SUSCRIBETE

18 Mayo 2024, Puebla, México.

Cómplice de genocidio: De dónde saca Israel sus armas / Revista Sin Permiso

Mundo | Opinión | 11.ABR.2024

Cómplice de genocidio: De dónde saca Israel sus armas / Revista Sin Permiso

Revista Sin permiso. Ramzy Baroud es periodista y director de The Palestine Chronicle. Es autor de cinco libros. El último es "These Chains Will Be Broken: Palestinian Stories of Struggle and Defiance in Israeli Prisons" (Clarity Press, Atlanta). El Dr. Baroud es investigador principal no residente en el Centro para el Islam y los Asuntos Mundiales (CIGA) de la Universidad Zaim de Estambul (IZU). Su sitio web es www.ramzybaroud.net

Más de 9.000 mujeres palestinas han sido asesinadas desde el comienzo de la guerra israelí contra la Franja de Gaza. Las madres han sido la mayor parte de los asesinatos israelíes, con una media de 37 madres al día desde el 7 de octubre.

Las cifras anteriores, del Ministerio de Sanidad palestino en Gaza y de la Media Luna Roja respectivamente, sólo transmiten una parte del sufrimiento que padecen 2,3 millones de palestinos en la Franja.

No hay un solo sector de la sociedad palestina que no haya pagado un alto precio por la guerra, aunque las mujeres y los niños son los que más han sufrido, ya que constituyen más del 70% de todas las víctimas del genocidio israelí en curso.

Es cierto que estas mujeres y sus hijos son asesinados a manos de soldados israelíes, pero son asesinados con armas suministradas por Estados Unidos y Occidente.

Ahora, sin embargo, se nos dice que el mundo se está volviendo finalmente contra Israel, y que el visto bueno de Occidente a Tel Aviv para que continúe con sus masacres diarias puede convertirse pronto en un desaire colectivo.

La mejor expresión de esta afirmación fue la portada del 23 de marzo de la revista The Economist. Mostraba una bandera israelí hecha jirones, sujeta a un palo y plantada en una tierra árida y polvorienta. Iba acompañada del titular "Israel solo".

La imagen, sin duda expresiva, pretendía servir de signo de los tiempos. Su profundidad se hace aún más evidente si se compara con otra portada, de la misma publicación poco después de que el ejército israelí conquistara territorios árabes masivos en la guerra de junio de 1967. "Lo consiguieron", rezaba entonces el titular. En el fondo aparecía un tanque militar israelí, ilustrando el triunfo israelí financiado por Occidente.

Entre ambos titulares han cambiado muchas cosas, en el mundo y en Oriente Próximo. Pero afirmar que Israel está ahora solo no es del todo exacto, al menos no todavía.

Aunque muchos de los aliados tradicionales de Israel en Occidente están repudiando abiertamente su comportamiento en Gaza, las armas de diversos países occidentales y no occidentales siguen fluyendo, alimentando la máquina de guerra que, a su vez, sigue segando más vidas palestinas.

Esto obliga a preguntarse: ¿Está Israel realmente solo cuando sus aeropuertos y puertos marítimos están más ocupados que nunca recibiendo envíos masivos de armas procedentes de todas direcciones? En absoluto.

Casi cada vez que un país occidental anuncia que ha suspendido las exportaciones de armas a Israel, poco después aparece un titular de prensa indicando lo contrario. De hecho, esto ha ocurrido en repetidas ocasiones.

El año pasado, Roma declaró que bloqueaba todas las ventas de armas a Israel, dando falsas esperanzas de que algunos países occidentales estaban experimentando por fin algún tipo de despertar moral.

Desgraciadamente, el 14 de marzo, Reuters citó al ministro de Defensa italiano, Guido Crosetto, diciendo que los envíos de armas a Israel continúan, basándose en la endeble lógica de que los acuerdos firmados previamente tendrían que "cumplirse".

Otro país que también está "honrando" sus compromisos previos es Canadá, que anunció el 19 de mayo, tras una moción parlamentaria, que había suspendido las exportaciones de armas.

La celebración entre quienes abogan por el fin del genocidio en Gaza no había hecho más que empezar cuando, un día después, Ottawa prácticamente dio marcha atrás en la decisión al anunciar que también honraría los compromisos previos.

Esto ilustra que algunos países occidentales, que siguen impartiendo su sabiduría no solicitada sobre derechos humanos, derechos de la mujer y democracia al resto del mundo, no tienen verdadero respeto por ninguno de estos valores.

Canadá e Italia no son los mayores apoyos militares de Israel. Lo son Estados Unidos y Alemania.

Según el Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz, en la década comprendida entre 2013 y 2022, Israel ha recibido el 68% de sus armas de Estados Unidos y el 28% de Alemania.

Los alemanes permanecen impertérritos, a pesar de que el cinco por ciento de la población total de Gaza ha muerto, ha resultado herida o está desaparecida debido a la guerra israelí.

Sin embargo, el apoyo estadounidense a Israel es mucho mayor, aunque la Administración Biden sigue enviando mensajes a sus electores -la mayoría de los cuales quiere que cese la guerra- en el sentido de que el presidente está haciendo todo lo posible por presionar a Israel para que ponga fin a la guerra.

Aunque desde el 7 de octubre sólo se han anunciado públicamente dos ventas militares aprobadas a Israel, los dos envíos representan sólo el 2 por ciento del total de armas estadounidenses enviadas a Israel.

La noticia fue revelada por el Washington Post el 6 de marzo. Se publicó en un momento en que los medios de comunicación estadounidenses informaban de un creciente distanciamiento entre el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"Se trata de un número extraordinario de ventas en el transcurso de un periodo de tiempo bastante corto", declaró al Post un antiguo alto funcionario de la Administración Biden. Jeremy Konyndyk llegó a la conclusión obvia de que "la campaña israelí no sería sostenible sin este nivel de apoyo estadounidense".

Durante décadas, el apoyo militar estadounidense a Israel ha sido el más alto del mundo. A partir de 2016, este apoyo incondicional aumentó exponencialmente durante la Administración Obama hasta alcanzar los 3.800 millones de dólares anuales.

Sin embargo, inmediatamente después del 7 de octubre, los envíos de armas a Israel alcanzaron niveles sin precedentes. Incluían una bomba de 2.000 libras conocida como 5.000 municiones MK-84. Israel ha utilizado esta bomba para matar a cientos de palestinos inocentes.

Aunque Washington alega con frecuencia estar investigando el uso que Israel hace de sus armas, resultó, según el Washington Post, que Biden sabía demasiado bien que "Israel bombardeaba regularmente edificios sin tener información sólida de que fueran objetivos militares legítimos".

En cierto modo, Israel "está solo", pero sólo porque su comportamiento es rechazado por la mayoría de los países y pueblos del mundo. Sin embargo, difícilmente está solo cuando sus crímenes de guerra se ejecutan con el apoyo y las armas de Occidente.

Para que el genocidio israelí en Gaza llegue a su fin, también debe exigirse responsabilidades a quienes siguen sosteniendo el actual baño de sangre.