SUSCRIBETE

8 Diciembre 2022, Puebla, México.

Con la mochila al hombro. Cartas desde la cárcel en Guatemala / VIII y IX

Mundo |#c874a5 | 2021-01-24 00:00:00

Con la mochila al hombro. Cartas desde la cárcel en Guatemala / VIII y IX

César Montes

Mundo Nuestro. Julio César Macías López, el verdadero nombre del guerrillero guatemalteco conocido como César Montes, dirigente histórico del levantamiento armado contra la dictadura militar en ese país, escribe estas líneas desde la cárcel en la que se encuentra preso tras su detención en México el pasado 10 de octubre. Publicamos una primera tanda de cartas (César Montes, con la mochila al hombro / Cartas desde la cárcel en Guatemala)y continuamos con esta entrega publicada originalmente en la revista Con Nuestra América.

 



1 de diciembre de 2020.

 

 

Día de visitas, fiesta entre rejas, aunque no para todos, hay muchos que se les dice “rusos” porque nadie los visita. Es mi caso, sólo vino mi abogado y hablamos de las escasas posibilidades de conseguir la falta de mérito. No saldría libre en caso de obtenerla, porque en el otro proceso de los soldados marinos muertos, ya se decretó mi prisión preventiva.

 

  

 

Sabemos que hay la voluntad de quitarme la vida, poniendo en alto riesgo mi salud o lograr la ya acordada condena por el asesinato de tres soldados e intento de asesinato de otros tres, por lo que me condenarían a cárcel por el resto de la vida que me quede. Todo esto ante los ojos de la comunidad internacional y la pasividad --cuando no la complicidad-- de una izquierda nacional electorera y rosa pálida.

 

 

 

Acepto esta prueba de mi voluntad como una experiencia más de mi intensa vida de revolucionario, en un país con el más grande retraso político, económico y social.

 

 

 

El mismo día de mi audiencia, un supuesto medio independiente que trabaja para la CIA y usa la estratégica de bandera cambiada, se erigió como la corte suprema calificadora de quien es o no revolucionario. Me descalifica, me condena, aporta elementos para que la ultraderecha oligárquica fascista me condene. Calificaron como “sicarios” a los campesinos sin tierra que estamos organizados en la Fundación Turcios Lima. Uno de quienes me atacan desde falsa bandera de revolucionario, llama “bandas de guerrilleros” a los que heroicamente lucharon durante 36 años con las armas en la mano. Se burla de mi lucha internacionalista desde su cómoda oficina en Canadá, ganando jugoso sueldo en dólares canadienses y que jamás ha salido, ni sudará la camiseta por este pueblo explotado. Seguirá pontificando sin que nadie lo “pele”, sólo sus amantes del mismo sexo, pero ya eso es su vida privada en la que no me meto.

 

 

 

2 de diciembre de 2020

 

 

 

Día aciago, diría un republicano español. Me ligaron a proceso, no me declararon falta de mérito. 

 

 

 

La audiencia: Argumentó el fiscal balbuceante y casi tartamudo del Ministerio Público que se me ligue a proceso y se me tenga en prisión por los delitos de usurpación agravada e instigación a la misma. El abogado casi no argumentó pidió que se me ligara a proceso, no necesita argumentación porque el Ministerio Público es el mejor abogado de la parte acusadora.

 

 

 

Señalé que mi caso es un “falso positivo” porque: 

 

 

 

1) No estuve presente cuando se produjo la usurpación y ni conocía previamente a ninguno de los ocupantes de las fincas;

 

2) No instigué ni a cometer, ni a mantener la ocupación.

 

3) Llegué a Cubilhuitz, llamado por DANSA (de la familia Dieseldorf) para solucionar el conflicto. Fui a organizar a los campesinos de Cubilhuitz para darles tierra y que aceptaran otra finca si Agromaya y DANSA no querían vender sus propiedades.

 

 

 

Afirmé que ahora se puede resolver el conflicto si Agromaya retira su demanda y hacemos un proyecto productivo rentable en otra finca que estamos seguros de pagar. El Juez dijo que había una duda razonable, que yo había cometido la usurpación y por ello me ligaba proceso. Mi abogado argumentó basado en la Ley que, en caso de duda, se resuelve a favor del acusado. No se escuchó, ni atendió a ese planteamiento. Dijo que no se acreditó con pruebas que DANSA me pidiera ser mediador para la solución del conflicto. Eso a pesar de que el mismo Ministerio Público presentó pruebas de que hubo mesa de negociación.

 

 

 

Pidió mi abogado defensor que no se enjuiciara por usurpación, sino sólo por posible conspiración o complicidad. Tampoco se aceptó. También argumentó que basado en leyes nacionales y acuerdos internacionales se me diera trato de acuerdo con mi tercera edad, ni siquiera mereció una mención de respuesta.

