Sube la marea Morena y desatan la guerra sucia

Compartir

Una semana después del primer debate y dos meses antes de las elecciones, presenciamos dos fenómenos simultáneos: sube la marea morena y reacciona con furia la élite empresarial. Los empresarios y sus partidos aliados, PRI, PAN y PRD, se saben disminuidos y están entrampados entre sus dos candidatos (Anaya y Meade). Para competir con Morena tendrían que abandonar a Meade y apoyar con todas sus fuerzas a Anaya. Todo mundo lo dice porque todo mundo lo sabe. Una jugada de ajedrez obligada: el sacrificio de un alfil. Pero no pueden abandonar al primero porque sería desarticular al PRI, dejarían sueltas piezas que no podrían controlar, sería perder no sólo la presidencia sino diputaciones, senadurías y gubernaturas. El PRI tiene una estructura nacional que no tiene el PAN. Por eso prefieren a Meade sobre Anaya. Es decir, prefieren al que simplemente no puede ganar. Anaya tendría posibilidades si se le sumara el aparato priísta, con todos los cuadros priístas actuando de manera obediente y disciplinada, y encima operaran una compra masiva de votos. Pero no pueden hacerlo: pueden sacrificar a Meade, pero no al PRI. Ante la inminencia de la derrota de su candidato presidencial, los mandos medios priístas quieren garantizar los poderes territoriales. Los señores feudales pueden abandonar al rey, pero no quieren abandonar sus feudos.

Están entrampados: quieren abandonar a Meade, pero no pueden.

Sólo les queda atacar a López Obrador con todas sus baterías, bazucas, misiles, provocaciones, mentiras, infamias, piedras… todo. Todo lo que se pueda: legal o ilegal. Eso explica la radicalidad de la guerra sucia. No es sólo una guerra sucia, es también una guerra desesperada. Pero hemos llegado a un punto en el cual seguir mencionando a Andrés Manuel como el archivillano puede tener el efecto contrario del que buscan. No se puede detener la marea… Y no tienen tiempo para esperar a que baje.

27 de abril de 2018



Compartir

Sobre el autor

Sergio Mastretta

Periodista con 39 años de experiencia en prensa escrita y radio, director de Mundo Nuestro...