SUSCRIBETE

5 Diciembre 2021, Puebla, México.

Espejos de agua - Porfirio Tepox Cuatlayot

Naturaleza y sociedad /Cultura /Deportes | Crónica | 10.SEP.2021

Espejos de agua - Porfirio Tepox Cuatlayot

Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

Ir de camino por la naturaleza/ Sexta crónica

Por Porfirio Tepox Cuatlayotl 

David le Breton expone que “la caminata exige salir de casa, recorrer senderos, rutas, bosques y montañas”. En estos recorridos, en verano, no puede faltar la presencia de los paisajes lacustres o de pequeños espejos de agua que muchas veces cruzan los caminos artesanales o se sitúan junto a los bordos constituidos de una tierra denominada tepetate.

 Estos paisajes acuáticos hablan y nos hacen recordar las palabras de Jacques Soustelle acerca de los indios del Anáhuac, quienes, “de tarde en tarde y en lo infinito del tiempo, al pie de sus volcanes y a la orilla de sus lagunas, en medio de la enorme indiferencia del mudo, dan origen a algo que los sobrepasa: una civilización”. Por esta razón, Soustelle concluye “que los indios del Anáhuac también pueden ser contados entre los creadores de culturas”.

Estas viñetas lacustres, para decirlo al estilo de Raymundo Flores Melo, también evocan lugares que el tiempo ha cambiado, escenarios naturales que se han ido, pero que han transcendido como parte de la memoria histórica de nuestro país, a través de sus relatos, para el caso, el que corresponde a la pluma del maestro José Concepción Flores Arce (Xochime) y que presentamos a continuación: “por la noche, a la luz de la luna, bajaban las estrellas al charco, a sumarse en el juego. Quién sabe por qué extraño sortilegio y pasado un tiempo las bolitas traviesas se volvían ranas.”

Con un poco de asombro y paciencia, y disminuyendo gradualmente la velocidad de la caminata hasta situarse a orillas de estos espejos de agua, podemos ver que estos pequeños mundos acuáticos no se agotan, al contrario, son generosos, pues, en el trascurrir del tiempo, se vuelven océanos llenos de vida, porque aquí camina y palpita la vida con sus múltiples y maravillosas formas: libélulas, sapos, arañas, mosquitos, grillos, mariposas, luciérnagas, catarinas, palomas, gorriones, patos, golondrinas, tlacuaches, ratones, mapaches y muchas plantas acuáticas, entre las que sobresalen por su belleza, las flores de los nenúfares, las cuales podemos contemplar como caminantes.

Conclusión. Finalmente queremos agregar las siguientes palabras de G. K. Chesterton: “la vida es de por sí bastante interesante” pues, por un lado, para algunos caminantes puede emocionarles el desfile de los animales en el espejo de agua, y por el otro lado, a otros caminantes, únicamente, los emociona el hecho de que los animales y las plantas existan en el charco.

 

CONTENIDO RELACIONADO

DEL MISMO TEMA

Cada paso del caminante es una fotografía de la vida- Porfirio Tepox Cuatlayotl

Cada paso del caminante es una fotografía de la vida- Porfirio Tepox Cuatlayotl

| Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

Ir de camino por la naturaleza, recopilación por  Porfirio Tepox Cuatlayotl

Ir de camino por la naturaleza, recopilación por Porfirio Tepox Cuatlayotl

| Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz