SUSCRIBETE

17 Enero 2022, Puebla, México.

La pedrera del diputado Natale y el crimen socioambiental en Puebla

Naturaleza y sociedad /Economía /Gobierno | Crónica | 9.ENE.2022

La pedrera del diputado Natale y el crimen socioambiental en Puebla

Sergio Mastretta

 

Una vez más la denuncia

La fotografía que ha tomado Heriberto Hernandez, conductor en Radio Expresión en Huauchinango, es incontrastable: la extracción de piedra a cielo abierto se ha comido cerca de ocho hectáreas del cerro y los vestigios arqueológicos conocidos en la localidad como Teopanzolco ("Iglesia Vieja") están a punto del colapso. La mina impacta las comunidades de Papatlata, Papatlazolco, Xaltepec y Cuacuila y la zona arqueológica de Teopanzolco, en el municipio de Huauchinango, en la Sierra Norte de Puebla.

Un político involucrado: el actual diputado por el Partido Verde Ecologista de México, Marco Antonio Natale Gutiérrez, empresario de la construcción, que traza con todo cuidado la reconversión sin escrúpulos en membretes a la mano por el antiguo priismo serrano para la sobrevivencia de los grupos de poder local.

Un conflicto de fondo: la incapacidad del Estado mexicano para someter el desarrollo económico del país a procesos de ordenamiento territorial rigurosos que planten como criterios fundamentales los derechos ambientales y los derechos humanos plasmados en la Constitución de la República Mexicana.

La denuncia la ha hecho una vez más el reportero Heriberto Hernández en Radio Expresión, pero no es nueva: Lety Ánimas --la periodista de Huauchinango fallecida justo hace un año-- hizo la denuncia desde el año 2016 (Vestigios arqueológicos en riesgo por minera en Huauchinango). Nada se hizo entonces, y es poco probable que algo vaya a ocurrir en este 2022.

 

El conflicto de fondo: la minería extractiva

 

Empezar por entender uno de los conflictos estratégicos no resueltos en Puebla, el de la minería extractiva y sus concecuencias sobre el medio ambiente. Y de la mano, el de la existencia de proyectos industriales en territorio de pueblos originarios, y los abusos que en la Sierra Norte de Puebla y más allá generan por todos los rincones: el riesgo por el fracking en la Mesa de Metlaltoyuca; la tierra arrasada por el feldespato en Zacatlán; el enfrentamiento inminente en Ixtacamaxtitlán por la intención de una minera canadiense de producir a cielo abierto oro y plata; la tierra arrasada por las cementeras Cemex y Cruz Azul en las regiones de Tepeaca, Tecamachalco y Matamoros.

La extracción de feldespato a cielo abierto en el municipio de Zacatlán. Cerca de 600 hectáreas de bosque en la región de Piedras Encimadas han desaparecido a cargo de la industria de la cerámica industrial regiomontana. 

 

Los tres niveles de gobierno involucrados en el pantanoso terreno de las concesiones y permisos. En un extremo, los gobiernos municipales con los permisos de uso de suelo y construcción: en el otro, el gobierno federal atascado entre la permisiva ley minera en la que la Secretaría de Economía ha concesionado poco menos que el país entero y la desdentada Secretaria del Medio Ambiente, sometida a brutales recortes presupuestales e incapaz de hacer valer las leyes de protección ambiental y de sostener los criterios internacionales firmados por el gobierno de la república para la defensa de los derechos de los pueblos indigenas; y en medio, como si no existiera, el gobierno del estado que funda su inacción en el hecho de que no tiene atribuciones legales para intervenir en asuntos de competencia federal. 

Por ningún lado, en este conflicto estratégico para la sociedad poblana, aparece lo que sí se identifica en la Constitución de la republica: la obligación de contar con estrictos programas de ordenamento territorial. Desde esta perspectiva intento comprender un ejemplo más de los crímenes ambientales y sociales que se cometen a nombre del desarrollo económico y el progreso por empresas como la del diputado que, para abundar en la tragicomedia mexicana, forma parte de las filas del Partido Verde Ecologista de México.

