SUSCRIBETE

2 Marzo 2024, Puebla, México.

Rafael Moreno Valle, autocultivo en el pedestal / Sergio Mastretta

Política | Crónica | 6.MAY.2023

Rafael Moreno Valle, autocultivo en el pedestal / Sergio Mastretta

De comilonas, zalamerías y obnubilaciones de la clase política poblana (PARTE 4)

Mundo Nuestro, Este texto forma parte como su cuarta entrega de la serie De comilonas, zalamerías y obnubilaciones de la clase política poblana que puedes leer aquí:

 

De comilonas, zalamerías y obnubilaciones de la clase política poblana (Parte 1)

La liturgia de Melquiades Morales: el partido es sagrado (Parte 2)

Mario Marín Torres: los tiempos desfondados en el PRI (Parte 3)

 

Rafael Moreno Valle, autocultivo en el pedestal (Parte 4)

 

La construcción de un jefe político lleva, primero que nada, tiempo. Y esto vale más todavía con un político como Moreno Valle que encontró en el uso del dinero público la herramienta fundamental para alcanzar el poder. No es muy difícil exponer el extremo al que llegamos con un político en el cultivo de sí mismo trepado en un pedestal. Nada de palas y chusmas en la inauguración de un drenaje en alguna colonia perdida al sur de la ciudad. Faltaba más, para eso hay clases sociales. Y para eso se domina por completo el territorio del poder, el legislativo y el judicial, el del ejecutivo por supuesto, y se habla de tú a tú con el del gobierno central, Peña Nieto en su caso; en el camino, las estructuras de los partidos y los poderes locales que las sustentan, para las que no se ocupa más que dinero para comprarlas o la espada de la contraloría para someterlas por la fuerza. El resultado de todo ello es  el poder absoluto  que un gobernador puede llegar a tener sobre la clase política y la sociedad en Puebla.

Una escena –narrada por un testigo presencial-- puede servir para contemplar a Rafael Moreno Valle en la cúspide de su poder:

Enero de 2013, tal vez la sala de juntas de Casa Aguayo, porque en Casa Puebla o al penthouse que se construyó en el edificio central del CIS a la orilla del arroyo de concreto Atlixcáyotl, en Angelópolis, no se recibe a cualquiera, y menos a representantes del gobierno federal que quieren echar para abajo uno de sus proyectos más exquisitos; los funcionarios del INAH algo cohibidos por los trajes de seda y el perfume que exhalan los funcionarios estatales han tomado sus lugares en la mesa para tratar cualquiera de los litigios generados por los proyectos del Señor, como le dicen los trajeados, en el centro histórico de la ciudad de Puebla  --pensemos en la idea de un teleférico plantado sobre la Casa del Torno, del siglo XVII, a cincuenta metros de la reliquia que conocemos como Teatro Principal--; a un lado, en un sillón trepado a manera de trono sobre una tarima que rebasa por medio metro la mesa de juntas, está sentado Rafael Moreno Valle; un asistente le mira desde la sombra de en una esquina, atento a su respiración y al llamado del dedo índice del gobernador.

Moreno Valle sigue aburrido la conversación que se desarrolla a sus pies. Suceda lo que suceda en la conversación entre los funcionarios federales y estatales, todos entran en la categoría de plebeyos.

 

El dinero del Estado es mi dinero

 

El arreglo avilacamachista es la regla morenovallista: el Estado soy yo. El dinero público es "mi dinero". (La historia de los mapaches en Puebla. Del libro Dinero ilegal, elecciones y OPERACIÓN DE ESTADO EN PUEBLA Episodio 3: 1988 – 2019. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad, 2021). Esa es la ruta propia de Rafael Moreno Valle.  A Melquiades Morales la realidad le paga con la misma moneda que a Bartlett y no logra imponer para el 2004 a su joven alfil, a quien plantó en la Secretaría de Finanzas en 1999, contra la red que logró construir siguiendo sus propios pasos Mario Marín.

“Cuando Rafael Moreno Valle, recién convertido en panista, se reúne ya como candidato a senador en el 2006 por primera vez con la estructura electoral del PAN les pregunta: “¿Y aquí en cuánto compran el voto…? ¿No lo compran? –se sorprende–. ¡Qué pendejos! ¿Así cómo van a ganar?” (De comilonas, zalamerías y obnubilaciones de la clase política poblana).

Dinero, entonces, pero también habilidad política, indudable en Moreno Valle. Lo explica con gran tino uno de los operadores políticos que trabajara para el recién estrenado panista para la elección del 2007:

“Pero (a Moreno Valle) ganar el Comité Directivo Estatal le resultó más complicado. Ahí necesitas consejeros con más de cinco años de militancia. Pero con dinero sí que logró ganar estructuras panistas: Roberto Grajales Espina, Ángel Alonso Díaz Caneja, Fernando López Rojas, Alfonso Bello. En general, los diputados locales del 2006 y el 2009 se pasan con Moreno Valle: Denisse Ortiz, Genoveva, que eran del equipo de Ángel Alonso, se pasan con él. Y él jala gente de todos lados, como Ronquillo, de Tetela; Óscar Anguiano, de Tlalancaleca; Garrido, de Texmelucan. Se jala en esa intermedia de 2007 a Esquitín, Alejo, Martínez Amador. Así se fue haciendo de las estructuras de los partidos. Él no iba a ir a una asamblea del PAN a perder, por eso ponía los candidatos. Para esto tenía las encuestas, se las hacía Parametría; al que no quería, le decía ¡perdiste! Todo era de acuerdo con lo que él quería: si no tenía interés por alguien en particular, decía “a ́i rómpanse la madre”. (Un panista serrano. Del libro Dinero ilegal, elecciones y OPERACIÓN DE ESTADO EN PUEBLA Episodio 3: 1988 – 2019. Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad, 2021)

Y lo mismo corre para los diputados y jueces, y ni qué decir de la Fiscalía. ¿Vale para el crimen organizado? Moreno Valle es la clase política. Los demás son súbditos, testaferros y perros de la guerra, como se veía a sí mismo Eukid Castañón. Tiene para sí los recursos legales, económicos, administrativos, la autonomía, el margen de maniobra y la garantía de impunidad. Tiene una potestad casi irrestricta sobre la autoridad del Estado. Sus márgenes de acción son casi irrestrictos, a la manera de Maximino. Y ahí podemos entender la implantación de AUDI, la explosión del negocio inmobiliario de Lomas de Angelópolis o el crecimiento del huachicol.  Y por ahí se comprende la toma de las estructuras partidistas del PRI, PAN y PRD, Verde y PT o la invención de otras para la negociación regional, como el PSI, con la que dispone del amplio territorio de control político municipal. El gobernador es el que controla los términos en los que se permite el asalto a balazos a 24 secciones electorales de la ciudad de Puebla por bandas de narcomenudistas que operan bajo control de la policía estatal (el Grillo, desde el Mercado Morelos en julio de 2018).

