SUSCRIBETE

3 Marzo 2024, Puebla, México.

Déjame que te cuente: El nacimiento del niño Jesús y la partenidad de José / Emma Yanes Rizo

Cultura /Sociedad civil organizada /Naturaleza y sociedad | Crónica | 23.DIC.2022

Déjame que te cuente: El nacimiento del niño Jesús y la partenidad de José / Emma Yanes Rizo

Déjame que te cuente

 

Recientemente se han presentado en los concursos de Fonart una serie de piezas que reivindican la participación y paternidad de San José en el nacimiento del niño Jesús e incluso de su responsabilidad hacia el infante, actitud que se antoja contemporánea, pero que tiene antecedentes en la interpetación de José del siglo XVIII.

 

 

 

 

 

 

Las piezas referidas son el nacimiento de barro con San José cargando al niño jesús, obra de Ana Lilia Jímenez, de Tamazulalpan, Oaxaca, obra elaborada a mano, en barro natural, utilizando materiales vegetales como olotes, alisado con piedra de río y cocido al ras de la tierra.

 

 

 

El Portal de Belén de Norma Vázquez, de Veracruz, en el que José sostiene al niño en sus brazos (2020), obra también en barro natural, con José y María en pastillaje y decorados con engobes naturales.

Y la bellísima pieza en cera de Gilberto Huaxín de Cuetzalan, Puebla, en la que la Virgen reposa luego del parto y a su lado José cuida al niño (2020). Se trata de figuras con cera de abeja melipona e indumentaria elaborada en telar de cintura. El portal de Belén es una choza de bambú. 

 

Esta versión donde José ocupa un lugar protagónico en el cuidado del niño Jesús al lado de María, es poco común en los nacimientos de México, cuya iconografía proviene del siglo XVI (con algunas modificaciones posteriores), y tiene en realidad raíces muy antiguas que anteceden a la conquista española y que hoy, en pleno siglo XXI, parecen tomar nuevo auge en el arte tradicional.

Según Sandra de Arriba, existen imágenes del siglo XIV donde José tiene al niño en brazos envuelto en mantillas y se lo acerca a María, quien lo recibe postrada en la cama (Tríptico francés de marfil conservado en el Metropolitan Museum); o una representación en una miniatura inglesa en que José, sentado en un sillón, se inclina levemente hacia la Virgen tumbada para ayudarle a fajar al niño. Particularmente excepcional es la natividad del maestro de Hebenfurt, donde José colabora con la partera en la preparación del baño.[1]

La adoración del pesebre en cambio, tal como hoy se conoce, aparece en 1492 de la mano de Santa Brígida de Suecia, en cuyo texto Revelaciones propone una nueva iconografía, la del parto sin dolor, así como la innecesaria asistencia de las comadronas y la adoración del pesebre; esta nueva versión excluye a José del cuidado del niño. La repercusión teológica de dicha interpretación, que coloca a José en la adoración del pesebre junto a la Virgen, lo sitúa en pie de igualdad con María, legitimando su papel como esposo y padre e incorporándolo, en la lectura para los fieles, como un santo, que no pone en duda la concepción del niño Jesús de su esposa/virgen. Con anterioridad, comenta Sandra de Arriba, “era sólo María quien gozaba del privilegio de la santidad. A partir de entonces José constituirá también una vía de intercesión valida a través de la cual Dios se manifiesta en el Mundo.”[2] Esa fue la propuesta iconográfica que se popularizó en el nuevo mundo con la llegada de los frailes españoles.

Curiosamente, el retorno a la imagen de José como un hombre corresponsable del cuidado del niño en el parto, proviene del propio Vaticano. Según comenta Jesús Cantera Montenegro, “La devoción de los fieles cristianos a San José volvió a hacerse patente con la promulgación por parte del Papa Francisco del decreto «Paternas Vices», que fue firmado por el Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, el cardenal Cañizares, y el Secretario de la misma, el Arzobispo Arthur Roche, en fecha 1 de mayo de 2013. Mediante este Decreto se incluyó la referencia a San José en las plegarias eucarísticas II, III y IV de la tercera edición típica del Misal Romano, colocándose dicha referencia después del nombre de la Virgen María”[3].

Fruto del esfuerzo del Vaticano para fortalecer la idea de un San José cercano a las labores de María, con la intención de afianzar la idea de un matrimonio con responsabilidades compartidas, fue justamente el regalo que recibió el Papa Francisco en su onomástico 83 en diciembre del 2019, consistente en una pieza artesanal de la Natividad en la que San José carga al niño Jesús mientras María reposa del parto, la cual circuló ampliamente por internet[4]. Ese mismo diciembre, el Vaticano anunció como el pesebre ganador del concurso Navidad 2019, a la pieza de la familia Calderón Cruz del estado de Texas en los Estados Unidos, donde nuevamente San José adquiere la noble tarea del cuidado del niño. Al respecto se comentó en el boletín de prensa del Vaticano: “Destaca por su expresión [en la pieza referida] “la ternura del matrimonio” de la que habló el Santo Padre en su audiencia general el pasado 18 de diciembre. En este pesebre se observa a San José cargando al niño Jesús en sus brazos, demostrando así la tierna imagen de la paternidad y el amor a la familia”[5].

La propuesta parece haber hecho eco también entre los artesanos de las lejanas comunidades nahuas de Naolinco en Veracruz y Cuetzalan en la Sierra Norte de Puebla. Justamente sobre su obra, Norma Vázquez comenta: “Mi idea de poner al niño Jesús justo en brazos de José, es por el amor que él muestra a María y a su hijo, esa aceptación como hijo. No hay mejor manera de mostrar su amor como padre que acogerlo en sus brazos”.  De igual manera el joven Gilberto Huaxín, dice sobre su obra: “Con la pieza transmito un mensaje para acabar con el machismo que hay en cada rincón de los pueblos originarios y que de esta forma exista la equidad de género, igualdad de oportunidades y apoyo hacia la mujer compartiendo la responsabilidad tanto en la casa como en el trabajo”.

 

Notas

 

[1] Sandra de Arriba Cantero, “La imagen de San José en la Navidad: Una evolución iconográfica”, pp. 503/04.  En La Natividad: Arte, religiosidad y tradiciones populares, Coord, por Francisco Javier Campos y Fernández de Sevilla, 2009, págs. 499-510. 

[2] Ídem, p. 505.

[3] Jesús Cantera Montenegro, “La figura de San José en el Arte”, p. 36. En Mirabilia Ars, No 1, 2014, págs. 35-94.

[4] www. Vaticannews.va, 17 dic, 2019.

[5] Facebook, Vaticannews.va. 29 de dic, 2019.