SUSCRIBETE

24 Julio 2024, Puebla, México.

Decadencia prianista y mutación política / Carlos Figueroa Ibarra

Política | Opinión | 26.SEP.2023

Decadencia prianista y mutación política / Carlos Figueroa Ibarra

Geografía y geometría política están cambiando ante la reconfiguración del escenario nacional

En unas cuantas semanas se está desinflando la candidatura de la derecha que fue valorada como un fenómeno mediático por los grandes medios de comunicación. Pude escuchar en los noticieros radiofónicos más importantes, análisis llenos de esperanza que advertían una creciente ola de simpatía hacia Xóchitl Gálvez y una tendencia en las encuestas en las cuales se avizoraba que la senadora se estaba acercando de manera sorprendente hacia las preferencias electorales con las que cuenta Claudia Sheinbaum. La designación de Xóchitl Gálvez fue la crónica de un dedazo anunciado que hizo que poco a poco sus contendientes fueran declinando sus pretensiones. Esto culminó con el lamentable retiro de Beatriz Paredes, una política de estatura significativa que no merecía ese disciplinamiento en favor de alguien que es mucho menor a ella.

Con una imagen construida por la zozobrante dictadura mediática como una mujer de origen indígena, como alguien con la suficiente sensibilidad social como para en algún momento haber militado en alguna organización trotskista, constructora de su fortuna merced a un esfuerzo  laboral que comenzó cuando era una niña que vendía gelatinas, irreverente y coloquial en su discurso, bastaron tres o cuatro semanas para  que la verdad empezara a salir a luz y las expectativas de la derecha empezaran a derrumbarse. En esas tres semanas se ha develado que la fortuna de Gálvez en gran medida es producto de contratos de los que se ha visto favorecida por los gobiernos panistas empezando por el de Fox, como lo demuestran los contratos por más de 1,400 millones de pesos que han obtenido sus empresas.

Demagógicamente Xóchitl Gálvez salió en algún video derrumbando con un marro construcciones ilegales en la demarcación que alguna vez gobernó. Ahora se sabe que su lujosa casa fue obtenida gracias a un descuento de más de cinco millones de pesos que le otorgó la empresa constructora del fraccionamiento en donde se encuentra. Presumiblemente el descuento fue en pago por la autorización del referido fraccionamiento en un terreno en el cual estaba prohibido construirlo. Más aun, el referido fraccionamiento está a cargo de una familia con la cual la familia de Gálvez tiene estrechas relaciones. El escándalo está muy cercano a todo lo que se sabe de la existencia del llamado cártel inmobiliario que administraciones panistas han favorecido en la Ciudad de México.

Estas denuncias se han unido ahora a las que se han hecho con respecto al supuesto plagio que cometió para elaborar el informe técnico que presentó en la UNAM sobre edificios inteligentes para obtener el título de ingeniera civil. En su estilo coloquial e irreverente, Gálvez ha aceptado que “la pendejeó” copiando textualmente seis párrafos en el referido informe con lo cual ha provocado el escarnio de aquellos que dicen “que plagió, pero solo un poquito”. Sátira que parafrasea a Hilario Ramírez Villanueva, famoso exalcalde de San Blas en Nayarit, quien acepto haber robado “pero solamente un poquito”. El edil nayarita pasó a la historia por esa frase que se convirtió en un monumento al humor involuntario.

Xóchitl Gálvez ha entrado en una fase descendente en las encuestas que la están midiendo y se encamina a ser un lastre para el naufragante barco prianista. Tanto el PRI como el PAN se encuentran también en fase descendente en lo que se refiere a las simpatías que despiertan en la población. En el marco de esa situación adversa, el jefe del PRIAN, ha hecho nuevamente un llamado desesperado a Movimiento Ciudadano a que conjunten esfuerzos en una candidatura única que le haga frente a la marea morenista. La nave del MC se encuentra en fase de agrandamiento y hasta el momento parece que no le gusta la idea de amarrarse a ese barco que está haciendo aguas por todas partes.

 

El zozobrante buque prianista ha provocado el miedo de tripulantes y pasajeros. Muchos de ellos han saltado del barco y se están subiendo al enorme navío en que se ha convertido Morena. Son tantos los náufragos prianistas que se encuentran en la cubierta, que algunos de ellos buscan estar en primera clase y hasta tienen pretensiones de estar en la sala de mando del gran bajel. Tripulación y pasajeros originales del bajel de la 4T muestran que nuevamente está creciendo el malestar provocado por el chapulinismo de 2018 y 2021.

Dicho malestar se evidenció de una manera clara en el evento en apoyo a Claudia Sheinbaum celebrado hace unos días en Oaxaca. La presencia en la zona VIP del acto de Eviel Pérez Magaña, figura conspicua de la represión a la APPO del gobierno de Ulises Ruiz Ortíz así como del gobierno de Peña Nieto, provocó que la multitud reunida rompiera en abucheos y exigencias que se sacaran a los priístas. El repudio también alcanzó a una figura destacada del PRI, Mariana Benítez, quien ahora ya es morenista y forma parte de los seguidores de Sheinbaum. 

El creciente malestar en las bases de Morena como lo ha advertido desde hace dos años la Convención Nacional Morenista es debido a la migración masiva de priistas y también panistas hacia Morena que ya está provocando una mutación en el partido. El escenario menos deseado es que Morena se vuelva un partido hegemónico al mismo tiempo que se convierte en un partido de Estado.

 

La decadencia de la derecha prianista al mismo tiempo que se observa la ascendencia morenista puede también provocar una mutación en la derecha. No puede dejarse de soslayo la creciente estrella de Eduardo Verástegui con su perfil neofascista. No es descartable que el malestar reaccionario ante el auge de la 4T y el proceso de extinción del PRIAN, genere en un primer momento la fuerza para conseguir el millón de firmas que necesita para participar en 2024 como candidato independiente. Si Verástegui logra eso, lo podríamos ver en 2030 encabezando un partido ultraderechista que estaría capitalizando gran parte del enojo reaccionario en México y el ascenso neofascista en el mundo.

Geografía y geometría política están cambiando en México. El ascenso de Morena, su posible cooptación por parte de los tránsfugas de otros partidos, los desprendimientos que puede sufrir, la decadencia de la derecha neoliberal que está mostrando la alianza PRI-PAN-PRD, la irritación y frustración reaccionaria que esto genera, nos puede estar llevando a una reconfiguración del escenario político nacional. Acaso estemos asistiendo a los prolegómenos de todo esto.