Pero a Moreno Valle lo explican afondo sus propios operadores electorales. Los siguientes testimonios forman parte del libro Dinero ilegal, elecciones y OPERACIÓN DE ESTADO EN PUEBLA Episodio 3: 1988 – 2019, el tercero de la trilogía Dinero ilegal y Elecciones en Puebla 2018-2019 presentada esta semana por la asociación civil Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad.

La ilustración de portadilla --un twitt de la época de esplendor de Rafael Moreno Valle-- da una idea del extremo al que llegó el desaparecido político poblano.

 

Un retrato de Rafael Moreno Valle: el priísta

 

Un relato colectivo, una suma de voces para describir una estructura de operación electoral en Puebla desde uno de tantos territorios bajo control político de un gobernador, con el uso de los recursos públicos y el dinero ilegal para construir una maquinaria pulida para conquistar el poder. Teziutlán como laboratorio político. Un antiguo panista, un panista teziuteco, un operador del pan morenovallista, un operador perredista, un priísta serrano, una morenista serrana. Actores y testigos de la participación poblana en la farsa histórica de la democracia en México.

Rafael Moreno Valle trae una cultura priísta, no es un panista, es un priísta blanquiazul que casi a empujones se afilió al Partido Acción Nacional. Él estaba obsesionado por llegar al poder, pero sabía que la estructura del pri no la tenía consigo. Nunca fue un hombre de partido, ni en el pri ni en el pan, fue un hombre que utilizó la estructura del pri y utilizó la estructura del pan, él no estaba acostumbrado a la idiosincrasia, ni al sentido del pri ni del pan, esa era una realidad, y entonces él, desde ahí, con la cultura aprendida del pri de que se podía manejar todo económicamente, lo pone en práctica tanto en el pri como en el pan. Es un hombre de demasiados intereses, no hay un idealista en él. Un antiguo panista.

Ahora hay algo que no quisiera que se me olvide: él, Rafael Moreno Valle, se creó en el pri, se fogueó en el pri. Con esta capacidad de trucos ¿no?, de mañas, de ese tipo del pri, y en Teziutlán ya se acostumbraba eso, por eso digo que no es cuestión tanto de partidos sino de grupos de poder, porque a Zorrilla lo hicieron perder, Jesús Macip Ríos, político panista gana la segunda vez por un fraude del gobernador Piña Olaya. Un priísta serrano. Es el hijo de Melquiades Morales. Una morenista serrana

 

Moreno Valle, un antes y un después para el pan

 


En la vida del pan hay un antes y un después de Rafael Moreno Valle. Las cosas cambian con él. Antes de Moreno Valle, cuando la transa tenía pies y cabeza, los operadores priístas eran leales al partido; había un código que se respetaba. El voto valía tanto, ya estaba cotizado. Pero el pan no tenía la técnica. Y se presentaba sumiso a las elecciones. Tibieza, dudas, así enfrentaba una elección, con la idea de que ya estaba acordada, de que no íbamos a ir con todo.

Moreno Valle llega con dinero. Eso es lo que había aprendido en el pri. “¿Y aquí en cuánto compran el voto?”, dijo cuando se reunió con los panistas para la campaña al senado en el 2006. “¿No lo compran? –se sorprendió–, ¿no? ¡Qué pendejos! ¿Así cómo van a ganar?” Moreno Valle nos enseñó cómo se ganan las elecciones, pero no tenemos la capacidad ni lo jijo de la chingada, no lo tenemos en el adn. En ese entendido, todo se reduce al dinero. Pero no te sientas ofendido, no te estoy comprando, te estoy ayudando. Esa es la habilidad del operador político. Eso es lo que enseñó Moreno Valle. Un panista serrano

Son intereses. Ahora, algo que yo quiero comentar, que observo en el asunto de Moreno Valle, porque dicen: “Oye, está construyendo, y cuánto se va a ganar ahí, en tal paso desnivel, tal puente, en el desarrollo de la ciudad paralela a Audi. Yo creo que no, que esas empresas a lo mejor no le sacaron ni el diezmo. Eran las empresas que iban a financiar la grande, porque ya era uno de los posibles candidatos a la presidencia. Para mí que esas empresas qué van a estar dando ahí millones, era a la grande, apostar a la grande, los alemanes, apostar por la grande. Un priísta serrano.

 

El pan paralelo

 

Al pan le ocurrió lo de aquella anécdota del jefe policiaco con dos mil pesos en el cajón de su escritorio y el anuncio que hace todos los días a sus subalternos: “Aquí dejo dos mil pesos, y aquí los quiero encontrar cuando regrese”. Y claro, hasta que unos días después grita: “¿dónde están los dos mil pesos?”. Eso le pasó al pan. Somos muy vulnerables, a la gente se le olvida eso. Un panista serrano

Moreno Valle empieza a construir un pan paralelo, empieza a buscar candidaturas en donde los pesos y centavos son el primer factor de impulso para llegar al cargo […] Sí, eso explica los huachicoleros, eso explica San Martín Texmelucan, eso explica en Tehuacán, eso explica todo. Un antiguo panista.

Moreno Valle crea una estructura alternativa al partido con el propósito de ganar la senaduría. Ahí estaban Manzanilla y Mercedes Aguilar, la que fue su secretaria. Además, todos los que venían con él de Finanzas. Eso lo empezó a construir desde el 2003. Lo hizo poco a poco, buscó los liderazgos locales del pri, presidentes municipales, maestros, etcétera, y lo logra porque tiene dinero para moverse. Y buscaba a los que tenían dinero. En Teziutlán quien tiene dinero, en Atempan, en Tlatlauqui, en Cuyoaco, así comienza a crear una estructura. Y ahí es donde aparecen tipos como Toño Vázquez.

Va por la gubernatura. Recorre todo el estado, reconoce los comités y entonces logra incidir en el nombramiento de los presidentes municipales para la elección de ese año. El pan gana ocho diputaciones y 60 municipios. Él ya logra meter a su gente en los comités municipales, lo hace poco a poco, fue una invasión lenta. Un panista serrano.

Yo creo que es muy importante la operación y quien hace la operación; bueno, los candidatos y la gente que tiene el poder, o sea la gente que está como presidente municipal, como gobernador. Moreno Valle hizo un movimiento de poder y de dinero, él tenía el poder y tenía opositores. Carlos Peredo era opositor franco de él. Cuando viene la sucesión de Moreno Valle y lanza a su esposa, él jala a todos los que tenían cierta capacidad política y los incluye en su paquete. A unos por Compromiso por Puebla, a otros por Movimiento Ciudadano, por quien fuera que estuviera en esa coalición, entonces, o ganaba por un lado o por otro. Como candidata al estado Martha Érika, y aquí fue Carlos Peredo. Un panista serrano.

