SUSCRIBETE

18 Mayo 2024, Puebla, México.

Los institutos de planeación, una oportunidad de los próximos gobiernos  en Puebla / Assenet Lavalle Arenas

Ciudad /Gobierno | Opinión | 10.ABR.2024

Los institutos de planeación, una oportunidad de los próximos gobiernos en Puebla / Assenet Lavalle Arenas

En este mismo espacio he expuesto la importancia de la planeación en cualquier aspecto, en especial del ordenamiento del territorio, así como el rol fundamental de la participación social, ambas cuestiones ampliamente insuficientes en el estado de Puebla. Con la próxima renovación del gobierno estatal y de los 217 municipales, se presentan nuevas oportunidades para rectificar estas carencias. Un instrumento que puede integrar los procesos de ordenamiento de los territorios con la participación de las personas y de las comunidades es el instituto de planeación. Es de resaltar que, en estado de Puebla solo la capital cuenta con uno, el Instituto Municipal de Planeación, creado en 2011. Entre los años 2017 y 2020 existió el Instituto Metropolitano de Planeación del Estado de Puebla (IMEPLAN) pero lamentablemente fue suprimido por el entonces gobernador Barbosa. Hay que decir que, en el corto tiempo de existencia, el IMEPLAN no tuvo un rol importante, lo que no significa que pudiera haberse enmendado su curso, sin recurrir a su desaparición.

 

 

Los primeros institutos de planeación en México fueron creados en la década de 1990 y se cuentan más de 70 a lo largo del país a partir de entonces. La Ley General de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano reconoce tres tipos de institutos de planeación: los municipales (organismos descentralizados de la administración pública local, cuyo objetivo es contribuir al ordenamiento territorial y al desarrollo urbano municipal); los multimunicipales (operados de manera conjunta por municipios asociados, con idéntico objetivo que los anteriores pero para el territorio de los municipios asociados) y los metropolitanos (operados de manera coordinada por las entidades federativas y los municipios que conforman las zonas metropolitanas). Los institutos de planeación son reconocidos también en la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del Estado de Puebla. Me parece importante subrayar que, de manera histórica, los institutos de planeación tienen como precepto fundamental guiar el ordenamiento del territorio en corresponsabilidad con la sociedad; son puentes entre las personas organizadas e interesadas en los procesos de sus territorios y quienes toman las decisiones públicas.

 

 

No obstante su importancia, los institutos de planeación no han sido promovidos ni impulsados por las autoridades. Dado el amplio espectro en el desarrollo de capacidades de los municipios del país, es deseable que las autoridades federales y estatales se den a la tarea de promover la formación y la operación de estos institutos, por más pequeños que pudieran conformarse, pero priorizando las tareas de planeación del territorio y de participación social. De esta manera, el municipio de San Miguel Ixitlán, el de menor población del estado con sus 526 habitantes o el de San Martín Totoltepec, el más pequeño con poco más de 7 kilómetros cuadrados, ambos en la región de la mixteca poblana, transitarían en eso de “no dejar a nadie atrás”, por citar un par de ejemplos, lo cual resulta en una importante oportunidad para los próximos gobiernos electos y las personas de la sociedad involucradas en los procesos relacionados con el territorio que, dicho sea de paso, son diversos: las actividades agropecuarias, el uso y el aprovechamiento de los bienes de la naturaleza, la vivienda, las industrias de la transformación, el espacio público, las actividades bioculturales, entre muchos más.

 

 

Otros instrumentos interesantes, ignorados y muy poco explorados, contenidos en las leyes general y local mencionadas, son los observatorios urbanos, que debieran ser promovidos por las autoridades estatal y municipales en asociación con la sociedad plural. Los diversos profesionales que conformamos un Observatorio Urbano estatal para Puebla desde 2020 hemos insistido desde hace 4 años (por las vías formales) ante las autoridades de la Secretaría de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Ordenamiento Territorial del gobierno estatal, para que nos facilite los lineamientos bajo los cuales operaremos. Está claro que la respuesta oficial de “nos encontramos aún en proceso de elaboración” solo evidencia la falta de interés de la autoridad en la participación social en Puebla. Ni hablar, seguiremos esperando (e insistiendo).

 

Mtra. Assenet Lavalle

Abril de 2024