SUSCRIBETE

14 Abril 2024, Puebla, México.

Jesucristo Gómez: el mesías mexicano / Gerardo Pérez Muñoz

Sociedad | Opinión | 26.DIC.2023

Jesucristo Gómez: el mesías mexicano / Gerardo Pérez Muñoz

A la memoria de las y los niños de Gaza, masacrados a manos del genocida gobierno de Israel en complicidad con el gobierno Norteamericano. Al sufriente pueblo Palestino.

En lugar de tanta rezadera, lo que Dios quiere de ustedes es que hagan algo contra esta pinche situación de injusticia, ¿no la sienten? Y si su fe no les sirve para eso, olvídense; ya lo dice el Evangelio: si un árbol no da fruto, a la chingada. El Evangelio de Lucas Gavilán.

Recientemente el fraile dominico Brasileño Fray Beto, escribió que en esta Navidad Jesús nace en Gaza. No en un pesebre, sino entre los escombros de lo que queda de las viviendas de sus habitantes. No nace rodeado de animales, sino de bombas detonadas, balas de fusiles Tavor Tar disparadas contra la población civil (950 disparos por minuto), granadas y gases letales. Y de los vuelos asesinos de los cazas F-35. Ahora no es el rey Herodes el que pasa por el filo de la espada a cientos de niños. Es el gobierno sionista de Netanyahu de venganza y de extermino de quienes considera animales humanos, según declararó el ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant.

Esta navidad la vivimos con dos grandes tragedias encima: el genocidio en contra del pueblo Palestino y los millones de seres humanos migrantes --300 millones de personas migrantes en el mundo-- en particular, de nuestros hermanos del caribe y de los países del sur de México. De enero a agosto del presente año que está por finalizar, la migración de menores de 18 años que pasan por México creció un 61.9% de acuerdo a la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).

Como sabemos, la navidad o natividad, conmemora el nacimiento del niño Jesús; de ser una festividad de signo religioso se ha convertido cada vez más en una festividad invadida por la plaga de la comercialización y el consumismo propio de nuestra hiperconsumista sociedad en donde la felicidad se mide por el número de regalos dados o recibidos y de cosas inútiles que se atesoran, mientras miles y millones de seres humanos alrededor del mundo no tienen que comer, en especial, los niños: 828 millones de personas en todo el mundo no tiene que comer (UNICEF)). Un niño muere de hambre en el mundo cada 10 segundos de acuerdo a (The world couts.)  33 niños y niñas nacen por minuto con hambre en el mundo. Save the Children.

Para ilustrar nuestra sociedad de consumo irracional, basta un dato. De conformidad con la Confederación de Cámaras de Comercio, estima que la derrama económica durante la presente temporada navideña será de 550 mil millones de pesos. La felicidad y el cariño envuelto en una caja de regalo y con moño incluido.

Dice James G. Frazer en su libro La Rama Dorada que fue el papa Julio primero quién pidió en el año 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado el 25 de diciembre y finalmente el papa Liberio fue quien decretó este día como el nacimiento de Jesús de Nazaret en el año 354, pero fue Sixto Julio Africano quien popularizó el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús. Recordemos que la ciudad en donde nació Jesús, Belén, es territorio Palestino ocupado por el genocida gobierno de Israel y territorio también en donde nacieron tres religiones: el cristianismo, el Judaísmo y el Islam.

 

El Jesucristo Mexicano

 

El escritor, periodista y dramaturgo Vicente Leñero, autor de las novelas Los albañiles, Los periodistas y El evangelio de Lucas Gavilán publicó su gran novela El evangelio de Lucas Gavilán en 1979. Años en los que nuestro país era gobernado por José López Portillo quién nos había prometido a los y las mexicanas, que nos preparamos para administrar la abundancia y defender el peso como perro; nos dejó un país hecho trizas. Fue un gobierno frívolo en donde campeó el nepotismo (Margarita López Portillo y su hijo José Ramón), campeó la corrupción e impunidad, encabezada por gran amigo de la infancia, el asesino y corrupto Arturo “el Negro” Durazo, quién fue Jefe de la Dirección General de Policía y Tránsito de la Ciudad de México. Durazo Moreno se jactaba de haberle "metido un palo de escoba por el ano" a El Che Guevara y a Fidel Castro mientras organizaban la revolución Cubana en nuestro país

Vicente Leñero realiza una adaptación del evangelio de San Lucas a nuestro país, lenguaje y realidad. El evangelio de San Lucas está considerado como el más extenso de los cuatro evangelios del nuevo Testamento y trata fundamentalmente acerca del nacimiento, vida, muerte y resurrección de Jesús. Se ha mencionado que el propósito de Lucas era que las personas que se encontraban fuera de la fe y cultura judía, entendieran el mensaje de salvación.

 

Nuestro Jesucristo Gómez

 

El Mtro. Leñero basado en dicho evangelio, crea a su personaje al que llama Jesucristo Gómez, seguidor de la Teología de la Liberación como el mismo Leñero.  Nos dice Leñero que Jesucristo Gómez fue hijo del albañil José Gómez y María David. Cristo Gómez nació en 1942, en el Distrito Federal. Jesucristo Gómez no nació en un pesebre como el de Belén, sino en una vecindad y junto a unos lavaderos y María parió en una colchoneta. Nos relata Leñero que:

Ni José Gómez ni María David pegaron el ojo en toda la noche. Los muchachos de la calle, las prostitutas, incluso sus clientes y hasta don Paco, el administrador del hotel, entraban y salían de la habitación para ver a la madre y al niño. Terminaron organizando una posada. Trajeron un tocadiscos. Don Paco puso las cubas libres. Se bailó hasta la madrugada. Su madre dijo: Jesucristo vino a defender a los pobres y a luchar contra las injusticias. Maldijo a los ricos. Combatió a los explotadores. Dio su vida para cambiar este mundo… Por eso quiero que mi hijo se llame Jesucristo, terminó María David.