Pero ganar el Comité Directivo Estatal le resultó más complicado. Ahí necesitas consejeros con más de cinco años de militancia. Pero con dinero sí que logró ganar estructuras panistas: Roberto Grajales Espina, Ángel Alonso Díaz Caneja, Fernando López Rojas, Alfonso Bello. En general, los diputados locales del 2006 y el 2009 se pasan con Moreno Valle: Denisse Ortiz,Genoveva, que eran del equipo de Ángel Alonso, se pasan con él. Y él jala gente de todos lados, como Ronquillo, de Tetela; Óscar Anguiano,de Tlalancaleca; Garrido,de Texmelucan. Se jala en esa intermedia de 2007 a Esquitín,Alejo,Martínez Amador.Así se fue haciendo de las estructuras de los partidos. Él no iba a ir a una asamblea del pan a perder, por eso ponía los candidatos. Para esto tenía las encuestas, se las hacía Parametría; al que no quería, le decía ¡perdiste! Todo era de acuerdo con lo que él quería: si no tenía interés por alguien en particular, decía “a´i rómpanse la madre”. Un panista serrano.

Moreno Valle juega su juego personal. No juega en favor del pan, juega en favor de un juego macabro que se llama: “pan, tú no puedes ser superior a mí”. La marca pan no puede ser superior a la marca Rafael Moreno Valle. Tú no puedes tener más votos que yo, así es. ¿Entones qué es lo importante, qué hizo Rafael? Hacer una diáspora de votos. ¿Cómo lo hago? Empiezo a estar con los diferentes partidos políticos, y las candidaturas que iban a ser para un miembro del pan se las doy a Compromiso por Puebla, y hoy Compromiso por Puebla y Movimiento Ciudadano tienen más alcaldías que nosotros, por esa diáspora que hace él. Lo importante para él es que nos mandaba el mensaje al pan: “saben qué, güeyes, son por mí o no están con nadie”. Así repartió las candidaturas del 2013. ¿Cuánto pones? Lo que se necesitara para el burro que tenías enfrente. Si era una comunidad pequeña o una comunidad mediana o una comunidad grande. Un antiguo panista.

 

La oferta de Moreno Valle al pan

 

Él ofreció la riqueza suficiente para ganar la elección y así fue. Riqueza, esa es la palabra. Cuál es la habilidad de Moreno Valle, dicho por uno de su grupo: “No teníamos dinero para pagar los sueldos… La mamá de Rafael, a escondidas de su papá, le dio un millón de pesos para pagar sueldos.” En la gubernatura, cuando él es candidato a la gubernatura, no tenían el dinero. Rafael presumió de dinero, pero no había ese dinero realmente. No hubo ese dinero. Y claro, por eso le decía a cada uno: ¿Con cuánto? ¿Con cuánto? ¿Con cuánto? Esa era la suma de los cuántos. ¿Que él quiere ir para diputado?, ¿cuánto tienes para la campaña? Por eso la mayor parte de la gente que estaba con nosotros, cuando llega y le dicen: ¿Con cuánto? No, pues si no tienes lana... Esto se hace con una suma, esta innovación dentro del Partido Acción Nacional es una innovación muy interesante que nos desconcertó porque era de pesos y centavos. Y entonces un Trawitzdecía que sí, un Luis Bankdecía que sí, un Eukid decía que sí. ¿Con cuánto? Depende del sapito y del puesto. Una presidencia municipal con diez o quince o veinte millones tranquilamente. En el esquema Moreno Valle, sin dinero, no opera nada. Las candidaturas se venden. No se venden, porque se oye muy grosero; no, más bien, hoy en día: “Es que yo quiero ser candidato de San Andrés Cholula” “¿Con cuánto cuentas?” La pregunta es “¿Con cuánto cuentas?” Un antiguo panista.

Por eso decimos que ahí está el parteaguas Moreno Valle en la vida del pan. Su intervención. Aquí en Teziutlán vivimos ambos procesos. Antes el partido estaba a la buena de dios, “ándele, comadrita, vamos a votar”, así puerta por puerta, “ándele, vamos”. Un operador del pan morenovallista.

 

El bando morenovallista

 

Miguel Barbosa se amarró así con Moreno Valle: con él el prd tuvo dinero, coches, oficinas. Hasta pintaron las oficinas. El partido tuvo dinero, por el puesto de velador pagaba diez mil pesos, el secretario de Organización ganaba 30 mil al mes, el presidente se llevaba limpios 60, 70 mil pesos mensuales. Elba Cerezo,la que estaba en Equidad de Género, se llevaba más de cien mil pesos. Eso pasó con el prd en la era Moreno Valle. Miguel Barbosa negoció con Moreno Valle. Todos estuvimos en contra. ¿Cómo nos íbamos a aliar con la derecha? Pero él así negoció los espacios y el dinero. Eric Cotoñeto, diputado, el difunto Luis Maldonado Venegas, secretario de Gobernación, hasta Carlos Talavera, que apenas metieron a la cárcel por todas las muertes que debe, a ese lo hicieron candidato en Texmelucan. Y ese otro, Miguel Ángel de la Rosa.Y así, les dieron espacio como ministerios públicos, como jueces, regidores, presidentes municipales, sin importar si tenían la preparación. Un operador perredista.

Fernando Manzanilla es del grupo inicial, el grupo que consolida Moreno Valle alrededor de él. Rafael ingresa a ser candidato al senado de la república sin ser panista. En el camino se hace panista, pero en el trascurso del tiempo para formar su equipo, para formar su clan, llama a todos estos, en especial llama a su cuñado, no hay que olvidar que el origen es de familias. Manzanilla es de familia, hoy dicen es que ya se divorció o no se divorció, pero la amistad, el sentido del cariño al hijo y a la familia a mí me parece que eso no se ha perdido, y la verdad de las cosas es ésa. Si tú me dices que hay un reducto o hay un grupo o hay una persona que pueda aglutinar este grupo morenovallista, es Manzanilla. Un antiguo panista.

Manzanilla, ese es un artista. Era la mano derecha de Moreno Valle. Nunca le gustó perder. Si ve venir que no lo va a lograr, se retira. Fernando Manzanilla nunca fue miembro activo del pan, todo lo hizo en subterráneo. Puedo decir que es el único que le ha partido la madre al Yunque. Un panista serrano

Con Moreno Valle entra el elemento económico, y entra la promesa de puestos, y entiende una jugada que hoy se quiere seguir practicando, de hecho se practicó en la última elección, de que hay partidos muy bien puestos para este tipo de operación: prd, Compromiso por Puebla, pt, Verde Ecologista, todos estos son de compra-venta hoy, ayer, cuando nacieron, no son gente que tenga un ideal de partido, habrán sus excepciones, pero en general ¿qué puesto me das? Y tan lo ves hoy con la gente de Barbosa, bueno, el propio Barbosa es un ejemplo clarísimo de este desmadre. Entonces ¿qué hace Rafael? Jugarlo todo por la vía económica y crea un pan paralelo: aquí está el pan, su estructura partidista, y crea aquí una estructura paralela que va operando y moviéndose por todos lados. Un antiguo panista.

