SUSCRIBETE

18 Mayo 2024, Puebla, México.

La 4T y su pragmatismo ¿Quién para Puebla?

Política | Opinión | 13.SEP.2023

La 4T y su pragmatismo ¿Quién para Puebla?

El manejo del proceso interno y los resultados de la encuesta dejan clara la firme posición de la dirigencia nacional de Morena

Con la consolidación de Claudia Sheinbaum como candidata de la coalición Juntos Hacemos Historia a la Presidencia de la República, los diversos grupos políticos al interior del estado entran en una nueva etapa de acomodos y movimientos de cara a la disputa interna de la 4T por la gubernatura.

El manejo del proceso interno y los resultados de la encuesta dejan claro la firme posición de la dirigencia nacional de Morena para transitar en una operación cicatriz limpia y para fortalecer la unidad con un único objetivo: que la 4T gane con holgura la presidencia y obtenga la mayor cantidad de escaños en el Congreso para así lograr el “Plan C” de Andrés Manuel López Obrador.

El dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, anunció que el próximo 18 de septiembre se emitirá la convocatoria para quienes aspiren a la gubernatura en 9 estados del país, incluyendo Puebla, además que el 25 y 26 de septiembre deberán registrarse todas las personas interesadas, separándose de su cargo quienes ostenten una función pública. En octubre, mediante encuesta, será definida a la persona que represente a la 4T y en noviembre será cuando se defina el proceso para alcaldías, diputaciones y senadurías.

Recientemente, representantes del Consejo Nacional de Morena estuvieron en Puebla, visitaron a varios grupos y compartieron la agenda y objetivos del partido en las internas para los diferentes órdenes de gobierno. El mensaje desde la dirigencia nacional es claro: Morena aprendió de sus errores y no permitirá que disputas y berrinches internos pongan en riesgo su objetivo. Por ello, tanto las candidaturas a gubernaturas como las presidencias municipales de las capitales en todo el país serán asignadas por encuesta, sin espacio a negociaciones, monedas de cambio y berrinches, ya que se busca a la persona más competitiva posible, sea quien sea, y por otro lado se busca que se minimice el coletazo de inconformidades.

Por ello observamos cómo los grupos políticos van cerrando filas para que a partir de esta instrucción se den todas las negociaciones posibles antes del levantamiento de la encuesta en octubre.

En este escenario, el Senador Alejandro Armenta se perfila como la opción más pragmática, y el competidor -masculino- a vencer, ya que al menos 6 casas encuestadoras lo sitúan al frente de sus estudios en conocimiento e intención de voto y aun cuando una campaña agresiva permitió al  diputado Ignacio Mier cerrar la distancia en conocimiento, su capacidad operativa real quedó algo comprometida ante los bajos resultados de Adán Augusto López en el estado. Si atendemos los dos objetivos de la 4T competitividad y unidad, está claro que el senador se aproxima.

Piense usted ambos escenarios: que Alejandro Armenta pierda la candidatura o la pierda Ignacio Mier:

En el primer escenario, después de meses de encabezar las encuestas y después de construir por años su proyecto a la gubernatura ¿estaría dispuesto a aceptar su derrota?  – en 2019 ante la nominación de Miguel Barbosa, dejó claro que no-; muchos de sus operadores y sectores que al interior de la 4T le han apostado ¿se quedarían tranquilos? ¿El propio senador aceptaría una negociación? Tengamos claro que Alejandro Armenta ya fue alcalde, diputado federal, senador e incluso presidente del Senado y es una figura política muy relevante a nivel nacional. ¿Qué se le puede ofrecer? ¿Un espacio en el gabinete? ¿Usted lo ve en el gabinete de Claudia Sheinbaum?

Ahora imaginemos que la pierda Ignacio Mier, con un margen de inconformidad menor, buscando defender los resultados de las últimas encuestas que ya lo acercan en conocimiento a Alejandro Armenta. ¿Aceptará su derrota un político, que construyó una posición respetable en Morena, y quien supo brincar de barco en el momento correcto y ganarse un lugar haciendo talacha desde abajo?

Ignacio Mier llegó a la diputación y luego a la presidencia de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados de México con las habilidades de quien sabe acomodarse. Sin una gran trayectoria en la función pública la candidatura de Ignacio Mier se fortaleció por los embates del extinto gobernador Miguel Barbosa que en su encono contra el diputado activó una maquinaria institucional y mediática que sólo le puso los reflectores y las conversaciones.

¿Nacho Mier estaría dispuesto a una negociación? ¿Su grupo político, empresarios, líderes, alcaldes, estarían dispuestos a aceptar diputaciones locales y alcaldías del interior? ¿Usted ve a Ignacio Mier en el gabinete de Claudia Sheinbaum? ¿O lo ve en la super-delegación manejando los programas sociales de todo el estado?

Para la 4T es más rentable y viable la operación cicatriz en este escenario que en el otro. Considerando también que la intensa campaña de posicionamiento de Ignacio Mier fortaleció a otros perfiles haciéndolos competitivos al interior del estado.

Las demás personas que aspiran a la candidatura seguramente pueden quedar contentas. Julio Huerta algo obtendrá. Apostó y tiene una moneda de oro. Hoy, parece que ya sabe dónde depositarla y con quien.

Aún es posible que el escenario se modifique en caso de que en Puebla, por los acomodos nacionales, toque una candidatura hacia una mujer. Pero eso implica un siguiente análisis.

En la política pragmática, todas y todos ganan, si no se alocan.

Veamos.

Hasta la próxima

Nota del autor

En los últimos años, he recibido invitaciones y sugerencias para hacer públicos mis análisis políticos del escenario local. Me sugerían ya entrarle con nombres, pelos y señales. Me resistía, en un ambiente polarizado donde el análisis político parece reducirse y entenderse a echar porras y apuestas.

Hoy decidí aventurarme y agradezco el espacio y a quienes se toman el tiempo de leer y compartir estos textos que salen sin pretensiones ni ganas de quedar bien con nadie.