SUSCRIBETE

24 Julio 2024, Puebla, México.

A seis años de los terremotos de 2017: retrasos, vicios y riesgos en  las obras de intervención / Rutilia Amigón

Gobierno | Investigación | 14.NOV.2023

A seis años de los terremotos de 2017: retrasos, vicios y riesgos en las obras de intervención / Rutilia Amigón

Segunda de cinco partes

Mundo NuestroEl 30 de septiembre de 2021 publicamos en nuestra revista la denuncia realizada por la perito en reconstrucción de monumentos históricos en el INAH Rutilia Amigón Amigón (Los terremotos del 2017, mi experiencia en la mixteca poblana), una investigación que subrayó la improvisación, ausencia de protocolos, discrecionalidad en las decisiones y pugnas existentes en el proceso de reconstrucción vivido tras el terremoto del 19 de septiembre de 2017 que afectó gravemente a más de 600 templos en el sur poblano. Dos años después Rutilia en esta investigación que presentamos en cinco partes --aquí la primera-- vuelve a señalar con puntulalidad --a pesar de las represalias laborales que ha sufrido-- las anomalías que subsisten en un proceso que por determinación del gobierno federal debe concluir con la entrega definitiva de las obras en este próximo mes de diciembre.

(Las  imágenes que acompaña la investigación --también de la autoría de Rutilia Amigón Amigón, salvo que se indique otra cosa-- son todas de fecha reciente y corresponden al proceso actual de reconstrucción).

 

En medios de comunicación los directivos del INAH y SCF han estado declarando, desde hace varios meses, que los trabajos de lo que falta por restaurar de patrimonio afectado en la entidad iniciarían en junio y concluirían en diciembre de 2023. La razón que aducen es que: “hay que cumplirle al Presidente”. Sin embargo, apenas en junio el INAH comenzó con la difusión en Compranet de las convocatorias para proyectos y obras en Puebla, que declaró desiertas y a partir de julio contrató por asignación directa (AD). Mientras tanto el GOBP inició con la difusión de convocatorias a fines de julio y contrató la primera obra el 8 de agosto. Se trata del exconvento de Santo Domingo de Guzmán, en Izúcar de Matamoros, asignado por AD a Conservación y Mantenimiento de Espacio S.A. DE C.V. por un monto (sin impuestos) de $51,996,199.07 pesos. La misma firma, como lo señaló la revista Proceso en septiembre, consiguió el primer paquete de obras que incluyen el templo de Santa Ana en Necoxtla, Cohuecan y el de Jesús Nazareno en Epatlán, por un monto (sin impuestos) de $16, 587, 819.36 pesos.

Sobre las contrataciones, todas las del GOBP van en paquete de dos a doce obras, son por invitación a cuando menos tres personas (ITP), exceptuando Santo Domingo de Guzmán, y son a precio alzado, es decir un importe que las partes fijan para llevar a cabo los trabajos en un plazo determinado. Al finalizar agosto el GOBP llevaba contratadas 14 obras (9% del total de 154) y para mediados de septiembre, a tres meses y medio de concluir el año, el avance era de 32 obras (20.8%), en 10 paquetes. Es decir 122 casos estaban sin contratar (79.2%). Un panorama nada alentador para resarcir daños por sismo en inmuebles patrimoniales: 39 con daños severos, 62 con moderados y 53 con menores, según datos de los directivos de la SCF y del GOBP (lajornadadeoriente.com.mx)

La situación mejoró en la tercera semana de septiembre al registrarse 75 obras contratadas, es decir el 48.7% del total de 154. Y un mes después, se reportaron seis contratos más, sumando un total de 81 inmuebles por intervenir. Compranet recién difundió 21 casos más en proceso de licitación, que una vez resueltos sumarían 102, equivalentes al 66% de obras a realizarse por parte del GOBP al iniciar noviembre.

Sin embargo, justo el 25 de septiembre, Javier Aquino Limón, Secretario de Gobernación del Estado de Puebla, durante el acto público realizado frente al templo de San Francisco de Asís en Xochiteopan, municipio de Atzizihuacán, afirmó que habían contratado ya 123 obras y 31 estaban en proceso de licitación (imagenpoblana.com). Es probable que el secretario no recibiera la información correcta.

El INAH por su parte avanzó durante el mes de agosto en la contratación por AD de poco más de una decena de obras, de las 33 que conservó. Aunque difundió esas contrataciones en Compranet a partir de mediados de septiembre. Y a fines de dicho mes asignó, por AD también, los proyectos ejecutivos para cinco inmuebles con daños severos y moderados: Santiago Apóstol en Atzala, San Antonio de Padua en Cuayuca y San Francisco de Asís en Tzompahuacán, Chietla, Santiago Caballero en Chila de la Sal, y el Señor de la Salud en Puebla (hacienda.gob.mx), (hacienda.gob.mx).

 

Templo de Santiago Apóstol, en Atzala. Foto tomada el 11 de septiembre del 2018.

 

El rezago en la contratación de obras y proyectos afecta el tiempo del que disponen todo tipo de bienes patrimoniales por rehabilitar, pero repercute en mayor medida en los inmuebles con daños estructurales severos porque precisan de un plazo mayor para ser intervenidos en forma adecuada. La situación es aún más difícil para los casos que no cuentan con proyecto ejecutivo, a pesar de los seis años transcurridos y el argumento de que se realizaban estudios minuciosos. Los inmuebles mencionados en el párrafo anterior son ejemplo de ello. El INAH contrató la realización de esos proyectos hace poco y el plazo para llevarlos a cabo es del 27 de septiembre al 26 de octubre. Por lo tanto, la ejecución de las obras respectivas las deberá realizar el GOBP en 60 días.

