SUSCRIBETE

19 Octubre 2021, Puebla, México.

Los retos  de un constituyente universitario

Universidades | Noticia | 8.OCT.2021

Los retos de un constituyente universitario

Colaborador invitado

Los retos de una nueva agenda universitaria


Los Foros organizados en torno a los RETOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR, tanto en su ciclo del 2020, EN UNA ÉPOCA DE CAMBIOS; así como del 2021,  HACIA UNA NUEVA AGENDA UNIVERSITARIA; mostraron que la arquitectura institucional tanto de orden académico como de gestión de la BUAP contienen signos evidentes de agotamiento frente a los desafíos que representan los nuevos retos. Tanto los derivados de las modificaciones auspiciadas por las nuevas políticas públicas, como aquellos que plantean los nuevos paradigmas epistemológicos y metodológicos. Nos referimos a los que imponen los ejercicios multi-, trans- e interdisciplinarios desde una perspectiva de la complejidad orientada a la ciencia básica y aplicada, así como a la resolución de problemas.

Por lo anterior es necesario construir una nueva visión humanista de la Universidad y sus funciones, iniciando un proceso refundacional que implica la más amplia discusión de las distintas comunidades de nuestra universidad a fin de rediseñar las estructuras académicas y de gestión de la institución. Estas deben ser finalmente analizadas y aprobadas en un nuevo CONSEJO UNIVERSITARIO CONSTITUYENTE. Los temas iniciales de reflexión que proponemos abordar son una agenda indicativa, con un ánimo plural e incluyente y con el objeto de ser ampliada, enriquecida y precisada en el próximo ciclo de Retos por una Nueva Agenda Universitaria.

Una transformación institucional como la que se ha delineado requiere de un conjunto de iniciativas de carácter conceptual, jurídico y organizativo que sea asumido por las comunidades universitarias, pues su participación permitirá perfeccionar la agenda y diseñar los proyectos, por lo que impulsaremos:

1.- Seguir desarrollando los Foros de Retos por una Nueva Agenda Universitaria, invitando a su comité organizador a representantes de otras corrientes universitarias y dejando en libertad a los que lo han constituido de seguir o no participando.
2.- Organizar foros locales a través de mesas de trabajo y conversatorios.
3.- Realizar talleres de capacitación en temas clave desde el punto de vista legislativo. 
4.- Establecer una estrategia de análisis, consulta y formulación de posicionamientos de los temas de coyuntura.

El presente documento, formulado en su bosquejo inicial por el Dr. Francisco M. Vélez Pliego, mismo que fue expuesto en la sesión del Foro Retos por una Nueva Agenda Universitaria del 14 de septiembre, fue enriquecido en la sesión del 28 de septiembre en el que otras corrientes universitarias, expusieron su punto de vista. Finalmente, en la reunión del Comité Organizador de Retos del 4 de octubre y con las aportaciones de sus integrantes se acordó difundir esta versión convocando a la comunidad universitaria a iniciar la formulación de propuestas específicas de modificación al marco jurídico institucional.

El temario que a continuación se propone tiene como propósito iniciar el debate sobre las preocupaciones centrales que el ejercicio que hemos realizado desde el año 2020 hasta la fecha nos ha mostrado. También auspicia encauzar de manera institucional las inquietudes y propuestas emanadas del mismo, promoviendo el rediseño institucional a través de un andamiaje normativo sustentado en preocupaciones de índole académica, Buscamos superar los criterios instrumentales y de control de orden político que han estado obstruyendo la participación libre, informada, plural y democrática, de las comunidades en la conducción de la institución.

La agenda que proponemos en el espíritu de un proceso constituyente tendría que contener al menos los siguientes temas:

I.- ALCANCES Y CONTENIDO DE LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA


En el contexto de las reformas constitucionales y las nuevas leyes General de Educación Superior y de Humanidades, Ciencia  y Tecnología.
a.- Universidad y Estado. 
b. Universidad y Sociedad.
c.- Diversidad
d.- Interculturalidad
e.- Derechos Humanos
f.- Transparencia y rendición de cuentas
g.- Vida libre de violencia
h.-  Discursos de Odio
i.- Desarrollo sustentable

II.- DEL EJERCICIO DE LOS DERECHOS UNIVERSITARIOS


Los derechos universitarios son fundamentales para la vida democrática en la universidad, por ello es importante establecer claramente en la normativa las condiciones para su ejercicio.
1.- Marco normativo
2.- Instancias de ejercicio
3.- Transversalización de la perspectiva de género 
4.- Garantías para su ejercicio

III.- EN EL ÁMBITO DE LAS FUNCIONES SUSTANTIVAS DE LA UNIVERSIDAD

Los modelos educativos aplicados en los últimos decenios han puesto el acento en el concepto del desarrollo de actividades y competencias relativas a los mercados de empleo. La visión que se tiene de ellos se limita a las empresas productivas de carácter secundario o al comercio y servicios, relacionado con las cadenas de valor vinculadas al modelo exportador adoptado por nuestro país. La promoción y evaluación de la pertinencia se ha orientado exclusivamente a estos fines limitando la capacidad de generar nuevas opciones curriculares vinculadas con otras problemáticas nacionales y regionales de orden social y cultural.