 

Las alianzas, su mayor éxito

 

Las alianzas, así se comió al pan. Ahí el pan es un partido totalmente tomado por Moreno Valle. Supe que en una reunión del Comité Directivo Estatal, cuando Mondragón era el presidente del partido. La gente de Moreno Valle llegó con carpetas bien elaboradas, con los nombres de los candidatos. Eran cuadernos completos, municipio por municipio, fichas técnicas para responder la pregunta: ¿en dónde se puede ganar? Y llegó con encuestas y prospectivas. Y presionaba, quiero a este para este lugar, y quiero a este otro para allá. Ahí el pan no jugó para nada. Ahí ya aparecieron los nombres de Miguel Barbosa y Eric Cotoñeto del prd, y la gente del Panal. Le decíamos a Juan Carlos Mondragón, “no le vas a ganar, pero mete tú al segundo regidor, ponle nombres enfrente”. No nos hizo caso. Eso mismo le dijimos a Lalo Rivera para la presidencia municipal, mete regidores, activistas tuyos. La verdad es que no confiaron en la estrategia, fueron muy apáticos, como partido no entendieron que no importaba si se ganaba o no la presidencia municipal. De esa legislatura, los únicos que le llevaron la contra a Moreno Valle fueron Ana María Jiménez, Juan Carlos Espina y Rafael Von Ransfel,que sí eran gente de Lalo. Un panista serrano.

 

La conexión Miguel Barbosa

 

Miguel Barbosa se amarró así con Moreno Valle: con él el prd tuvo dinero, coches, oficinas. Hasta pintaron las oficinas. El partido tuvo dinero, por el puesto de velador pagaba diez mil pesos, el secretario de Organización ganaba 30 mil al mes, el presidente se llevaba limpios 60, 70 mil pesos mensuales. Elba Cerezo,la que estaba en Equidad de Género, se llevaba más de cien mil pesos. Eso pasó con el prd en la era Moreno Valle. Miguel Barbosa negoció con Moreno Valle. Todos estuvimos en contra. ¿Cómo nos íbamos a aliar con la derecha? Pero él así negoció los espacios y el dinero. Eric Cotoñeto, diputado, el difunto Luis Maldonado Venegas, secretario de Gobernación, hasta Carlos Talavera, que apenas metieron a la cárcel por todas las muertes que debe, a ese lo hicieron candidato en Texmelucan. Y ese otro, Miguel Ángel de la Rosa.Y así, les dieron espacio como ministerios públicos, como jueces, regidores, presidentes municipales, sin importar si tenían la preparación. Un operador perredista.

 

La estructura paralela y la variante local

 

En qué consiste la estructura electoral de Moreno Valle: supervisores, delegados estatales y federales. Y abajo, los coordinadores, los seccionales y los movilizadores. Además, el fraude cibernético, las computadoras, los distritos, los institutos electorales. Es un trabajo de computadoras e ingenieros. Un panista serrano.

La columna vertebral es Moreno Valle, pero las circunstancias locales intervienen, si hay armonía con lo local, todo es más fácil, y eso es lo que pasó en Teziutlán con Toño Vázquez.Depende de los actores, podía tener unos muy buenos pero que no le garantizaban. Las variantes terminan siendo locales. Toño Vázquez empieza en el 2007, cuando juega la diputación local y pierde con Gudelia Tapia. Rafael ya era senador y arma una oficina de gestión que le opera Toño Vázquez. Entonces le ofrece sillas de ruedas, láminas de cartón, bla, bla, bla… Se las mandaba Rafael. Es cuando empiezan a construir una estructura paralela a la estructura local del pan. Al estilo pri. ¿Qué sucede? “Rafael, me están pidiendo…, ¡Pus dáselos!” Por supuesto Toño lo pagaba todo. Y de ahí a la presidencia municipal. Si de algo pueden acusar a Toño es de tener un ojo clínico con la gente. Ahí es cuando empieza a tejer su red. Un panista serrano.

Toño Vázquez empezó con los propios empleados de su maquiladora, gente que había trabajado con él tiempo atrás. Los arrastra al tema político, ellos obviamente tenían que apoyar al patrón. Así empieza a darse a conocer, con su propia gente de confianza, ellos empiezan a recorrer los barrios, así se empiezan a formar como operadores políticos. Operadores que están en tierra, están en campo, son los que conocen cómo están las cosas en las maquiladoras, en las cooperativas. Poco a poco, ¿en qué te ayudo?, ¿en qué te apoyo?, ¿qué te falta? Y una estrategia que le funcionó fue la de ser padrino de medio pueblo, padrino de 15 años, fue padrino de quinientas quinceañeras, pagó vestidos y fiesta, hizo una fiesta para todas, y en la catedral la misa. Un operador del pan morenovallista.

Toño Vázquez empieza a conocer a la gente de Rafael. Conoce a David, de Cuyoaco, panista, gente de Rafael, a Germán Montaño, gente así que acercan a Toño a Moreno Valle. Al mismo tiempo que teje su red aprende con ellos a tejer la red. Rafael ocupa al pan para enseñarles a hacer las cosas, pero así Rafael construye su propia red. Los panistas son huevones, los tienen que estar arreando, pero el priísta no, el priísta sabe lo que tiene que hacer. El priísta es organizado, sabe su chamba, sabe de tiempos. La época perfecta en la que ocurrió eso fue la del pri. Un panista serrano.

 

La extorsión con las cuentas públicas

 

¿Cómo? Muy sencillo, las cuentas públicas que todos ellos tenían pendientes, y todos los presidentes municipales anteriores, muchísimos aquí, Miguel Ángel Toledano y el doctor Jorge Camacho,tenían cuentas pendientes que no estaban aprobadas y que estaban siendo observadas, y entonces llega Moreno Valle: “Jálate conmigo y tendrás tus cuentas aprobadas, y aparte, te libero”. Ese era el poder corruptor, y hace un gran grupo de gente que sabe operar, que sabe corromper y que se va a mover por su cuenta para una sola causa, que era la de él. En 2018 hubo acoso a la oposición indiscriminada, sin defensa, para todo lo que no fuera para la causa de Moreno Valle. Un priísta serrano.