 

 

 

Antes de entrar ya era la crónica de una muerte anunciada. Está previamente decidido que me mantendrá en la cárcel hasta que muera, como forma de “despedazare y a través mío a toda la izquierda”, como me escribiera un capitán (de baja) relacionado con la inteligencia y contra inteligencia del ejército.

 

 

 

Podrán hacerlo con mi persona, pero mientras haya pueblo habrá revolución. No se encarcelan ni se matan las ideas y los principios revolucionarios.

 

 

 

Mantendré la misma actitud digna que mantuvieron en la cárcel el Comandante Fidel Castro, en su defensa conocida por su discurso: “Condenadme, la historia me absolverá”. Salió de la cárcel para ser el Primer Ministro de Cuba.

 

 

 

Misma actitud digna del Comandante Hugo Chávez Frías, encarcelado en una isla, de la cual salió para gobernar hasta su muerte.

 

 

 

Digna actitud como la que tuvo José Mújica en soledad absoluta, de donde salió para ser presidente del Uruguay y el más respetado y admirado del Continente.

 

 

 

Pudo más el odio visceral y la fabricación del más grande “falso positivo” que el imperio de la justicia y sin justicia no hay paz posible.

 

 

 

Aunque se firmen Acuerdos de Paz en actos que fueron un mero espectáculo mediático, porque ambas partes sabían que no se cumplirían.

 

 

 

Con mi caso se cierra todo el Proceso de Paz acordado en 1996. Advertí que este caso se da en medio de la crisis institucional más grave del país dende el vicepresidente le pide la renuncia al presidente, así como también es petición de los pueblos mayas.

 

Los mayas cerraron las carreteras diciendo: “Nunca más sin nosotros”.

 

 

 

4 de diciembre de 2020

 

 

 

Se me repite en la memoria una y otra vez lo que me informó un Capitán amigo que tiene relación con la Inteligencia y Contrainteligencia: "Comandante lo van a despedazar y por su medio a toda la izquierda". 

 

 

 

Esa es la estrategia de los sectores fascistas de un sector agroempresarial asociado a militares que participaron en escuadrones de la Muerte y cometieron crímenes de lesa humanidad.

 

 

 

El juez de mi causa dijo que el 23 de febrero la audiencia será en Cobán. Eso supone que seré trasladado al sistema carcelario donde hay cuatro sectores reducidos con cien detenidos cada uno todos revueltos. No hay clasificación de peligrosidad. Condiciones de hacinamiento, insalubre y violan la dignidad de los detenidos. No hay garantías para mi vida. Es la condena a muerte segura. Esa ciudad es la madriguera de ACDEPRO, el grupo de narco terratenientes o ligados a narco pistas entre las fincas (ranchos) de la Franja Transversal del Norte, fronterizo con México, a pocas horas de Villa Hermosa (ruta del Cartel del Golfo).

 

 

 

Son los mismos a los que les fracasó el montaje, que esperaban una aeronave hurtada en Cuernavaca México, voló a Venezuela al área que controla Guaido (el auto nombrado), cargó cocaína, armas y dólares para incriminarme en una supuesta, grande e inventada trama tejida entre el gobierno de la 4ª Transformación de México, el gobierno bolivariano de Maduro en Venezuela y los Batallones de la Fundación Turcios Lima que dirijo para acusarme de armar guerrillas de nuevo.

 

 

 

Escenarios:

 

 

 

1.- En el viaje de más de 200 km a Cobán pueden simular que un Batallón de Fundación Turcios que dirijo intentó liberarme y morí en el tiroteo.

 

2.- Que trasladen vía aérea y se produzca un "accidente" aéreo provocado por ellos mismos en el que muera.

 

3.- Simular que un Batallón de Fundación Turcios provocó un motín en la cárcel de Cobán e intentó mi rescate y que morí en fallido intento de fuga.

 

4.- Que simulen un suicidio. O sea, me ahorcan ellos y luego me cuelgan de las rejas de alguna ventana, lo que sería un simple crimen que van a investigar.

 

5.- Algún preso condenado a cientos de años le ofrecen ponerle abogado y sacarlo libre a cambio que me asesine él mismo o con alguno de los múltiples sicarios que ahí sobran.

 

6.- Ahí no hay medidas sanitarias contra la pandemia de la que ya inicio la segunda oleada. Moriría atendido con acetaminofén e intubado.

 

 

 

El odio es tal que el afán de venganza es tanto que no dudo que la audiencia en Cobán es la antesala del infierno al que quieren someterme.

