SUSCRIBETE

12 Junio 2024, Puebla, México.

Memorias territoriales. Tepepan, Xochimilco, Cdmx. 24,25 y 26 de febrero de 2023. 

Sociedad civil organizada /Cultura | Poesía | 5.MAR.2023

Memorias territoriales. Tepepan, Xochimilco, Cdmx. 24,25 y 26 de febrero de 2023. 

Estas son las palabras, no mías, sino de mis antepasados. De quienes me han compartido para seguir compartiendo. Yo nomás soy como un puente.

Les voy a contar un cuento, Nuestro cuento. 

 

El territorio es el que vivimos pero también el que nos narran, el que nos cuentan.

 Somos migrantes, todos venimos de diferentes lados

San Miguel Amantla

San Gregorio Atlapulco

Xochimilco

Cuajimalpa

Tlaltenco, Tláhuac

Vengo de Argentina

Azcapotzalco 

Nexpan

Oaxaca

Tal vez somos de muchos territorios

El barrio de San Juan Tlatenchi

Costa Rica

De lo que ahora se conoce como Panamá

Vivo cerca del río Magdalena

Yo vivo del otro lado del Teuhtli

En Milpa Alta

Jalisco

San Luis Potosí

La región cholulteca

No siempre se puede rastrear de dónde venimos

Algunos estamos como que no sabemos dónde estamos, pero eso no importa

Vengo de la zona del otro oriente de la ciudad de México

Cuba

Zumpango

Vengo de la Magdalena Contreras y eso ha marcado mi vida

Coyoacán

Guerrero

Chiautla

 

Obviamente vengo del amor.

 

 

Ofrendamos algunas piedras, semillitas, una plantita

Escucha

Experiencia

La solidaridad a través del oído y de la voz

La historia de mi pueblo, cosecha de mi chinampa, una flores

Maíz de un huerto demostrativo que me abrió mucha esperanza

La esperanza de que podemos transformar el mundo

Los sentires 

La memoria de un estudiante, de Abisaí

Me duele mucho lo de Abisaí, yo también soy del Valle del Mezquital

 

Todas las chinampas están conectadas.

 

¿Cómo podría definirme?

Psicóloga

Urbanista, geógrafa de clóset

Soy economista de profesión

Socióloga

Soy geógrafo y filósofo de la ciencia

Soy tejedora y por formación comunicóloga

Soy ingeniero pero no sé por qué terminé defendiendo mi territorio, amo mi bosque

Quiero creer que soy algo más de lo que estudié

No es necesario estudiar para defender el territorio.

Trabajo educación ambiental

Soy caminante

Estamos trabajando la defensa del territorio y somos feministas

Me gusta presentarme más como una mujer chinampera

Yo soy parte de un colectivo que quiere decir mujeres bordadoras. 

Me considero aprendiz en la defensa del territorio

Toco son jarocho y es algo que forma parte de mí

Tejo mucho y es una forma en la que me he reconectado con muchas cosas

Somos una colectiva de mujeres, nos dedicamos a trabajar todo el proceso del maíz, nos llamamos Mujeres de la Tierra. Nos dedicamos a tres cosas, las violencias, la autonomía económica, la defensa de la siembra y de la tierra.

 

Hay varias historias. Vemos cómo se conectan y eso ayuda a definir quiénes somos

Me sorprendió que hay muchas personas como yo.

Tenemos un cuerpo que se entrelaza, nos entrelazamos

Cuando los conozco a ellos, me voy conociendo a mí

Nos caracterizamos por estar en movimiento, en transición y con esperanza y búsqueda

 

Bordamos cuando nos sentimos emocionalmente bien

Las puntadas vienen de muy años atrás

Mi abuela, mi mamá. Yo tengo conocimientos de los bordados a través de ellas. 

Ellas tienen todo el conocimiento de la vida

Con las puntadas acá representamos los cerros que nos rodean

Todos al final están ligados 

Todas estamos caminando y encontrando cómo unir nuestras complejidades 

 

Coincidimos en Morada Pirul

Donde están ahora estaba lleno de máquinas

Me da mucho gusto que estén aquí. Para mí ustedes son un respiro.

Esta tierra nos ha reunido con su energía.

 

Venimos para escuchar, compartir, aprender del nosOtrxs.

Vengo a aprender nuevas pedagogías sobre Geo-grafías Comunitarias 

vengo tratando de alejarme de ciertas deformaciones

Por la necesidad de que el pueblo en el que vivo no muera sin que la gente sabe que existe.

Queremos aprender, escucharnos.

 

Iniciamos en la parada de Tepepan

Conocimos el espacio, la fauna, la flora.

Fue una experiencia de relación con el agua.

 

Estar arriba permite tener otra perspectiva

Subir y luego conversarlo de regreso

 

Cuando estábamos hablando en el punto más alto, no teníamos en torno al 30% de la vista por la contaminación del aire. 

Sí hay cuidado, pero no todos estamos cuidando. 

Se nos olvida que el territorio es también de otros seres

El agua y la tierra, todo con el todo, nosotros, las plantas, las flores, los animales

 

En el camino recuperamos historias de vida y lo recurrente fue la migración

Justo nos paramos a hacer la reflexión en un como bosquecito de nopales

Mira, este es el otro mar verde

 

A nosotras no nos tocó caminar el territorio, nos tocó navegarlo, remamos.

