SUSCRIBETE

2 Marzo 2024, Puebla, México.

Historias desde el Biogalón / Polluela de pinzón mexicana III: ¡Vuela vuela!

Naturaleza y sociedad | Crónica | 2.SEP.2021

Historias desde el Biogalón / Polluela de pinzón mexicana III: ¡Vuela vuela!

 

Cuando la recogimos y pusimos en su jaula dorada, la polluela de pinzón mexicana no hacía mucho más que sentarse con cara de mensa a esperar a que papá y mamá vinieran a alimentarla. Y chillar, claro, para llamarles. 

Ocho días después, aletea por toda la jaula y saca su cabeza entre los barrotes intentando salir. Siguen viniendo a alimentarla, pues los pinzones mexicanos (Haemorhous mexicanus) alimentan a sus pollos relativamente crecidos, cuando ya tienen su plumaje completo y pueden seguirlos volando.

Dejamos la puertita de la jaula abierta a una de las horas en que habitualmente vienen papá y mamá. Después de algunos minutos de buscar la salida por arriba, la polluela descubrió la puerta abierta y voló, como no podía hacerlo cuando la recogí en la banqueta.


Buena suerte pequeña dinosauria voladora. Chilla para que mamá y papá te encuentren, que seguro harán, si incluso entraban a nuestro baño siguiendo tu llamado.