No hay justificación para el tardío inicio de la contratación de obras por parte del GOBP y el INAH, aunque lo explica el inexistente o deficiente armado de expedientes por parte del CINAHP. Tal colaboración se viene fraguando desde hace tiempo. El 12 de octubre de 2022, por ejemplo, Diego Prieto mencionó en entrevista el compromiso de concluir para 2023 más del 95 por ciento de los bienes patrimoniales dañados. Agregó que para lograrlo era necesario que los recursos se estuviesen aplicando desde los primeros meses del año, sin embargo, no ocurrió así. En 2023 los directivos comenzaron a difundir que las obras iniciarían en junio y tampoco se cumplió. (https://www.lajornadadeoriente.com.mx/puebla/2023-inah-atendera-800-inmuebles-afectados-sismos-prieto/)

De haber comenzado los trabajos en los primeros meses de 2023, como se dijo, los bienes inmuebles y muebles con daños moderados habrían tenido un lapso mayor de tiempo para llevar a cabo una intervención que no expusiera la calidad de los trabajos. Pero el tiempo tan breve de que disponen los constructores está generando vicios y riesgos. Por lo cual, los recursos públicos destinados en esta segunda ocasión a revertir la situación en la que se encuentra buena parte del patrimonio dañado, a seis años de ocurridos los sismos de 2017, podrían derivar en un dispendio al no lograr ese cometido.

Para “no fallarle al presidente” una vez contratadas las obras, los trabajos debieron iniciarse de inmediato, pero no es así. La terminación tan solo de los casos con daños menores requiere que se cuente con suficiente personal y diestro en el manejo de los materiales y procedimientos constructivos empleados, pero tampoco es así. En recorridos efectuados en la Mixteca, se constató que, no obstante haber ya contratos, están iniciando con dos o más semanas de atraso y en casos extremos aún no inician. Ejemplo de ello son el templo de Santa María de la Concepción y Santa Mónica, en Cohetzala, el de San Juan Bautista en Pilcaya y los del municipio de Jolalpan.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Templo de Santa María de la Consecpción, en Cohetzala. La imagen tomada de facebook es de fecha 19 de septiembre de 2017.

El INAH adjudicó Santa María a Conservación y Mantenimiento de Espacio, S.A. de C.V. el 4 de septiembre de 2023, la obra inició dos semanas después. Santa Mónica la asignó INFRA el 14 de septiembre a la empresa R&C, S.A. de C.V. a un mes de ello aun no iniciaba. Tampoco comienzan los trabajos en el templo de San Juan Bautista, en Pilcaya, Chiautla, no obstante que se contrató hace más de 25 días con Ingeniería Nuba S.A. de C.V. Pero el caso extremo es el templo de Santiago Jacob, en Mitepec, Jolalpan, adjudicado por el INAH a Rovic Construcciones S.A. de C.V. ya que debió iniciar a mediados de agosto y lo hizo hasta la segunda semana de octubre.

Inmueble

Localidad y municipio

Contrato y plazo

Empresa y monto

Notas

Santa María de la Concepción.

Cohetzala

 INAH OP RDTSMC 021-1P/2023 – AD

4/sep a 31/dic/2023

CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO DE ESPACIO S.A DE CV

$8,186,339.68

Inició dos semanas después de la firma del contrato.

Santa Mónica

Cohetzala

OP/IF3016/SA/SI-2023-R0068

14/sep a 12/dic/2023

R&C CONSTRUCTORA SA DE CV

 

$8, 131,453.91

A un mes de firmado el contrato aun no iniciaba los trabajos.

San Juan Bautista

Pilcaya, Chiautla

OP/IF3016/SA/SI-2023-R0095

22/sep a 20/dic /2023

INGENIERÍA NUBA SA. CV

 

$5,697,814.64

 

A un mes de firmado el contrato aun no iniciaba los trabajos.

Santiago Apóstol

 

 

Centeocala, Chiautla

OP/IF3003/SA/SI-2023-R011

17/agos a 4/dic/2023

SALVADOR ROMERO MACHORRO

 

$3,490,187.32

Inició dos semanas después de la firma del contrato.

San Nicolás Tolentino

Huehuetlán el Chico

INAH OP RRDTSNT 018-1P/2023 - AD

14/agos a 31/dic/2023

 

CONSTRUCCIONES TERRESTRES COTESA SA DE CV

$6,969,130.59

 

Inició dos semanas después de la firma del contrato.

Jesús de Nazareth o Santiago Apóstol

 

Acaxtlahuacán,

Albino Zertuche

INAH OP ADTJN 027-1T/2023 – AD

23/agos a 20/dic/2023

 

ABRECO CONSTRUCCIONES SA DE CV

$2,992,964.65

 

Inició dos o tres semanas después de la firma del contrato.

Santiago Jacob o San Vicente

Mitepec, Jolalpan

INAH OP ADTSVJ 028-1T/2023 - AD

14/agos a 31/dic/2023

 

ROVIC CONSTRUCCIONES SA DE CV

$4,031,016.71

 

Inició casi dos meses después de la firma del contrato.

Si en esta muestra de siete casos, dos no han iniciado y los cinco restantes comenzaron con retraso, se infiere que de las 81 obras contratadas al 25 de octubre por INFRA (52.6% del total), una cantidad significativa de estas podría no haber iniciado aún y varias más lo hicieron tardíamente. Lo cual es un indicio de que existen dificultades para cumplir con el compromiso de terminar los trabajos en diciembre.