SUSCRIBETE

6 Octubre 2022, Puebla, México.

Sin miedo a escribir: poesía y resistencia (3) / 8 de Marzo en México

Cultura | Poesía | 4.ABR.2022

Sin miedo a escribir: poesía y resistencia (3) / 8 de Marzo en México

Mundo

Mundo Nuestro. 8 de marzo. En la vuelta anual de la rueda aparece la fecha con la realidad más impactante de la transformación de la sociedad mexicana: la movilización de las mujeres. Contra la violencia machista. Contra la explotación laboral. Contra la discriminación. Contra la injusticia más profunda que produce México. Mirar lo que trae este nuevo martes femenino desde la palabra de once poetas y una fotógrafa. Y comprender así el país que desde ellas se construye.

SIN MIEDO A ESCRIBIR, es un taller literario fundado y dirigido por la escritora Emma del Carmen, tiene como objetivo invitar a escritoras y no escritoras al mundo de la poesía desde un punto de vista expresivo y como herramienta de sanación y resistencia. 

A partir del estudio y análisis de poesía feminista latinoamericana y ejercicios de creación, las alumnas encuentran un lugar seguro donde desarrollar el hábito de la poesía y crear comunidades de mujeres escritoras.

Acompaña las palabras de cada una de las poetas una imagen de esta movilización histórica en la lente de la fotógrafa Daria San.

Daria es una fotógrafa mexicana nacida en 1997. Vive en la Ciudad de México. A través de su lente, busca retratar las diferentes formas de vivir: las distintas tradiciones, culturas, espacios y miradas que existen.

 

 

Sin miedo a escribir (3)

 

Alexa Pereda

 

Semblanza. Escritora y realizadora audiovisual. Ha dirigido y colaborado en varios cortometrajes como editora, asistente de dirección, producción, arte y sonido. Le interesa explorar la escritura a partir de las intenciones y su intersección con la imagen. Fue directora de prensa dos años consecutivos del Festival Internacional de Cine Universitario Kinoki. Actualmente es directora de arte y de contenido audiovisual en Revista Cluster.

 

 Foto de Daria San

 

EXILIO

 

No pueden sacarme este país de las entrañas,

pero sí la infancia,

como nos la sacan a todas.

Nuestra quinceañera es

la nalgada en el vagón del metro

y el regreso de la escuela

es un macho que ve las faldas

como la invitación de un pito entre las piernas.

 

En Nuevo León

entraron con pistolas,

amenázando

Vivas o muertas las vamos a sacar

los gritos se escucharon

en las prepas

en los baños

me llegaron como post en Instagram

desde hace dos años

no lloró con testimonios

me secaron el llanto.

 

No pueden sacarme este país de los dientes,

pero si de las aulas,

de mi casa, de los camiones,

de los parques y las calles

porque si andamos por ahí

la vida se vuelven titulares:

Le encontraron vidrios en la vagina

y yo aprieto el paso

y aprieto el cuerpo.

 

Agradezco no tener busto como las otras

haber traído jeans,

tener privilegios

subirme al Uber

con mi ubicación en vivo y

no tener que lidiar

con que un borracho

se siente a mi lado.

 

A LA MIERDA

 

Avanzo al puente peatonal

y tú

te sobas

la entrepierna

yo suspiro

avanzo

y tú

les dices

miren a la flaquita

avanzo

y avientas

tu cuerpo

al mío

queriéndome asustar

lo logras

pero no me muevo

estoy firme

en mis pies

en mi calle

me rozas

tiemblo

te ries

tus amigos

esos estúpidos

se ríen

tienes casi cuarenta

me buscas la mirada

salivas

y avanzo

sin verte

a la mierda

avanzo

regreso de la tienda

por el mismo camino

te levantas

de la barda

a la mierda

me pongo el suéter

   no quiero

provocar

a la mierda

te levantas

te veo

lanzas un beso

te veo

te ríes

te veo

te veo

TE VEO

TE VEO TE VEO

TE VEO

firme avanzo

en nuestra calle.

No puedes

sacarme

de este país,

de mi cuerpo,

de mi llanto,

de mi casa

para violarme,

para meterme

vidrios, dedos, puños

y lo que tu pornografía

te ha enseñado.

No puedes

de mi país

sacarme.

 

Azyadeth Flores

 

Semblanza. Ciudad de México, 2004. Azyadeth es estudiante de sexto semestre del CEDART “Frida Kahlo” en el específico de Danza. Desde su ingreso, pudo descubrir la conexión que su ser mantenía con el lenguaje poético, incentivándola a escribir y estudiar en un futuro Literatura y Creación Literaria.

“La poesía, cuando cabe en una sola flor, es infinita.”

 

Foto de Daria San

 

 

EL IDIOMA DE LA TIERRA

 

 Mujer,

yo puedo vivir contigo.

