SUSCRIBETE

18 Mayo 2024, Puebla, México.

La infame Copa del Mundo: así murieron los nuevos esclavos / Revista Sin Permiso

Mundo /Deportes | Entrevista | 23.NOV.2022

La infame Copa del Mundo: así murieron los nuevos esclavos / Revista Sin Permiso

Revista Sin Permiso

"Así murieron los nuevos esclavos trabajando para la Copa del Mundo"

Matteo Pince. / Periodista del diario italiano La Repubblica.

 

Uno de los millones de "trabajadores extranjeros", la mano de obra que llegó a Doha para construir los estadios, habla de las condiciones, las formas de contratación, los horarios y los salarios: "He visto morir a un trabajador, pero gracias a la Copa del Mundo ahora hablan de nosotros".

 

Es uno de los millones de trabajadores extranjeros, los emigrantes laborales que llegaron a Doha y que construyeron con sudor y a menudo con sangre los estadios en los que Qatar celebrará dentro de unas horas su fiesta del Mundial. Cuando conecta con nosotros desde Katmandú, Devaraj está con un amigo, Baharat, al que conoció en los dormitorios de Qatar. Habla inglés, pero tiene un intérprete a su lado para asegurarse de que se hace entender.

 

Copa del Mundo de Qatar: "He visto morir a un trabajador en los estadios"

 

Antes de empezar a contar, se pone en la cabeza su palpali topi, un tocado típico nepalí de color morado y rosa. Volvió de Catar a principios de 2022, se había ido a finales de 2018: su trabajo era de seguridad en las obras de los estadios Al Wakrah y Al Khor. "Una vez un colega tuvo un accidente allí". Hace una pausa y continúa: "Era electricista, trabajaba bajo tierra en un estadio. No sé si se olvidó de cortar la corriente, pero mientras trabajaba recibió de repente una fuerte descarga eléctrica. Murió en el acto, así". Una de las miles de muertes relacionadas con el trabajo -al menos 6.500 según las investigaciones de los últimos años, pero los informes hablan de más del doble- que han empañado la carrera de Qatar hacia el inicio del Mundial. Una señal de la poca seguridad que se garantizaba. Y cuánto podría pesar la fatiga.

 

"Doce horas de trabajo, incluso estando enfermo"

 

"A veces teníamos que trabajar doce horas, a veces no teníamos vacaciones, ni siquiera por enfermedad. Y si estábamos enfermos, todavía teníamos que ir a trabajar. Si alguien no se presentaba, aunque estuviera enfermo, el empresario le recortaba inmediatamente el sueldo". ¿Rebelarse? Mala idea: la afiliación sindical sigue estando prohibida en Qatar: "Además, a los empresarios no les gusta tener gente que proteste. Si hubiéramos protestado, nos habrían despedido o la policía nos habría detenido".

 

"Los que llegaron tarde no recibieron la cena"

 

Al menos la cena estaba garantizada... "Sí. Pero si al volver del trabajo llegábamos tarde a cenar, no podíamos comer. Y si alguien se quejaba, la empresa decía que lo despediría". Mientras habla, el intérprete nepalí interviene: "Creo que son problemas comunes a todos los trabajadores. ¿No?" En realidad, no, le explicamos. Sonríe torpemente. "En un momento dado", continúa Devaraj, "la empresa redujo los salarios y luego dejó de pagar el tiempo. Entonces empezó a enviar a algunos trabajadores a casa: así que decidí volver". Entre otras cosas, porque cambiar de trabajo era imposible sin un permiso escrito de la empresa: "En Qatar, si la empresa no te da el Noc, el certificado de no objeción, no puedes ir a trabajar a otra empresa o a otro país. Es el sistema Kafala".

 

750 euros para ser "reclutado"

 

Aquí está, el sistema Kafala: un control casi total de las empresas locales sobre el empleo y la inmigración de trabajadores extranjeros. Y que prevé los llamados "costes" para llegar al país. "Para ir a trabajar allí tuve que pagar a una empresa de contratación, Manpower: 100.000 rupias nepalíes. Son unos 750 euros. "Cuando aterricé en Doha me esperaba su personal: primero me quitaron el pasaporte. Luego me llevaron a una habitación, tipo oficina. A los dos días empecé a trabajar".

 

Un salario de 300 euros al mes

 

No tiene sentido cuestionar si ha merecido la pena. "No había muchas oportunidades en Nepal y costaba menos ir a Qatar que a otros países", continúa Devaraj, "antes del Mundial el salario medio era de 800, 900 riales, pero justo después del anuncio del Mundial los salarios globales aumentaron en 200 o 300 riales.

 

Estamos hablando de cantidades entre 210 y 240 euros al mes. Los que tenían familia no tenían muchas opciones. "Antes ganaba 1.000 riales al mes, pero si trabajaba 12 horas al día, llegaba a 1.200": eso es menos de 300 euros al mes. A cambio de una vida difícil, cuatro personas hacinadas en pisos de 25 metros cuadrados, con cama y armario incluidos: "Dormí en un campamento para trabajadores en Sanaya, luego en Al Khor. Entre nosotros hablábamos de los problemas, especialmente con los compañeros que trabajaban conmigo y con otros trabajadores nepalíes que vivían en el mismo campamento".

 

"Gracias a la Copa del Mundo se habla de nosotros"

 

¿Y la Fifa? "Creo que los organizadores deberían hacer un esfuerzo por defender los derechos de los trabajadores, por luchar por ellos, porque cuando los trabajadores, los empleados, tienen problemas, deberían poder hacer valer sus razones ante la Justicia Laboral. Sin embargo, hoy en día, el Tribunal de Trabajo siempre falla a favor de los empresarios, y cuando recurres es lo mismo. Se trata de problemas aún no resueltos". Ha habido pequeñas mejoras. "Sí, pero no muchos, para ser sinceros. Pero al menos con la Copa del Mundo, los sindicatos internacionales consiguieron llamar la atención mundial sobre los derechos de los que trabajan en ese país. Y las condiciones en las que nos han tratado durante años".

 

https://www.repubblica.it/sport/calcio/esteri/2022/11/17/news/qatar_proteste_lavoratori_morti_mondiali_2022-374861601/amp/