SUSCRIBETE

5 Diciembre 2021, Puebla, México.

La amistad en los senderos - Porfirio Tepox Cuatlayot

Cultura /Naturaleza y sociedad /Deportes | Crónica | 24.SEP.2021

La amistad en los senderos - Porfirio Tepox Cuatlayot

Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

Ir de camino por la naturaleza/ Octava crónica

Antonio Porchia apunta que “la primavera del espíritu florece en el frío invierno”. Debido a esto, podemos anotar que, también, la amistad florece en un frío invierno. Pero no solo en esta estación gélida, sino también germina en los lugares más inhóspitos como se puede leer en la obra de Saint -Exupéry al final de El principito, tal como lo apunta Francesc Torralba: “cuando la amistad ha alcanzado su meta, el desierto se convierte en el paisaje más bello de la tierra, la muerte deja de ser un fin para convertirse en un tránsito hacia casa y los espacios siderales pierden su frialdad inhóspita al saber que en un lejano asteroide habita una persona amiga.”

Con estos pensamientos acerca de la amistad que brota en los inviernos y en los desiertos, o para decirlo con otras palabras, la amistad que nace en los lugares más inhabitables, queremos sugerir que el ir de camino en los senderos artesanales es un momento idóneo para celebrar la amistad, para encomiar “el deseo al otro de todo lo que se considera bueno” tal como lo expresó Aristóteles.

Asimismo, con esta reflexión sobre la amistad, quiero agradecer, al maestro Gabriel Castillo y a Gabriel junior, su fraternidad y compañía en los senderos artesanales. Este agradecimiento me lleva a recordar uno de nuestros recorridos de invierno, de aproximadamente, hace dos años, pues fue gratificante y épico. Partimos en el trasporte público desde la ciudad sagrada, Cholula, enseguida, en una primera etapa, llegamos a Santiago Xalitzintla, en este pueblo, abordamos una combi que nos llevó hasta el Paso de Cortés, desde este lugar histórico, admiramos la majestuosidad de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. A partir de ahí, iniciamos el descenso a pie, alrededor de 5 horas de caminata, una vez más, hasta Santiago Xalitzintla. En el recorrido del descenso pudimos apreciar la dinámica del paisaje situada en cada instante del tiempo y en cada lugar en el espacio. En este itinerario, por una parte, tuvimos la oportunidad de degustar un rico café y pan en unos comercios que encontramos en el camino, y por la otra parte, también fue posible compartir la conversación, el bosque, el canto de las aves, el aroma a madera, el cansancio, la solidaridad, los bonitos recuerdos, la alegría por la existencia y, en algunos momentos de la caminata, pudimos paladear el silencio.

Para concluir este breve relato, solo quiero agregar que en los momentos de silencio cada uno examinaba minuciosamente los fragmentos bellos del paisaje para atesorarlo en nuestros recuerdos, pero considero que también hubo instantes en los que dejamos de examinar el paisaje y empezamos a sentir los latidos del bosque y el palpitar de la naturaleza, en ese momento cada uno de los caminantes ya era parte del todo.

 

 

CONTENIDO RELACIONADO

Los girasoles morados, flores de septiembre - Porfirio Tepox Cuatlayot

Los girasoles morados, flores de septiembre - Porfirio Tepox Cuatlayot

| Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

DEL MISMO TEMA

Cada paso del caminante es una fotografía de la vida- Porfirio Tepox Cuatlayotl

Cada paso del caminante es una fotografía de la vida- Porfirio Tepox Cuatlayotl

| Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

Ir de camino por la naturaleza, recopilación por  Porfirio Tepox Cuatlayotl

Ir de camino por la naturaleza, recopilación por Porfirio Tepox Cuatlayotl

| Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz