SUSCRIBETE

18 Septiembre 2021, Puebla, México.

Un T. rex por cada tres personas / Ciencia en Revista Nexos

Ciencia y tecnología /Cultura | Investigación | 11.JUL.2021

Un T. rex por cada tres personas / Ciencia en Revista Nexos

Revista Nexos

Ilustración: Víctor Solís / Nexos

 

Diana Aguilar Gómez / Estudiante de doctorado en biología computacional en la Universidad de California, Berkeley 

 

Actualmente, los Tyrannosaurus rex son escasos. Todos vivieron entre hace 68 y 66 millones de años: es difícil que se hayan preservado tanto tiempo. De los cien restos fósiles parciales conocidos que pertenecen a esta especie —sólo 32 son posjuveniles y se encuentran en colecciones públicas—, podemos darnos el lujo de conocer a varios de ellos por nombre. Sue se encuentra en el Museo de Historia Natural de Chicago; Tristan Otto salió de su hogar en Montana para convertirse en el único T. rex de Europa, y se instaló en Berlín; antes de la pandemia yo tenía el placer de ver todos los días a Osborn, la réplica de T. rex que se encuentra dentro de mi edificio en la Universidad de California, Berkeley. Hay quienes también toman en cuenta a Roberta, la estrella de Hollywood de la franquicia Jurassic Park.

El censo actual de los T. rex es simple: son pocos especímenes y se tienen bien ubicados. Pero, ¿es posible conocer cuántos T. rex existieron en la historia de este planeta? No es tan sencillo como contar cuántos huesos hay. No todos los T. rex que murieron se convirtieron en fósiles y no todos los fósiles que existen en el mundo han sido descubiertos.

Afortunadamente, Charles Marshall y su equipo de trabajo de la Universidad de California tienen otras herramientas que les permitieron realizar ese cálculo. Su investigación, publicada en abril de 2021 en la revista Science, propone utilizar la ley de Damuth. Esta ley es una fórmula matemática que relaciona la densidad de población —es decir, el número de individuos por área de una especie— con su masa corporal y su metabolismo. La masa corporal es simplemente cuánto pesaba un T. rex, y el metabolismo es cómo aprovecha el cuerpo las fuentes de energía.

SIGUE EN REVISTA NEXOS