En el mismo orden de ideas destaca  el hecho de que se han importado con recursos públicos, modelos de promoción de las actividades científicas y tecnológicas, que adoptan caracteristicas instrumentales y acentúan las asimetrías y rezagos que existen en nuestro país con respecto al avance del conocimiento científico y tecnológico. Con ello se limitan la expansión de la infraestructura científica y la diversificación de campos de formación e investigación en el ámbito de las instituciones públicas de educación superior.

El alineamiento por parte de las IES a los requerimientos derivados de estas políticas públicas arroja resultados contrastantes que ponen en riesgo la pervivencia de actividades, programas y proyectos de formación e investigación. Esto acontece particularmente en las instituciones públicas de provincia, por esta razón es preciso construir un nuevo consenso entre las comunidades académicas de la BUAP, que nos permita adoptar un papel protagónico en el diálogo con los poderes públicos y los grupos sociales, a fin de incidir en el rediseño de las políticas públicas en la materia. La viabilidad de este ejercicio solo será posible si somos capaces de transformar a la propia institución, fortaleciendo la presencia y conducción colegiada de las comunidades académicas en la reforma de la misma, tanto en el ámbito académico como de su gestión.

 Por lo anterior proponemos revisar: 


 
IV.- ORGANIZACIÓN ACADÉMICA 


1.- Del modelo educativo, sus actividades sustantivas y su reforma
2.- Del modelo de investigación
3.- De la regionalización de las actividades universitarias
4.- De las unidades académicas y sus funciones
5.- De los programas educativos y sus modalidades
6.- De la cooperación institucional
7.-  De los programas académicos internacionales
8.- De las academias y sus obligaciones y responsabilidades en la conducción académica de la institución

V.- EN EL ÁMBITO DE LA ORGANIZACIÓN DEL GOBIERNO Y ADMINISTRACIÓN

El modelo educativo neoliberal estableció en el ámbito de la gestión universitaria una estructura gerencial de tipo patronal que limita la participación de los sujetos del proceso educativo, profesores y estudiantes, en la toma de decisiones y en la conducción colegiada de la institución. Adicionalmente organizó los procesos de consulta y electorales con una visión equivalente al régimen político electoral externo, similar al que utilizó el partido de Estado durante muchos años para la constitución de las representación de los órganos de autoridad unipersonales o colegiados de carácter gubernamental. Al proceder de esta manera se ignora la naturaleza de la representación y funciones esencialmente académicas de los órganos de gestión universitaria.

 Por tanto proponemos revisar: 
   
1.- Los órganos de autoridad colegiada y unipersonal de la institución a nivel general y de las unidades académicas; de sus facultades y procesos de elección.
2.- La estructura de gestión de las funciones sustantivas de la universidad.
3.- La estructura de gestión de los servicios administrativos institucionales
4.- Le estructura de gestión de los servicios universitarios.

 

VI.- EN EL ÁMBITO DEL PATRIMONIO UNIVERSITARIO Y RENDICIÓN DE CUENTAS


1.- El patrimonio universitario
El patrimonio universitario está constituído por un conjunto de activos materiales e inmateriales que son el resultado del legado que las generaciones que nos precedieron en las tareas educativas de carácter superior tuvieron bajo su resguardo y tutela para desarrollar las funciones sustantivas de la institución.
La gestión de este patrimonio es una responsabilidad mayor que debe ser reconocida y normada en toda su amplitud y heterogeneidad con criterios claros y normas técnicas y jurídicas que salvaguarden este legado. Se observa una creciente complejidad en la gestión del patrimonio material de la institución derivada de la ampliación, diversificación y descentralización regional de sus actividades sustantivas, unida a la concomitante ampliación de su infraestructura, equipamiento e instalaciones, todo ello demanda recursos y  mantenimiento especializado permanente.
Por lo que se refiere al patrimonio que está constituído por los subsidios ordinarios y extraordinarios con las que el Estado financia a las Instituciones Públicas de Educación Superior a las cuales la Ley otorga autonomía, puede decirse lo siguiente: las formas que han adoptado los apoyos gubernamentales de carácter federal y estatal a las actividades institucionales y la multiplicación de las reglas de operación a las que se sujetan para su ejercicio, han determinado procesos de gestión específicos condicionando la relación de la institución con entidades del sector público. Esto sucede con respecto a algunas de sus actividades sustantivas o de gestión con los cuales se integran y financia el gasto corriente, operativo y algunos de los proyectos y programas de docencia e investigación en la institución.
Diversos aspectos de la vida universitaria constituyen un entramado cada vez más amplio y complejo que debe ser atendido de manera especializada y sistemática a través de profesionales de distintas disciplinas y con el concurso de las comunidades académicas, a través de sus órganos colegiados e individuales de representación institucional para la toma de decisiones. He aquí algunos aspectos constitutivos del referido entramado: Desde las normas generales derivadas de la ley general de disciplina financiera; las relacionadas con la homologación de la contabilidad de las entidades que disponen de recursos públicos; el nuevo marco jurídico que regula la vigilancia de los ejercicios financieros para combatir eficazmente el lavado de dinero; las operaciones simuladas; el desvío de recursos entre otros temas, hasta, finalmente, las diversas reglas de operación de los fondos específicos a través de los cuales operan programas de apoyo focalizado al fortalecimiento de algunas de las actividades sustantivas de la institución en el ámbito de la docencia, la investigación la extensión y la difusión. 

En vista de lo anterior proponemos revisar:

La gestión del patrimonio universitario con valor cultural.
La transparencia y rendición de cuentas.
Los servicios universitarios que generan recursos propios.
La adquisición de bienes y servicios.
La desafectación de bienes muebles e inmuebles.

VII.- EN EL ÁMBITO DEL INGRESO, PERMANENCIA Y PROMOCIÓN DEL PERSONAL ACADÉMICO A LA BUAP


La Universidad ha debido incorporar normas e instrumentos de gestión directamente vinculados con sus obligaciones sociales así como las relacionadas con las garantías en el ejercicio de los derechos fundamentales de sus comunidades o de manejo de sus bienes. Tales son entre otros los casos de los ámbitos de la transparencia y rendición de cuentas, los derechos humanos, la protección civil, el manejo del patrimonio universitario, entre otros; sin embargo esta incorporación ha sido parcial, a veces contradictoria y no necesariamente congruente con los principios generales que regulan el estado de derecho en nuestro país. 

El carácter inductor de los sistemas de financiamiento adoptados pòr los gobienos federal y estatal no solo han constreñido el ejercicio de la Autonomía de las instituciones públicas a las que las leyes respectivas se las otorgan, sino que además han afectado substancialmente los programas y políticas institucionales relacionadas con su capacidad de diseñar instrumentos que permitan, en el marco de las condiciones particulares de las instituciones, mejorar sistemáticamente su marco normativo interno en temas esenciales que proponemos revisar como son los relacionados con:   

La carrera académica.
El tabulador universitario y su homologación.
Los procesos de evaluación para el ingreso permanencia y promoción del personal académico.
Los sistemas de estímulos y recompensas en las funciones sustantivas de la institución.
Los estímulos y recompensas en los proyectos de innovación científica y tecnológica.
Los estímulos y recompensas en las actividades vinculadas a la prestación de servicios universitarios.
Las relaciones laborales.

VIII.- GRATUIDAD Y UNIVERSALIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR.


Uno de los mayores obstáculos que el país debe superar a fin de erradicar efectivamente la pobreza, la exclusión y la segregación de grandes grupos sociales y amplias regiones en nuestro país para el ejercicio pleno de sus derechos políticos, sociales y culturales, está directamente vinculado a construir las condiciones para el acceso a tres satisfactores básicos, a saber: servicios de salud, educación para todos y todas; así como a un hábitat digno.
El enorme rezago que en materia educactiva existe, se debe, entre otras razones, al abandono de las obligaciones que el Estado tenía en estas materias. El Estado debe procurar la más amplia cobertura de dichos servicios a la mayoría de la población y en lugar de ello los convirtió en servicios privatizados y limitó a las instituciones públicas en sus posiblidades de ampliación de sus capacidades para responder a las demandas de la población.
En el ámbito de la educación superior, particularmente en el caso de la nuestra, el rechazo en promedio del 50% de los aspirantes a ingresar a alguno de los programas educativos que ofrece la institución ha sido las constante en los últimos 30 años. El llamado examen de admisión fue utilizado como mecanismo regulador del acceso a la institución, no por razones académicas, sino de cupo a las distintos programas educativos ofrecidos por la universidad.
Esta política complementó en la práctica otras relacionadas con el cumplimiento de indicadores gerenciales impuestos desde las políticas públicas, afectando los derechos y obligaciones de los estudiantes, con su acceso a condiciones de estudio mediante una ampliación y renovación permanente de la infraestructura educativa y sus instrumentos de trabajo; mediante la ampliación de equipamientos y servicios que pudiesen incrementarse al ritmo necesario en que debe crecer la matrícula para disminuir la brecha entre cobertura, dinámica demográfica y capacidad de respuesta, entre otros temas.
En estas condiciones y frente a las nuevas políticas públicas y sobre todo ante las nuevas circunstancias creadas por la pandemia consideramos fundamental abordar los aspectos normativos relacionados con los siguientes temas:
   
La universalización de la educación superior.
Los sistemas de ingreso, permanencia y egreso en los programas educativos de la institución.
Los derechos y obligaciones de los y las estudiantes universitarias inscritos en los programas educativos.
El acceso a los servicios universitarios de apoyo a la formación.
La estructura de acompañamiento en la formación de los y las estudiantes.