SUSCRIBETE

18 Mayo 2021, Puebla, México.

Historia del Arte y Literatura: Mi experiencia con la saga Kingsbridge de Ken Follett

Cultura | Reseña | 22.ABR.2021

Historia del Arte y Literatura: Mi experiencia con la saga Kingsbridge de Ken Follett

Alejandro Cañedo Ortega

Mi formación como historiador del arte y curador fue un largo proceso donde comprendí los estilos y movimientos artísticos en Occidente. No solo fue solo las materias impartidas del plan de estudios o las visitas a museos, sino en los libros, en especial las novelas de ficción histórica, donde encontré una relación entre la literatura y el arte desde diferentes perspectivas e interpretaciones. Estas novelas sirven para contarnos historias a través de personajes que vivieron sucesos impactantes, los roles que desempeñaron y la descripción de diferentes prácticas desde el marco artístico, religioso, político y social. Por ello, presento en este texto mi experiencia que tuve con la Edad Media, una época que fortaleció mi línea de trabajo a través de una saga literaria y cautivó mi interés en las novelas.

Por primera vez en muchos años me acerco al género de ficción histórica, tal lo hacía en mi época de secundaria. En este caso, ambientado en la Edad Media y el Renacimiento, con uno de los autores más importantes de nuestros tiempos Ken Follett, escritor galés del famoso por sus novelas de espionaje y suspenso del siglo XX. La trama nos lleva hacia la Inglaterra medieval a través de sus libros publicados, donde nos presenta la realidad de la época ambientada en un pueblo ficticio de Inglaterra llamado Kinsgbridge, escenario donde los protagonistas forman parte de las historias interrelacionadas, y hasta la fecha se escribieron cuatro libros: Los Pilares de la Tierra (1989), Un Mundo Sin Fin (2007) y Una Columna de Fuego (2017), y la reciente precuela Las Tinieblas y el Alba (2020).

Follett empezó su carrera como editor de periódico y colaborador del partido laborista hasta ser uno de los autores mejor conocidos y con sus bestsellers hasta la fecha, un escritor que ha cautivado a muchos lectores de todo el mundo. Este fue el primer acercamiento que tuve cuando me recomendaron leerla por primera vez, y mi interés fue inmediato, pues la Edad Media es una de mis épocas favoritas de la historia de Occidente. Esta entonces una trilogía con una clara estrategia: ambientada en el mismo pueblo, a cada secuela la separan dos siglos, con el propósito de presentarnos momentos importantes que impactaron Europa y a los personajes de la novela, los protagonistas y sus descendientes. Con ellos logra Follett la esencia de una sociedad medieval, con una historia llena de intrigas, traiciones, amores envueltas en las descarnadas luchas por el poder que caracterizaron a la Edad Media.

 

Los Pilares de la Tierra

 

En primer lugar descubrí Los Pilares de la Tierra (1989), en sugerencia de una amiga de la familia comencé esta saga. La novela está ambientada durante el siglo XII, nos presenta a Tom Builder, un maestro albañil quien junto a su familia realizan un viaje hacia una búsqueda de una vida mejor hasta en su camino se reúne con Helen y su hijo Jack al pueblo de Kingsbridge. Donde ahí surge una oportunidad que cambiara sus vidas, la construcción de una catedral gótica para presentar el “edificio más imponente de Inglaterra”. Además la presencia de personajes clave como Phillip, monje que apoyara a Tom en la construcción y el crecimiento al priorato de Kingsbridge, y Aliena, la hija del conde de Shiring que emprenderá y luchará por su propia mano junto a su hermano Richard, y ella interés amoroso de Jack. No obstante, tendrán que enfrentar el desafío de quienes se oponen a la construcción de la catedral, con el ambicioso Obispo Waleran a la cabeza y la orgullosa familia Hamleigh. La novela te permite contemplar una perspectiva concreta de las condiciones en las que se construían las catedrales bajo el poder religioso, político y social en esos años medievales, el ritmo largo de la construcción, el periodo de guerra civil en Inglaterra, el tiempo medido en décadas e incluso siglos. La lectura es intensa, con momentos cautivadores vividos por los personajes que han tomado un papel fundamental. Además, la narración obliga a buscar información y profundizar en el conocimiento de la arquitectura gótica del medioevo, a través de la amplísima historiografía existente sobre construcciones específicas de Europa, como la catedral de Notre Dame, en París, una inspiración directa para Follett: pilares, torres, bóvedas, naves, portadas y vitrales descritos en su belleza y su función religiosa, de manera que la novela y la historia del arte se entrelazan vitalmente. Dicha novela fue un rotundo éxito en 1989 hasta la fecha sigue conquistando a muchos lectores de todo el mundo y siendo llevada a la televisión a una miniserie estrenada en 2010.

 

Un Mundo Sin fin

 

 

En segundo lugar, Un Mundo Sin Fin (2007). La secuela sucede en el siglo XIV, en la misma ciudad ficticia de Kingsbridge, ambientada entre 1327 y 1361, la catedral sigue imponiendo su magnificencia y el pueblo es un centro de comercio por sus ferias. La novela nos presenta a los descendientes de los protagonistas de Los Pilares de la Tierra: nos presenta a Merthin Fitzgerald, un joven carpintero quien quiere ser un gran constructor en Europa y construir la torre más alta de toda Inglaterra; Caris Wooler, una joven hija de un comerciante, el mayordomo de la ciudad; ella, quien sueña ser en médica con su propio hospital para curar a enfermos a través del pensamiento médico al que ha logrado acceder, tiene un interés amoroso de Merthin; Gwenda, una niña del bosque que busca una vida tranquila más allá de ser una trotamundos; Ralph Fitzgerald, hermano menor de Merthin, con un carácter rudo y guerrero que busca ser conde y conquistar a la mujer más hermosa del condado de Shiring; y Godwyn, un monje corrupto y avaricioso que impone la religión en todo el pueblo, es el antagonista a lado de su madre Petranilla y su pupilo Philemon para buscar el control del poder religioso.

La novela tiene como marco otra historia que cambió al mundo en aquel siglo XIV,  la lucha por la libertad contra el yugo religioso que impide el progreso económico del pueblo; la llegada de un caballero, Thomas Langley, que oculta un secreto profundo, nos abre a la historia de las guerras que el rey declara en contra de Francia; y la plaga de la Peste Negra, que afectó durante años a Europa, uno de los escenarios que forma parte de la trama. Puedo mencionar que este ha sido una de las secuelas que más me ha encantado leer y más me ha cautivado, me fascina por los personajes, los conflictos políticos, sociales y religiosos, los romances, las tragedias, las herejías, la lucha entre granjeros y nobles. El arco argumental de los protagonistas que es un poco similar a la anterior novela, pero con otro elementos que se agregan a la realidad medieval: los gremios, las iglesias, los nobles del condado y el pensamiento médico de la época, que se manifiesta en la joven Caris y su ánimo por curar y su papel fundamental durante la peste negra, y que se desarrollan desde los conventos, con la referencia a la madre Hildegaarda Von Bingen, mujer en el que se basó Follett para crear el personaje. Además, me impactaron momentos trascendentales que cambiaron la trama entre amoríos y traiciones con los mayores protagonistas que son Merthin y Caris, como una historia de amor prohibido y los sueños que cada uno tienen para que tengan una gran vida, pero hay momentos que pueden ser intrigantes. Dicha obra me hizo reflexionar más allá de la vida cotidiana: cómo una ciudad fue casi arrasada por una plaga que acabó con millones y cómo se ha evolucionado hasta la fecha en la lucha por acabar con este tipo de pandemias. En todo caso, recomiendo completamente la secuela, es un mecanismo certero para conocer la vida en el medioevo europeo. Me ha motivado todavía más para seguir aprendiendo y me ha ayudado a comprender la importancia de la literatura para la difusión de la historia del arte.

Esta novela fue llevada a la televisión a través de una miniserie en 2012, y puedo decir que esa producción no fue fiel a la obra original.

 

Una Columna de Fuego

 

 