Me fui acoplando con el agua y eso nos permitió comenzar a movernos. 

 

Pensar el tiempo de otra manera

Mostrarnos y compartir lo que somos

Vincular la memoria con el territorio

 

Ellas navegaron las chinampas, nosotros las caminamos

 

Luego hicimos nuestros mapas

Empezamos por dibujar los cerros, las sierras

Que son espacios desde donde no solo escurre el agua, ahí inicia la vida. 

Se van escurriendo con el agua los saberes, ciclos de vida

Los volcanes que representan la fuerza de la naturaleza y la cultura.

 

Reflexionamos que las Geo-grafías Comunitarias apuestan por la vida

Nos permiten aprender desde la experiencia de quienes viven el territorio

Poner al centro a las personas

Cuestionarnos desde dónde vamos a hacer y para qué.

Hacer territorio con las personas

Hacer visibles cosas que no son tan evidentes

Trazar los ríos que no están en ningún mapa 

Los ríos, las historias, los saberes, las personas

 

Encontrarnos desde el alimento que también es resistencia

Pensar la comida más allá del plato

 

Recordar por qué hacemos las fiestas

Conectar con las emociones en un territorio

Esa emoción que desborda, el que veas pasar a las aves, sentir el viento en el rostro

 

Compartir lo que conocemos, lo que percibimos. Analizar juntos.

Somos capaces de ver otras cosas si miramos en colectivo.

 

Poner atención a la posición que asumimos cuando vamos a dialogar con ese papel

Cuando nos ponemos, no ponemos la misma intensidad en todo el cuerpo

 

Nuestra huella se une mucho a dónde estamos y dónde transitamos

Yo me paré en la hoja y vi que se marca la parte de abajo

 

Trazar territorios vivos sin romantizar

Hablar de las contradicciones: 

Está chido mapear desde los pueblos, pero en los pueblos también hay muchas violencias. 

 

Yo creo que este es un territorio-territorios, no podemos hablar de uno solo 

 

Ese es un mapa de denuncias

Este es un mapa sonoro que sin escucharlo, lo podemos sentir

El mapa de la palabra también está allí

 

Los mapas también modelan futuro

Territorios-deseo, lo que queremos

 

Las explicaciones estadísticas no son tan fuertes

A veces esas precisiones también aniquilan

Es fundamental tener una narrativa porque estamos hechos de historias

 

Ese mapa me da esperanza

 

En estos espacios reivindicamos la defensa de la vida, del territorio

 

Me llevo que hay mucha oportunidad al escucharnos, sentirnos

Espero dejar muchas dudas, muchas posibilidades y esperanzas

Quiero regresar algo

Quiero dejar una familia, redes, cambio comunitario

Quiero que esta herramienta la pueda aplicar con los tíos y los primos en el pueblo de mi papá y buscar alternativas 

Hay que visibilizar otras realidades y es importante introducir las dinámicas de las mujeres

El enemigo más fuerte es la desesperanza

Pero en la Ciudad de México hay un magma revolucionario que va: están resistiendo los pueblos, el agua, la Madre Tierra.

Hoy me llevo esperanza, aprendizaje, la palabra de todas y todos ustedes, poder porque espero que sirva en la comunidad para enriquecerla y defenderse mejor, la luz de todos ustedes, el conocer a todas ustedes, toda su energía y las resistencias en las que están, reconocerme en todos y cada uno de ustedes, me quedo con su energía, me llevo la rebeldía de estas tierras del sur de la ciudad de México, me llevo un mapa en donde voy a encontrar los rostros de cada una y cada uno de ustedes, muchas preguntas, dudas, cuestionamientos, la apertura de pluralidades, inspiración, agradecimiento, motivación, sus historias porque creo que hay que seguirlas contando, mucha amistad, alegría, mucha incomodidad y no estoy peleada con ella, porque también me mueve a pensar qué tengo que cambiar. Una mirada común. Un cerebro explotado con muchas ideas, reflexiones. Muchas certezas. 

Me llevo mucha fuerza, tener estos espacios te llena de energía. Acuerpar a las que no están aquí pero que están en las primeras líneas de batalla. Me voy con el coraje que nos alimenta, que es el motor, el fuego que nos alimenta. Fuego porque he andado entre cenizas. Esta fuerza que quiero compartir con mis hijos, porque están pequeños y les espera un futuro un poco caótico. Una palabra fuerza de cada uno. El agradecimiento a quienes hacen posible que estemos aquí. Evocación. 

Para mí es muy significativo que ese pañuelo haya estado allí.

Venía buscando técnicas y acabé encontrando personas a quiénes admirar

Me llevo una semilla para que nos sigamos enraizando, un cachito de hilo rojo para simbólicamente seguir tejiendo las redes.

Nos cuentan que en algunos pueblos usan el caracol para comunicarse: lo señalan a un lugar donde hay otro, y cuando está listo, contesta. 

 

Reunámonos al sonar del caracol

Porque nos viene mejor sentirnos cerca. 

Aquí está el corazón.

Todo lo hicimos con el corazón entero.

 

El territorio somos nosotros

Y hoy nuestros ameyales están más llenos.

 

Facebook: Geo-grafías Comunitarias
Instagram: @geo.grafias.comunitarias
Youtube: Geo-grafías Comunitarias
Spotify: Geo-grafías Comunitarias