En el 2016, ahí como por el mes de agosto, se empezó a decir que el candidato de morena a la presidencia municipal iba a ser Carlos Peredo, y un defecto que tiene Carlos Peredo es que todo lo dice, sus estrategias a veces las platica antes de tiempo, anduvo diciendo por toda la región: “yo soy el candidato de morena”; obviamente los morenistas estábamos ofendidos ¿no? Y Rafael Moreno Valle supo que Carlos Peredo ya tenía relaciones con Gabriel Biestro y compañía, y tenía Carlos Peredo al químico Belloy a uno de sus regidores actuales, eran su enlace en morena, y Rafael Moreno Valle lo vio peligroso, vio que si efectivamente este Carlos Peredo se lanza por morena, gana, y el primer chicote que le manda es inhabilitar a Carlos Peredo por sus cuentas públicas que no estaban aprobadas, y ahí Carlos se agacha: “Ya me inhabilitaron, por consiguiente, ya me jodieron”. Una morenista serrana.

 

Los acuerdos con otros partidos

 

Una cena con los perredistas. El año 2015 nos convocaron a una reunión en el hotel Ex hacienda de Chiautla. Por cierto, hacía un chingo de frío. Hasta allá fuimos los activistas del prd. Dos días hospedados, y la cena de recepción, a todo lujo, y con el gobernador Moreno Valle, Tony Gali y su hijo, y el cuate ese de Oaxaca que estuvo de secretario de Gobernación, Diódoro Carrasco, los cuatro yendo de mesa en mesa y diciendo directo: queremos el voto para Tony Gali. Y nosotros escuchándolos. Luego les dijimos: “Ustedes no han cumplido, no aprueban los proyectos, no nos han dado el trabajo que prometieron, no queremos dinero y ya, queremos que caiga por gotera.” Moreno Valle nomás se reía. Y sí, la verdad es que dieron trabajo en el gobierno ese mismo año 2015. Luego, ellos les dijeron a los meseros: “Por favor, a los señores, la botella que pidan”. Un operador perredista.

Antorcha campesina. El pri le daba lo que quería a Antorcha Campesina. La delegación, el pri y el gobierno del estado. Por eso estaban muchos de ellos apoyando a Moreno Valle después. Lo que no les das tú van y se lo piden al otro. El acuerdo con el pri. En el 2015 se manejó más lana, por lo menos el doble. Yo veo que ya había unos acuerdos hechos ya con antelación entre los partidos. Un operador priísta. El pri fue aplastado en el 2018. Y eso fue solapado por el gobierno federal, Peña Nieto no se metió. Lo que estamos hablando es, posiblemente, que no es una cuestión de partidos, sino de grupos de poder. Un priísta serrano.

Carlos Peredo y Toño Vázquez se volvieron empresarios. Salidos de la nada. Toño Vázquez salido de la nada y ya es un potentado. Los dueños de Teziutlán son Carlos Peredo y Toño Vázquez, en gasolineras, en edificios, en casas, en escuelas, en todo. Una morenista serrana.

En 2015, en la elección federal, la de Juan Pablo Piña, aquí sí operó la estructura. El acuerdo que tenía Moreno Valle con Peña Nieto era entregarle las diputaciones federales, o sea, este operaba con todos, o sea con todos, él llegó al acuerdo de entregarle las federales porque venía la elección de Gali; o sea, a él le interesaba la gubernatura de Gali. Pero a Juan Pablo Piña lo quería mucho. Un panista serrano.

Él dijo: “A ver, voy a ganar en Puebla capital, creo que fue la que ganó Genoveva ¡eh! voy a ganar, esto a esto, le apuesto ¿Por qué? Porque me interesa esto, en estos voy a perder porque es mejor candidato el de ellos”, así fue acomodando todos los candidatos. Te digo que es importante ver quién era el presidente estatal del pri, y casi estoy seguro de que en ese momento era Fernando Morales del pri. Y entonces los candidatos los puso Rafael, a todos. Y él decidió quien ganaba. No ganó el pri, ganó Rafael, puso lo que él quería. Un operador del pan morenovallista.

En el 2012 Moreno Valle ya controla los comités estatales de todos los partidos. Ese año le vende las elecciones al pri. En las elecciones de 2013 Moreno Valle ya tiene una estructura amplia, supervisada. Ahí Moreno Valle impone candidatos por la vía de las encuestas. Rafael Micalcoera el presidente, pero para esas fechas el pan no contaba para nada. En el 2015 impone de nueva cuenta a los candidatos, pero esta vez juega para el pri. En el 2016 aparece Gali como candidato. Él tiene que crear su propia estructura. Un panista serrano.

 

La maquinaria electoral: Pepe Hernández Alarcón, Omar Blancarte, Eukid Castañón y otros operadores

 

La cabeza principal era Rafael Moreno Valle, todos los demás eran subordinados. Pero esto lo empezó a hacer Pepe Hernández Alarcón. Pepe Alarcón siempre nos dijo: “Yo les puedo hacer ganar elecciones”. “Sí –le dijimos–, nada más que la forma en que ustedes ganan elecciones siempre es con dinero, y entonces, si yo me convierto en un repartidor de dinero, yo acabo la campaña con una camisa al cuello, porque por cada peso que nos den nos van a exigir”. Pepe Alarcón fue el operador político que hizo a los Blancartes. Un antiguo panista.

Blancarte, que trabajó para el pri mucho tiempo, empieza a trabajar para Rafael. Cuando al panismo le dicen: “es que ustedes no saben ganar elecciones”, “es que ustedes no tienen una maquinaria aceitada como la que nosotros tenemos…” Ganar elecciones limpiamente, derecho a lo derecho, se borró en el país. Un antiguo panista. Eukid Castañón es el zapato de Moreno Valle. Lo utiliza para golpear. Un panista serrano.

Todo lo opera Moreno Valle con Eukid Castañón y Omar Blancarte. Blancarte es el hombre especializado en el asunto electoral. Desde el pri lo capta, lo copta Rafael, y continúa con él los 10 años siguientes. Él y el arquitecto de la Vega, que acaba de morir, era gente de confianza de Manuel Bartlett. Esa cultura, esos especialistas en el drama, se los lleva Rafael Moreno Valle desde el 2006. Nosotros sabíamos de la existencia de la oficina de Blancarte y de la operación, pero nunca lo vimos, físicamente nunca lo tocamos; sí, son de las cosas que sabes que existen pero a las que no tienes acceso, eran actos de seguridad en el que incluso Eukid contrata una serie de aparatos israelitas de espionaje. Blancarte es el de la línea electoral, es la verdadera ingeniería. Casilla uno, distrito uno, sección tal, casilla tal… ¿Qué sucede en esta casilla? En esta casilla hoy se está haciendo la elección, hoy, en Gobernación y seguramente en otros lados también, la elección del 2021. En la casilla uno, distrito uno, es esta la situación. Mira, se analiza matemáticamente cuántos votos en las últimas elecciones, tanto federales como estatales, se han tenido en favor de cada uno de los partidos políticos. 2,650 secciones son analizadas una por una. Y esa una, se dice, para ganar esta casilla número uno-uno, donde normalmente votan un promedio de 300 panistas, por el pri, 300 priístas; hoy, por morena, estos son los cambios interesantes, hoy votan 400. Para que gane el Partido Acción Nacional necesita sus 300, o sea mantener el nivel que tiene, más con cuánto le ganamos al otro. La operación es desde semanas antes, meses antes, a veces hasta tres o cuatro meses antes, tú ya sabes que en la casilla número uno-uno tienes a Pedro Pérez, que tiene la obligación de llevar a votar a 300 gentes más en favor del partido y sus candidatos. ¿Qué se tiene que hacer? Ah, 300, voy a llevar los 300 de un jalón, ¡no! Mandas diez cada diez minutos, compras diez conciencias cada diez minutos, vas y ejerces el voto, si vas y votas por este yo te doy tanto. La operación de ingeniería implica necesariamente poder económico y poder político. Un antiguo panista.

