SUSCRIBETE

5 Diciembre 2021, Puebla, México.

Adiós Eliza Mejía de Gyves / Carlos Figueroa Ibarra.

Sociedad | Crónica | 8.NOV.2021

Adiós Eliza Mejía de Gyves / Carlos Figueroa Ibarra.

Carlos Figueroa Ibarra

 

Querida Eliza:

 

Siempre te recordaré  en las primeras horas de la mañana del domingo  29 de agosto de 2021. Mientras te maquillabas en la mesa de la cocina de tu casa frente a un espejo de mano dijiste: “¡Que mujer tan bonita soy!” Y yo respondí  a tu aseveración: “Tienes razón eres una mujer muy bonita”. Debí haber agregado “Pero la belleza que llevas adentro es mucho mayor”.  Me di cuenta de ello cuando percibí las toneladas de amor que le dabas a tus hijos, a los inquilino/as en tu casa, a tus amigo/as y a tus compañero/as. 

 

Ese amor te permitía recibir en tu casa a una veintena de compañeros de Morena e increíblemente acomodarlos para que allí durmieran y comieran. O apoyar con pasión cualquier causa justa que se te atravesara en el camino. O adoptar como hijo o hija a cualquier joven  vulnerable o con déficit afectivo que parara en tu hogar. O convertir en hermano o hermana a cualquiera que llegabas a querer. O expresar a los que te rodeaban con palabras y caricias, el afecto que en cascada  te salía del corazón.

 

 

Pero el amor al prójimo, a la humanidad, te hizo hacer muchas otras cosas.  Por ejemplo salir a las calles en tu silla de ruedas a convencer a la gente que había que apoyar a Andrés Manuel López Obrador. Hacer un programa semanal en Radio AMLO con entrevistas y opiniones  en el cuál con pasión hablabas del cambio de régimen que México necesitaba. A pesar de la esclerosis lateral amiotrófica  que paulatinamente invadía tu cuerpo, fuiste activa y valiosa militante  de Morena. Te involucraste en cuanta causa y lucha por la justicia de la cual tuviste conocimiento directo. La última de ellas, la organización de la entrega ese 29 de agosto del Premio Carlos Montemayor a las familias víctimas de la guerra sucia en México.

 

No olvidaré nunca nuestro viaje a Europa en 2018 para asistir a la asamblea de militantes de Morena en ese continente. Junto a tu hija Paulina,  pese a tu silla de ruedas, paseamos  por las Tullerías de París, fuimos al Louvre y a la Torre Eiffel. Luego en Colonia  participamos en un conversatorio sobre la 4T y estuvimos en la casa natal de Beethoven acompañados de Sergio Quiñonez. Fue un viaje estupendo en el cual gocé de un tratamiento VIP en museos, aeropuertos, estaciones de trenes gracias a tu condición de discapacitada. Cómo nos reímos por esa situación.

 

Desgraciadamente en Morena y en el Gobierno de la 4T no recibiste el trato que merecías.

 

Pese a haber sido insaculada en 4º. lugar en la Cuarta Circunscripción Electoral para ser candidata plurinominal a una Diputación Federal, la Comisión Nacional de Elecciones del partido arbitrariamente te excluyó para poner en tu lugar a la esposa de uno de sus integrantes. Al inicio del Gobierno de la 4T, estuviste un tiempo corto trabajando en la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación. Un día, sin previo aviso, tu jefe inmediato superior te despidió inmisericordemente. Nadie hizo nada, o no pudo hacer nada, para corregir tamaña injusticia.

 

Pero eras de los lopezobradoristas que están convencidos genuinamente de que en Morena no se está por cargos.

 

He visto a no   pocos integrantes de Morena afirmar que no hay que luchar por cargos y al mismo tiempo luchar denodada e implacablemente por ello. Tú no eras de esa especie. Recibiste esas afrentas con serenidad y nada pudo doblegar tu justa convicción de que la Cuarta Transformación, es una fortuna para la inmensa mayoría del pueblo mexicano. Seguiste en lo tuyo hasta que hace unas semanas una caída y tu padecimiento, te obligaron a estar en reposo. El jueves 4 de noviembre, a la manera de Marguerite Youcenar en Memorias de Adriano, entraste con los ojos abiertos a la muerte. Como buena cristiana que eras, seguramente te fuiste convencida de que nos juntaríamos en el más allá. Como no soy creyente, solamente prometo tenerte siempre en el reino de la memoria. Abrazo con dolor a tus hijos Paulina y Walter.

 

Sábado, 6 de noviembre de 2021.