SUSCRIBETE

14 Abril 2024, Puebla, México.

¿Cómo identificar una elección tomada por el crimen organizado? / Sergio Mastretta

Política | Investigación | 27.MAR.2024

¿Cómo identificar una elección tomada por el crimen organizado? / Sergio Mastretta

Investigación de Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad

Mundo Nuestro. En el marco de la elección del año 2021 en México la asocición civil Puebla Contra la Corrupción y la Impunidad publicón una GUÍA PARA OBSERVADORES ELECTORALES que puedes leer en su conjnto AQUÍ.

La guía, que permanece vigente en todos los órdenes, identifica el conjunto de estructuras políticas y sociales que intervienen en una elección mexicana, y detalla en particular las que corresponden a la acción de crimen organizado como uno de los elementos fundamentales del proceso. El asesinato del candidato del partido MORENA en el municipio de Acatzingo es un recordatorio claro de esta dinámica. 

Presentamos el capítulo relativo a las Estruturas ligadas al crimen organizado con el ánimo de ayudar a comprender la  muy compleja coyuntura por la que atravieza la elección de junio de 2024.

 

Estructuras ligadas al crimen organizado

Partidos políticos, organizaciones sociales, empresas, fundaciones,

etc., ligadas directa o indirectamente a un grupo del crimen organizado regional o nacional.

Sus operadores pueden formar o no parte directa de un cártel o grupo criminal que, por principio, es la fuente de ingresos y la generadora de redes sociales identificadas con él. Actúan bajo el esquema elemental de “plata o plomo”.

Claves para identificar sus acciones:

» Ubicación regional del crimen organizado.

» Vinculación familiar entre políticos y familiares.

» Vinculación entre políticos y criminales.

» Clientelismo que realizan directamente con la gente.

 

El operador del crimen organizado

 

Identificamos aquí a la persona que, como miembro de un grupo criminal o como individuo al servicio del mismo, viola las leyes electorales. Puede ser un jefe de cártel o cabecilla de una banda. Puede ser un político o un empresario. Un candidato o un alcalde. Puede ser un profesional de la operación electoral de cualquiera de los niveles que se describen en este manual, desde un Jefe Político a un simple movilizador de barrio. Puede serlo por dinero o por miedo, o por las dos cosas.

Son muchos los actores que intervienen, y por tanto, son muchos los criminales. Por ello es necesario identificar igual a los delitos que a los delincuentes. El tipo de violencia criminal, el tipo de estructura de operación criminal y el tipo de criminales que concurren cuando se habla de operación electoral por el crimen organizado.

En la violación de las leyes electorales intervienen todo tipo de individuos y grupos que la realizan desde estructuras legales o ilegales.

Pueden ser delincuentes que violan la ley desde estructuras de gobierno o delincuentes que violan la ley electoral desde estructuras propias del llamado crimen organizado.

El asalto de las casillas, el robo y destrucción de los votos, el asesinato de funcionarios y militantes de partido es un tipo de violencia electoral.

Esta violencia espontánea y localizada puede ser homicida, pero no necesariamente está al servicio del crimen organizado.

Puede ser una violencia orquestada y global, que también puede ser homicida, pero que es una acción organizada desde el propio aparato del Estado y puede estar asociada a la delincuencia organizada.

La violencia puede ser localizada, circunscrita a una sección electoral, a una elección municipal; es espontánea y se limita a un conflicto específico que no altera el conjunto de una elección.

La violencia electoral puede ser orquestada y puede ocurrir a lo largo del proceso electoral, antes, durante y después de la jornada electoral, y la realizan grupos organizados, armados y con el propósito de alterar el conjunto de los resultados de la elección.

Hay, entonces, una violencia que corresponde a estallidos espontáneos no estructurales. Y hay una violencia que corresponde a la que organizan criminales organizados.

El operador criminal organizado puede formar parte de una estructura de Estado y utiliza el control que tiene de las instituciones de gobierno para violentar un proceso electoral, y para hacerlo puede recurrir a ligas con criminales organizados.

El operador criminal organizado, por otra parte, puede formar parte de una estructura controlada por bandas de delincuentes que contemplan la participación y manipulación de los procesos electorales como un mecanismo estratégico para el desarrollo de sus actividades criminales.

 

¿Qué condiciones produce una estructura de operación electoral del crimen organizado?

 

La existencia de estructuras caciquiles en las localidades y regiones.

La decadencia de las estructuras históricas de control corporativo.

La descomposición de las estructuras políticas tradicionales en localidades y regiones, con una fuerte disputa por la consecución del poder público en alcaldías, diputaciones, senadurías y gubernaturas. Los partidos se han convertido en franquicias a cargo de burocracias desconectadas de militancia y electores, y que se venden al mejor postor. Los partidos acaban siendo aparatos sin ideología y proyecto político que venden candidaturas al servicio de grupos de poder fáctico. Agencias de empleo para burocracias municipales, estatales y federales, salas de exposición para la venta de regidurías, cargos en gobierno, contratos de obras, etcétera.

El crecimiento de las actividades delincuenciales en localidades y regiones (narcotráfico, huachicol, robo en transportes, secuestro, extorsión, derecho de piso, trata de personas, pandillerismo, etc.).

Creciente poder económico, militar y político de los cárteles nacionales, con redes cada vez más estructuradas y enraizadas en la población civil. Fortalecimiento de los poderes regionales (gobernadores) frente al poder central representado en la figura de la Presidencia de la República.

Estas condiciones generales han posibilitado el involucramiento entre los grupos criminales y los actores de poder público. Los primeros cuentan con el dinero y las redes sociales que los segundos necesitan. En la lucha por el poder el dinero se convierte en la variable principal.

 

Modus operandi

 

A los tipos de violencia criminal electoral y al tipo de actores involucrados en ella se suma entonces el tipo de operación criminal electoral. El crimen organizado tiene dos caminos para la manipulación de las elecciones: el dinero y el asesinato. Plata o plomo.

Esta operación de compra se produce en diferentes ámbitos de un proceso electoral:

» En el financiamiento de candidatos y partidos en una región específica bajo su control. » En la infiltración y control de las estructuras de partido, con dinero por delante, para asegurar la postulación de candidatos afines.

 » En la infiltración de los organismos de gobierno municipal y estatal involucrados en el manejo de recursos en empleos, obras y servicios y empleos públicos.

» En la infiltración de los organismos electorales en los municipios y distritos bajo su control.

» Como toda operación electoral, la que realiza el crimen organizado establece en el tiempo y en el espacio bajo su control una red de alianzas de toda índole con actores y grupos de poder. Prácticas de lavado de dinero (financiamiento de proyectos económicos empresariales, sociales y eclesiásticos) y clientelismo social (despensas, electrodomésticos, juguetes, servicios de salud y educación, etc.) son comunes y se confunden y entrelazan con las dinámicas propias que partidos y gobiernos realizan.

» Financiamientos a candidatos y gobernantes que se convierten en cómplices propios. Funcionarios de gobierno y electorales corren en la misma línea.

 

Delitos

 

El crimen organizado comete un sinnúmero de delitos electorales tipificados en el código penal: Delincuencia organizada. Asesinato, extorsión, secuestro, robo, amenazas. Financiamiento ilegal de campañas.