Jesucristo Gómez trabajaba como albañil y pepenador. Eso sí, un albañil que conocía muy bien los evangelios y que siempre andaba acompañado del Diablo Samperio, albañil también….

Reproduzco un diálogo que me parece importante entre Cris Gómez y el Diablo Samperio

 

Jesucristo: No estoy muy seguro de que quiera dedicarme toda la vida a la construcción.

Diablo Samperio: ¿A qué te gustaría dedicarte entonces?

Jesucristo: A ayudar a mi gente, a echarles una mano a lo jodidos.

Jesucristo: No te rías.

Diablo Samperio: Si tú también estás jodido no vas a poder ayudar a alguien... primero ayúdate a ti mismo, junta tus centavos, y ya luego regresa si quieres a dártelas de redentor. Lo que necesitan los jodidos es lana, Cris, dinero... no palabras bonitas. Las palabras bonitas no llenan el estómago.

Jesucristo: No me chingues, Diablo.

 

En otra parte de la novela (pag 125), Lucas Gavilán le pregunta a Jesucristo Gómez sobre su misión: ¿Qué quieres decir con eso de que has venido a traer fuego a la tierra?” Y él le responde; A traer la guerra, Lucas. La guerra entre los pobres y los ricos, entre los oprimidos y los opresores, entre los que tienen hambre y los que se hartan.

 

Lucas Gavilán, representa a Lucas el evangelista, Es un periodista que sigue y documenta la vida y obra de Jesucristo Gómez y quien lo acompaña hasta el final. En la novela Judas, es el discípulo traidor de Jesucristo Gómez. Es un guerrillero que se infiltró entre los discípulos para entregar a Jesucristo a las autoridades a cambio de dinero. Se arrepiente de su traición y se suicida. No podía faltar Pilatos que es un político pragmático que se lava las manos ante el juicio de Jesucristo Gómez y lo entrega a la crucifixión.

Jesucristo Gómez, es un líder popular que predica el amor y la justicia social entre los pobres y marginados de México. Realiza milagros y enfrenta la persecución de las autoridades religiosas y políticas.

Jesucristo Gómez no muere crucificado en una cruz, como el Jesús del Gólgota, sino en una camioneta de la policía rodeado de dos ladrones, uno de los cuales logra escapar.

Podemos decir que nuestro Jesucristo Gómez encarna el ideal utópico que Leñero tiene del hombre cristiano y que a través de su personaje hizo una profunda crítica a la situación política, social y económica del país y también a la a la Iglesia católica como institución.

En el prólogo de la novela, Vicente Leñero se confiesa y menciona lo siguiente: No obstante los obstáculos insalvables que me acosaban, decidí intentar mi propia versión narrativa impulsado por las actuales corrientes de la teología latinoamericana (teología de la liberación). Los estudios de Jon Sobrino, de Leonardo Boff, de Gustavo Gutiérrez y de tantos otros, pero sobre todo el trabajo práctico que realizan ya numerosos cristianos a contrapelo del catolicismo institucional, me animaron a escribir esta paráfrasis del Evangelio según San Lucas buscando, con el máximo rigor, una traducción de cada enseñanza, de cada milagro y de cada pasaje al ambiente contemporáneo del México de hoy desde una óptica racional y con un propósito desmitificador  ( V. Leñero, El evangelio de Lucas Gavilán. México, Seix Barral, 1979. Nueva narrativa hispánica).

No podemos dejar de mencionar que en aquellos años nuevamente el imperio Norteamericano encabezado por Ronald Reagan, había echado a andar la maquinaria de muerte, envuelto en el anticomunismo contra la triunfante y esperanzadora revolución Sandinista. Al paso de los años y la tiranía de Daniel Ortega y esposa, hoy ya no queda nada de esa revolución de la esperanza. En 1980 se publica el Documento de Santa Fe redactado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que señala entre otras recomendaciones dirigidas a Reagan, la siguiente: La política exterior de Estados Unidos debe empezar a contrarrestar la teología de la liberación. El cambio de contexto favorece la contra-reforma de la Iglesia, pero simultáneamente urge una redefinición de la Teología de la Liberación. Los curas y obispos que simpatizaban con la teología de la liberación se convertían, en automático, en enemigos del gobierno yanqui, no sólo los comunistas o los llamados rebeldes. Otros puntos del documento fueron: a) Promover reformas económicas neoliberales que facilitasen la inversión norteamericana y europea en los países latinoamericanas. b) Minar las bases de la cultura tradicional y a los movimientos populares de izquierda latinoamericanos.

En estos días navideños y posnavideños, bien vale la pena leer o releer la novela de Leñero y más aún, regalar el libro a nuestros seres queridos o no tan queridos y no solamente regalar los clásicos calcetines, ropa interior o camisas, también se vale regalar libros. Pienso que todos los días del año, deben ser navidad y proteger a las niñas y niños del mundo, en especial, a las y los niños de Gaza y al sufriente pueblo Palestino. Los dejo con una frase que espero siempre tengamos en mente

Dios vino a proclamar la libertad a los cautivos, a dar la vista a los ciegos y la libertad a los oprimidos. Eso dice el Evangelio.

Jesucristo Gómez. El Evangelio de Lucas Gavilán

 

Miscelánea

 

28 de Diciembre de 1936. España reconoce oficialmente la independencia de México mediante el Tratado Santa María-Calatrava.

  1. 65 Aniversario de la Revolución Cubana.
  2. 30 Aniversario del levantamiento Zapatista de 1994.
  3. 30 aniversario de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio.

2014-2024. Décimo aniversario de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa