La reconciliación en México sólo será posible en el marco de una auténtica justicia: Fernando Fernández Font

Compartir

Mundo Nuestro. Fernando Fernández Font, Rector de la Ibero Puebla, ha escrito este texto para la ceremonia de otorgamiento por parte del Sistema Universitario Jesuita en México del Doctorado Honoris Causa en Teología y Ciencias de la Tierra al pensador brasileño Leonardo Boff. Ello en el marco de los 35 años de existencia de la universidad jesuita en Puebla.

(ilustración de Kathia Recio tomada de la revista Nexos)

Resultado de imagen para leonardo boff doctorado honoris causa ibero puebla



Hoy con enorme gusto y gratitud damos inicio a un nuevo ciclo escolar, el cual es una gran oportunidad para dejarnos mirar, para detenernos un momento y dar cuenta del caminar de nuestra Casa de Estudios a lo largo de estos 35 años de existencia. Sin duda, traeremos de la memoria un sinfín de vivencias: generaciones de jóvenes –temerosos, esperanzados, soñadores-; todos ellos, sin duda, confiados en que la Universidad Iberoamericana Puebla les ha ofrecido algo diferente; algo que me permitiría traducir como un sentido de vida profundo, un modo distinto de estar en la realidad, en la propia y en la del otro, particularmente en la del hermano excluido.

Sin embargo, a pesar de todo este reconocimiento que la trayectoria universitaria merece, no podemos dejarnos llevar por un optimismo ingenuo; pues como lo ha reconocido el Papa Francisco, “estamos sumergidos en una sola crisis que ha degradado tanto al ser humano como a todo aquello que da y tiene vida: <la Tierra>”.

Por ello, la necesidad de contar con referentes reales, capaces de inspirar a nuestras juventudes y, por supuesto, a nosotros los adultos; personas que demuestren con su propia vida que se puede disentir, que se debe investigar, pero que también se puede y se debe dialogar, como ha sido el testimonio de vida que nos ha dado Leonardo Boff. Es urgente proponer y, sobre todo, como lo plantea la Congregación General 36 – máxima autoridad de la Compañía de Jesús-, ser capaces de reconciliarnos, siempre y cuando se trabaje por y desde la justicia; pues si de algo estamos convencidos en la Ibero Puebla, es que no habrá espacio para la reconciliación, si no se da en el marco de una auténtica justicia.

De ahí que hoy sea un día de celebración, pues tenemos la dicha de contar con alguien que quizá sin saberlo, nos ha apoyado enormemente en la formación integral de nuestros estudiantes, a partir de su misma presencia, de sus análisis profundos y de la coherencia de sus acciones abordadas en nuestras aulas.

Querido Leonardo: en esta mañana nos llena de orgullo conmemorar tu lucha por la justicia y la equidad; tu enorme capacidad para mirar y actuar por los más desfavorecidos; nos admira, sobre todo, tu compromiso por nuestros hermanos y hermanas latinoamericanas, provenientes de una historia de cruces y de un perpetuo enfrentamiento a un sistema que busca cegar, expoliar y levantar muros entre los pueblos, evitando la posibilidad de un encuentro que los dignifique como seres humanos. Asimismo, gracias por tu trabajo incesante para el cuidado y respeto de la tierra, aquella que, como dijo el Papa Francisco, sufre dolores de parto ante tanta explotación provocada por la mala voluntad de poderes fácticos y por la ceguera e indiferencia de grandes porciones de la humanidad.



Tu vida, Leonardo, es testimonio de que la acción realizada desde el Evangelio en tu seguimiento de Jesús de Nazaret no fue, no es y no será una tarea sencilla ni a corto plazo. Tu vida ha querido ser una respuesta vigorosa a los años de represión y violencia sistemática en la que se ha visto envuelto nuestro mundo a lo largo de su historia. Tu acción ha buscado responder al hartazgo de un pueblo que anhela incesantemente salir del dominio y opresión en el que se encuentra. Gracias, pues, por tu dedicación, por estar aquí y por aceptar este Doctorado que el Sistema Universitario Jesuita te ha entregado por esta labor ya antes mencionada.

A nuestros queridos estudiantes quiero decirles que el inicio de este nuevo semestre debe ser una oportunidad para abrirse a la escucha del otro y de los otros, a fin de que atiendan a ese Dios que se hace presente en los signos de los tiempos. Ya desde hoy, ustedes –junto con el equipo de la IBERO- tendrán que dar todo, para estar a la vanguardia y para responder como lo ha hecho Leonardo, a los grandes cuestionamientos de la existencia, mediante propuestas creativas, innovadoras y reales.



Dr. Fernando Fernández Font, S.J.

Rector Ibero Puebla

Compartir

Sobre el autor

Fernando Fernández Font

Jesuita, filósofo, es el actual Rector de la Universidad Ibero Puebla.