SUSCRIBETE

24 Julio 2024, Puebla, México.

Dos mítines, y cada quien sus agravios

Poder y Política |#9365b8 | 2017-02-13 00:00:00

Dos mítines, y cada quien sus agravios

Sergio Mastretta

 

Dos mítines. Ni en uno ni en otro se puede señalar una gran concurrencia. Muy poblana esta historia nuestra, una prueba simple de que ni por asomo logramos por un momento tirar para un solo lado en cuestiones de agravios.

Para unos, lo que se trata hoy es de mentarle la madre al responsable del gasolinazo, y quienes no protesten como ellos, ahí está la etiqueta para colgarla a los de la derecha. Para otros hoy es simplemente una movilización anti Trump contra el que México está unido, y ni se les ocurra mentarle la madre a Peña Nieto.

Tan fácil como decir pinche trump y pinche peña nieto, pero en Puebla no estamos para eso. Ni pasamos a más: ahí está el testimonio gráfico del fotógrafo Rafa Murillo en el diario Cambio (ver foto portadilla). Gritos, pero no sombrerazos. Dos mítines bajo el mismo sol, pero cada quien sus furias y sus rumbos.

 

VIDEO EN FACE (CLIC EN LA FOTO)

 

De un lado, en Reforma, el tinglado de lo ahora llaman Puebla en Lucha está apostado a la altura del Pasaje del Ayuntamiento; del otro, junto a Catedral, el escenario de los que se pusieron la camiseta de Vibra México con un mariachi que entretiene a su feligresía. Los primeros llevan ya un rato cuando llego al zócalo justo a la una de la tarde, y atizan sus ánimos con los previsibles "fuera peña"; los otros tienen poca maña para estas lides y no se animan a organizar propiamente un mitin, así que lo que sale de sus altavoces son las rancheras que recuerdan que hoy es domingo y que la plaza y el sol de una primavera que se despachó desde febrero al invierno están para buscar la sombra en los jardines. Y claro, hay que cantar México lindo y querido.

Dos mítines. El de Reforma tiene como referencia el de Catedral. Era de esperarse, los discursos que escucho (uno de una estudiante de ingeniería química de la UNAM, miembro de un grupo que imprime una revista de nombre Rebelión, y otro de un maestro del magisterio disidente poblano) alertan contra la conspiración del gobierno en esta llamada marcha de la unidad contra el ogro Trump, "movimiento de la derecha", dicen, que no tiene otro propósito que el de respaldar a Peña Nieto. "La marcha en el DF es una burla", grita la muchacha. "Sembremos la semilla de la rebelión social digna", dice el profesor. Nadie se ha vestido de blanco. A unos metros, bajo la sombra cercana a la fuente, hay un apretujadero de firmantes de cartas personales contra los diputados que aprobaron el gasolinazo.

 

VIDEO EN FACE (CLIC EN LA FOTO)

 

El de Catedral no acaba de convertirse en mitin.  Los que tienen el control del micrófono no pasan de dos o tres frases ("la manifestación es apartidista", "estamos aquí por México") y le dan nueva entrada el mariachi. Su audiencia ha cumplido con la solicitud de presentarse de blanco. Vienen en familia, muy a la usanza de un mitin panista. Muchas mujeres. Cuando el grupo de Reforma se acerca al de Catedral al grito de "fuera peña", los fotógrafos y reporteros creen haber encontrado "la nota". Pero ni a jaloneos se llega. Los rostros se encaran, las voces se desgañitan, pero lo único que queda es el sonido arrebatador del mariachi que todo lo tapa. Las señoras cantan cielito linto contra un sol mordiente que pega en la cara como declaración racista en un twitt trompista.

 

VIDEO EN FACE (CLIC EN LA FOTO)

 

Veo a Gabriel HInojosa, que ha convocado como ciudadano a esta manifestación, intenta dialogar con los de Reforma para hacer un solo mitin, pero fracasa. Y los del templete de Vibra México también es en lo último que piensan. A unos metros del escenario, el rector de la UPAEP, Emilio Baños Ardavín, declara a los reporteros que este frente Vibra México no tiene como propósito defender a Peña Nieto y que lo que buscan es un mejor país. No sé quién mande en este evento, me digo, pero no harían mal en leer al menos el pronunciamiento que hizo público el grupo convocante en la ciudad de México. Al final, efectivamente, lo hacen, muy a la carrera, para declarar que ellos y los mariachis se llevan su música a otra parte.

Y se acabaron los mitines.

Camino de regreso al Metrobús en la 11 Sur. Checo en el cel lo ocurrido en la ciudad de México. Allá si salieron las masas. También dos rumbos, pero al menos gasolinazos y vibras marcharon por la misma avenida. Atrás dejo un zócalo muy dominguero, con todo y ciudadanos que, aunque jalen para rumbos enfrentados, salen a la calle a expresar sus agravios. 

Pinche Trump, pinche Peña nieto. Así ya valió mi domingo.