 

La Zona Protectora Forestal Vedada Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa

 

Y desde esta perspectiva, la de la comprensión socioambiental del territorio, es como debe abordarse el riesgo en el que se encuentra el sitio arqueológico de Teopanzolco. Justamente lo que no ocurre, a pesar de los esfuerzos desarrollados por las mejores instituciones del Estado en México: 

Teopanzolco está justo en medio de la la Zona Protectora Forestal Vedada Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa, recategorizada por la CONANP en el año 2002, y que abarca 42,129 hectáreas de los estados de Hidalgo y Puebla, en los municipios de Acaxochitlan, Cuautepec de Hinojosa, Naupan, Huauchinango, Juan Galindo, Xochiltepec, Zihuateutla, Tlaola, Chiconcuautla, Jolalpan, Zacatlan, Ahuazotepec. Una idea del conocimiento que se puede llegar a tener de un territorio lo encontramos en el estudio realizado por Gerardo Antonio Ríos Sais  denominado "Informe Final Cuenca Hidrográfica del Río Necaxa" elaborado en el 2012 para el proyecto de investigación CAMBIO CLIMÁTICO Y GESTIÓN DE ÁREAS NATURALES PROTEGIDAS y que se propuso "medir la tasa y patrones de cambio de la vegetación natural a través del empleo de imágenes de satélite, en el APRN Cuenca Hidrográfica Río Necaxa, para obtener una línea base del estado actual de su cobertura forestal respecto a los usos del suelo en cada área, para establecer sitios prioritarios para la conservación, como herramienta de monitoreo y para la toma de decisiones."

El problema de fondo que señalamos para entender lo que ocurre con la pedrera del diputado Natale, es que su sitio de explotación ni siquiera está identificado en la cartografía de las concesiones mineras que el gobierno federal publica en el portal especializado en el tema:

 

¿Quién y cuando autorizó la explotacion de la pedrera? ¿Cuando se publicó la obligada Manifestación de Impacto Ambiental? ¿Qué presidente municipal autorizó el cambio de uso de suelo y otorgó los permisos de construcción?

Preguntas simples y vanas.

 

La postura del INAH

 

Le planteo el problema hoy domingo 9 de enero al director del Centro INAH Puebla, Manuel Villarroel con la liga a la nota que ha replicado El Sol de Puebla esta semana, y le presento imágenes en video de lo que ocurre a un lado de la autopista México-Tuxpan, justo enfrente del panteón de la comunidad de Coacuila: 

 

 

Le mando una foto de Google Earth que ubica claramente el sitio arqueológico y la desgarradura de la montaña por la minera:

 

Y la foto de mayo de 2021 que se encuentra en Google Street:

 

Este me responde Manuel Villarroel: "Si leí la nota. Estoy pidiendo una inspección de mis arqueólogos.  En todo caso, procedería la suspensión,"

 

La denuncia de la periodista Lety Ánimas 

 

Lo escribió Lety Ánimas el 27 de mayo de 2016: "Huauchinango, Puebla.-Montículos de piedra, estructuras piramidales, muros y algunas terrazas, son parte de los vestigios arqueológicos hallados por estudiosos huauchinanguenses en la cima de un cerro al suroriente de la cabecera municipal, en cuya ladera se excava una mina de piedra que pude divisarse desde la autopista México-Tuxpan, situación que los pone en riesgo."

En ese texto expuso los hallazgos  en ese sitio de la junta auxiliar de Xaltepec por  el historiador Guillermo Garrido Cruz, el lingüista René Esteban Trinidad y el músico Arturo Allende. En esas fechas, estos investigadores locales pidieron la intervención del Instituto Nacional de Antropología e Historia, en Puebla, a través de su subdirector Alfredo Barquera Díaz Barriga, pues consideraron "alarmante que al pie del cerro donde están las ruinas, haya una pedrera en explotación y esta actividad está arrasando con todo, ya casi llegan a las orillas del sitio arqueológico.

250516lavn3 teopanzolco4

Los investigadores en el sitio de sus hallazgos. Mayo de 2016. Reportaje de Leticia Ánimas.

 

Algo sobre las empresas del diputado Natale

 

Encuentro en internet que una familia con ese apellido tiene una empresa de materiales en Huauchinango. Fuentes de  la localidad me confirman que efectivamente esa empresa, a nombre de Rochy Natale Sosa, está vinculada al diputado por el Partido Verde Ecologista Marco Antonio Natale Gutiérrez.