 

 

 

Apuestan a que me quiebre moralmente, a un derrame cerebral, desprendimiento de retina o infarto mortal. O por lo menos me de diabetes. A mí lo que me dará es risa cuando me condenen a la pena máxima en Cobán, como ejemplo de lo que le tocará a todos los luchadores sociales y revolucionarios, y a todo izquierdista que asome la cabeza.

 

Suponen que eso será suficiente para amedrentar a los queqchíes y pueblos originarios.

 

 

 

Según ellos será la señal del dominio de otros 500 años de dominación. De esa manera, eliminando al más rebelde e irreverente de los revolucionarios, tendrán mano libre para continuar expoliando a los mayas descendientes.

 

 

 

¿Sabe usted lector que en el 2006 siendo director del Sistema Penitenciario Gianmattei, en la granja Pavón le impuso al Comité de Orden y Disciplina de los presos, reunidos en la Plaza Auditorio, 100 mil quetzales mensuales como pago corrupto para sí mismo? 

 

 

 

¿Sabe que el 25 de septiembre 2006 en la operación Pavo Real hubo ocho muertos de una lista de 25 asesinables y el director de Oresidios era Gianmattei quien estuvo preso por esos asesinatos atroces y compró su libertad?, el mismo Gianmattei que sacrificó a Miguelito, su amante, para poder continuar en el poder y cederle el espacio al vicepresidente Castillo.

 

 

 

Ha perdido la batalla. Tuvo que ceder para mantenerse sin renunciar, cuando su renuncia es exigencia del clamor popular.

 

 

 

5 de diciembre 2020.

 

 

 

Día de visita, me fui de “ruso”, pero conocí a dos personajes típicos de Zacapa que visitaban a otro detenido a quien le trajeron alimentos. Comimos abundantes chuchitos (tamalitos de carne), carnitas, carne picada, chicharrones, tortillas, quesadillas de oriente y carne. Muchos platillos típicos, fiesta para el paladar. Ruptura de la monotonía.

 

 

 

Antes de la visita dos detenidos discutieron por el sonido fuerte y muy tempranero del aparato de sonido. Aquí es a golpes, entre dos de los más musculosos que resolvieron el desacuerdo. Muy impresionante. Se originan rencores que pueden producir castigos, aumentos de condena, lesiones cuando no muertes. Los años de encierro y los métodos que reprimen, no reeducan, generan explosiones. Esto es la caldera del diablo, la olla de presión sin salida. Dante no imaginó este infierno.

 

 

 

El comentario en todos los privados de libertad y los que están afuera, son las concesiones que el presidente Giammattei debió hacer a la OEA, a uno de los sectores económicos poderosos, a la molestia de muchos militares de alta y de baja, lo mismo que a las manifestaciones ciudadanas en la plaza.

 

 

 

La conjunción de esas fuerzas con intereses yuxtapuestos, pero coincidiendo en repudiar al gobernante, hoy en su más baja popularidad.

 

 

 

  1. Debió prescindir de la estructura que edificó para su juvenil amante: el centro de gobierno y sale el mozalbete que sustituyó al vicepresidente.

 

 

 

  1. Devolvió sus funciones al vicepresidente Castillo que se irá fortaleciendo al paso de tiempo, lo que significa el debilitamiento del poder presidencial.

 

 

 

  1. Se eliminó el presupuesto ofensivo, obsceno, insultante que habían aprobado en el Congreso de la República, donde aspira cocaína algún narco diputado, otros se alían a golpes como lo hacen en este centro penitenciario o se divierten insultándose mutuamente.

 

 

 

¿Sabía usted que intentaron aprobar una ley para que los empresarios no pagaran impuestos durante cien años?  ¿Sabía usted a pesar del proceso por ejecuciones de presos y las fotos en la carceleta de Giammattei, muchos votaron por él para elegirlo presidente? ¿Se asiló en la Embajada de Honduras, hizo huelga de hambre y lloraba cuando estaba preso, él que ahora amenaza con mano dura y no juega?

 

 

 

Supe que el Comité del 68, toda una institución en México, exige me devuelvan a ese país donde estaba refugiado y tramitando mi nacionalidad mexicana.

 

 

 

La Tierra sigue girando y la rueda de la historia sólo da vuelta en sentido progresivo.

 

 

 

6 de diciembre de 2020

 

 

 

Tendré visita. Se alegra el penal luego de tantos meses de estar prohibidas las visitas por la pandemia. Fueron siete meses de estrés. Apenas a mediados de octubre las reabrieron. Eliminar las visitas conyugales fue medida muy dura, según los presos. Donde me encuentro no hay sitio para esas visitas. En las literas se las ingenian para tener un poco de privacidad en medio de la promiscuidad de tener un vecino.

