instituto Municipal de Arte y Cultura, por la vía de su director Gerardo Oviedo, lo sufre el artista plástico Arturo Elizondo, uno de los más reconocidos pintores en la plástica mexicana. El pintor pide ayuda. Y su demanda es simple: que le den a la obra los tres meses convenidos de exposición. Arturo me invita a conocer la expo, iré este viernes. Pero ya el lunes tiene que abandonar la plaza. El respaldo al artista tiene que ser hoy mismo, 11 de diciembre del 2020.

Entiendo su molestia: una exposición que se contempló por tres meses no permanecerá más de tres semanas. El lunes 14 el pintor tendrá que sacar sus cuadros. Sin explicación alguna. Un proyecto artístico que desde la construcción colectiva de su valor plástico se involucra en la búsqueda de respuestas en torno a la relación entre el arte y la sociedad. Un tema que debería ser discusión obligada de una política cultural en un gobierno municipal que se presenta como parte de una transformación radical de la vida pública de México.

¿Qué exposición se cierra prematuramente por una decisión arbitraria de Gerardo Oviedo? Desplazamientos Techcahuaca, uno de los tres momentos de un ambicioso proyecto artístico que le ha llevado a Arturo Elizondo diez años de trabajo y que conforman lo que el artista llama “espacio abierto” El pintor ha salido del estudio y ha buscado en el ámbito de las comunidades rurales de la ciudad de Puebla y San Andrés Cholula y la realidad de la cárcel de San Miguel la posibilidad de una construcción colectiva del arte. Junto con Proyecto Rulfo y RIA (Retratos de Identidad Alternativa), Desplazamientos es, a decir de José Luis Cortés, el curador de la exposición, “un trabajo que tiene su origen en la investigación etnográfica de Arturo Elizondo en la última década.  Teniendo como deriva la raíz plástica, social y literaria del propio artista, dicha investigación ha circulado en el tiempo para cuestionar nociones como la memoria colectiva, la vulnerabilidad del tejido social, la rapaz economía actual frente a costumbres de intercambio ancestrales, así como la gentrificación a modo de virus mutante que determina nuestra identidad comunitaria.”

 

La invitación a la apertura de la exposición el 12 de marzo de 2020.

 

“Es una experiencia de interacción social”, me dice este pintor nacido en la ciudad de México en 1956. Y por eso le resulta incomprensible que la exposición se cierre de cuajo sin que el gobierno municipal cumpla con los tiempos establecidos –tres meses abierta— e impida que pueda ser valorada por el público.

Escucho su enojo que transforma en una severa crítica a la conducción del Instituto Municipal de Arte y Cultura por la negligencia y el autoritarismo con el que se comporta su director, Gerardo Oviedo.

Y le dejo aquí el interrogante a la presidente Claudia Rivera: ¿por su cabeza pasa la preocupación por lograr una vinculación inteligente y propositiva con los creadores de la producción cultural en Puebla?

 

¿Quién es Arturo Elizondo?

 

Pintor nacido en la Ciudad de México en 1956, con estudios sucesivos, entre 1977 y 1986, de diseño gráfico en la Universidad de las Américas (Puebla), en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, y en la Escuela Nacional de Artes Plásticas En Nueva York, donde está radicado y trabajando (al igual que Julio Galán, Gabriel Orozco, Laura Anderson y otros jóvenes artistas mexicanos), ha expuesto en las galerías de Carla Stellweg, Cavin Morris, Arnold Herstand, Diane Brown, Grace Borgenicht, Trockmorton Fine Arts y Rotunda Gallery Además se ha visto obra suya en San Miguel de Allende, Ciudad de México, Monterrey, Aguascalientes, Guanajuato, San Luis Potosí, y también en San Antonio (Texas), Los Angeles (California), Chicago (Illinois), Washington, Madrid, San Juan (Puerto Rico) y Ostende (Bélgica) Es decir, Arturo Elizondo es un artista decidido a ganar un espacio profesional dentro y fuera de su país.