SUSCRIBETE

3 Marzo 2024, Puebla, México.

La travesía de la Cuerva Negra Crónicas Piratas  II / Prólogo

Cultura | Ficción | 10.DIC.2022

La travesía de la Cuerva Negra Crónicas Piratas II / Prólogo

Fragmento de la novela La travesía de la Cuerva Negra.

Mundo Nuestro.  Este miércoles 14 de diciembre se presentará en Profética la segunda parte de la saga Crónicas Piratas, La travesía de la Cuerva Negra. Presentamos aquí el prólogo de la historia: La travesía de la Cuerva Negra. 

La travesía de la Cuerva Negra 

Por: Paulina Mastretta Yanes 

Prólogo 

No tiene elección, debe seguir su camino. Le preocupa encontrar múltiples peligros en la selva, pero no le queda otra opción más que avanzar, ya que el tiempo es oro y debe encontrar la planta medicinal si quiere salvar a la persona que ama. No puede permitirse perder de nuevo a un ser querido.

La lluvia de aquella selva no se compara para nada con la que había tenido que aguantar en la Isla de los Árboles: es más intensa y apenas puede caminar, pero debe asegurarse de llegar a su destino.

Apenas siente sus pies, llenos ya de moretones por la cantidad de veces que ha tropezado, pero no le importa, cumplirá con su misión así el mismo cielo se lo trate de impedir. ¿Por qué esta ahí? Y pensar que hace unos meses su única preocupación era vivir aventuras con su mejor amigo. Pero ahora las cosas son diferentes.

Avanza en medio de la espesa selva. Extraña mucho la compañía de su querido mono, que tan útil le sería ahora, pero Chuwen está lejos, ella misma le ordenó que se quedara cuidando a Lune, pues nunca la desobedecería aunque fuera incluso en contra de sus propios deseos.

Tropieza y cae de lleno al lodo, queda completamente sucia, se levanta como puede y trata de seguir caminando, pero sus pies ya no le responden. Cuando logra salir de aquel infernal atolladero, se refugia en un enorme hueco que hacen las raíces de una ceiba; decide que es mejor esperar a que baje la lluvia. Para distraerse, inspecciona el interior del tronco y encuentra un charco. Se acerca y ve su reflejo en el agua. Todo se detiene en ese instante. Su mente solo está tratando de encontrarse a sí misma en su propio reflejo, pero no puede, desconoce por completo a la persona que está frente a ella. ¿En qué se ha convertido? ¿Cuándo dejó de ser aquella joven que partiera a vivir aventuras junto con su mejor amigo?

Ya no lo es, y tan solo han pasado unos meses, pero para ella son una eternidad. Le queda el recuerdo de una sonrisa que tal vez jamás volverá a ver, el recuerdo de las palabras de ánimo que siempre le han hecho mantenerse viva. Antes pensaba que su mejor amigo actuaba de manera muy infantil y que era su trabajo pararle los pies; nunca se dio cuenta de que ese ánimo amable era lo que la ha ayudado a seguir adelante todo este tiempo: saber que contaba con su amigo, que junto a él las cosas acabarían siendo muy divertidas. Pero ahora, estando sola, en medio de aquella fría tormenta, en una misión que le parece imposible, es cuando se da cuenta —demasiado tarde— de lo mucho que necesita las risas, los comentarios y los comportamientos infantiles de su mejor amigo. Al perderlo todo, se percata de lo mucho que lo extraña.

Grita entre sus lágrimas, pero nadie contesta. Ahí solo están ella y sus pensamientos, fríos, oscuros y profundos. La invade el deseo de quedarse ahí sentada sin hacer nada más. ¿Quién necesita hacer algo cuándo todo parece estar perdido? Empieza a arrojar con furia las cosas que tiene en su bolsa. En medio del delirio, ve un collar con forma de estrella y su esperanza regresa, recuerda que no puede estar perdiendo el tiempo, mucho menos cuando la vida de una persona depende de su misión. Tal vez no pueda salvar a Shinta, pero no va a permitir que Lune muera, bajo ningún concepto.

Guarda sus cosas, sale del interior de la ceiba y le relaja sentir que la misma tormenta entra en calma. ¿Acaso esa lluvia es una manifestación de sus propios y confusos pensamientos? Continúa su camino por aquella selva, no hay marcha atrás. Y ahí, en medio de la lluvia, en lo alto de un risco enorme ve su objetivo. Empieza a maquinar un plan para conseguir la flor que necesita. Espera no equivocarse en su elección.

Deja de mirar el risco y comienza a trepar por una enredadera que cuelga del peñasco; repentinamente resbala, pero al aferrarse a ella, la misma planta evita que caiga al vacío, hecho que le hace recordar a las serpientes del templo, y reza porque no confunda una liana con una serpiente. Y justo cuando su mano se aferra a la roca donde se encuentran las flores Rui, siente que su corazón se paraliza.

Ahí están, juntas, la esperanza y la desesperación.

 

DÓNDE COMPRARLO:

VERSIÓN FÍSICA:

PROFÉTICA CASA DE LA LECTURA

https://tiendaenlinea.profetica.com.mx/libro/travesia-de-la-cuerva-negra-la_1022967

 

VERSIÓN DIGITAL:

AMAZON KINDLE 

https://www.amazon.com.mx/dp/B0BGLYYLHL

GOOGLE BOOKS

https://play.google.com/store/books/details/Paulina_Mastretta_Yanes_La_traves%C3%ADa_de_la_Cuerva_N?id=t4mdEAAAQBAJ