SUSCRIBETE

19 Octubre 2021, Puebla, México.

Johnny  Pacheco  (1935 – 2021)  /   Crónica  mayor  de  la  Salsa

Cultura | Podcast | 10.OCT.2021

Johnny  Pacheco  (1935 – 2021)  /   Crónica  mayor  de  la  Salsa

Jorge Fernández de Castro

SOLO  JAZZ  Presenta…

Así fue la vida de Johnny Pacheco, el músico e impulsor del desarrollo de  los latinos en el mundo - Los Angeles Times

Johnny  Pacheco  (1935 – 2021)  /   Crónica  mayor  de  la  Salsa


“La Música que más me gustaba oír y la que me influyó para toda la vida me llegó por la
radio”, admitía el flautista, compositor, arreglista y productor dominicano Johnny Pacheco. Cada vez que tenía la oportunidad de externarlo en entrevistas que le hacían, para así poder hablar e iniciar su conversación para mencionar entre otros a Arcaño y sus Maravillas, el Sexteto Habanero, el Conjunto Casino, Chapotín y todos aquellos grupos fabulosos de esos tiempos. Y fue precisamente Arcaño el que le dio la inspiración de tocar la flauta, a pesar de haber iniciado con el violín, luego el clarinete, acordeón y saxofón, para estar listo e integrarse a la Orquesta de su padre, sin embargo las circunstancias cambiaron, corría el año de 1946 y la familia emigra a Estados Unidos, y Pacheco es contratado por Gilberto Valdés quién ya había formado la primera Charanga en la ciudad de Nueva York con Mongo Santamaría reemplazando a Tito Puente como timbalero, con tan solo 17 años. Fue Gilberto Valdés el que le obsequió la primera flauta que Pacheco tocara. Aunque sus dos primeros maestros fueron los cubanos José Antonio Fajardo y Richard Egues,  enseñándole ciertas posiciones y trucos para sacarle más riqueza al instrumento. Por eso, Pacheco reconocía y afirmaba con toda razón, “no me puedo quejar, creo haber tenido a los mejores maestros posibles, aprendí el vibrato de Arcaño, la picardía de Fajardo y el estilo de Richard Egues ,  de ahí salió el sello de Pacheco. Fue entonces cuando Luis Quintero le llamó para trabajar con su Cuarteto, después empezó a tocar con Tito Rodríguez, Tito Puente, Pérez Prado, el contrabajista Arsenio Rodríguez hasta llegar a la Orquesta de Xavier Cugat. A finales de los años 50´ comenzó a trabajar con dos de sus vecinos en el Bronx, los hermanos Charlie y Eddie Palmieri y fundaron la Orquesta Duboney, entonces fue que cumplió uno de los sueños de su vida, formando Pacheco y su Charanga, corría ya el año de 1960 consiguiendo un buen contrato con Al Santiago bajo el sello Alegre, enseguida llegaron a ser el número uno en el mercado latino. Para el año de 1964, Johnny  Pacheco contaba con su Charanga y un pequeño conjunto alterno, fue entonces que empieza con el nuevo tumbao de Pacheco, es decir, le agregó un tres y en lugar de los timbales incluyó un bongó.

Johnny Pacheco, fumador de tabacos, conductor desde siempre de un Mercedes Benz, director eterno de bandas y poseedor de una gran virtud, reconocer el gran valor de la música cubana y desde entonces ha sido uno de los máximos exponentes, a pesar de ser dominicano. Continuando con la trayectoria de Johnny Pacheco, año del ´64, todo está listo para que ocurra algo muy importante en la Historia de la Música Latina, la creación de Fania Records al lado de Jerry Masucci, empresario y abogado del mismo músico para que finalmente en 1971 se celebrara en el Club Cheetah el primer gran recital de la Fania All Stars bajo su dirección, logrando un rotundo éxito sobre todo con el tema “Quítate tú pa´ ponerme yo”, en la que improvisaron todos los cantantes invitados en esa triunfal noche. Quizá, la más espectacular agrupación de Salsa de todos los tiempos, la Fania All Stars nacía y era el tema y noticia en el barrio que todos comentaban, allá en el Harlem Hispano.

Johnny Pacheco, líder de las Charangas de los 60´, creador del nuevo tumbao, fundador de la Fania y por consiguiente el primer promotor de la palabra Salsa para darle un nombre a la Música que se estaba haciendo en la ciudad de Nueva York, en especial cuando la Fania inició sus giras por Europa, contando con músicos de todas las nacionalidades, dominicanos, puertorriqueños, cubanos, nuyoricans, anglosajones, italianos, en fin, diversos condimentos para hacer una salsa y de esa conjunción salió el nombre de lo que hacían, pero jamás fue la intención de robarle la música a los cubanos, quienes de hecho cuando la Fania All Stars estuvo en La Habana por primera vez, le agradecieron y reconocieron que gracias a él, la música cubana se estaba escuchando en el mundo entero. Recordemos las fechas, ya que esto sucedía después de la Revolución Cubana. Una de las cosas que más le agradeció a la vida Johnny Pacheco fue la de haberse llevado bien con todo el mundo y por ese “don” fue que existió la Fania All Stars y los demás proyectos en los que estuvo involucrado, sin lugar a dudas sobresalen sus años con la gran Celia Cruz, grabando juntos varios discos, todos joyas de la Mitología de la Salsa.

Para finalizar, a manera de Epitafio, Johnny Pacheco le confesaba en entrevista al escritor y ensayista cubano Leonardo Padura, “Me gustaría escribir un libro o varios libros, porque creo que tengo suficiente material para ello, sobre diferentes aspectos de la música. Y también  me gustaría dedicar más tiempo a trabajar con los jóvenes porque las raíces no se pueden perder.  Ahora muchos están tocando Latin Jazz, buscando nuevos caminos en la música, pero yo insisto trabajar en mi Música, porque sé que ésa es la que necesita el bailador y esa comunicación entre el músico y el bailador no se puede perder tampoco. Es más, yo prohíbo que esta música se muera”.