SUSCRIBETE

1 Diciembre 2022, Puebla, México.

El PEF 2023 y el derecho a un medio ambiente sano /  Gerardo Pérez Muñoz

Naturaleza y sociedad /Gobierno | Ensayo | 25.SEP.2022

El PEF 2023 y el derecho a un medio ambiente sano /  Gerardo Pérez Muñoz

                                                                   

Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no la escucha. Víctor Hugo.

 

La presentación de los de los presupuestos anuales por parte de los gobiernos federales, estatales y municipales, constituyen en realidad, más allá de los discursos de políticos y funcionarios, una declaración de principios de cuáles son sus verdaderes intereses. Los presupuestos fiscales hay que verlos desde la perspectiva de la economía política y no tanto desde la óptica de la política económica. Conocer hacia dónde están dirigidos y orientados y a que intereses responden.

Este es el caso de la política ambiental que sigue estando supeditada a la actual política económica. En una infografía que dio a conocer la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, al medio ambiente se le ubica en el rubro octavo, junto con fomento económico (https://www.transparenciapresupuestaria.gob.mx/es/PTP/Infografia_PPEF_2023). Me parece inadmisible que a los llamados órganos autónomos ($ 154 mmp) se les estén considerando un presupuesto mayor que el de apoyo al campo ($108.0 mmp)

 

EL PEF 2023 y el Derecho a un Medio Ambiente Sano 

 

De entrada, hay que reconocer que el Presupuesto de Egresos de la Federación 2023 plantea un incremento importante pero insuficiente para Medio de Ambiente del 85.38% en relación al 2022 al pasar de 40 mil 795 millones de pesos disponibles en el presente año a 75 mil 627 millones de pesos el año próximo, lo que representa una diferencia de 34 mil 832 millones de pesos.

De ese monto, 49 mil 389 millones de pesos, el 65.3 % destinado a Medio Ambiente está etiquetado para obra pública. Solamente quedarían $ 26 mil 238 millones de pesos para los gastos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat)  y sus ocho órganos desconcentrados.

La mayoría del presupuesto se irá a la Comisión Nacional del Agua (Conagua), que contaría con 68 mil 485 millones de pesos el próximo año.

El presupuesto etiquetado de CONAGUA servirá para concluir el Parque Ecológico del Lago de Texcoco y el Proyecto Agua Saludable para La Laguna, así como para la construcción del Acueducto El Cuchillo II y la Presa Libertad en Nuevo León, entre otras obras. No se encuentra ningún peso etiquetado para la construcción de ollas captadoras de lluvia en las comunidades.

En realidad, la Semarnat tendría un presupuesto asignado de dos mil 109 millones de pesos para el próximo año, lo que representa 1.8% de aumento con respecto al 2022.

 

Desglose presupuestal

 

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) contaría con 830.3 millones de pesos, en contraste con los 776.4 millones de pesos de este año, que equivale a un incremento de 6.9 por ciento.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) obtendría 930.3 millones de pesos, que son 4.8 por ciento más recursos que en 2022, cuando recibió 887.3 millones de pesos.

La Comisión Nacional Forestal (Conafor) accedería a 3.8 por ciento más de presupuesto, al pasar de dos mil 440 millones de pesos del año pasado a dos mil 533 millones de pesos en 2023.

El Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) podría gastar 220.7 millones de pesos, que es una cifra 4.3 por ciento por arriba de la recibida el año pasado, cuando contó con 211.4 millones de pesos.

El Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) conseguiría 185.9 millones de pesos, en lugar de los 175.5 millones de pesos de 2022, que es 5.9 por ciento mayor.

Mientras que la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente del Sector Hidrocarburos (ASEA) podría ejercer 332 millones de pesos en 2023.

PEMEX tendrá un presupuesto de 678 mil 406 millones de pesos y CFE $ 439 mil 772 millones de pesos. Entre ambos, tendrán un presupuesto conjunto de $ 1, 118, 178 billones de pesos.14 veces más que el presupuesto total a Medio Ambiente

A lo que hay que sumar los 269 mil 291 millones de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y 233 mil 949 millones de pesos, de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH). Mucho de estos presupuestos van a ir a parar a su burocracia dorada.

 

EL CONACyT (Ramo 38), Medio Ambiente y presupuesto 2023

 

El próximo año, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología tendrá un presupuesto de $31,655 millones 085,408 pesos. Esto es, una reducción presupuestal con relación al presente año fiscal.

Para proyectos de agua y cambio climático la investigación pública tendrá también un recorte, pasará de 673, 632 millones de pesos en el actual año a 606 millones el próximo año. De estos 606 millones, 200 serán recursos autogenerados entre el Instituto Mexicano de Tecnología del Agua y el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático.