Materiales para la Construccion | Publidirectorio

En la calle de Ofelia Cuevas, en Huauchinango, "Materiales Natale".

 

Las misma fuente identifican otra razón social del apellido Natale: Constructora MARNA, S.A de C.V., al parecer también propiedad de este empresario de la industria de la construcción metido en política desde hace años, pero que recientemente se vio beneficiado por la alianza del llamado partido verde con Morena.

 

 

Busco sin éxito en internet con esas razones sociales y bajo esos nombres con apellido Natale algún registro de manifestación de impacto ambiental. Hago lo propio en las cartografías que el gobierno federal ofrece al público para identificar concesiones mineras y tenencia de la tierra.

La Cartografía Minera México no ubica ninguna concesión de explotación en el sitio de Huauchinango en el que se ubica la pedrera del diputado Natale:

 

 

Sin embargo, el Sistema de Información Geografica del Registro Agrario Nacional (RAN) sí lo hace:

 

 

La pedrera no es nueva. Y la extensión de su explotación tampoco: así estaba en el mes de febrero de 2011. El desastre ambiental ya ocurrió en esa cañada. El riesgo de desaparición del sitio arqueológico de Teopanzolco es el que puede impedirse.

El área de explotación de la pedrera en el año 2011.

 

No hay a la vista alguna acción de PROFEPA en torno a las actividades de esta empresa. Y se sostienen las preguntas sobre la Manifestación de Impacto Ambiental que debió otorgar en su momento la SEMARNAT.

 

¿Quién es el diputado Natale?

 

Así lo definen en un sitio de perfiles políticos

“Empresario dedicado a la venta y distribución de materiales de construcción. Secretario de la Comisión Técnica de la Agrupación Política Nacional “Rumbo a la Democracia”, en Puebla. Secretario General sindical, adherido a la CTM. Diputado local suplente por el PVEM en la LVII Legislatura del Congreso de Puebla (2008-2011). Regidor por el PRI del municipio de Huauchinango, Puebla (1994-1997). Candidato a presidente municipal por el PVEM de Huauchinango, Puebla.”

Excavadora de Natale pone en riesgo vestigios en Huauchinango

Arreglo fotográfico de e-consulta.

 

Todos tenemos una historia que contar. Todos hemos abierto la boca y decimos cosas que en algún lugar quedan escritas y archivadas. Encuentro en internet una perla de este personaje. Su declaración se encuadra en la coyutura electoral por la presidencia de la república en el año 2012. Entiendo por ella que todavía no se había producido la reconversión del priista serrano que lleva dentro. La nota nos informa antes que lleva más  de 30 años como transportista, pero no cualquier chofer de camión materialista,  Marco Antonio Natale Gutiérrez es el líder del Sindicato de Trabajadores y Transportistas de Materiales para Construcción en General de la Sierra Norte, con 86 agremiados en Huauchinango, y por supuesto afiliada a la CTM. Y tiene puesta la camiseta:

"Los 12 años de gobiernos panistas, han sido los peores que ha tenido el país. Por ello, el primero de Julio, Enrique Peña Nieto y Guadalupe Vargas representan una verdadera opción de gobierno. Peña Nieto va a ganar, porque ANDRES MANUEL, se puso muy amoroso, se puso piel de oveja, sabiendo que es un lobo y ya enseño los colmillos, se le acabo el amor. La otra señora, JOSEFINA VAZQUEZ MOTA acusa a nuestro candidato priista de mentiroso, y si hablamos de mentiras, como los panistas han dicho que Peña Nieto no cumple, cuando Mota estuvo en desarrollo social, dijo que hizo el programa de Oportunidades, cuando todos sabemos que ese programa nació con el Salinismo, como becas escolares y Zedillo le cambio el nombre a Oportunidades y después lo adoptaron los gobiernos panistas."

Marco Antonio Natale Guriérrez es hoy diputado local por el partido que mejor identifica la desgracia de la democracia mexicana. Además, con su empresa, ha desgajado ocho hectáreas de un monte protegido por un decreto presidencial para la creación de una zona forestal prioritaria. En la voracidad del minero, está por arrasar también con vestigios prehispánicos que el Estado mexicano no ha sabido defender. 

Él y su pedrera exponen con toda claridad el caos y la impunidad en la que vivimos en Puebla.