Para eso está la información del estatal. Partes de la información que le da el ine a todos los partidos. Blancarte implementa a partir de ahí. Él implementa el sistema. Un operador del pan morenovallista. Blancarte organiza la implementación de las acciones en función de la información, y eso termina siendo lo más importante. Saber qué pasa, que sepas qué hacer con la información que tienes. Un panista serrano.

Efectivamente, saber cuántos votos necesitas, en dónde y a quién vas a ir a ver, con una base de datos. Blancarte hace el trabajo fino, le quita la paja a toda esta información que sale del ine. Un operador del pan morenovallista.

Murió Omar Blancarte. Pero deben de seguir con los hijos, con los tíos, con los hermanos. Es una familia. Hay operadores en todos los municipios, y más en ciudades importantes, Puebla, Tehuacán, San Martín, las cabeceras. Estamos hablando de un promedio de unas quinientas gentes que además contaban con todas las tecnologías de escucha, de hacer y no hacer, quién era y quién no era, en qué te metías y no te metías. El partido hace su propio esfuerzo en las elecciones. En esta última aventura el pt y el Verde tienen votos que en su vida soñaron. ¿Camocuautla en la sierra norte? ¿Seis mil votos?, son abismales. ¿Ya me entendiste? ¿Por qué? Porque la operación fue precisa. Ese es el clan central. Max Cortázar, Luis Bank, Jorge Aguilar Chedraui, Pablo Rodríguez Regordosa,Roberto Moya Clemente,Eukid Castañón y Antonio Galison los principales financieros de las campañas de Rafael Moreno Valle. Se sienten o se creen sus “herederos”. Un antiguo panista.

 

Silvia Argüello, operadora de todos

 

Ella es hoy la operadora de Manzanilla, como lo fue de Gali, como lo fue de Rafael. En el 2019 la principal operadora de Manzanilla fue Silvia Argüello de Julián.Argüello fue regidora con Gali y fue su principal conexión con los partidos. Operaba en una casa ubicada en la calle Manuel Rivadeneira número 2545, entre 25 y 27 oriente, cerca de la oficina del propio Manzanilla. En esa casa reciben dinero los panistas que se dedicarán a hacer boicot contra la campaña de Enrique Cárdenas y a operar en favor del pvem y del pt, panistas tales como Pedro Gutiérrez,Rosario Morelos,- Enrique Rojas, y otros como Carlos Peredo, expriísta que operó en Teziutlán entre otros. En total, 171 operadores del pan trabajaron para el pvem y el pt porque no querían trabajar para morena. Silvia Argüello no es empleada de Eukid, Silvia Argüello era directamente empleada de Rafael, de Tony Gali, y hoy directamente de Manzanilla. Silvia Argüello y Eukid Castañón cumplen funciones distintas. Un antiguo panista.

 

Los peces gordos están hasta arriba

 

Todos los partidos tienen operadores políticos. Ahí tienes a Fernando Manzanilla, él operó la campaña de Tony Gali para le presidencia municipal. Así que en el 2018 fuimos operadores de la campaña para Martha Érika, muchos operadores. Por ejemplo, uno de ellos era Pepe de Ita, que estuvo trabajando con Tony Gali en el gobierno municipal y ahora está trabajando en el gobierno de Miguel Barbosa, y operó en la pasada elección para morena. Ese cuate está donde esté la lana. Los peces gordos están hasta arriba. Moreno Valle el principal. Eukid Castañón, también muy arriba. Y cuando empezó esta relación del prd con Moreno Valle, los Chuchos hasta arriba, Ortega, Zambrano, Barbosa, Maldonado. Un operador perredista.

 

El cuarto de guerra

 

En la calle Rivadeneyra 2445, a un lado de la funeraria de los Ángeles. Esa fue oficina de Barbosa, pero fue al mismo tiempo oficina de Gali, y fue al mismo tiempo oficina de Rafael. El mismo equipo, ese equipo es panista. Es el equipo que encabeza Silvia Argüello. Un antiguo panista.

 

El búnker

 

Sí existió el búnker de Moreno Valle. El 1 de julio de 2018 las tendencias decían que Lalo Rivera ganaba y Martha Érika perdía. Desde el búnker modificaron eso. Por eso la gente de Lalo le dijo a José Juan Espinosa: “¿No quieres saber dónde está el búnker de Moreno Valle?” Lo que siguió fue todo lo que pasó en el hotel MM. Un panista serrano.

 

Los coordinadores

 

Los coordinadores tienen conocidos en cada casilla. No sólo conocida, comprometida incluso económicamente. Tú ayúdame, llévame tantas gentes y te doy tanto, a ti. Muchas veces el dinero de la gente que llevan se queda en una, pero cumple, porque si no cumple no hay para la siguiente. Por eso muchos se frotan las manos cuando llega la elección. ¿Y qué vas a decir, yo gané 2,000 pesos en esta campaña? No lo vas a decir porque sabes que se te corta el futuro. El partido hace su propio esfuerzo en las elecciones. En esta última aventura el pt y el Verde tienen votos que en su vida soñaron. ¿Camocuautla en la sierra norte? ¿Seis mil votos?, son abismales. ¿Ya me entendiste? ¿Por qué? Porque la operación fue precisa. Un antiguo panista.

 

El análisis como herramienta

 

Hay un conocimiento estructural: el voto histórico del mismo pan. A partir de ahí, dices: tenemos que ganar en tal casilla tantos votos, y en este municipio tantos votos, bla, bla, bla. Ellos saben que, para cada casilla, para cada sección, hay una meta. Un panista serrano.

Se parte del resultado histórico. Máximos y mínimos. Cuánto es lo mínimo que tuviste, cuánto lo máximo que puedes tener. Así vas generando metas. Estas metas son las que vas dividiendo entre la gente en las diferentes áreas de cada municipio, cada distrito. Por ejemplo, aquí en Teziutlán, en tal Junta Auxiliar ¿a quién tengo ahí? ¿Cuántos compadres tenemos? Que tengo cincuenta; ah, bueno, échatelos ¿quiénes son? Ah, pues es Pedro, Hugo, Paco y Luis. Perfecto, dónde bien, perfecto, cuántos tengo identificados, cuántos me faltan, tantos, pues hay que ir por esos. Y si ya tenemos a Hugo, Paco y Luis, pues nos falta doña Petra y don José, y dónde están, y con qué partido están, y qué necesitan, qué les falta, hay que sumarlos. Así es como se empieza a hacer el trabajo. Un operador del pan morenovallista.

 

El programa 1 por 10, los seccionales y los movilizadores

 

¿En qué consiste el programa 1 por 10? Una persona me debe de traer diez más. Firmados. Eso se estableció con Paco Fraile, un esquema que trajeron unos colombianos, ya con Martha Érika. Ese esquema lo aterrizamos en las colonias […] Por aquí está el tema del partido y por aquí el tema de mis cuates y que manda a la base trabajadora. En base a esas listas las estructuras se fueron entrelazando, se hizo así una gran estructura. De ahí salen los subcomités electorales. Con toda esta información, esas bases las fundes dándole fuerza al comité directivo municipal, que a su vez divide las secciones electorales en Teziutlán, cada una con su responsable. Cada sección con su responsable electoral. Un operador del pan morenovallista.

En Teziutlán cabecera hay 41 secciones y 41 seccionales, cada uno responsable de su zona, y debe tener la lista de su zona. Ahora, cada seccional tiene “N” número de movilizadores, según necesite. Por ejemplo, la 34, de las principales la más pequeña, necesita sesenta votos. Con el esquema 1 por 10 con seis movilizadores se logran las sesenta para que me den los votos que necesito. Es que si eres seccional no es por obra del espíritu santo, es porque tienes el control de tu zona. Es porque tienes el proceso de conocimiento de tu zona. El seccional trabaja en función del número de votos que le exijan. El número de movilizadores dependerá de la meta que le pongan. En promedio, de seis a ocho movilizadores por sección. Pero en las juntas auxiliares puede haber hasta 21 movilizadores, por la zona en la que están. Los movilizadores también se profesionalizan. El seccional trabaja en función del número de votos que le exijan. El número de movilizadores dependerá de la meta que le pongan. En promedio, de seis a ocho movilizadores por sección. Pero en las juntas auxiliares puede haber hasta 21 movilizadores, por la zona en la que están. Esos movilizadores ya van más caro, pero van sobre la misma meta. Ellos primero van y detectan, recorren y elaboran la lista de detección, que es la que tienen que entregar. Un operador del pan morenovallista.

 

La lista de detección

 

Por ejemplo, aquí en la ciudad de Teziutlán, a lo mejor son treinta o cuarenta mil detectados en las listas que se entregan. Ellos ganan por detectado. Trabajan con hojas, cada una con diez detectados. Y con eso les pagan. Un panista serrano.

Ahora ya se están manejando hojas con quince detectados. Si es al principio de la campaña, (se pagan) a diez pesos. Si es intermedia, si la campaña va a la mitad, se paga de a cien. Y ya para poquito antes de la elección, de a 500 y hasta 800 pesos la hoja. Y ahí es donde nos especializamos los que estamos en medio. Porque ya conocemos a la gente, ya conocemos el territorio. Ya sabemos cuáles hojas son válidas, cuáles están inventadas, porque hay vivales, hasta llegan a copiar el directorio telefónico. Las ves, 200 hojas de detección, y dices “n´ombre, ya contigo gané”, y ves luego a, b, c, d… “N´ombre, ya valí…” Las hojas de detección tienen varios requisitos: la cabeza del área, el nombre del seccional, el nombre del movilizador, y la zona que te toca. Así no te pueden dar gato por liebre, ni se pueden duplicar los datos, porque todo se cruza con la base de datos. Por eso nosotros debemos revisar muy bien para que las hojas lleguen lo más filtrado posible. Los seccionales finalmente son los que dan el aval de las listas, su cabeza va en juego, si dan o no bien la información que les entregan los movilizadores. Si no, van pa´fuera. Por eso, cuando te llegas a profesionalizar, cuando te cuelgan la medalla de seccional, es porque ya eres un cabrón con experiencia. Ya caminaste, ya tocaste las puertas… Un operador del pan morenovallista.

 

La rentabilidad electoral

 

Existe lo que llamamos “rentabilidad electoral”. Por ejemplo, se trabaja con las secciones electorales más importantes. Decíamos, con setenta municipios ganas el país; en sí, con veinte casillas en los diferentes municipios, pero de veinte casillas ¿cuáles son las más rentables?, las que mayor flujo de votantes tienen, las más cercanas o las más grande, en este caso. La mayor capacidad en éstas es de tanto, aquí tengo que cuidar que no me las inflen, acá tengo que cuidar que no tenga yo menos de tanto. Aunque me ganen, pero que no sea por tanto. Nosotros llegamos a tener un lugar que se llama el búnker, donde llevamos la casa de campaña, normalmente nunca hacíamos casa de campaña, eso es lo chistoso. Donde se reúne el equipo cerrado y es donde se mapea, efectivamente, donde está el mapa. Hay computadoras, sí, pero no porque tengas la tecnología te va a ayudar a hacer las cosas, mucho del tema es por la experiencia del campo que traes, porque a la hora que te sientas a hablar en la mesa, empiezas a hablar, la sección tanto, la sección tanto, y ya todos traen el mismo lenguaje y das por hecho lo que necesitas. En ese búnker se llega a reunir la estructura creada, los coordinadores. Arriba de los seccionales están los coordinadores, esos no ganan dinero, ya es por compromiso. Un operador del pan morenovallista.

Ellos ya saben que van a ir a una regiduría o van a ir a una dirección, ellos normalmente no ganan. Un panista serrano.

 

La obra pública como generadora de dinero

 

En realidad, así se ha manejado todo en los gobiernos, como con los diputados federales, que tienen ese esquema de manejo, colocan obra en los municipios, en los estados, en Chiapas, en Jalisco, consiguen proyectos, los aterrizan con sus relaciones, “somos partners, estamos haciendo negocio”, yo gano un piquito, tú ganas picote, cuando tú clavas la vista acá, oye, te tengo esto… Entonces, cuando clavas la vista acá es una red que se teje. Intervienen constructores, siempre, toda la obra va con constructores. Por eso creo que no está equivocado el presidente con el tema de la corrupción. Hombre, si regresamos al diez por ciento en los moches crecemos el producto interno bruto cañón… Pero estos piden el treinta, y lo peor, y obvio, las obras de mala calidad. Que entre otras cosas esto habla a favor de Toño, sus pinches obras están bien hechas ¿y las obras de Carlos Peredo?, con broncas… Un panista serrano.

