(Este texto de Ruby Soriano se publicó originalmente en el portal Los Alquimistas del poder)

 

Fue en 2017 cuando la televisora del Ajusco propiedad de Ricardo Salinas Pliego dio muestra de una doble moralina llevada a los extremos de abrirle sus puertas a los formatos de los llamados “realitys” y programas de entretenimiento sin ningún aporte más que la vil y pura diversión en todas sus formas, excesos y modalidades.

Mientras en los espacios institucionales, TV Azteca difundía su slogan “Vive sin drogas”, en punto de las 18 horas, en un horario familiar y al alcance del público infantil, se transmitía el show Enamorándonos, donde una pléyade de jóvenes de diversas edades, acudía al foro en busca del “amor”.

El éxito de este show estuvo marcado por romances, bodas falsas, peleas, operaciones estéticas, delincuencia y homicidios.

Sin pestañar un milímetro, ningún directivo de esta televisora, incluido el propio Ricardo Salinas Pliego hicieron el intento por frenar este “reality” con altos niveles de audiencia donde se daba cuenta de las carencias más patéticas de un grupo de jóvenes, cuya pantalla era ir al foro en busca de cupido, pero detrás había toda una estructura que llevaba a los concursantes, una gran parte de ellos venezolanos, argentinos y costarricenses.

Las chicas que participaban seguían el patrón de las cirugías estéticas, la fiesta desenfrenada y se especulaba sobre las redes de prostitución que se empezaron a operar a partir de sus apariciones en el programa estelar vespertino.

La polémica sobre este reality no se quedó sólo en los escándalos fraguados en el foro, sino traspasó la pantalla para empezar a develar una realidad que muy difícilmente se podía ignorar.

Muchas de las chicas que ahí participaron empezaron a figurar en sus redes sociales como “influencers” con costosas marcas, joyas, autos de lujo y fotos, muchas fotos con personajes identificados como líderes de la organización criminal La Unión Tepito.

A la par de este tipo de programas, MTV trasmitía Acapulco Shore donde un grupo de jóvenes protagonizan enfrentamientos, sexo y diversión como parte de la nueva era de contenidos de este tipo de programas.

En TV Azteca Enamorándonos fortalecía el rating con los escándalos actuados de sus participantes.

Sin embargo, la realidad superó a la ficción.

Los sucesos de violencia empezaron a descubrir quiénes estaban en realidad detrás del exitoso programa.

Algunos participantes empezaron a ser ejecutados en las calles de la Ciudad de México. Se suscitó el feminicidio de una de las concursantes, algunos más fueron detenidos por narcomenudeo y fraude, como sucedió hace unos días con Gabriela Castillo, ex participante del programa.

Se sabe que el dinero de La Unión Tepito se ha dejado correr en varias producciones de Salinas Pliego, donde luego de finalizar Enamorándonos, se dio paso al impulso de varias chicas haciendo pasarela en la barra de programas o bien promoviéndolas como lanzamientos en el género urbano.

Si bien los principales líderes de la Unión Tepito han sido detenidos, los brazos delincuenciales de esta organización se han colado en la farándula mexicana, desde donde se financian este tipo de producciones que promueven excesos y una sociedad muy alejada del “Vive sin drogas” que tanto promueve el también dueño de Elektra.

Los trágicos finales

Algunos de los participantes de Enamorándonos que tuvieron trágicos finales fueron:

Christian Sánchez López conocido como “El Abogado del Pueblo” baleado y posteriormente falleció en el hospital.

Jonathan Fuentes ejecutado en su automóvil.

Natalí Michel estrangulada en su departamento.

Los hermanos Brian y Carlos sufren atentado.

Brandon Lee detenido por narcomenudeo

La concursante conocida como “Vanda” denuncia amenazas de muerte.

Grabriela Castillo es detenida por narcomenudeo y fraude.

Frente a toda esta cadena de circunstancias delictivas que precedieron al exitoso programa de TV Azteca, su dueño, Ricardo Salinas Pliego ha guardado mutis, aun cuando es un secreto a voces, que el grupo delincuencial de Tepito se insertó en los foros, programas y entre los productores de la televisora del Ajusco.

La Unión Tepito es uno de los grupos criminales que han sido duramente embestidos por los muchachos del Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad México, Omar García Harfuch (presunto yerno de Salinas Pliego).

Sin embargo, muchos de los detenidos como “El Betito”, “El Lunares”, El Ojos y varios más, siguen operando desde el encierro, dando batalla para la extorsión y el narcomenudeo en las calles de la capital del país.

Hoy queda claro que en TV Azteca hay una “señal sin valor y con mucha turbiedad, y sino preguntémosle a Salinas Pliego.

@rubysoriano              @alquimiapoder

www.alquimistasdelpoder.com

[email protected]