Para investigación en energía, cambia mucho la cuestión. Se destinarán 17,130 millones 61,345, más de la mitad serán recursos autogenerados con 8,947 millones 200,272.  En términos porcentuales, lo que se le destina al rubro de Ciencia, Tecnología e Innovación es del 0.38 % del PIB, lejos del 1% del PIB que mandata la Ley respectiva.

 

Artículo 3ero Constitucional

  1. Toda persona tiene derecho a gozar de los beneficios del desarrollo de la ciencia y la innovación tecnológica. El Estado apoyará la investigación e innovación científica, humanística y tecnológica, y garantizará el acceso abierto a la información que derive de ella, para lo cual deberá proveer recursos y estímulos suficientes, conforme a las bases de coordinación, vinculación y participación que establezcan las leyes en la materia; además alentará el fortalecimiento y difusión de nuestra cultura;

 

Con dicho presupuesto, ¿podremos realmente gozar de dicho derecho expresado líneas arriba?

 

Breve diagnóstico ambiental

 

Contaminación del aire, deforestación, incremento de incendios, aumento de temperaturas, crisis hídrica, sequía, contaminación de ríos y acuíferos, pérdida de biodiversidad, contaminación de aguas por derrames químicos, contaminación de aguas por drenaje domiciliario, acaparamiento de agua, pérdida de humedales, tráfico de especies en peligro de extinción (flora y fauna), producción y manejo de la basura. Cada mexicano producimos un 1 kg/persona diaria de basura. El 60% del territorio mexicano es árido o semiárido, contaminación de mares, urbanización salvaje y pérdida de áreas verdes en las ciudades… Un poco más del 70% de nuestros ríos, lagos, acuíferos y cuencas en México están contaminadas. (SEMARNAT)

 

En Puebla tenemos el segundo río más contaminado del país: el río Atoyac.

 

44 millones de compatriotas no tienen en sus hogares dotación diaria de agua: Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)

México pierde unas 500 mil hectáreas anuales de selvas y bosques. Somos el quinto país del mundo en cuanto al ritmo acelerado de deforestación. (Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México)

México tiene el lugar 11 en países más contaminantes por PM2. 5.  Estas partículas son culpables de entre cuatro a nueve millones de muertes anuales en el mundo.

48 mil mexicanos mueren prematuramente a raíz de problemas de salud relacionados con la contaminación del aire. (Instituto Nacional de Salud Pública.)

Para producir un automóvil se necesitan alrededor de entre 454.000 a 600 mil litros de agua. En un tanque de gasolina de 60 litros, el vehículo consume la cantidad de 10,860 litros de agua

Para producir un kilo de carne de res se requieren 15,000 litros de agua.

Para producir un jitomate se necesitan 13 litros de agua.

Somo el primer país consumidor de agua embotellada en el mundo con un promedio por habitante de 274 litros al año. Las empresas transnacionales Coca-Cola, Pepsi cola y Danone (Bonafont) tienen concesionados 81 mil 976 millones de litros de aguas nacionales desde 1994 a la fecha (CONAGUA). Estas empresas venden el agua 494 veces más cara solo por ponerla en una botella.

De acuerdo a la organización El Poder del Consumidor, la Coca-Cola es una de las mayores generadores de basura plástica en el país.

Entre 1995 y 2019 las asignaciones y concesiones para explotar el agua se incrementaron en 3 mil 191% (CONAGUA)

Para producir una playera de algodón, se requieren 2 700 litros de agua y para unos jeans se requiere entre 2,130 y 3, 400 litros de agua.

Actualmente, el 35.64 por ciento del territorio nacional tiene condiciones anormalmente secas. lo cual es más del doble que lo reportado en 2021. (Monitor de Sequía del Servicio Meteorológico Nacional)

De lo sublime a lo trágico.  De 1982 a la fecha, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) ha entregado en el país un poco más de 520 mil concesiones de agua y cuenta solamente con la ridícula cantidad de 80 inspectores para la vigilancia de dichas concesiones.

El uno por ciento de la población mexicana con ingresos más altos contamina 44 veces más que la mitad de las y los mexicanos. Ese uno por ciento son los dueños de empresas de minería, manufacturera, textil, energía, transporte, alimentaria, siderúrgica, petroquímica, entre otras empresas contaminantes. (Reporte mundial sobre la desigualdad 2022.)

 

El costo de las deudas públicas y nuestro derecho a un medio ambiente sano

 

Para el próximo año se requerirá un billón 79 mil millones de pesos para cubrir el costo financiero de la deuda del sector público, que representa un incremento de 29.9 por ciento comparado con el Presupuesto de 2022. A lo anterior tenemos que sumar el pago de más de 54 mil millones de pesos del pago de intereses del FOBAPROA.

