SUSCRIBETE

15 Julio 2024, Puebla, México.

Ocho días en Puebla, 1849  Jueves / Guillermo Prieto

Cultura /Ciudad /Del Archivo de Mundo Nuestro | Crónica | 31.ENE.2023

Ocho días en Puebla, 1849 Jueves / Guillermo Prieto

Apuntes sobre la instrucción pública en el estado de Puebla

Debería comenzar por describir la organización administrativa de la instrucción pública en el Estado; pero en este particular, sólo puede describirse su desorganización. Las funciones de administración y sobrevigilancia, están reglamentadas por multitud de disposiciones sin sistema ni unidad, dictadas unas por el gobierno del Estado, y otras por el general, en la época del centralismo; y el vigor en que parcialmente subsisten todas estas leyes, ha dado por resultado el que el fomento de la instrucción pública sea un deber encomendado simultáneamente a diferentes autoridades y corporaciones, y que por lo mismo cumple ninguna de ellas. Al gobierno, a las autoridades municipales, a las juntas de caridad y lancasteriana, se les ha dado atribuciones independientes en cuanto a educación e instrucción pública, y esto naturalmente ha producido una confusión en la organización administrativa del ramo.

    En cuanto a su organización formal la instrucción se haya aquí dividida en dos únicos grados, que son cabalmente los dos extremos de la escala: la instrucción primaria elemental y la instrucción superior. Queda, pues, un vacío inmenso entre la instrucción, casi nula que se da en las escuelas y la profesional que se recibe en los colegios; vacío que se hace echar de menos una instrucción mejor graduada y más generalizada, sin la cual viene como consecuencia indispensable, esa distinción de dos jerarquías y casi de dos castas correspondientes a los dos grados de instrucción pública, tan distintas y separadas como éstas.

       Con respecto a las escuelas de primeras letras que representa el primero de los dichos grados, la poca unidad que como dije hay en la administración del ramo, ha hecho que el gobierno no pueda obtener datos estadísticos exactos sobre el particular. Los únicos que poseemos, son los siguientes:

       El año de 1827 en veintiún partidos de los veintisiete que componían el Estado había trescientas escuelas con 14, 924 alumnos, la dotación de los maestros variaba desde 3 hasta 300 pesos mensuales. El año de 833 había en el Estado, excluyendo la capital y su distrito doscientas sesenta y cinco escuelas. Esto prueba una disminución con respecto a las que había en el año 1827, pues entonces sólo en 20 de los partidos foráneos se contaban 291 establecimientos de primeras letras.  Es de notarse que el partido de Tlapa es en el que se advierte mejor proporción entre el número de escuelas y el de sus habitantes; las primeras ascendían en 827 y 833 a 81. La población de aquél se estimaba en 40,000 almas. Los fondos de la instrucción primaria los forman los que el gobierno ha concedido a la junta lancasteriana o dirección del ramo, y las asignaciones hechas a los ayuntamientos autorizados para la exacción de ciertas contribuciones locales destinadas al sostenimiento de las escuelas.

    Los establecimientos correspondientes al segundo grado del a instrucción pública, son el colegio del Espíritu Santo o del Estado, el Seminario y el de San Luis. El primero se puso bajo la inspección del gobierno, por decreto de 28 de mayo de 825. Sus fondos, que en su mayor se formaron de lo que se llamó el fondo libre de temporalidades, consistían en algunas fincas urbanas, los réditos de un capital de 70,000 pesos impuestos sobre fincas rústicas y en las pensiones de los colegiales. Estos fondos mal administrados han venido a menos cada día. En el tiempo de la administración provisional, el gobierno se apoderó de un capital de 16,000 pesos, de que hizo una enajenación ruinosa, y así es, que aunque en el año de 827 la renta del colegio ascendía a 19, 791 pesos, 2 reales, 8 granos, en el año pasado apenas ha producido cosa de 7,000 pesos.

    El Seminario está bajo el patronato del obispo. Se divide en tres departamentos, para gramáticos, filósofos y bachilleres. Tiene una biblioteca con 17,000 volúmenes, entre los que hay ocho estantes de manuscritos en varios idiomas.

Sus fondos deben producirle anualmente 18,335 pesos.

    El colegio de San Luis corre a cargo de los padres domínicos, y casi sirve exclusivamente para los miembros de la orden. Hay en él, dos cátedras de gramática y una de filosofía, y que tiene por renta anual 2,035 pesos, 4 reales.

(Foto de portada. La Catedral de Puebla, 1831, de José Ma. Fernández)