SUSCRIBETE

25 Enero 2022, Puebla, México.

El valor cultural al estudiar griego antiguo - Juvenal Cruz Vega

Cultura | Ensayo | 14.DIC.2021

El valor cultural al estudiar griego antiguo - Juvenal Cruz Vega

Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

Controversia sobre la autoridad. Lc. 20, 1-8

Juvenal Cruz Vega, director de la Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz

Advertencia

Este te artículo lleva consigo un texto del evangelio de san Lucas y forma parte del material que usamos en el “Método ecléctico analógico” para la enseñanza del griego antiguo en la Academia de Lenguas Clásicas Fray Alonso de la Veracruz. El fin de este estudio no tiene un objetivo religioso, bíblico y teológico, pues independientemente de su contenido y de la naturaleza del autor, san Lucas es un autor griego de la época imperial, y su griego tiene las características del griego antiguo. Por el lado de la temática, sobre el origen de la autoridad, divina y humana, tiene aplicaciones en todos los aspectos y valores de la sociedad. El giro que yo le daré en esta disertación abarca tres aspectos: la lectura de la lengua griega, la traducción y el estudio morfosintáctico. Al final hago una aplicación a la docencia y al contexto escolar, donde se vive a menudo el celo académico.

En lo que sigue presento tres partes: Texto bilingüe, el griego bíblico y el evangelista san Lucas, morfosintaxis del texto de Lucas y Aplicación del texto bíblico a la docencia.

Espero que disfruten  este artículo, pues a la vez es motivo de otros trabajos venideros que son fruto de la experiencia laboral y de la investigación en diálogo con los alumnos de esta escuela de humanidades clásicas.

 

Texto bilingüe

 

1 Καὶ ἐγένετο ἐν μιᾷ τῶν ἡμερῶν διδάσκοντος αὐτοῦ τὸν λαὸν ἐν τῷ ἱερῷ καὶ εὐαγγελιζομένου ἐπέστησαν οἱ ἀρχιερεῖς καὶ οἱ γραμματεῖς σὺν τοῖς πρεσβυτέροις,

Y sucedió que en uno de esos días, mientras él enseñaba al pueblo en el templo, y anunciaba la buena nueva, se presentaron los sumos sacerdotes y los escribas en compañía de los ancianos,

 

2 καὶ εἶπαν λέγοντες πρὸς αὐτόν· εἰπὸν ἡμῖν ἐν ποίᾳ ἐξουσίᾳ ταῦτα ποιεῖς, ἢ τίς ἐστιν ὁ δούς σοι τὴν ἐξουσίαν ταύτην;

Y ellos le preguntaron diciendo: dinos ¿con qué autoridad haces esto? o ¿quién es el que te ha dado este poder?

3 ἀποκριθεὶς δὲ εἶπεν πρὸς αὐτούς· Ἐρωτήσω ὑμᾶς κἀγὼ λόγον, καὶ εἴπατέ μοι·

Y respondiendo les dijo: también yo les voy a preguntar algo. Y díganme:

4 Τὸ βάπτισμα Ἰωάννου ἐξ οὐρανοῦ ἦν ἢ ἐξ ἀνθρώπων;

¿El bautismo de Juan venía del cielo o venía de los hombres?

 

5 οἱ δὲ συνελογίσαντο πρὸς ἑαυτοὺς λέγοντες ὅτι ἐὰν εἴπωμεν· ἐξ οὐρανοῦ, ἐρεῖ· διὰ τί οὐκ ἐπιστεύσατε αὐτῷ;

Entonces los que preguntaban discurrieron entre sí mismos así: si decimos, viene del cielo, dirá por qué no le creyeron?

 

6 ἐὰν δὲ εἴπωμεν· ἐξ ἀνθρώπων, ὁ λαὸς ἅπας καταλιθάσει ἡμᾶς,  πεπεισμένος γάρ ἐστιν Ἰωάννην προφήτην εἶναι.

Pero si decimos, que viene de los hombres, todo el pueblo nos apedreará, pues éste, está convencido que Juan era un profeta.

 

7 καὶ ἀπεκρίθησαν μὴ εἰδέναι πόθεν.

Así pues, respondieron que no sabían de dónde era.

 

8 καὶ Ἰησοῦς εἶπεν αὐτοῖς· οὐδὲ ἐγὼ λέγω ὑμῖν ἐν ποίᾳ ἐξουσίᾳ ταῦτα ποιῶ.

Y Jesús les dijo: tampoco yo les digo con qué autoridad hago esto.

El griego bíblico y el evangelista san Lucas

En este trabajo les obsequio un texto bilingüe del evangelista san Lucas con el fin de que se deleiten en varios aspectos que comprende un texto literario en la lengua griega de la época imperial.

Se trata, pues, de un texto de los más hermosos del Nuevo Testamento, con el cual podrá practicarse algunos de los contenidos de cada una de las partes de la  metodología que he venido utilizando, cuando se pretende estudiar y enseñar alguna de las lenguas clásicas o modernas.

El texto que podrán leerse en esta sección es de griego bíblico, esto es, se trata del griego κοινή, cuyo origen es el griego ático popular, impregnado de jonismos y mezclado con algunos otros elementos esporádicos. No tiene la pureza y la elegancia de la lengua clásica del siglo V a. C; y los literatos de esta época sólo le dan entrada en algunas comedias cuando introducen en escenas personajes del pueblo.

Fue, sin embargo, el griego que los soldados de Alejandro Magno propagaron con sus conquistas, y que por haberse generalizado después de la muerte del Macedón en los tres reinos en los que se dividió su imperio, y se llamó común o κοινή. Más tarde cuando los romanos se anexionaron Grecia, Alejandría, Antioquía, Siria y Pérgamo, adoptaron la lengua de los vencidos, no sólo como necesaria para el gobierno, sino también como excelente vehículo de cultura, cumpliéndose lo que había escrito el poeta Quinto Horacio Flaco en su Epístola, 2, 1, 156: Graecia capta ferum victorem cepit et artes intulit agresti Latio. (Grecia capturada, atrapó a su feroz vencedor, e introdujo las artes en el Lacio salvaje).

El griego koiné tiene distintas fuentes y una de ellas es el llamado griego bíblico, es una lengua mezclada con palabras extranjeras y locuciones orientales, se encuentran varios ejemplos en la versión bíblica de Los Setenta y principalmente, en el Nuevo Testamento; de aquí el nombre de griego bíblico o neotestamentario, cuyas características fundamentales son: el parecido morfológico con las lenguas modernas, sobre todo, en la declinación, pues a la declinación desinencial o interna prefiere la perifrástica o por medio de  preposiciones, singularmente en el dativo. La desaparición del número dual tanto en la declinación como en la conjugación.

Por tendencia a la simplificación (naturalísima en toda lengua verdaderamente popular) asimila los verbos en μι a los verbos en ω. En el orden sintáctico prefiere la coordinación a la subordinación de las proposiciones. En general el griego bíblico es el conjunto de formas que en su desarrollo adquiere el griego vulgar desde Alejandro Magno hasta el fin de la Edad Antigua, es decir, hasta el año 500 d. C.

El texto que ahora presento es de San Lucas, es decir,  es el más elegante y refinado. Fuera de todos los prejuicios al escribir textos religiosos, es un autor griego de la época imperial. Escribió poco antes del año 62 después de Cristo. Fue discípulo y seguidor fiel de San Pablo, murió en Bitinia, a una edad avanzada, dejando escrito su evangelio y la narración de los Hechos de los Apóstoles.

Para la enseñanza del griego, Lucas es el favorito, pues tiene similitudes estilísticas y un excelente vocabulario como los grandes de la antigüedad, tales como Heródoto, Tucídides, Jenofonte, Aristóteles, Platón, Estrabón, Apolodoro, Esopo, entre otros. Y por lo mismo, su estudio sirve para comprender alguno de los autores aludidos o viceversa.

Así, pues, comparto con los lectores un texto bilingüe de San Lucas, uno de los más bellos e interesantes para estudiar griego antiguo, y además es atractivo por su contenido, el cual puede tener diversas aplicaciones en la vida real del ser humano en todos los sectores de la sociedad. Se trata de la controversia sobre la autoridad. Lc. 20,1-8, como anteriormente ya fue dicho. Espero que disfruten su lectura.

Morfosintaxis del texto de Lucas

El texto bíblico que presento a continuación es un ejercicio apto para realizar la morfología nominal y verbal, la cual puede comprenderse mejor a través de la sintaxis oracional. Además de la sintaxis simple, figura la sintaxis compuesta, por ejemplo el genitivo absoluto, la oración de participio con artículo, la oración subordinada condicional y el verbo en modo subjuntivo, y la oración completiva de infinito. En todo del texto destacan los aoristos, los cuales son de gran utilidad para estudiar un texto de griego antiguo.

Aplicación del texto bíblico a la docencia

Este texto del evangelio de san Lucas forma parte de los 24 capítulos que componen la obra en conjunto. Es un texto escrito en la época imperial. Morfosintácticamente tiene la estructura de la Biblia alejandrina; igualmente tiene muchas entradas y ejemplos de los historiadores griegos de la época clásica.

Desde el punto de vista de la docencia se trata de un tema de interés y de actualidad, donde un grupo de maestros bien preparados –sumos sacerdotes, escribas y sabios del pueblo judío, tienen celos de las enseñanzas de un maestro joven, quien tiene nuevas enseñanzas y aplicaciones muy interesantes.

Ellos enfrentan al maestro sobre el origen de sus enseñanzas, sobre la autoridad que tiene para enseñar. El maestro cuestionado se defiende con otra pregunta que aquellos no la esperaban, pues los lleva a través de la historia del bautismo de Juan a un dilema y a una aporía, en la cual se llega al tema fundamental de la ontología, teoría del conocimiento, ética y teología, esto es, al tema de la verdad. Pues al final del texto, los maestros de la ley judía terminan diciendo: “no sabemos de dónde venía el bautismo de Juan”.

 Allí mienten aquellos, porque sabían las dos respuestas aludidas: el origen divino y el origen humano. Si bien es cierto, este texto es un ejercicio de dialéctica, que ya se había visto en otro contexto, en la época de Sócrates y los sofistas, y más tarde podrá advertirse en las disputaciones que hace en la oratoria san Agustín y en la metafísica y la teología santo Tomás de Aquino.

Sin duda alguna, del texto bíblico puedo reunir tres actitudes acerca de los que preguntan y reducen la sabiduría sólo a cuestionar a los demás. En primer lugar, “el que sabe que sabe”. Es la actitud del soberbio,  del univocista y del cientificista, quien piensa que su respuesta es definitiva, y se molesta de que otros también tengan sabiduría.

En segundo lugar, “el que sabe que no sabe”. Esta es la actitud del sabio, que pregunta porque quiere saber. Sabe que su sabiduría es limitada, similar a lo que nos invita Sócrates a través de su aforismo: “yo sólo sé que no sé nada”, es una actitud positiva, siempre abierta al diálogo a través de la analogía.

Finalmente, “el que no sabe que no sabe”. Es la actitud del ignorante, el que peca y comete errores, porque ignora el conocimiento, la cultura y el fundamento de las acciones. Por esta razón se puede hacer equipo entre las dos actitudes últimas, entre, el “que sabe que no sabe” y el que no sabe que no sabe”. Pues el primero de los tres, se cierra a aprender y a dialogar.

Ciertamente, la actitud de Jesús fue diferente a los eruditos y sabios que lo cuestionaban, pues mintieron al decir, que ellos no sabían (tesis). La actitud de Jesús se puede apreciar en el verso 8, donde Jesús no falta a la verdad, simplemente no les contesta, pero les explica la razón de su respuesta (antítesis).

La síntesis le toca a cada persona, pues siempre hay algo que aprender, como dice un dicho: “La verdad no peca, pero incomoda”, porque lo valioso de la enseñanza, siempre debe ser algo nuevo y con una actitud positiva, pues no hay hombre tan sabio que no tenga algo qué aprender de los demás, y no hay hombre tan tonto que no tenga algo qué enseñar a los demás” (Véase–“La verdad no peca pero incomoda”, Eliseo Espinoza, en Koinonía, Semanario de la Arquidiócesis de Puebla, Año II, número 100, Puebla,Pue; 25 de febrero, 2000, p. 12.

 

 

CONTENIDO RELACIONADO