SUSCRIBETE

19 Octubre 2021, Puebla, México.

BUAP: La universidad pública que necesitamos

Universidades | Entrevista | 26.SEP.2021

BUAP: La universidad pública que necesitamos

Mundo Nuestro

Mundo Nuestro. El próximo 4 de octubre la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla inicia una nueva época con la llegada de la Doctora Lilia Cedillo a la rectoría. Por primera vez en la historia una mujer encabezará a esta institución fundamental en la vida de la sociedad poblana.

Martes 28 de Septiembre, 6 PM, por FB live 

La universidad que queremos. La universidad que necesitamos. En esa encrucijada estamos.

El punto de partida para una conversación con tres de los más importantes académicos con los que cuenta la universidad pública poblana --el sociólogo Carlos Figueroa Ibarra, el fisiólogo Enrique Soto Eguíbar y el filósofo Juan Carlos Canales-- es el de la constatación de que la nuestra es una sociedad que carece de un proyecto de desarrollo estratégico construído democráticamente y asumido colectivamente por el conjunto de sus ciuadadanos. Nos movemos en una inercia que no distingue otro futuro que el del caos que nos circunda. Una sociedad a la deriva, ahogada por la impericia y la impudicia de la clase dominante y los grupos de poder fáctico.

De ahí el interrogante por la universidad pública que necesitamos. Porque la queremos autónoma y libre, pero no sometida a grupos de poder fáctico, igual en su interior que desde las instituiciones del poder del Estado.Y con la capacidad para respoder desde sus fundamentos históricos, morales y constitucionales, a los enormes retos que enfrenta la sociedad en la que se soporta y a la que debe servir. La devastación ambiental impulsada por un modelo de desarrollo capitalista perfectamente diagnosticado como criminal y catastrófico, generador de una desigualdad y una pobreza extremas; la injusticia y la violencia que envuelven la convivencia cotidiana; la corrupción y la vileza de la política y los gobiernos y poderes del Estado. La carencia, para no decir más, de un proyecto de Estado democrítico que regenere emociones colectivas para transformar una realidad que nos mantiene en el abismo.

¿Qué universidad pública necesitamos entonces? ¿Es posible una universidad que encabece la construcción de un proyecto de desarrollo estatal democrático, científico, progresista?