SUSCRIBETE

29 Septiembre 2022, Puebla, México.

El efecto disruptivo de la pandemia en nuestra vida; la globalización / Carlos Rodríguez Giacintti

Economía /Mundo /Sociedad | Opinión | 18.MAR.2022

El efecto disruptivo de la pandemia en nuestra vida; la globalización / Carlos Rodríguez Giacintti

Carlos Rodríguez Giacintti

 

Para quienes no creían en la globalización, ¿cuándo íbamos a pensar que un evento aislado en un mercado de la muy lejana población de Wuhan, en la China central, podría afectar a todo el mundo? La pandemia del CORONAVIRUS ha paralizado por casi dos años las actividades cotidianas a nivel mundial y ha provocado (cifras a febrero de 2022), 5.71 millones de muertos en todo el mundo.

Nadie se imaginaba que, para protegernos de un nuevo y desconocido virus, desde principios del año 2020, nos tendríamos que aislar en nuestras casas y, de golpe, modificar nuestro comportamiento cotidiano, provocando un “frenazo” y finalmente un tremendo golpe a la mayoría de las actividades comerciales y económicas en nuestro entorno. Las cifras de la caída económica a nivel mundial son tremendas. ¿Quién se iba a imaginar que podría perder su empleo o que su empresa podría cerrar y quebrar por culpa de un evento en un mercado en China? En México miles de empresas cerraron y otras redujeron significativamente su personal, por lo que miles de trabajadores en nuestro país se quedaron sin empleo por efectos de la pandemia. La mayoría de las escuelas en el mundo cerraron durante meses y después, algunas de ellas que tenían recursos económicos e informáticos, intentaron dar clases a distancia utilizando plataformas de Internet. De igual forma, algunas empresas implementaron el trabajo a distancia y, a la fecha, sus empleados continúan trabajando de manera “híbrida”, es decir algunos días lo hacen presencial y otros a distancia. La forma de trabajar, para algunos, se modificó radicalmente a partir de la pandemia.

¿Queremos más evidencias de la globalización, cuando estudiantes de una escuela rural en Oaxaca interrumpieron sus clases por efecto de un evento en un mercado de Wuhan en China o lo mismo le sucedió al dueño de un restaurante que su negocio quebró en Michoacán por el cierre de actividades debido a la pandemia? Además, nos dicen que esa última cepa del virus llamada “ómicron” proviene de Sudáfrica. Este es un vívido ejemplo de globalización. ¿Quién se imaginó ver las calles de muchas ciudades prácticamente vacías y la gente usando cubrebocas durante más de dos años? Escuelas vacías, oficinas desocupadas, hoteles y restaurantes sin clientes, salas de cines en quiebra. Noticias de las enormes oleadas de muertos en otros países, como el caso de Ecuador, donde abandonaban los cadáveres y féretros en las calles. En nuestro país se saturaban algunos hospitales y algunos enfermos morían en sus casas. El mundo no tenía vacunas contra el CORONAVIRUS y los laboratorios en todo el mundo tuvieron que trabajar a marchas forzadas para para producirlas. Hoy, nos dicen los médicos expertos en infecciones, que dichas vacunas serán las que nos permitan una nueva forma de vida ante esta amenaza del CORONAVIRUS.

Así como el ataque a las Torres Gemelas en Nueva York en 2001 modificó muchos de los protocolos de seguridad en la industria de la aviación, hoy el CORONAVIRUS nos ha dejado también nuevas tendencias: El trabajo en línea es hoy una realidad; las reuniones sociales y familiares a distancia, que no existían antes de la pandemia, son hoy muy frecuentes. El comercio “on-line” y las ventas mediante las aplicaciones por internet, muy incipientes en México en el 2019, hoy marcan la pauta en muchos mercados. La gente cada día más ordena comida por medio de una aplicación; compra ropa, electrónica, juguetes, libros y hace la compra del mercado en línea. Este evento de la pandemia hizo cerrar a muchos negocios, pero a otros los obligó a modificarse y a buscar nuevas formas de comportamiento para sobrevivir. Además del comercio en línea y el trabajo a distancia, hoy vemos paneles de acrílico en algunos comercios para proteger a clientes y empleados, restaurantes que implementaron mesas al aire libre, empleados que, además de las mascarillas o cubre bocas y el uso de gel anti bacterial, utilizan caretas de plástico y guantes, el aforo de personas se limita en muchos comercios y se privilegia el utilizar lugares ventilados.       

Especialistas de riesgos en los Bancos y Grandes Corporativos de todo el mundo nunca previeron los efectos de una pandemia como la que estamos experimentando. El efecto disruptivo de la pandemia, hoy día, continúa afectando a las empresas y las cadenas de suministros mundialmente. La inflación del año pasado en EUA 7% (México 7.36%) es la más alta desde 1982 para la nación norteamericana y aún persiste en este inicio del 2022. Los expertos en economía, incluida la Reserva Federal de los Estados Unidos, pensaban el año pasado que la inflación sería mucho más baja y que era pasajera. Pues ni lo uno ni lo otro. Las afectaciones en la disponibilidad y distribución de muchas mercancías se han complicado mucho más de lo que preveían los analistas y los expertos y es por ello que continúan afectando los precios de dichas mercancías, incrementando la inflación. Los efectos del CORONAVIRUS en la economía mundial aun los tenemos muy presentes. Para reflexionar.