“Es que, si no, no me dan el contrato”, decían. “Viene la apuesta por el contrato”, porque esa es la apuesta del contrato en donde la autoridad ve la posibilidad de que fulano puede ganar, porque me va a dar mi mochada, le dice. “Sube los precios a tanto, mantente ahí”. Y ésa es la jugada, la designación de la cuenta a fulano de tal, las adjudicaciones que luego salen y se hacen formales. Un antiguo panista.

 

Los empresarios también operan

 

De lo que yo estoy enterado es que los maquileros sacaron a sus gentes a operar con dinero, y desde luego, estás trabajando para x persona, para Chucho Caballero, para Miguel Hadad,va tu trabajo de por medio: “tú te me vas a operar allá en Capulines, y quiero resultados”. Y operan, tenemos en las maquilas al menos veinte mil trabajadores; entonces ellos operaron con sus encargados en el sentido operativo de convencer, acarrear y pagar. Un priísta serrano.

 

El costo de una elección por distrito

¿De qué tamaño es la cantidad que se necesita en un distrito? Calcúlale 50 millones. Un antiguo panista.

Una vez le dije al ex presidente de Xiutetelco. Me dice: ¿qué, ya te vas a lanzar de candidato? Y le digo: Sólo que tenga yo… –eso tiene como siete años–, sólo que tenga cinco millones para gastar, y a lo mejor gano. Dice: “¡N´ombre, si para Xiutetelco son siete!” Hace unos siete u ocho años para Xiutetelco, para gastar en una campaña. Yo creo que ahorita son diez, para tener un buen nivel de competencia. Y estamos hablando como de veinte. Dinero en efectivo, dinero como sea. Para el día de la elección, si una estructura electoral de pagarle a los muchachos, que van de representantes, te cuesta dos millones para pagarle, más o menos… Un priísta serrano.

En un municipio, en la campaña veinte millones de pesos, con todo lo que regalan. Aquí en Teziutlán, en campaña, pero para el día D, unos diez millones, así que unos treinta millones. ¿Quiénes son los únicos que tienen eso? Toño Vázquez o Carlos Peredo. En la última elección pagaron tres mil pesos por un voto; en Xiutetelco, de a mil. Una morenista serrana.

Hay niveles, si uno tiene buenos operadores políticos, los malosos cuestan cinco mil o diez mil pesos para ese día. Un panista serrano.

Les tienes que dar una lana, seis mil pesos mensuales, por 41 secciones, nada más en el municipio de Teziutlán. Un panista serrano.

Así para las 270 secciones más o menos en el distrito. Más la sección rural, más es el costo. En la ciudad nada más es tocar la puerta y vámonos, difícilmente le metes billete. Pero también depende de la cantidad de votantes que tenga la sección. En Teziutlán la chamba la sacas muerto de risa, pero ese caserío, allá en el cerro… Pero en promedio sí podemos hablar de 1,500 pesos semanales para cada seccional (270 por 1,500, igual a 405 mil pesos a la semana). Y lo que dura la campaña. Tres meses. Un operador del pan morenovallista.

Cuando Moreno Valle empieza a involucrarse en esto, como senador, empieza a ver que fluya el dinero, cuando casa a los diputados federales con algunos cuates de él, con constructoras y demás. La lana fluye de la siguiente manera: arranca con merecimiento. Lo de las fiestas de 15 años es válido. Pero no, esto arranca con que tú le vas a dar al seccional: 1,500 pesos semanales para detectar a la gente. Un panista serrano. Así se profesionalizan los seccionales, exactamente. Un operador del pan morenovallista.

Moreno Valle no ponía de su bolsa. Ni para Toño Vázquez, ni para Corona. Pagan los candidatos o los padrinos del candidato. Y comienza a crecer el vínculo entre candidatos y constructoras. “Este tiene la posibilidad y nos va a apoyar, échenle la mano…” Yo te puedo conseguir esto, yo te puedo ofrecer lo otro. Él (Moreno Valle) gastó dinero del suyo, pero muy poco, él siempre encontró quién financiara este esquema. Como Toño Vázquez. Un panista serrano.

 

La operación es burda

 

Él jugó por todo. Es demasiado burdo, los que estamos en esto no lo vamos a hacer, en una sociedad tan enterada como en Teziutlán. Entonces ahí, cuando juegas, juegas con todo: esos que salieron a repartir dinero saben que no tienes la seguridad de comprobar que esa gente a la que le diste quinientos, va a votar, y además ya están enterados, pueden votar y luego anular el voto, pero mientras, de cien probables sacaste veinte, muy buenos para la causa, con total impunidad. Eso es de lo que yo hablo, de que el gobierno federal no intervino, todo eso se hizo, esos cambios, porque toda la policía estaba a favor, nadie podía defenderse, te quejabas y nadie, te aplastaban. En la de Nancy, en 2016, comprando el voto afuera de las casillas descaradamente, y no pudieron intervenir, nadie pudo intervenir, te aplastaban, encarcelaban a los operadores de Nancy, en fin. Un priísta serrano.

 

La desesperación y violencia en el 2018

 

En el 2018 Moreno Valle tiene candidatos buenos y malos. Pero a todos los tiene agarrados: presidentes o expresidentes, sometidos por la aprobación de las cuentas públicas. ¿Qué pasó en Teziutlán? A Toño Vázquez le dijo: “no gana Corona”. Y a Peredo: “te apruebo las cuentas”. El análisis que yo hago: a Moreno Valle no le convenía que se empoderara tanto Toño. Moreno Valle tenía empatía con Toño Vázquez. No así Martha Érika, ella era enemiga de Toño, ella lo hubiera metido al bote. Un panista serrano.

En el proceso de la elección las encuestas venían muy claras, Rafael era un hombre de encuestas, de encuestas, de encuestas, y fue viendo cómo iba subiendo y subiendo. Y en lugar de llamar a todos los candidatos de la presidencia municipal para: “A ver, cabrones, van a ganar ustedes a como dé lugar, y aquí hay tanto, y hay que meterle esto y esto…”, los suelta y todos se sienten traicionados. Suelta hasta un Jorge Aguilar Chedraui, que hasta la fecha no le perdona; de hecho, se vuelve cero, no tiene un impacto, la sociedad no lo conoce. Un antiguo panista. Eukid era una de las cabezas de la operación electoral, además era el que intimidaba a los adversarios. En el cuarto de guerra del morenovallismo estuvieron de acuerdo en la operación en la que se violentaron las casillas el 1 de julio de 2018. Un antiguo panista.