─Sería la vida─

 

Te hablaría en el

idioma de la tierra,

Y te diría:

 

Es demasiado tarde

para ser hombre.

 

Sostendría mariposas

en mis libertades,

Y te susurraría:

 

Pero temprano

para ser mujer.

 

 

Ema Boltvinik Damián

 

Semblanza. Ema Boltvinik Damián (Ciudad de México, 2001), es estudiante de la licenciatura en Escritura Creativa y Literatura en la Universidad del Claustro de Sor Juana. Poeta y apasionada de crear cosas coloridas con las manos. Fue ganadora del XIII premio Nacional de Poesía “Desiderio Macías Silva” y becaria del curso de creación literaria Xalapa 2021 de la Fundación para las Letras Mexicanas.

 

Foto de Daria San

 

A TITA

 

espero me perdones

si no le hago justicia a tu llanto,

si estas sílabas no alcanzan el subsuelo en el que yaces.

 

 

Creo que estarías orgullosa de mí

si te dijera que tengo

un sol en mi garganta,

una voz que es mi tesoro

y rezo para no perderla,

y estarías orgullosa de mí

si leyeras mis versos,

(que aunque apenas son murmullos,

los estoy aprendiendo a gritar).

 

Y quiero gritar por ti, Tita,

porque puedo hacerlo;

grito en mi cuaderno,

grito en Reforma

y en los abrazos que les doy a mujeres

que comparten historias como la tuya.

 

Grito porque tú no pudiste

ponerle nombre a esa tormenta

que llegaba en las noches a tocar tu cuerpo de niña,

porque callaste

hasta que la vida se empezó a escapar de ti

y no sé cómo

pero encontraste la fuerza,

sólo entonces,

para decirlo,

para que alguien lo supiera,

y no tuvieras que contárselo a tu lápida.

 

Te imagino en tus clases de español

con esas palabras latentes

entre oraciones compuestas,

esperando salir,

y pudrir

todos los verbos luminosos;

pero esas palabras no eran tuyas

no las tenías permitido enunciar.

 

Hoy grito por ti, Tita,

porque estas palabras me han sido entregadas

por mis hermanas que luchan

para que nadie se trague

lo que a ti te hicieron tragar,

para nombrar tu abuso,

para darle voz a la niña que fuiste

y a la niñez que te robaron.

 

Escribo en gritos

con la esperanza de que tu voz me encuentre

y recite conmigo.

 

 

Fabiana Melo Díaz

 

Semblanza. Nacida en la ciudad de Xalapa, Veracruz, Fabiana Melo Díaz (2000) es estudiante de la licenciatura de Lingüística Aplicada en la Universidad Nacional Autónoma de México. Sus intereses son la lengua y cultura portuguesa, así como el pensamiento, las lenguas indígenas y la equidad de género. Tomó el taller de literatura creativa de Rita Indiana, el Diplomado de Literatura Contemporánea Escrita por Mujeres en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo y actualmente toma el taller poesía en la Escuela de Escritores de Latinoamérica. Su habitar en el bosque mesófilo le provoca ser agradecida con la naturaleza.

 

 

Foto de Daria San

 

SI ME ENCUENTRAN

 

Si me encuentran, digan que me quitaron los sueños;

que la esperanza se me arrebató.

Griten que crecí con miedo,

que salí a la calle temerosa de no volver a casa,

digan que amaba la vida,

que mis huesos se convertirán en semillas.

 

No se va a caer, lo vamos a tirar.

 

Entiérrenme en mi México, donde no se vive, se sobrevive;

lugar donde no vamos a olvidar los rostros de mujeres desaparecidas y asesinadas.

México, ¿Qué cara le vas a dar a la madre que perdió a su hija?

Cómo vas a ver a mi abuela, a mi amiga,

sabiendo que mi sangre se siembra en tu tierra.

 

Hermana, yo te creo

 

Nos unimos en coro para gritarle,

a un lugar donde más de la mitad de la población vive con miedo,

 No, no es un lugar seguro;

no, no nos van a callar.

Vamos a gritar

por todas nuestras hermanas

asesinadas

violentadas

desaparecidas

que hoy

ya no están con nosotras.

 

Ni una más

 

La prioridad es encontrarlas,

no contarlas:

no somos un número,

no somos una cifra;

somos nombres,

somos sangre

somos familia.

 

Entiende, Nación,

no hay contexto que nos salve y

vamos a escalar todos los muros que nos pongan.

Estamos hartas de los errores y decepciones del sistema,

sin importar las imposiciones de la violencia,

reflejo de la poca importancia

que tienen nuestras vidas para este país.

 

Es escalofriante vivir con miedo

 

 

Fiorenza Flores Montiel

 

Semblanza. Nacida en Monterrey hace 17 años, cursa su último año de preparatoria con sueños de enseñar. Nunca pensó en la poesía como un medio de expresión y ha descubierto que escribir le brinda las armas para decir lo que no puede gritar.

