Elecciones controvertidas en Puebla y la postura de Olga Sánchez Cordero

Compartir

Vida y milagros

La próxima secretaria de gobernación del gobierno de López Obrador, la ex ministro de la Suprema Corte de Justicia Olga Sánchez Cordero, fijó una postura absolutamente institucional con respecto al conflicto electoral desatado desde el domingo en la tarde de las elecciones en el estado de Puebla.

De los nueve estados del país en los que hubo elecciones para gobernador, el único en el que hay un litigio serio con respecto al proceso y el resultado de quién ganó el cargo de gobernador es el estado de Puebla. El periódico español El País retomó el tema ayer en su plana internacional en un artículo titulado "Balas, mapaches y un supuesto fraude electoral:



LA NUEVA BATALLA POR PUEBLA

https://elpais.com/internacional/2018/07/06/mexico/1530898405_517383.html.

Desgraciadamente para los poblanos, sí hay hechos y elementos para que la elección pueda terminar en los tribunales. La verdad es que la elección local nos ha dejado incertidumbre y dudas sobre lo sucedido el domingo, y por lo tanto, sobre los resultados. Nuestras instituciones electorales locales reflejan un atraso con respecto a las del resto del país. No debiera haber ni sombra de duda en los resultados, pero los hay.



Yo voté en la casilla 1187, en una escuela ubicada en San José Mayorazgo. Había una casilla y dos contiguas en ese espacio. El total de boletas era de 1729. El orden que imperaba cuando llegué a votar, por cierto en hora pico, fue realmente muy sorprendente y bonito. Muchos votantes, las mesas de los funcionarios ciudadanos perfectamente organizadas y el ánimo festivo. En diez minutos había votado por las seis opciones de ese día: presidente, senadores, gobernador, diputados federales, presidente municipal y diputados locales. Me acompañaron mi hija y mi hermano, quien transmitió por Face lo que aquí describo. Divagamos un rato recordando los viejos tiempos del robo de urnas que le tocó vivir a mi mamá en sus épocas de activismo cívico. En 1975 el ejército, y en 1983, tipos empistolados, le quitaron las urnas que cuidaba. ¡Qué tiempos increíbles, dijimos! ¡Qué cambio con lo que ahora vivimos! Al salir, en la puerta de la escuela ya estaba una casa encuestadora levantando su encuesta de salida: Morena 5, Pan 2, Pri 2. Así iba su recién empezada encuesta a las 12.30 del día. Desde 1988 esas casillas solía ganarlas el PAN. Esta vez en las federales arrasó Morena. En las locales nunca lo sabremos. ¿Por qué?

Poco después de comer, una sobrina que forma parte de un chat común y que vota en la misma casilla que nosotros, nos escribió que ella y su hija estaban en medio de una balacera en la escuela donde habíamos votado. Un hombre armado entró echando tiros acompañado de otros tres y sembraron el caos. Ella y su hija se echaron al suelo y se pegaron a una pared. A una joven funcionaria electoral le rozó un brazo una bala. No quiere ser funcionaria de casilla nunca más. Marcaron al 911 pero los policías nunca llegaron. A la vuelta había una patrulla que nunca se movió. Eran las cuatro de la tarde. Mi hermano regresó a la casilla y encontró las urnas tiradas, muchos votos en el suelo y la casilla, los funcionarios ciudadanos y los votantes en total pánico y huida. Ahí terminó la civilidad, la votación y la paz de la casilla 1187. En el PREP del Instituto Estatal Electoral nuestra casilla aparece hasta el día de hoy en ceros. No contaron nuestros votos a gobernador, diputados locales ni presidente municipal. Como si nadie hubiera votado ahí. El viernes, mi hermano Sergio, que es absolutamente curioso y buen investigador, dio con lo que quedó de nuestras urnas y votos "resguardados" en una oficina de la Junta Distrital 12 del INE y así lo reportó en su portal www.mundonuestro.mx, En busca de mi voto ando yo. Intento 3 y fin: Hallado bajo resguardo, anulado, muerto . El problema es que hubo más de 70 casillas en las que sucedió un patrón igual o parecido, el mismo método, los mismos tiros, los mismos robos de urna y suspensión del funcionamiento de las casillas. En una en particular, los delincuentes se voltearon al chocar con otro coche en una esquina. Casi los linchan si un grupo de mujeres civilizadas no lo hubiera impedido. En la camioneta estaban las urnas recién sustraídas de una casilla en Xilotzingo. Habrá que ver en la investigación qué declararon los detenidos, uno de los cuales acabó en un hospital.

En busca de mi voto ando yo. Intento 3 y fin: Hallado bajo resguardo, anulado, muerto

En busca de mi voto ando yo. Intento 3 y fin: Hallado bajo resguardo, anulado, muerto


Ya en la noche, dándole seguimiento a la elección, Televisa anunció los resultados de Consulta Mitofsky que le daban una ventaja de casi 10 puntos al candidato de Morena Luis Miguel Barbosa. El candidato del Frente a presidente municipal por la ciudad de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, reconoció su derrota ese mismo domingo por la noche. Ganó Claudia Rivera, candidata de MORENA por 12 puntos. No nos pareció raro que ganara Barbosa porque ya a esa hora sabíamos que en Puebla Morena había ganado 14 de los 16 distritos federales, había ganado su fórmula al senado y también la ciudad de Puebla, los municipios que rodean Puebla y la ciudad de San Martín. Esa misma noche en Veracruz, el temible Yunez ya había salido a aceptar su derrota ante Morena. Ante el anuncio de Mitovsky la candidata del Frente detuvo su anuncio de triunfo y Puebla entró de lleno en la incertidumbre mientras el resto del país se dormía conociendo los demás resultados.

A las once de la noche empezamos mi hija y yo a buscar en el PREP local los resultados de cada distrito local, en particular nuestro distrito y casilla, y un poco después de las once y media, el PREP se detuvo. A la una de la mañana el avance era casi nulo. Nos fuimos a dormir y en la mañana del lunes Barbosa ya perdía por 4 puntos. El porqué de esos resultados tan anómalos con respecto al resto de los resultados empezó a despertar suspicacias y rechazo no solo en los militantes de Morena sino en muchos ciudadanos que no tienen una particular preferencia partidista, disgustados sobre todo por lo hechos violentos del domingo. El martes, un grupo de militantes de Morena irrumpieron de manera violenta en el Hotel M&M, supuestamente alertados por una aviso anónimo que les habían dicho que ahí se estaba procesando el fraude por parte del equipo de Martha Erika Alonso, esposa de Moreno Valle y candidata del Frente. En lo personal creo que cometieron un error estratégico al entrar así, ya que si tenían esa sospecha debieron asegurarse de entrar acompañados por autoridades electorales, por un notario, o por una autoridad federal, de manera que lo que ahí encontraran estuviera respaldado por alguien con fe pública para que tuviera validez probatoria en caso de un juicio. Ahí están las imágenes y cada quien puede juzgarlas por sí mismo. Mientras tanto, los gravísimos hechos sucedidos el domingo en tantas casillas pasaron a segundo término y la opinión pública se desvió y centró en la agresiva manera en que irrumpieron en el hotel los morenistas. La FEPADE diría tres días después que el material ahí resguardado es el material interno que cada partido tiene derecho a tener. Lo sucedido en el hotel realmente es un enigma, al igual que la llegada de Eukid Castañón en esa tarde y su extraña conducta, en la que acabó voluntariamente rodando por el suelo sucio de la calle. Cómico, trágico y patético. De todos modos nada de lo sucedido ahí modifica lo que pasó el domingo.

Y aquí es donde la voz de Olga Sánchez Cordero se hizo oír, obviamente con la anuencia de López Obrador. Contuvo los ánimos en Morena y fijó la posición de que la lucha por la elección y la defensa del triunfo de Barbosa se llevaría a cabo por medio de las instituciones y los tribunales electorales y no en las calles.

“Morena –dijo-- va a pelear legalmente e impugnará la elección en Puebla cuando sea el momento. Está en su derecho de agotar todas las instancias legales para resolver los agravios de una elección desigual. Morena sí la va a pelear, pero legalmente. Esto llegará al Tribunal Electoral, a la Sala Superior, ahí está la vía legal y hay que agotarla. Vamos a fortalecer a las instituciones, de verdad vamos a respetarlas.”

Fue por medio del diálogo entre Olga Sánchez, Diódoro Carrasco y Antonio Gali que se cerró el conflicto en el hotel, se desalojó a los involucrados y se logró procesarlo aunque de manera tardía.

Resultado de imagen para hotel mm pueble trifulca electoralv

Foto de Tribuna Noticias.

El día de ayer se realizó una marcha de protesta convocada por Morena, partido que se desistió de participar en ella a petición de las máximas autoridades de MORENA en México con la intención de evitar confrontaciones, infiltrados, provocadores y todos los ingredientes tóxicos propios de situaciones de muchísima tensión, como es este caso. La militancia de MORENA en Puebla y el mismo candidato Barbosa han aceptado la propuesta de litigar el caso con toda la fuerza de la ley en la mano y con los mejores despachos posibles. El día de ayer el Instituto electoral local declaró vencedora por cuatro puntos a Martha Erika Alonso. Era el paso que estaban esperando en Morena para proceder a la impugnación del proceso local y pasarlo a instancias federales. Saben que ante el Consejo local, elegido por un congreso que se eligió en tiempos del gobernador Moreno Valle, no se les dará la razón jamás. La razón hay que tenerla, saberla pedir y que te la quieran dar.

Ayer domingo, Martha Erika Alonso celebró su triunfo en la Acrópolis, rodeada de festejantes, pero también de panistas que exigen que se investiguen los hechos del domingo. Al mismo tiempo, Horacio Duarte, el experto representante ante el INE de MORENA nacional, ha declarado que el partido impugnará la elección local de Puebla ya que hay elementos suficientes para que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación anule la elección. Es una buena decisión que esto se pueda definir con jueces imparciales y en condiciones de equidad. Desde luego en Puebla las autoridades electorales dudosamente les iban a dar esas garantías. No lo invento. Ahí están a la vista para quien quiera revisar las fallas e inconsistencias del IEE en el conteo y el cómputo. Quizá una autoridad neutral aún pueda decirnos qué pasó y si quien ganó, ganó. Los mal pensados dicen que igual estamos ante la primera concertacesión del sexenio que viene. Yo creo que hay que darle una oportunidad al poder judicial federal. Los funcionarios de casilla y los ciudadanos que acudieron a votar con gusto y civilidad merecen saber quiénes enviaron a los delincuentes armados a reventar casillas. ¿Quién va a querer ser funcionario de casilla en otras elecciones si no hay consecuencias para los autores intelectuales y materiales de lo sucedido el domingo? Ojalá que Olga Sánchez Cordero tenga razón al apostar por las instituciones. Ojalá que hagan un extraordinario trabajo y que a todos nos convenza el fallo de los jueces, gane quien gane.

Compartir

Sobre el autor

Verónica Mastretta