 

 

 

Mi visitante fue despistado, me buscó en el Cuartel Mariscal Zavala donde funciona la cárcel VIP. Ahora los cuarteles militares tienen esas áreas para el Sistema Penitenciario. Trajo moras, fresas, manzanas, piña y papaya. Gran banquete de mi gusto por las frutas.

 

Grata y breve conversación. Recordar amigos, sucesos, buenos deseos, sobre todo de libertad. Nunca un preso olvida a los amigos, lamentablemente muchos que se decían amigos olvidan a los presos.

 

 

 

Mi amigo Ozaeta cumplió como tal. Agradecí su presencia y el abrazo de despedida fue compromiso de vernos de nuevo y mejor si es en libertad. Por su medio, supe de abogados para quienes defenderme sería un honor y lo harían gratuitamente. Nada más grande que un gesto solidario. En las circunstancias en que me encuentro tiene gran valor un mensajito, una sonrisa, una palabra de aliento, un gesto, el recuerdo de un abrazo, de un apretón de manos.

 

 

 

Nada más molesto que la posposición de un apoyo, la justificación de una ausencia, la oferta incumplida. La mentira y el incumplimiento a un preso es el agravio más injusto e innoble porque aquí se está esposado, literalmente. Pero estoy con la mente lúcida y la moral en alto, con la felicidad como compañera.

 

 

 

7 de diciembre de 2020.

 

 

 

La inminente salida de un privado de la libertad es una alegría general, como si eso calentara esperanzas ya debilitadas. Ya casi a las 10 pm pasó a despedirse Manolo del otro módulo. Purgó once años por conducir un vehículo con carga ilícita. Servicial, atento, buen cocinero, virtud que usó para garantizarse ingresos y alimentos. Su espíritu tranquilo y carácter reposado le ganó amistades y simpatía. Cumplió los años a los que fue condenado y la caución económica era impagable por él o su familia, tuvo que pagar parte con un año más preso, y solicitó rebaja para que con un préstamo obtuviera su orden de libertad. Los comentarios se prolongaron en la noche. No había querido advertir que saldría por si no se daba, inexplicable que casi hasta media noche salió por fin, libre. Sólo en este país se ven esas cosas.

 

 

 

Había esperado todo el día la visita de mi abogada que no se dio para esperar un envío familiar y se pospuso para mañana. El viento sopla frío, es el día más frío de mi estancia y augura una fría noche en el suelo donde duermo no muy plácidamente.

 

 

 

La costumbre nacional de “quemar el diablo” se caracterizó por piñatas de diablos con la cara del primer damo, la pareja sentimental del gobernante y otras de diputados.

 

 

 

Se anuncian nuevos cierres de carreteras en Totonicapán, la lucha sigue y sigue, ahora con la participación, cada día más activa de los pueblos Maya Quiché y Kakchiquel. Se trata no sólo de la renuncia del presidente de la República sino de cuestionar todo el sistema que está pútrido, y desde los gobiernos anteriores.

 

 

 

8 de diciembre de 2020

 

 

 

“Salió libre Manolo…”, es el comentario alegre que llenó de optimismo a los más pesimistas. Supimos de él por los intricados e ingeniosos métodos que aquí funcionan. También salieron dos privados de la libertad a tribunales y volvieron con alguna esperanza, que es lo último que se pierde.

 

 

 

Vinieron las dos abogadas más solidarias y cercanas a mi corazón. Me llenó de alegría verlas y hablar de estrategias para mi libertad. Reforzarán el buen trabajo que han estado haciendo. Todo lo que sume debe ser bienvenido. Con ellas se le agrega tenacidad y experiencia, plena confianza y mucho afecto. Raquel tiene mucho colmillo y conocimiento, lo cual es un aliento, aire fresco, energía. Confío plenamente en las dos. Espero tener una defensa blindada. Dicen los vietnamitas que tres cabezas piensan más que una. Daremos la batalla no les facilitaremos el trabajo que intenta condenarme a una muerte segura. En estas fechas, localizar a quienes se presten a firmar declaración jurada, cuesta mucho. Algunos están fuera del país, otros buscando negocios, más que fiestas de Navidad.

 

  

 

La segunda oleada de la pandemia arrasa en Guatemala, y pienso en ti Guatemalita, y en que, en esta década, la perspectiva es continuar preso. Con este frente frío me hace falta el calor humano, y “Yo pienso en ti, tú vives en mi mente /sola, fija, sin tregua, a toda hora,/aunque tal vez el rostro diferente/no deje reflejar sobre mi frente/la llama que en silencio me devora”.

 

 

 

Y recuerdo la mirada plácida de los ojos claros, cuando perdonando mis errores y omisiones me llenaron de paz interior franciscana y profunda seguridad. Y pienso en ti.