 

Foto de Daria San

 

¿Y LAS TORTILLAS?

 

 

Fui por las tortillas y mi mamá me encontró en el terreno 

usada

sucia

muerta

muchos sueños yo tenía

                           pero esos perros me mordieron

 

unos ojos me observaron

mis pasos olfatearon

conocían mi rastro

como sabuesos hambrientos me olieron

saborearon mi cuerpo

como un trozo de carne cruda

usada

sucia

muerta

 

así fue como nunca pude enseñarle a las niñas a luchar

tendrán que aprender que

un hombre es peligroso

como los perros

                                       que no fueron educados.

 

 

María Antonieta L. Montes de Oca Cárdenas

 

 

Semblanza. Originaria de Pachuca de Soto, Hgo., donde reside, se ha desempeñado como maestra de Educación Básica durante la mayor parte de su vida. Actualmente es Directora de Nivel Primaria en una escuela particular. Tiene estudios de Logoterapia, Terapia Familiar Sistémica y de Pareja, participa activamente en ayuda a familias disfuncionales y en la publicación de mensajes alentadores para las problemáticas que se presentan en la vida diaria.

 

Foto de Daria San

 

ODA A LA MUJER

 

Tu cuerpo dador de vida,

inagotable fuente de ternura,

fortaleza y escudo de sus amores,

belleza compartida a su paso, 

traviesa, frágil y tierna cuando niña.

 

Ya mujer inventas la luz,

pruebas lo amargo y lo dulce saboreas,

amas con pasión,

y tu energía, inacabable,

preparada siempre para batallas

sin tregua,

corazón aliado de dios,

fuerte, dulce y generoso.

 

Eres mujer.

Escudo y caricia.

Valor y ternura.

Amor y fe inagotable.

 

Tu alma indomable que concede tregua

solo ante el amor de los tuyos,

y siempre, siempre sutil navega,

sin queja alguna,

ante los escollos constantes

que la vida te presenta.

 

Tu magia y sabiduría te levanta

de un pasado,

a veces presente,

lleno de injusticia y dolor,

por ser mujer,

por defender tus sueños,

por darte entera,

sin disfraces, ni artilugios,

por entregarte al amor,

el dolor que te toca.

 

Eres mujer.

Escudo y caricia.

Valor y ternura.

Amor y fe inagotable.

 

Quienes profanan tu cuerpo,

quienes osan lastimarte,

quienes matan tus sueños,

se sorprenden,

que tu templo,

sede de todas tus virtudes,

profanado se levanta,

grita en el silencio,

a pesar de todos los que pretenden callarte,

no saben, no comprenden,

que jamás, jamás,

matarán tu espíritu.

 

Mariana Sánchez

 

Semblanza. De la ciudad de México (1995). Escritora autodidacta, poeta primeriza, melómana y aspirante a la carrera de Psicología. Anteriormente co-fundadora en DALHÍ, colaboraciones con Panorámica Muestra Internacional de Cine Independiente (6ta edición) y Casa Negra/Cine en pro de la difusión del Cine en México con proyecciones en sedes como Radio Unam con foro abierto. Apariciones en cabina con Sinergia Cine en Distopía Radio.

 

 

Foto de Daria San

SIN AUTORIDAD

 

Sentí la tinta por primera vez, 

mis piernas temblaban

tu manipulación hablaba

intimidando a un menor.

 

Octubre resuena

entre susurros y desesperanza.

Ya no estás aquí,

surcar el cielo es un consuelo

                                                  ¡Sin autoridad!

Sin autoridad o tacto

la honestidad duele

¿Debería doler?

El faro y el umbral

 

Octubre resuena

entre susurros y desesperanza.

Ya no estás aquí,

surcar el cielo es un consuelo

                                                  ¡Sin autoridad!         

Trece de mayo,

Diez de mayo, ¡aplaudiste!

¿Debía doler?

 El faro y el umbral

Mi equivocación fue siempre esperar una ocasión.

 

 

Rebeca De la Rosa Salazar

 

Semblanza. 21 años, escritora, amante del arte como el cine y la música, fotógrafa y pianista amateur. Además de estudiante de 6to semestre de médico cirujano.

 

Foto de Daria San

 

YACEN SUS CUERPOS EN NUESTROS RECUERDOS

 

 

Yace en mis ganas.

Yace en sus palmas.

Todo eso que siento al escucharlas,

cuando por primera vez salgo

                                     …y marcho.

Ellos comentan

como si tuvieran idea.

Y en parte agradezco;

agradezco que no la tengan.

 

Pocos los que entienden,

muchas quienes lo sienten,

el dolor de sus cuerpos

que yace en nuestros recuerdos.

 

Yace en su alma.

Yace en su rabia.

De todas nosotras

que no hemos parado,

                         …luchando y gritando.

Yace en ellas,

en la espalda de aquellas,

que vivas estamos,

y vivas deseamos,

ya no tener más muertas.