En tercer lugar, Una Columna de Fuego. La novela se ambienta en el siglo XVI, entre 1558 y hacia 1621 del siglo XVII, en plena guerra entre católicos y protestantes, durante las últimas décadas del Renacimiento. La saga nos lleva a otros lugares en Europa más allá de Kingsbridge. Inicia con la subida de Isabel I al trono de Inglaterra, hecho que genera una lucha de poder por parte de los reyes de Francia y España, que quieren derrocarla y que apoyan a la reina exiliada María Estuardo, reina de los escoceses como heredera legítima del trono. La misma variedad de personajes con sus papeles, pero no, en este caso no luchan por el pueblo, sino por Inglaterra en la lucha por la corona y la religión. Los protagonistas son Ned Willard, un joven protestante quien regresa a Kingsbridge con el propósito de apoyar a su madre en expandir el comercio, y personaje clave para la reina Isabel durante su reinado; Margery Fitzgerald una joven católica e hija del conde de Shiring que busca su lugar y siente un interés amoroso por Ned sin importar la religión; Rollo Fitzgerald, hermano de Margery y heredero del conde, quien busca apoyar el catolicismo, es uno de los antagonistas; Silvie Palot, una francesa protestante que imprime biblias de manera clandestina en París para difundir con ayuda de sus padres; Pierre Aumande un fránces arrogante que busca terminar con el protestantismo con ayuda de los cardenales; Barney Willard, hermano mayor de Ned, quien trabaja en Sevilla, España, en una forja con su primo Carlos Cruz y que va en busca de su vida en el Nuevo Mundo y el mar en las colonias, y el esclavo africano Ebrima, también protagonista que busca una forma de vivir sin ser un sirviente de la familia. Follett concluye su  trilogía de Kingsbridge en uno de los momentos claves para la religión en Occidente, el de la más grave ruptura en la historia del cristianismo. Follett describe acontecimientos fundamentales para la historia moderna: el reinado de la época dorada de Isabel I de Inglaterra, la Matanza de San Bartolomé en París, la vida de la reina María Estuardo, el impacto de la inquisición española, la guerra naval en el canal de la mancha y la conspiración de la pólvora, como se le conoce al intento de asesinato del rey Jacobo I por Guy Fawkes en 1605. Su lectura ha sido una extraordinaria manera de acercarme a la guerra religiosa entre protestantes y católicos para comprender las consecuencias que la ruptura de la iglesia de Roma tuvo para la vida de la sociedad occidental.

 

Las Tinieblas y el Alba

 

 

 

            Por último, Las Tinieblas y el Alba, precuela ambientada a finales de la Edad Oscura en el año 997. En ella, el autor Follett nos ofrece el origen de toda esta gran historia. La trama se enmarca en las incursiones de los Vikingos y el ataque de los galeses, y en ella se nos presenta al constructor de barcos Edgar, quien iba a iniciar su sueño con su amada hasta que su pueblo es atacado por Vikingos y su familia se ve forzada a abandonar su hogar para asentarse en Dreng´s Ferry, uno de los lugares donde se desarrollarán las novelas de Follett posteriormente. Además, contamos con los personajes Ragna, una princesa normanda quien está destinada a casarse con un noble y que conoce Wulfric, donde se embarcará a Inglaterra y conocerá nuevas costumbres que le pueden parecer peligrosas con los hermanos de su marido Wigelm; el obispo Wynstan, un hombre que ejemplifica el poder y la avaricia ante los protagonistas; y el monje Aldred, quien representa a una persona idealista que pretende hacer un centro del conocimiento para las nuevas generaciones en la abadía de sus sueños y de carácter homosexual, que será un reto que se enfrenta a los obispos. El libro narra mucho de la historia de Inglaterra durante el final de la Edad Oscura, las incursiones vikingas durante los siglos X y XI, el surgimiento de los pueblos medievales tras la desaparición de la cultura de Roma antigua sobre las que se sentaron las bases de esta nueva época y el trabajo de la orfebrería con joyas y monedas. Tuve cierto apego hacia los protagonistas que me han cautivado mucho como la relación entre Edgar y Ragna que pasan en muchos momentos impactantes, y la intriga hacia el obispo Wynstan en sus actos. Este libro concluye con la saga del autor y nos presenta el origen de cómo ha sido todo el inicio de un nuevo comienzo para Inglaterra tras innumerables guerras que han destinado hacia un nuevo amanecer.

Tras haber leído los libros con sus diferentes tiempos, concluyo que esta saga nos regala historias impresionantes y cautivadoras que nos impactan e impulsan a conocer más la historia de la Edad Media y el Renacimiento. Para una persona interesada en la historia del arte las novelas me arrojan con éxito a una de las épocas que he estudiado, leído y visualizado en libros, obras de arte, costumbres, documentales, películas y series televisivas; Follett nos presenta el papel de los individuos en una sociedad sometida por el poder monárquico y religioso, y la historia de la construcción de una catedral gótica. La suya es una de las obras de ficción históricas que nos permiten entender desde su perspectiva la evolución de la sociedad feudal, los gremios y la relación de clases entre los no privilegiados, los religiosos y la nobleza, en su ruta hacia la sociedad moderna.

Para aquellos interesados en la ficción histórica medieval, les recomiendo esta saga completamente por toda la trama, ambientación y el argumento de los personajes que se acercan a la realidad y las costumbres, así como la innovación arquitectónica, los conflictos bélicos, el impacto religioso y las costumbres feudales en Europa, una de mis épocas favoritas y estudiadas tanto histórica como culturalmente.