SUSCRIBETE

5 Diciembre 2021, Puebla, México.

Coyomeapan, caciquismo y miseria

Política | Opinión | 19.OCT.2021

Coyomeapan, caciquismo y miseria

Carlos Figueroa Ibarra

Los dirigentes que hoy se encuentran en la cárcel son presos políticos

 

El conflicto en Coyomeapan debe ser resuelto a través de la liberación de los detenidos, la suspensión de las órdenes de aprehensión y la reposición del proceso electoral.

A media tarde del jueves 14 de octubre, dos hombres a bordo de una camioneta de palangana quisieron ingresar a la cabecera municipal de Santa María Coyomeapan.  Fueron detenidos en su ingreso por el retén que han instalado los pobladores del municipio en el contexto de un agudo conflicto político que se vive allí desde semanas antes de la jornada electoral del 6 de junio. ¿Se trataba de dos despistados empleados de la SEP, o  como después dijeron ser, comerciantes que no sabían que el ingreso al pueblo está controlado? ¿O era una provocación realizada en las vísperas de la toma de posesión del cuestionado presidente municipal electo?

 

Lo cierto es que las dos personas llevaban una pistola y cien mil pesos y ese hecho motivó que los habitantes los retuvieran y pidieran auxilio a las autoridades para que los fueran a recoger y se los llevaran. Dichas autoridades nunca acudieron, así que después de 17 horas los pobladores los dejaron ir con todo y pistola y los cien mil pesos. Por fortuna los vecinos de Coyomeapan trataron bien a los retenidos y no hubo ningún incidente.

 

¿Cuál es el origen del conflicto que se vive actualmente en Coyomeapan? Arranca desde los primeros años de este siglo cuando arribó al lugar un médico, David Celestino Rosas, y se asentó en el poblado. Logró que le dieran un lugar para poder ejercer su noble profesión. Lo hizo bien y con humanismo; al extremo que en pocos años se ganó el prestigio suficiente en el municipio como para poder llegar a ser presidente municipal, acontecimiento que ocurrió en 2011. A partir de ese momento la familia Celestino Rosas profundizó una transformación al grado de convertirse en el cacicazgo del lugar. En 2014, la hermana del médico, Araceli Celestino Rosas lo sucedió en el cargo el cual se lo entregó nuevamente a su hermano David en 2018. En 2021, el esposo de Araceli, Rodolfo García López, obtuvo la candidatura para ejercer el cargo hasta 2024.

 

Para ese entonces, el ejercicio ininterrumpido del poder local por los Celestino Rosas, las arbitrariedades cometidas por la familia, la ineficiencia en la gestión municipal, hicieron estallar el conflicto que hoy vive el lugar. Es Coyomeapan un municipio con un 93 por ciento de pobreza y 53 por ciento de pobreza extrema. El 98 por ciento de sus 15-20 mil habitantes ubicados en 44 comunidades, son indígenas de habla náhuatl. El poder municipal en todos estos años no ha resuelto aunque sea en parte esos problemas, sino todo lo contrario. He aquí por qué los Celestino Rosas que en 2011 eran queridos por los moradores del municipio, hoy son masivamente repudiados.

 

El caciquismo ha sido un fenómeno ampliamente estudiado por la Sociología. Se trata de una mediación entre el poder nacional-estadual y el poder local. Los caciques ejercen el clientelismo en sus regiones y localidades, y a través de violencia y prebendas, logran control de poblaciones que luego las ofrecen a los partidos políticos (generalmente el partido en el poder) como caudales electorales. Esto fue lo que sucedió con los Celestino Rosas que empezaron siendo soportes del PRI para luego ser parte de las correas de transmisión de Rafael Moreno Valle y finalmente a partir de 2019, forman parte de los soportes de la coalición del PT, Morena y el Verde Ecologista. Rodolfo García López fue electo el 6 de junio por dicha coalición y su esposa, Araceli Celestino Rosas es hoy diputada federal por el PT. Por tanto, forma parte de los 280 diputados federales de la coalición en el gobierno. En 2018, los Celestino Rosas operaron en la región a favor de Martha Erika Alonso y en contra del candidato de la Coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa. El hoy gobernador denunció enfáticamente este hecho en su discurso en masivo y combativo mitin celebrado en Coyomeapan el 27 de mayo de 2018.

 

Las mutaciones que han observado los Celestino Rosas no son inusuales en los cacicazgos, cualquiera que sea el lugar en que se observen. El poder caciquil tiene una retroalimentación hacia arriba (el poder federal-estadual) y hacia abajo (la adhesión por temor o conveniencia de la población local). Por tanto, poco importa el partido. Lo que importa es que esté articulado firmemente al poder político.

 

La rebelión en Coyomeapan se evidenció primeramente en una controversial elección el 6 de junio de 2021 cuando a pesar del miedo, el dinero y el acarreo, Rodolfo García López ganó de manera disputada la presidencia municipal. Esto sucedió según las actas electorales, cuyos resultados alegan sus opositores, fueron adulterados. El 22 de julio, día de la fiesta patronal de Santa María, se evidenció que el poder caciquil había perdido el control de los habitantes, pues la misma fue organizada de manera autónoma por los pobladores.

 

El 22 de agosto, los habitantes del municipio tomaron el edificio de la Presidencia Municipal y otros más en señal de protesta por los resultados electorales. Los que se han rebelado contra el cacicazgo, muchos de ellos simpatizantes de Morena, no tuvieron más remedio que lanzar su candidato a través del PRI. Sucedió esto porque  los Celestino Rosas lograron la candidatura de la coalición encabezada por Morena y colocaron también candidatos suyos en otros partidos. Se ha dicho que detrás del movimiento anticaciquil se encuentra Antorcha Campesina. En efecto hay algunos  adherentes de esta organización que han estado presentes pero son contados y se encuentran  aislados. No es Antorcha Campesina la que encabeza al movimiento.

 

Entre el 1 y el 5 de septiembre fueron capturados Basilisia Montaño Gutiérrez, maestra rural e integrante del Consejo Social y Consultivo del Instituto Nacional de Mujeres; Eruviel Aguilar Gómez también maestro rural, Adán Anastacio González de oficio sastre y Gonzalo Martínez Herrera, mecánico y empleado de intendencia. Existen órdenes de aprehensión contra 21 personas más. Los cargos son robo agravado, delitos contra funcionarios públicos, robo de vehículo agravado, despojos, daño en propiedad ajena doloso. En el caso de Gonzalo Martínez Herrera y otros más, se les acusa de tentativa de homicidio calificado. Nunca se incendió la Presidencia Municipal ni las patrullas de policía ni hubo tal tentativa de homicidio. Basilisia es una connotada mujer de la cual hasta existe un documental hecho por la Unión Europea. Gonzalo ha sido militante de Morena desde hace muchos años.

 

Lo que observamos hoy en Coyomeapan es un genuino movimiento autonómico. Miseria unida a corrupción y despotismo caciquil han hecho estallar el conflicto. Los dirigentes que hoy se encuentran en la cárcel son presos políticos, no en balde la Subsecretaría de Derechos Humanos del gobierno federal, encabezada por Alejandro Encinas, está tomando cartas en el asunto: ha pedido no criminalizar a los detenidos y perseguidos, los reconoce como defensores sociales y dará acompañamiento al Movimiento Unidad por Coyomeapan. El conflicto en Coyomeapan debe ser resuelto a través de la liberación de los detenidos, la suspensión de las órdenes de aprehensión y la reposición del proceso electoral.