El pago de intereses de la deuda pública está por encima del presupuesto a Salud ($868.2 mil millones de pesos). Monto inferior al 6% del PIB que recomienda la Organización Panamericana de la Salud (OPS)

O bien para el sector educativo que tendrá un presupuesto de 945 mil 11 mdp, lo que representará un aumento de 6.5% en términos reales en comparación con el monto que fue aprobado para 2022.

Visto desde otra perspectiva, el próximo año cada mexicana y mexicano contribuiremos con entre 118 a 120 mil pesos para el pago de los intereses de la deuda pública, que rebasa con mucho los pírricos $ 581. 00 pesos por habitante y año para ejercer nuestro derecho a un medio ambiente sano tal y como está establecido en los párrafos quinto y sexto del artículo cuarto constitucional.

Vamos a pagar 35 veces más recursos para saldar los intereses de la deuda pública que lo que nos corresponde para garantizarnos un derecho fundamental: el derecho a un medio ambiente sano.

Ante esta doble problemática, insuficiencia de recursos para enfrentar la grave devastación ambiental que tenemos en el territorio nacional y seguir pagando los intereses de la odiosa deuda pública que se ha convertido en una esclavitud moderna, me parece pertinente recordara las palabras del comandante Fidel Castro pronunciadas en la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, Brasil en 1992. Ahí Fidel dijo, “¡Páguese la deuda ecológica y no la deuda externa!”

Pero la problemática socioambiental no es sólo una cuestión de pesos y centavos, también tiene que ver con toda una arquitectura jurídica e institucional que legalizó el despojo, desde el periodo neoliberal y vigente en nuestros días.

Es por ello que considero necesario seguir luchando en varios frentes y pugnar por lo siguiente:

Tenemos que ser capaces de poner en el centro de la agenda pública y presupuestal, la problemática socio ambiental y climática y a la voz de ya!, exigirle al Congreso de la Unión apruebe y emita una nueva Ley General de Aguas, derogue y modifique la neoliberal y devastadora Ley Minera (26 mil concesiones y un poco más de la mitad del territorio nacional concesionado), se reforme la Ley Federal de Derechos;  actualizar las leyes ambientales y ecológicas en sintonía con el derecho internacional y con perspectiva de derechos humanos. Revisión de los llamados Tratados Comerciales y sus aberrantes capítulos llamados acuerdos de inversión. Estoy convencido que en América Latina llegó la hora de confrontar y ponerle un alto a la arrogancia y poderío de las rapaces y devastadoras empresas trasnacionales y nacionales y al capitalismo salvaje que vivimos, que nos están llevando a una crisis de sobrevivencia como especie. Debemos ser capaces de generar un nuevo proyecto que tenga como ejes, dejara atrás el capitalismo salvaje y el actual modelo extractivista y ponga en el centro la defensa de la vida en todas sus formas y manifestaciones. Nos urge un nuevo proyecto y paradigma civilizatorio, un proyecto de vida, y abandonar este proyecto de muerte.

Considero igualmente importante que debemos empujar por la suspensión/cancelación de la odiosa deuda pública, empezando por el FOBAPROA, para destinar recursos a medo ambiente, salud, educación, pueblos indígenas, etc y empezar realmente a pagar la enorme e histórica deuda social con quienes menos tienen, los nadie, los parias en su propia tierra, las y los explotados y oprimidos de nuestros país,  acompañando esta acción con una profunda reforma fiscal que grave la riqueza de los grandes oligarcas mexicanos. (Las deudas odiosas son aquellas deudas contraídas contra los intereses de la población y con el completo conocimiento del acreedor. Economista Jeff King)

Me llama la atención que los colectivos, grupos o movimientos socioambientales o de otra índole que conozco, no estén convocando a un profundo análisis y debate acerca del Presupuesto 2023; hay una actitud de desdén o incomprensión de lo que implica el presupuesto en nuestra vida diaria, cotidiana, como tampoco lo están haciendo las llamadas fuerzas progresistas, populares o de izquierda, lo que nos dice mucho de sus prioridades, agenda e intereses. Espero que estas líneas sirvan para moverlos a analizar y debatir acerca de los diversos ramos del Presupuesto. Lo que no podemos permitir, es el hecho de que el Congreso de la Unión se convierta en una simple Oficialía de Partes del Ejecutivo Federal y no en verdaderos representantes populares.

 

 ¡JUSTICIA AMBIENTAL Y SOCIAL, YA!